Navegação – Mapa do site
Dossiê Trajetórias de Geógrafos 1

Ángel Bassols Batalla y la renovación de la geografía mexicana

Ángel Bassols Batalla e a renovação da geografía mexicana
Ángel Bassols Batalla and the renewal of the Mexican Geography
Ángel Bassols Batalla et le renouvellement de la géographie mexicaine
Héctor Mendoza Vargas

Resumos

Bassols Batalla (1925-1912) encarna em sua pessoa a renovação da geografia mexicana, em meados do século XX. Ao retornar da União Soviética, em 1950, sua figura e formação marxista não foram bem compreendidas na geografia acadêmica do México. Independente disso, o autor iniciou um trabalho empírico, baseado na acumulação de informações geográficas e elaboração de mapas temáticos. Propôs e realizou explorações geográficas, entre 1959 e 1960, para testar as primeiras ideias do estudo geoeconômico da Baixa Califórnia. Sua participação no XVIII Congresso Internacional de Geografia, da União Geográfica Internacional (UGI), no Rio de Janeiro (1956), representou uma virada em sua carreira. Lá conheceu os geógrafos mais notáveis da Europa, dos Estados Unidos e da América do Sul. Os mapas que ele elaborou representaram uma novidade e uma síntese visual de ideias sobre geografia econômica e regional. Destaca-se aqui o mapa da China, por seu significado ideológico e político. Em 1957, Bassols Batalla foi nomeado professor de geografia econômica mundial e do México e, a partir de 1959, como pesquisador em tempo integral na UNAM, promoveu a aplicação da geografia econômica em pesquisa nas regiões do México. Ao longo dos anos, Bassols testemunhou o uso e discussão de seu trabalho teórico nas ciências sociais e tornou-se um nome notável da geografia ibero-americana contemporânea.

Topo da página

Texto integral

El autor agradece las atenciones de Margarita Bassols Ricardez y su selección de la fotografía de Ángel Bassols Batalla.

Introducción

1Dentro de la práctica geográfica de la segunda mitad del siglo XX mexicano, Ángel Bassols Batalla (1925–2012) ocupó un lugar destacado, tanto por el trabajo como por su amplio legado geográfico (Figura 1). La figura de Bassols perteneció a una época de renovación para la geografía universitaria de México. Este trabajo se divide en tres partes. Un primer momento corresponde a la formación académica de Bassols, a mediados del siglo XX, con los estudios realizados de la geografía económica con una orientación marxista; siguió la inserción laboral, primero como un geógrafo del gobierno mexicano y luego en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y, finalmente, un apartado posiciona a los mapas como lenguaje visual de los viajes y el trabajo de Bassols Batalla.

Figura 1. Ángel Bassols Batalla, 1925-2012

Figura 1. Ángel Bassols Batalla, 1925-2012

Esta fotografía corresponde a los años setenta del siglo XX, era la época del doctorado, con el profesor Michel Philipponneau y del intenso trabajo sobre la división geoeconómica de México.

Fuente: AFABB

1. Ángel Bassols Batalla: formación universitaria e inserción profesional

2Hacia mediados del siglo XX, la geografía mexicana se encontraba dominada, al menos, por dos vertientes del pensamiento geográfico: el determinismo geográfico y el posibilismo, por lo que era una materia de paradigmas largamente vigentes y conservadora. En este contexto académico, Bassols Batalla, a la vuelta de la Unión Soviética, era una figura que representaba el arribo de una época de renovación a partir de las nuevas ideas y prácticas geográficas, luego de los viajes por Europa y al término de sus estudios universitarios en la Universidad de Lomonósov, de Moscú. En esta ciudad, Bassols vivió cinco años, entre 1945 y 1949, para cursar la licenciatura de Geografía económica. Este viaje y la experiencia personal modificó su visión del mundo, así como la práctica profesional que pensaba del geógrafo.

  • 1 Bassols Batalla se refirió a su padre, con admiración, como líder estudiantil, abogado de prestigio (...)

3El viaje a Moscú se emprendió aún con la guerra en el frente alemán. Por esto, dio inicio con un vuelo de Nueva York a Casablanca, con escalas en Argel, Bengasi, El Cairo y Bagdad, el joven Bassols y su padre, Narciso Bassols García (1897-1959),1llegaron a Teherán y, luego, a la capital soviética. Ahí su padre se presentaba como el nuevo embajador de México ante la URSS al final de la segunda guerra mundial. Al llegar, una tarde de enero de 1945, caminaron por la calle Gorki, a una temperatura de 25 grados bajo cero, hacia la Plaza Roja para conocer el centro de la ciudad (Bassols, 1950:4). Moscú pasaba un momento extraordinario, luego del final de la segunda guerra mundial. A diferencia de la destrucción en París, Roma o Londres, a la capital rusa llegaban miles de rusos afectados por la destrucción de la guerra en la parte europea de Rusia. En ese ambiente de construcción de la nueva vida social que se vivía, el joven Bassols, de casi de veinte años de edad, buscaba un lugar en la antigua universidad rusa, a la vez que comenzaba a estudiar el idioma ruso.

