Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19ReseñasGiovanna Fiume, Del Santo Uffizio...

Reseñas

Giovanna Fiume, Del Santo Uffizio in Sicilia e delle sue carceri

Viella Libreria Editrice, Roma, 2021, 360 p.
María Luisa Pedrós Ciurana
Referencia(s):

Giovanna Fiume, Del Santo Uffizio in Sicilia e delle sue carceri,

Viella Libreria Editrice, Roma, 2021, 360 p.

Texto completo

1El Tribunal del Santo Oficio, instaurado por los reyes Fernando e Isabel en Castilla, en 1478, se extendió a los reinos de la Corona de Aragón a partir de 1481, a pesar de la oposición pontificia. En pocos años se fue entretejiendo la red de los diversos tribunales de distrito en los territorios de la Corona Hispánica. En el caso de Sicilia, Fernando e Isabel nombraron a su primer inquisidor en 1487. Desde su fundación, el tribunal se consolidó como una herramienta al servicio de la pureza de la fe, pero también al servicio de los intereses reales.

2En su última publicación, Giovanna Fiume nos presenta una ardua tarea de recopilación y análisis de información acerca de la Inquisición siciliana y de las cárceles donde fueron recluidos los encausados por este tribunal.

3La obra se divide en nueve capítulos. En el primero de ellos, a modo de introducción, se realiza un repaso, breve, pero muy aclaratorio, de la historia del tribunal siciliano desde su instauración en la isla hasta su abolición en 1782. En este capítulo no solo se narran las diversas vicisitudes que acontecen al tribunal a lo largo de su historia, sino también los numerosos conflictos surgidos entre las múltiples jurisdicciones que operaban en la isla y la manipulación del tribunal para que sirviera a los objetivos reales o virreinales en distintos proyectos. Además, en esta parte se nos advierte de la existencia de un menor volumen de información sobre este tribunal debido a que, en 1783, los procesos judiciales contenidos en el archivo criminal del Santo Oficio fueron quemados, junto con otros elementos del tribunal.

4En el segundo capítulo se abordan las cuestiones procesales, haciendo hincapié en la importancia del secreto en el procedimiento judicial inquisitorial. Asimismo, a través de los múltiples ejemplos expuestos, se ofrece una visión más humana y cercana de los procesados en las múltiples etapas de su causa de fe: la acusación, el tormento, la confesión, la tortura, la sentencia, el auto de fe… Por último, la autora hace una primera aproximación al tema de las cárceles inquisitoriales y a la vulneración del secreto inquisitorial por parte de los reos. Las cárceles no fueron tan herméticas como pretendía la institución, pues ya fuera a través de la comunicación entre ellos, o entre los prisioneros y el exterior, el secreto podía ser vulnerado. La corrupción de algunos funcionarios penitenciarios era una de las principales causas que contribuían a la introducción o extracción de información de la prisión.

5En el tercer capítulo se recapitulan todos los delitos perseguidos y juzgados por el Santo Oficio siciliano. Sin un ánimo directamente cuantitativo, pero ofreciendo los datos necesarios, se inicia el capítulo con un repaso general de los delitos y las penas más comunes impuestas por el tribunal. De modo posterior, se presenta un estudio cualitativo de cada uno de los delitos que procesó el tribunal: la obstrucción a las actuaciones del tribunal, la bigamia, el concubinato, la sodomía, la solicitación, los delitos relacionados con la magia y la brujería, las proposiciones heréticas, los judaizantes, los moriscos y los renegados, los luteranos… son solo algunos de los delitos analizados en esta parte.

6En relación con la bigamia, por ejemplo, la profesora Fiume nos muestra que existió una predominancia de reos de género masculino, frente a una minoría femenina, y reflexiona sobre las razones por las que los acusados se decidieron a tomar segundas nupcias. Entre las causas más destacadas se halla una larga ausencia del marido o la esposa y por tanto la sospecha de que hubieran fallecido; el caso de menores obligadas a tomar matrimonio, que acaban huyendo de un marido violento; o, simplemente, el abandono del núcleo conyugal para reconstruir una vida de pareja en otra parte.

7En referencia a otros delitos relacionados con la sexualidad, la profesora Fiume nos habla de los procesos por sodomía y cómo la jurisdicción inquisitorial de los diversos territorios pugna con otras jurisdicciones sobre el monopolio en este tipo de delitos. El “delito nefando” aparece habitualmente en contextos en los que no existe el acceso de mujeres: cárceles, colegios, seminario, entre otros, y, aunque en la Inquisición romana fue juzgado con penas bastante benevolentes, la Inquisición española acabó relacionando estas prácticas con tendencias heréticas o con opiniones heterodoxas, lo que comportó penas bastante más duras.