4La Lomonósov contaba con 12 facultades y varias docenas de laboratorios, estaciones de investigación y de observatorios. Los estudios se diseñaron, para todos los alumnos, en tres “ciclos”, el primero o político social, basados en los principios del marxismo-leninismo y de la economía política; el segundo ciclo con materias “afines a la especialidad de la facultad” y el 70 % restante o del tercer ciclo, en la Facultad de Geografía, con materias geográficas (Bassols, 1950: 37). Los estudios empezaron el 15 de septiembre de 1945 y los cursos se combinaron con numerosas lecturas, ejercicios y prácticas de campo organizadas para los estudiantes. Bassols viajaba en ferrocarril, desde Moscú a Leningrado, al Báltico, Letonia y Estonia; luego, a la región del Cáucaso y Stalingrado (hoy, Volgogrado); en este orden siguieron la Rusia central, Ucrania, el río Volga y el norte de Rusia (Ibídem.).

5La vida de Bassols en Moscú, mientras su padre se desempeñaba como representante mexicano, transcurrió entre el aprendizaje del idioma ruso y la vida en la ciudad universitaria. En la Universidad Estatal, luego de casi cinco años de estudios, presentó una tesis, en junio de 1949, con el título: “La naturaleza y la población del África Occidental francesa” (Ibíd.: 209), preparada en las bibliotecas con una amplia consulta de referencias bibliográficas. De inmediato organizó el regreso a México. Luego de viajar durante varios meses por Europa, a finales de 1950, Bassols llegó a Marsella para embarcarse a América. El barco paraba en Palamós, Barcelona y luego en Gibraltar, Tánger y hasta Panamá, de ahí al puerto de San José, en Guatemala, finalmente, entró a Ciudad Hidalgo, Chiapas. Con casi veinticinco años de edad, Bassols cerraba una primera época de formación académica y experiencias. Para él, era necesario ordenar su vida personal y examinar una posible inserción laboral.

6Su primer empleo fue en la Dirección General de Geografía y Meteorología, donde revisaba los mapas y visitaba las estaciones meteorológicas. Esta oficina del gobierno mexicano compartía una parte del edificio del ex arzobispado con el Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH), en el barrio de Tacubaya de la Ciudad de México. Ahí una iniciativa propuso registrar la bibliografía de cada uno de los países miembros del IPGH. La parte mexicana la realizó Bassols, de 1952 a principios de 1954, en este lapso visitó a 33 bibliotecas públicas del Distrito Federal y 89 en las capitales estatales, además de otras 8 de los Estados Unidos, como la biblioteca pública de Nueva York y la del Congreso en Washington. Por esas giras, Bassols recorrió cerca de 15 000 kilómetros por 28 estados y el entonces territorio de Quintana Roo, además de otros 20 000 kilómetros en los Estados Unidos. El resultado fue la publicación de la imponente Bibliografía Geográfica de México, un libro grueso con datos precisos para la localización ordenada de varios miles de libros, folletos y artículos de revistas sobre “el territorio mexicano, la relación de la vida y el trabajo de sus habitantes con el medio geográfico y de los componentes de dicho medio entre sí” (Bassols, 1955a). En esencia, lo que Bassols había construido era una vasta plataforma empírica con las listas ordenadas “regionalmente”. Desde México en general, hasta los estados del norte, Baja California, del noroeste, del Pacífico, del Golfo y del Caribe, del occidente y del centro, también del sureste y algo de Belice. Esta labor era un primer paso en la construcción de un paradigma sobre el estudio geoeconómico de la realidad mexicana.

2. Bassols Batalla: inserción académica nacional e internacional

7Las influencias francesas, alemanas y de los Estados Unidos dominaban entre los profesores de geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) (Mendoza, 1999), donde algunos profesaban el posibilismo como orientación metodológica y otros, de mayor edad, que aceptaban el determinismo geográfico. Alejado de este mundo académico, este ambiente era indiferente a la figura de Bassols. Por esto, al amparo del Instituto de Intercambio Cultural Mexicano-Ruso, en su salón de actos, ofreció seis conferencias, una cada semana, entre marzo y mayo de 1950, con los detalles de su larga experiencia de vida en Moscú, los estudios universitarios y los viajes por la Unión Soviética (Bassols, 1950).

  • 2 A la llegada de Bassols Batalla a México, en 1950, se puso de manifiesto la diferencia generacional (...)