  • 1 Messana, Maria Sofia, Inquisitori, negromanti e streghe nella Sicilia Moderna (1500-1782), Sellerio (...)

8En cuanto al abanico de prácticas relacionadas con la magia, en Sicilia parece suceder lo que también en otros tribunales de distrito, existe una prevalencia de mujeres procesadas por este delito, pero sin constatarse una amplia mayoría femenina. Siguiendo los estudios de Maria Sofia Messana sobre los procesos de magia en Sicilia1, separa los delitos mágicos cometidos por cada género: los hombres mayoritariamente serían juzgados por proposiciones relacionadas con el diablo y otras cuestiones, mientras las mujeres se dedicaron sobre todo a la curación. Las penas impuestas sobre este tipo de reos son diversas: penas corporales, espirituales, de naturaleza moral, pecuniaria, la pérdida de libertad, la condena a las galeras para los hombres o el exilio para las mujeres, mientras que las condenas de relajación al brazo secular o de emparedamiento fueron poco frecuentes.

9La autora sigue con el análisis de la blasfemia y las proposiciones heréticas, los judaizantes y los moriscos. Se constata una gran dureza en las penas impuestas sobre los judaizantes, pues de 1.965 procesados por criptojudaísmo, 450 fueron relajados al brazo secular en persona o en efigie. En cuanto al otro grupo de conversos al cristianismo, los moriscos acusados por cripto-islamismo, entre 1547 y 1639 se contabilizan casi doscientos procesados en la isla procedentes de los reinos hispánicos. Al parecer, muchos de los moriscos expulsados de aquellos territorios fueron a parar a los reinos del norte de África y a territorios italianos como Sicilia. La obra nos muestra que los moriscos en Sicilia fueron numerosos y que este grupo estuvo formado, en su mayoría, por niños. Los menores habrían sido raptados durante el caos de la expulsión y el traslado a otros territorios, con la finalidad de esclavizarlos. Las penas impuestas a los moriscos encausados fueron generalmente de tipo espiritual.

  • 2 Fiume, Giovanna, Schiavitù mediterranee. Corsari, rinnegati e santi di età moderna, Bruno Mondadori (...)

10Posteriormente, en el apartado dedicado a los cristianos de Allah, se advierte que, por la situación de frontera geográfica entre la cristiandad y el Islam que tuvo Sicilia, se estableció una problemática muy importante con el tema de los renegados. Personas que, siendo originariamente cristianas, habían sido secuestradas y reducidas a la esclavitud por piratas berberiscos, por lo que decidían convertirse al Islam para salir de esta situación; o bien, personas que huyendo de la justicia o de las deudas, habían pasado a tierras controladas por el imperio turco y habían adoptado la fe musulmana. Se contabilizan 846 renegados presentados ante la Inquisición, de los cuales 392 fueron absueltos y 282 fueron reconciliados. Las penas fueron bastante benignas, salvo para aquellos que intentaban fugarse para volver a Berbería. También fueron muy duras las penas para aquellos que se mantenían firmes en sus nuevas creencias. La profesora Fiume es máxima autoridad en el estudio del tema de los renegados, por lo que su obra es esencial si se desea ampliar información sobre este tema2.

11Bajo el nombre de “Conventículo de los perfectos”, la obra presenta la persecución sufrida por los seguidores de Miguel de Molinos, que a finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII fueron juzgados por la Inquisición. En Sicilia, estas ideas se extendieron, ante todo, por una carta pastoral del Arzobispo de Palermo, Jaime Palafox Cardona, pero sería la Inquisición romana la que condenara a Palafox a cárcel perpetua por estos hechos. Entre los procesos incoados en Palermo destaca el de la madre carmelita terciaria Teresa de San Gerónimo, que fue madre espiritual de un círculo silencioso que practicaba la oración mental. Teresa se presentó espontáneamente ante el tribunal y, gracias a ello, se le impuso una condena benigna, centrada en su reclusión perpetua en un convento, entre otras penitencias saludables.

12En una de las últimas partes de este capítulo se engloban aquellos delitos que ni inquisidores ni asesores fueron capaces de encuadrar en una tipología concreta, donde se entremezclan proposiciones en contra de la Iglesia y del Santo Oficio, con reflexiones personales sobre la religiosidad, etc.

13El cuarto capítulo se centra en las dificultades que tuvo el tribunal para encontrar una sede adecuada para la institución y para instaurar sus cárceles. La Inquisición medieval tenía su sede en un convento, pero la institución del Santo Oficio fundada por Fernando el Católico requería de una sede más adecuada a sus intereses. Durante los primeros años, el tribunal se situó en diversos lugares alquilados para la ocasión, pero que no resultaban apropiados ni para realizar los juicios, ni para salvaguardar el secreto o ejercer de cárceles para los reos enjuiciados. De hecho, existen informaciones de fugas, como la evasión de un prisionero en 1504.