8En los siguientes años, entre 1954-1958, Bassols emprendió diversos viajes como parte de su nuevo trabajo en la oficina de Estudios Económicos de Ferrocarriles Nacionales, a cargo del abogado Jesús Reyes Heroles (1921-1985). Bassols elaboraba informes sobre el movimiento de carga y el pasaje, así como de las estaciones de cada región. De manera paralela Bassols dio a conocer su análisis de la geografía, esta vez, en el salón de sesiones de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. El balance, un tanto desastroso, contaba con cuatro puntos: primero, la situación de la geografía mexicana, 1900-1950; después, sobre las finalidades del estudio geoeconómico de México; siguió la enseñanza de la geografía a nivel superior y, al final, sobre algunos problemas teóricos de la geografía (Bassols, 1955b). El trabajo situaba el legado de los antiguos geógrafos y de un sinnúmero de obras y crónicas del mundo colonial. Sin embargo, Bassols se dio cuenta que la geografía mexicana era una disciplina limitada en su ámbito de acción, cuando para él, era un “arma decisiva para el mejoramiento social” (Ibídem.: 128). Indicaba que su objeto de estudio era complejo, pues se interesaba por “el profundo conocimiento del medio, de los recursos y de la población” (Ibíd.: 130). A pesar de estos fines, observaba que no había expediciones en grupos con geógrafos, ni coordinación de actividades o plan de trabajo sobre investigaciones regionales. La formación académica, por su parte, en un plazo de tres años no especializaba a los geógrafos, ni brindaba orientación hacia los estudios geoeconómicos. Señalaba, en la parte editorial, la escasez de libros, los errores técnicos en los contenidos, la falta de orientación filosófica de otros o de análisis políticos de los autores. Otro tanto faltaba en la organización de las instituciones, de los congresos y la creación de un Consejo nacional o Consejo Mexicano de Geografía, una oficina parecida a la abierta en Brasil para la coordinación de las instituciones, con recursos y un plan de trabajo propios. Bassols, al final, tendía la mano al mundo académico y señalaba: “Para crear y cimentar un real espíritu de cooperación y de ayuda en la ciencia, es vital que exista un ambiente de crítica, un ambiente de discusión. Está ya demostrado que sin crítica no hay progreso, no hay movimiento hacia delante y entre más crítica franca, abierta, exista en la diaria experiencia del grupo de geógrafos mexicanos, más rápido se aprenderá, se mejorará” (Ibíd.: 138). Con tales críticas, no hubo eco a su voz entre los profesores universitarios, nada más Jorge A. Vivó y después Ramón Alcorta Guerrero y Jorge L. Tamayo abrieron un tenue entendimiento con el joven licenciado que, expuestas y publicadas sus opiniones, se preparó para su primera cita académica internacional.2

9En Río de Janeiro se preparaban las sesiones del XVIII Congreso Internacional de Geografía, de la Unión Geográfica Internacional (UGI), del 8 al 19 de agosto de 1956, en las instalaciones de la Escuela Naval, bajo la coordinación de una Comisión Organizadora, el apoyo de 45 instituciones, un amplio programa, varias excursiones y una exposición geográfica y cartográfica. El foro le interesaba a Bassols ya que ahí se presentaba el presente y el futuro de la geografía, sobre todo, vinculada a la planificación territorial, a la política y a la aplicación de los métodos geográficos en la elaboración de mapas y en la solución de los problemas, en otras palabras, una geografía aplicada ante los desafíos de la humanidad. Los trabajos ahí presentados se dividieron entre los de geografía física y las comunicaciones de la geografía regional, los métodos, los modelos y las teorías cuantitativas, así como las mesas de cartografía y fotogeografía, geomorfología y climatología (Mendoza y Bomfim, 2014).

10Bassols acudió como representante de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. En este congreso, junto con Manuel Lebrija Celay, presentó un trabajo sobre el establecimiento de una red de estaciones meteorológicas para México en las “regiones geoeconómicas del país” (Bassols, 1990), además entregó su libro: Bibliografía Geográfica de México y participó en una excursión, de 23 días, al Amazonas (de Belem a Manaos, en barco). En la reunión de la UGI conoció a Jean Tricart, Jean Dresch, Pierre George, Michel Rochefort, Max Sorre, Dudley Stamp, Chauncy D. Harris, George Cressey, James J. Parsons, W. Lauer, Carl Troll, H. Wilheilmy y H. Hueck, entre otros y saludaba a los delegados rusos: I. Guerassimov, S. Kalesnik, I. Saushkin, así como al joven Milton Santos que, poco después, viajó a la Universidad de Estrasburgo, con Tricart y Rochefort para la preparación de su doctorado y una tesis sobre Salvador de Bahía y su vinculación económica con la región.

11A Bassols le interesaba, entre las conclusiones ordenadas en el informe entregado por la delegación mexicana, destacar algunas observaciones de la reunión brasileña, la primera de la UGI en América Latina. En primer lugar señalaba la importancia otorgada a la geografía en ese país, integrada por los potentes ríos y la enorme extensión de la selva, a esta base natural, sumaba la composición demográfica, el progreso urbano, los transportes y los adelantos económicos y culturales; lo anterior era visto por él como las bases de una planeación marxista que buscaban la integración de unidades o regiones geoeconómicas, cada una, con un rango y complejidad específica; después, la existencia de un Consejo Nacional de Geografía, en Río de Janeiro y el impulso de esta oficina en la creación de una cultura geográfica en los municipios del país y, finalmente, la guía aprendida de Brasil para que, de manera similar, la geografía alcance un lugar parecido en la sociedad mexicana.