14Pronto el tribunal se alojó en el Palacio Real, ubicación con la que se le reconocía simbólicamente la autoridad de representar a la monarquía. Pero en los años 60 del siglo XVI, Juan de la Cerda, nombrado nuevo virrey, se instaló en el Palacio Real, por lo que los inquisidores debieron emprender de nuevo la búsqueda de una sede adecuada a sus exigencias. Desde 1568 hasta 1593, la sede se situó en el Castello a mare. En 1600, y después de haberse trasladado en alguna ocasión más, el rey ordenó al virrey que asignara a los inquisidores la casa de los Steri, a ella se añadiría, por falta de espacio, el palacio Abbatellis.

15A pesar de haber conseguido establecer la sede del tribunal, los inquisidores se lamentaban de que era muy difícil realizar sus tareas con corrección, porque, entre otras cosas, el edificio necesitaba manutención y los espacios se revelaban insuficientes. Por ejemplo, se habla de que en 1603 aún no había puertas en el edificio, por lo que gozaba de escasa seguridad. No obstante, el palacio Steri junto al Abbatellis y sus adjuntos se convirtieron, con el tiempo, en una auténtica ciudadela carcelaria. A pesar de la magnitud de la construcción, las celdas se revelaron como insuficientes y en 1630 se adjudicó la construcción de un primer piso sobre la planta baja con seis celdas más.

16En el caso de las mujeres procesadas por el tribunal, se instalaron igualmente en las cárceles secretas, pero se mantenían en celdas separadas de los hombres. En 1650 se decidió erigir una nueva cárcel para albergar a las mujeres condenadas a reclusión perpetua, ante todo en el caso de las acusadas por brujería, magia y/o curaciones mágicas, aunque las cárceles secretas continuaron albergando a las mujeres cuyo juicio se hallaba en curso.

17En el quinto capítulo la obra profundiza en el estudio de las cárceles, sobre todo en lo que se refiere a su tipología, a la importancia de la manutención de los presos y a algunos aspectos de la vida carcelaria. En primer lugar, se clasifican los tres tipos de prisiones que podían aparecer en la sentencia de un proceso: las cárceles públicas, las cárceles medias y las del secreto, a las que se añaden las de la penitencia y las cárceles perpetuas. En las primeras se encerraba a los reos de delitos que, no siendo de fe, eran jurisdicción del tribunal; el segundo tipo estaba reservado a los ministros del tribunal y a los familiares; y, por su parte, en las cárceles del secreto se situaban los reos considerados herejes o sospechosos de herejía, pero solo mientras duraba su juicio. Las cárceles de la penitencia eran aquellas en las que los reos cumplían las penas temporales impuestas por el tribunal y las perpetuas eran reservadas para largos periodos de tiempo.

18Pero las prisiones inquisitoriales no fueron las únicas utilizadas por la institución, pues a veces se sirvieron de las cárceles públicas. En otras ocasiones se valieron de hospitales, conventos, fortalezas militares o condena a galeras, con la finalidad de recluir a los reos. La autora resalta que las cárceles secretas se usaron, en ocasiones, para encerrar a prisioneros políticos. Utiliza como ejemplo la denuncia de un visitador que, en 1697, advierte que el virrey se había servido de los inquisidores para encerrar en las cárceles secretas a los dirigentes de la revuelta de 1647.

19Una vez el acusado es arrestado se contabilizaban sus bienes, pues eran estos los que iban a sufragar su estancia en la prisión y el coste del proceso. Sin embargo, en el caso de los pobres era la hacienda inquisitorial la que se hacía cargo de los gastos. Además, a través de algunas pinceladas sobre la vida en la prisión, la religiosidad experimentada entre sus muros o los momentos recreativos de los presos, la autora nos aproxima a la corruptela ejercida por algunos funcionarios penitenciarios.

20En los capítulos sexto, séptimo y octavo se aborda uno de los temas centrales de la obra, el de los graffitis, pinturas y mensajes grabados en las paredes de los diferentes habitáculos de la prisión. Algunos investigadores analizaron estos vestigios con anterioridad, pero no se pudo impedir que las paredes siguieran siendo cubiertas hasta que, en 1967, el gobierno dotó a la Universidad de la concesión perpetua de estos edificios y, por fin, las pinturas salieron a la luz. Para la autora, todo este conjunto representa los “gritos sin sonido” de los reos y le confiere un aura sagrada al edificio carcelario. De hecho, entre los graffitis destacan los diseños de temática religiosa: dibujos de santos, de la eucaristía, escritos en referencia a la historia sacra, plegarias, diseños que se refieren al limbo o al purgatorio. Entre los temas profanos se encuentran, entre otros, pinturas de embarcaciones, mapas de Sicilia y composiciones poéticas. También resaltan los mensajes aconsejando a otros reos sobre el mejor modo de conseguir una sentencia favorable en su juicio. A pesar de la minuciosidad del análisis, la autora reconoce la dificultad de conocer la autoría de estos dibujos y escritos. La profesora Fiume da algunas razones por las que esto sucede, tales como la limitación del espacio físico, pues provocó que los prisioneros que llegaban una vez que la pared ya había sido intervenida, debían intercalar sus dibujos, firmas o textos en las imágenes preexistentes.