12Bassols mantuvo el impulso, a la vuelta de Río de Janeiro, con la práctica del enfoque de la geografía regional orientado al análisis de países de gran tamaño, montos demográficos altos y una cultura ancestral. A través de la Sociedad Mexicana de Amistad con China Popular, dio a conocer su trabajo: La seductora Geografía de China, donde ordenaba el análisis en tres apartados vinculados a un mapa de la geografía política, con las fronteras internacionales, las grandes ciudades y puertos. Bassols resaltaba el año 1949 dentro del mapa, para distinguir el triunfo del Partido Comunista y la fundación de la República Popular China, con lo que marcaba un punto de inflexión en la construcción del paisaje chino. Ahí describió una geografía física de grandes proporciones: las cadenas montañosas, los climas, los ríos, los suelos y la vegetación. Estos recursos eran la base del cambio vinculado a la producción minera, a la hidroelectricidad e industrialización. Esta cultura técnica quedaba relacionada a una red de ferrocarriles que alcanzaba más y lejanos puntos del mapa (Figura 2). En el siguiente apartado se fijaba en la población, anotaba los resultados del censo de 1953, un total de 574 205 mil habitantes e indicaba la estructura económica, así como ordenaba un panorama regional del país, con base en una variedad de naciones y lenguas que eran la más amplia base social para la transformación económica. Situaba el trabajo, en la óptica marxista, en la parte superior de las relaciones humanas. Para él, las superestructuras de la filosofía y la cultura apoyaban el renacimiento del pueblo chino (Bassols, 1956).

Figura 2. Mapa de la República Popular de China con los rasgos naturales y culturales, 1956

Figura 2. Mapa de la República Popular de China con los rasgos naturales y culturales, 1956

En este mapa, Bassols señalaba los ferrocarriles de China en contacto con Shanghái y Hong Kong y, a parir de 1949, su construcción hacia el sur con Vietnam y al occidente, a través del desierto de Gobi, hasta la frontera con la URSS, hoy Kazajistán.

Fuente: Bassols, 1956

13Para aplicar el enfoque regional en América Latina, Bassols contaba con materiales de su visita a Río de Janeiro. Para situar a Brasil en el “marco mundial” propuso cuatro mapas temáticos y tres variables. La geología, objeto del primer mapa, marcaba los rasgos naturales básicos: la extensión territorial, tan sólo debajo de la URSS, China y Canadá, su posición respecto de Europa y la extensión de los litorales, los recursos naturales, en especial, los minerales y la capacidad hidráulica; un segundo mapa mostraba las especies forestales y otro la densidad de la población, concentrada en los litorales (Figura 3); la ganadería y agricultura, la inicial producción industrial y, finalmente, el acervo histórico y cultural cerraban este grupo. Señalaba, a continuación, una geografía física variable por la topografía de valles y planicies; con el mapa de los climas, de acuerdo con Peter Köppen, apoyaba la descripción de los suelos, las corrientes fluviales y cuencas. En resumen, para Bassols, Brasil contaba con rasgos geográficos de importancia “continental y mundial” centrados en el río Amazonas y la selva, ambos, vistos por él como las bases de la transformación del país (Bassols, 1959).

Figura 3. Mapa de la densidad de la población de Brasil, 1950

Figura 3. Mapa de la densidad de la población de Brasil, 1950

Con este mapa, publicado por el Instituto Brasileiro de Geografia y Estadística, Bassols indicaba la densidad de la población con los datos preliminares del censo (1950). Para este año, la población total del país era de 53 443 762 habitantes.

Fuente: Bassols, 1959

14Practicado el análisis regional en los grandes países, Bassols presentó un estudio de las redes de carreteras y vías férreas de México, desde una óptica regional y sintética, en la Revista Geográfica del IPGH, editada en Río de Janeiro y, en ese momento, la mejor de América Latina. En este estudio hay tres mapas y tres grandes apartados (Bassols, 1959). Ahí presentaba las “consideraciones geográfico-físicas” del país. En el primer mapa situaba la posición de México entre América del Norte y América Central, a la vez que en medio de grandes océanos al este y al oeste y, al interior, los rasgos geográficos que influyen en las comunicaciones de México, a saber: los ríos, las zonas desérticas, las selvas y bosques tropicales; terminaba este apartado con la descripción general del clima, la red hidrológica, los suelos y la vegetación (la selva, bosque tropical y de altura). En el siguiente apartado, indicaba la “importancia de los recursos naturales” y con un mapa relacionaba las vías del ferrocarril con el relieve (Figura 4). En el relieve se encontraban los recursos mineros y forestales del país, así como los recursos hidráulicos; dichos elementos representaban, para Bassols, las bases necesarias para impulsar la red de comunicaciones. Por esto, la tercera parte, cerraba con el análisis de la “situación geoeconómica” del país desde una óptica marxista con la identificación de las particularidades de cada área de acuerdo con los adelantos de cada grupo social. Con el lenguaje cartográfico, el mapa combinaba una serie de variables visuales que identificaban las áreas densamente pobladas, en el centro del país y los puntos de importación y exportación de la red ferrocarrilera tanto con los puertos del Golfo de México, el Océano Pacífico y la frontera con los Estados Unidos.

Figura 4. Mapa de México que relacionaba el trazo del ferrocarril con el relieve, 1959

Figura 4. Mapa de México que relacionaba el trazo del ferrocarril con el relieve, 1959

Con este mapa, Bassols mostraba las riquezas del relieve mexicano: los bosques y los minerales trasladados por medio del ferrocarril a los principales puertos marítimos y a los Estados Unidos.

Fuente: Bassols, 1959

15La experiencia del viaje a Brasil, así como los diferentes trabajos realizados por Bassols, con una visión regional aplicada a algunos de los países más grandes del mundo, más el ejercicio realizado para México, a través de situar el lugar de los transportes en la vida de las regiones geoeconómicas le dieron suficiente experiencia, en términos teóricos, de ordenamiento de criterios, la integración de variables naturales y sociales y la preparación de los mapas. Le faltaba, a todo esto, la práctica del trabajo de campo aplicado en México, bajo criterios geoeconómicos y ya no tanto el análisis de líneas ferroviarias de manera aislada.

16La oportunidad se presentó, esta vez, con el respaldo de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadísticas, a la que presentó los planes de dos exploraciones a una región mexicana, seleccionada por él, por sus características naturales y sociales. La propuesta de Bassols se presentaba en un momento clave de su vida, cuando mostraba su interés por ingresar a trabajar a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), lo que significaba su inserción laboral en el mundo universitario y el inicio de una larga carrera docente y académica. En 1957 ingresó, primero, como profesor en la Escuela Nacional de Economía y después, en 1959, como investigador en el Instituto de Investigaciones Económicas.

17A Bassols le pareció que la Península de Baja California se encontraba entre las regiones más aisladas del territorio mexicano. La exploración, por tanto, le otorgaba la oportunidad de integrar tres partes de la metodología geoeconómica. La primera o teórica, procedente de la geografía económica marxista, la otra o práctica, es decir la realización del trabajo de campo y la tercera que señalaba una visión en contra del determinismo geográfico, ante la abundancia de los recursos naturales de la región, así como de los modelos presentados de forma abstracta con el uso exclusivo de las estadísticas o suposiciones puramente políticas.

  • 3 Bajo el título: “Acervo fotográfico del geógrafo Ángel Bassols Batalla”, se encuentran alojadas en (...)

18Con estos criterios, la primera de las exploraciones la llevó a cabo del 3 de enero al 21 de febrero de 1958 al territorio de Baja California Sur y, la segunda a la Baja California, del 15 de diciembre de 1958 al 7 de febrero del siguiente año. Con tales viajes, Bassols puso a prueba la teoría e iniciaba el análisis geoeconómico de las regiones de México. Luego de largos itinerarios y atravesar los ambientes más variados de la península, Bassols centraba los resultados, en ambas exploraciones, en los fenómenos geoeconómicos, con base en los recursos naturales, seguido de las actividades productivas (agricultura, ganadería y minería) y los recursos hidráulicos y marinos, para terminar con la identificación de los problemas de la región (Mendoza y Busto, 2015). La integración de un acervo fotográfico era una parte de los resultados de las exploraciones.3 Bassols miraba a la Baja California como una región del futuro y el inicio de la participación de los geógrafos, con un nuevo estilo de trabajo, a partir de la aplicación de los criterios metodológicos de la planeación geoeconómica. Una oficina planificadora, para él con este enfoque, aseguraba la coordinación de las fuerzas económicas, con base en el conocimiento de los recursos naturales y la formación de nuevas regiones.

3. Los mapas como lenguaje visual en el trabajo de Bassols Batalla

19Como se ha visto, los mapas eran considerados por Bassols Batalla no sólo para el análisis del territorio y en la formación de regiones, sino como el lenguaje visual de la teoría geoeconómica impulsada por él en el conocimiento de México. Esta perspectiva ha pasado inadvertida tanto para los viajes como en el trabajo geográfico de Bassols (Delgadillo, 2015). Por esto, en este apartado, se han identificado tres tipos de mapas realizados por él en tres períodos vitales de su trayectoria: entre 1945 y 1949, entre 1950 y1965 y entre 1965 y 1991.