21En la obra, además de aportar las imágenes correspondientes, se describen al detalle las pinturas y los mensajes encontrados en los muros. Un ejemplo paradigmático son las tres escenas referentes al Vía Crucis (Cristo cargando con la cruz, Cristo crucificado y su descenso a los infiernos para luego resucitar), y se realiza un profundo análisis del pensamiento, de las emociones y de las situaciones experimentadas por los prisioneros que pudieron desembocar en la realización de tales pinturas murales. Por otra parte, la autora también examina, de manera pormenorizada, la poesía escrita en los muros de las celdas y concluye que, en su mayoría, expresa una gran aflicción, señala la miseria del hombre, habla sobre el pecado, sobre el arrepentimiento, etc. Asimismo, se aportan datos sobre las lenguas utilizadas para la expresión artística, entre las que destaca el siciliano. Esta lengua había sido poco a poco apartada del espacio público, no obstante, era una lengua que se prestaba bien al lenguaje poético, por lo que fue muy usada para escribir el cancionero de la prisión. La deducción que se extrae de las huellas analizadas es que la cárcel se convirtió en un modo de penitencia para los prisioneros, en un camino a la redención.

22En el último capítulo, la obra hace un breve repaso evolutivo a la idea de la tolerancia religiosa a través de las expresiones que manifestaron algunos de los procesados y que hicieron sospechar al tribunal de que se trataba de falsos conversos. Estos acusados afirmaban que cada uno se salva en su ley, idea que, para los inquisidores, podía esconder dudas sobre cuál era la fe verdadera. Frente a esta conciencia de libertad religiosa latente en la sociedad, existían otras percepciones que denotaban una aguda incredulidad hacia cualquier religión. El libertinismo europeo acabó recogiendo los antiguos vestigios de tolerancia, incredulidad, independencia de espíritu y libertad religiosa y de costumbres.

23Por ello, la autora concluye afirmando que las medidas tomadas por el tribunal contra la multitud de creencias consideradas heterodoxas, las obligó a evolucionar para sobrevivir. La guerra contra la libertad de conciencia y de costumbres acabaría provocando una mutación de la conciencia, lo que ocasionó el nacimiento de una concepción más individualista que tendría en los habitantes de las cárceles inquisitoriales a sus héroes menos conocidos.

24En suma, la obra se presenta como una investigación de obligada lectura para los especialistas en estudios inquisitoriales y para todos aquellos investigadores interesados en la historia de la justicia y en la del sistema penitenciario. La autora realiza una importante síntesis del conocimiento adquirido sobre el distrito de la Inquisición de Sicilia: su historia, su funcionamiento y sus procesados, a través de multitud de reveladores ejemplos que humanizan a la masa de reos que desfilaron por las salas del tribunal. Por otra parte, desvela los claroscuros que rodearon a los funcionarios inquisitoriales, analizando de manera reflexiva unos modos de proceder que distaron mucho de ser perfectos o moralmente incuestionables como se esperaría de aquellos que sirvieron a esta institución. En última instancia, realiza importantes aportaciones en el estudio de las cárceles inquisitoriales, de las condiciones de vida en el interior de sus muros y, sobre todo, de las expresiones plásticas que configuraron sus habitantes. Gracias a este análisis, la autora ha conseguido comprender mejor sus personalidades, sus emociones, sus creencias, sus miedos y sus esperanzas, percepciones de la realidad que muy probablemente compartieron con los reos de otras cárceles inquisitoriales.

Inicio de página

Notas

1 Messana, Maria Sofia, Inquisitori, negromanti e streghe nella Sicilia Moderna (1500-1782), Sellerio, Palermo, 2007. 587 p..

2 Fiume, Giovanna, Schiavitù mediterranee. Corsari, rinnegati e santi di età moderna, Bruno Mondadori, Milano, 2009. 368 p.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

María Luisa Pedrós Ciurana, « Giovanna Fiume, Del Santo Uffizio in Sicilia e delle sue carceri », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 21 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9796 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9796

Inicio de página

Autor

María Luisa Pedrós Ciurana

Doctora en historia, Universidad de Valencia. Investigadora independiente. Correo electrónico: marisa.pedros[at]gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search