20El primero de los períodos corresponde a su época como estudiante de la Universidad Lomonósov, de 1945 a 1949 y a los viajes, ya sean prácticas de los cursos o exploraciones personales o de verano a lugares más alejados, todos, con Moscú como centro y organizador de la movilidad de Bassols (Figura 5). El mapa forma parte del libro: Cinco años en la U.R.S.S. donde ordenó una narración que gira alrededor de su figura y apoya, al igual que una serie de fotografías en blanco y negro, el discurso visual con que Bassols integra y construye su experiencia personal como estudiante universitario (Bassols, 1950). ¿Qué información tiene este mapa? Hay tres tipos relacionados con la naturaleza rusa: los montes Urales, una larga franja de montañas al oriente y que limita la extensión de la Rusia europea; los grandes ríos: el Volga, Don, Donetz, Dnieper, Prut, Danubio, Moskova y Oka, Sujona, Duina Norte, Pechora, Ob y Ural y los mares: el Báltico al norte, el Negro y el Caspio por el Sur. Este imponente escenario, para Bassols, se convirtió en el espacio de la solidaridad, cuando fue voluntario en Mozhaisk a las afueras de Moscú. Ahí adquirió infinidad de experiencias juveniles y donde atestiguó la reconstrucción de la Rusia soviética, tras la invasión alemana y la destrucción de la segunda guerra mundial. El mapa es, también, el espacio de la gran aventura geográfica del autor, con una implantación puntual identificó las principales ciudades visitadas durante cada verano, a partir del ferrocarril de Moscú, hacia Leningrado, Tallin. Riga, Vilna, Minsk, Kazán, Georgia, Tiblisi o Bakú. Situaba en el mapa, también, los límites internos o entre las repúblicas autónomas con una línea continua e internacionales con la Europa occidental con otra línea discontinua de Norte a Sur.

Figura 5. Mapa de la parte europea de la URSS, 1950

Figura 5. Mapa de la parte europea de la URSS, 1950

Con este mapa, Bassols representaba los rasgos naturales y las ciudades, convertidos en el espacio personal como estudiante en la URSS.

Fuente: Bassols, 1950

21En el siguiente período, en otro mapa trazado por él, señalaba las rutas que siguió entre 1949, a partir de la salida de la Unión Soviética y 1965, a su regreso de Londres. Abarca de los 24 a los 40 años en la vida de Bassols Batalla. Esos años centrales y el desafío de las distancias quedaron ordenados en un volumen denominado: Viajes geográficos en Europa, publicado en el Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (Bassols, 1965a), con un mapa que comprende la Europa occidental y se basa en dos sistemas de implantación puntual (símbolo de forma y tamaño) y lineal (símbolo lineal continuo) para representar los viajes de Bassols por las ciudades y regiones europeas (Figura 6). Los “diversos estados de ánimo y circunstancias siempre variables” del autor durante los trayectos, se ordenaron por regiones: Europa occidental, del Norte, Central, Oriental, Balcánica, Alpina y Mediterráneo, Británica y de la Europa Ibérica.

Figura 6. Mapa de los puntos de entrada a Europa occidental y los viajes realizados por Bassols entre 1949 y 1965.

Figura 6. Mapa de los puntos de entrada a Europa occidental y los viajes realizados por Bassols entre 1949 y 1965.

Bassols señalaba en este mapa, entre otros, dos de los viajes principales a Europa para acudir al XIX Congreso Internacional de Geografía, Estocolmo (1960) y XX de Londres (1964).

Fuente: Bassols, 1965a

22Hay varios puertos de entrada como Lisboa, Fráncfort, París o Bruselas desde donde se distribuyen las rutas. Esta área continental quedó convertida en el espacio de una transición personal, de los años iniciales de formación de Bassols hacia un período de vida madura e intenso trabajo intelectual al acudir a dos congresos internacionales de Geografía: Estocolmo, 1960 y Londres, 1964. La escritura de esta obra, por tanto, se inserta en un contexto de la internacionalización de la geografía mexicana, que ya contaba con una participación previa en el congreso de la UGI en Río de Janeiro (1956). Bassols detecta, durante los viajes marcados en el mapa, una transición europea, tras los años de devastación por la guerra. En estos viajes y escenarios europeos, como geógrafo, le interesaba adentrarse “en las realidades naturales y sociales, con sus bellezas escénicas y sus rudas contradicciones humanas, con su herencia histórica y su proyección luminosa al porvenir” (Bassols, 1965a:13).

23El tercer período identificado corresponde a un grupo de mapas, elaborados por Bassols, en los años del auge intelectual y de la preparación de una síntesis visual de los argumentos integrados a las investigaciones geoeconómicas de México. Este geógrafo, por una parte, ya contaba con varios años de inserción laboral en la UNAM y, por otra, había llevado su reflexión a la construcción de una propuesta, primero llamada de zonificación y luego de regionalización de México, con fines de planeación económica y social. Para cuando regresó de Londres, en 1964, Bassols ya contaba con una propuesta o geografía aplicada integrada por dos partes. Una se refiere a los aspectos teóricos de la división económica regional y la otra a la presentación y número de las zonas y regiones de México (Bassols, 1965b).

24Bassols conocía la existencia de una variedad de divisiones territoriales, las “de carácter administrativo, para fines de educación, salubridad, explotación de recursos; también existen de índole militar o pedagógica e inclusive se aplican a propósitos económicos parciales (en Estados Unidos y Europa Occidental se usan mucho en los trabajos de mercados y movimientos de mercancías)” (Ibídem.: 7). El autor se fijaba en los “desajustes territoriales” de México y, por eso, demandaba del gobierno mexicano la necesidad de la planeación. A tono con este impulso, en los años siguientes, Bassols decidió dedicar su tesis de doctorado al tema. Entre 1973 y 1974 realizó los cursos con Michel Philipponneau (1921-2008), uno de los especialistas más influyentes de la geografía aplicada y profesor de la Universidad de Alta Bretaña, Francia. Para su proyecto, entre 1974 y 1977 llevó a cabo más de treinta viajes por México para contar con una amplia base empírica de los rasgos naturales y sociales. Para 1977, a los 52 años de edad, Bassols presentó una tesis, en Rennes, sobre los factores básicos de formación y diferenciación regional. Una revisión histórica de larga duración dio paso al análisis de la población, las redes de transporte y vías de comunicación, la agricultura, la política económica, el capital y las ciudades, así como tres ejemplos aplicados a regiones mexicanas: el noroeste mexicano, las Huastecas y la costa de Chiapas (Bassols, 1979).

25Este contexto de viajes mexicanos, de estudios teóricos y de análisis de factores le dieron a Bassols los elementos para la formación de un grupo de mapas temáticos para el Atlas Nacional de México. Un proyecto del Instituto de Geografía de la UNAM que, entre 1990 y 1992, dio a conocer el primer atlas con este carácter, con varias secciones (Mendoza, 2009). En la sección de economía se incluyeron tres hojas de Bassols denominadas: Regionalización económica I, II y III. Las primeras dos hojas, con diecisiete mapas, eran una síntesis de las propuestas de regionalización, del siglo XIX y XX, analizadas por Bassols tanto en los métodos seguidos, como en las aplicaciones sociales y económicas. Tal cantidad de mapas presentaba una síntesis visual del tema, procedentes de otros autores y de diversas oficinas del gobierno mexicano. La tercera hoja contaba con un solo mapa, a escala 1:4 000 000, con la propuesta de Bassols para el análisis de una jerarquización regional de México (Figura 7). Ahí quedaban integrados más de treinta años de trabajo personal y era, también, una síntesis visual que el autor colocaba al final de esa larga sucesión de propuestas mexicanas. El mapa identificaba ocho grandes regiones para México: Noroeste, Norte, Noreste, Centro-Occidente, Centro-Este, Sur, Oriente y Península de Yucatán y 154 regiones medias.

Figura 7. Mapa con la regionalización económica de México, 1991

Figura 7. Mapa con la regionalización económica de México, 1991

Con este mapa, Bassols presentaba una síntesis visual del trabajo realizado por él sobre la división geoeconómica de México, con ocho grandes regiones y 154 regiones medias.

Fuente: Bassols, 1991

  • 4 Entre los varios homenajes a la figura y trayectoria de Bassols Batalla, tanto en la UNAM, como en (...)

26Como se ha visto, el trabajo de Bassols Batalla ha tenido una larga trayectoria y se compone de una serie de elementos de análisis, tanto empírico, como teórico para la formación de regiones con fines de planeación económica y social. La división regional de Bassols ha mantenido una larga influencia en la obra de diferentes especialistas, hasta hoy en día y perdura más allá de la vida del autor, fallecido en febrero de 2012, en Tesistán, Jalisco.4 Esta propuesta ha sido adaptada para múltiples propósitos, como en el estudio de las tendencias generales de la distribución de la población de México, de acuerdo con la división regional de Bassols, en lo que respecta a las desigualdades por el incremento absoluto de la población.

27La figura y trabajos de Bassols Batalla, aquí presentados, representan un legado de enormes proporciones y alcances para el México contemporáneo. Su obra ha rebasado las ideas iniciales formuladas para la renovación de la geografía mexicana, a mediados del siglo XX, para instalarse dentro de marcos teóricos y aplicados de las ciencias sociales para el conocimiento de México. Se requiere, por tanto, conocer su obra y leerla, pasar a revisarla y superarla como él hubiera deseado en la infinita espiral del conocimiento. Su labor como maestro universitario aún perdura, ahí están los libros y mapas que integraron una aplicación y orientación de la geografía. Conviene recordar las condiciones difíciles que enfrentó a la vuelta de su viaje y formación académica en la Unión Soviética, ante una comunidad geográfica opuesta a su figura e ideas. El joven licenciado tuvo que abrirse camino, primero, fuera del mundo académico de la UNAM. Por varios años, realizó un trabajo empírico, de acumulación de información geográfica, la elaboración de mapas con diferente grado de complejidad en la aplicación del lenguaje cartográfico; luego, a diseñar las propuestas de las exploraciones geográficas para poner a prueba las primeras ideas en torno al estudio de los recursos naturales de la Baja California, una región remota y desconocida de México.

28Al margen del mundo académico, dio a conocer sus trabajos relacionados con los largos viajes, los grandes países y las exploraciones geográficas, con lo que llevaba a la geografía mexicana hacia prácticas largamente olvidadas y las situaba como una alternativa aplicada del trabajo del geógrafo. Su participación en el XVIII Congreso Internacional de Geografía, de la UGI, en Río de Janeiro, representó un giro en su trayectoria. Ahí, en 1956, tanto él como Milton Santos caminaron por nuevos caminos aún no abiertos para ambos en sus países y conoció a los geógrafos más notables de Europa, Estados Unidos y América del Sur. A partir de ahí su figura ya no era casual, ni eventual. Los mapas ocuparon un lugar central como síntesis visual de las ideas y la base para la construcción de una visión geoeconómica de México. Cabe destacar el mapa de China elaborado por él por la carga ideológica vinculada a la planeación del poder central y político. Como profesor de geografía económica mundial y de México y, a partir de 1959, como investigador de tiempo completo de la UNAM impulsó la investigación con múltiples proyectos y viajes sobre las regiones de México. Con los años, Bassols era testigo del uso y discusión de su trabajo en las ciencias sociales y se convirtió en una de las personalidades de la geografía iberoamericana contemporánea.

Topo da página

Bibliografia

Bassols Batalla, Ángel (1950). Cinco años en la U. R. S. S. Un estudiante mexicano en el país del socialismo. México, Instituto de Intercambio Cultural Mexicano-Ruso.

Bassols Batalla, Ángel (1955a). Bibliografía Geográfica de México. México, Secretaría de Agricultura y Ganadería. Dirección General de Geografía y Meteorología.

Bassols Batalla, Ángel (1955b). “Cuestiones de Geografía Mexicana”. Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Boletín, vol 79, n. 2, pp. 115-266.

Bassols Batalla, Ángel (1956). La seductora geografía de China. México, Sociedad Mexicana de Amistad con China Popular.

Bassols Batalla, Ángel (1959). “La importancia geográfico-física del Brasil”. Revista Geográfica, vol. 22, n. 48, pp. 101-118.

Bassols Batalla, Ángel (1965a). “Viajes geográficos en Europa”. Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Boletín, vol. 103, pp. 7-266.

Bassols Batalla, Ángel (1965b). Zonificación de México para planeación económica y social. (Aspectos teóricos y defensa del mapa). México, [Estudio elaborado por encargo de la Dirección de Planeación de la Secretaría de la Presidencia como material de consulta en las investigaciones que realiza sobre planeación regional].

Bassols Batalla, Ángel (1979). Formación de regiones económicas. Influencias, factores y sistemas. México, Universidad Nacional Autónoma de México.

Bassols Batalla, Ángel (1985). “Evocación de mi padre”, Veinticinco años en la geografía mexicana. México, Instituto de Investigaciones Económicas, Universidad Nacional Autónoma de México, pp. 248-251.

Bassols Batalla, Ángel (1990). “Criterio geográfico para el establecimiento de una red de estaciones meteorológicas en México”, Delgadillo Macías, Javier y Torres Torres, Felipe. 30 años de investigación económica regional en México. El pensamiento y la obra del geógrafo Ángel Bassols Batalla. México, Instituto de Investigaciones Económicas, Universidad Nacional Autónoma de México, pp. 267-275.

Bassols Batalla, Ángel (1991). “Regionalización económica 3”. Coll Atlántida (Coord.). Atlas Nacional de México. México, Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México, escala 1:4 000 000, clave: VI 14 3.

Bassols Ricárdez, Margarita (2016). “Síntesis biográfica”, El Colegio de la Frontera Norte. México [Fecha de consulta : 29 de agosto 2017 : https://www.colef.mx/bassols/]

Delgadillo Macías, Javier (Coord.: 2015). Por una geografía humanista. Ángel Bassols Batalla. México, Universidad Nacional Autónoma de México y Ediciones Culturales Paidós.

Mendoza Vargas, Héctor (2009). Lecturas geográficas mexicanas, siglo XX. México, Coordinación de Humanidades, Universidad Nacional Autónoma de México.

Mendoza Vargas, Héctor (2012). Exposición fotográfica: “Instantes de un geógrafo mexicano: Ángel Bassols Batalla”. Investigaciones Geográficas, n. 79, pp. 176-178 [Fecha de consulta: 29 ago. 2017 doi:http://dx.doi.org/10.14350/rig.34549]

Mendoza Vargas, Héctor y Bomfim, Paulo Roberto de Albuquerque (2014). “La Geografía latinoamericana y la Unión Geográfica Internacional (UGI): los casos de Brasil (1956) y México (1966)”. Journal of Latin American Geography, vol. 13, n. 1, pp. 215-232. [DOI: 10.1353/lag.2014.0002].

Mendoza Vargas, Héctor y Busto Ibarra, Karina (2015). “La Baja California inventada: visiones sobre un territorio mexicano a mediados del siglo XX”. Investigaciones Geográficas, n. 86, pp. 98-115. [DOI: 10.14350/rig.42898].

Arquivos

AFABB – Archivo Fotográfico Ángel Bassols Batalla, México.

Topo da página

Notas

1 Bassols Batalla se refirió a su padre, con admiración, como líder estudiantil, abogado de prestigio, maestro universitario, funcionario de gobierno, representante diplomático de México, corresponsal de guerra y, ante todo, líder revolucionario y socialista. De su perfil, destacó: “De joven recorrió a caballo las serranías más abruptas, para conocer la situación de los ejidos y llevar a indios y mestizos la educación rural. Más tarde organizó frecuentes caminatas y viajes para no perder el contacto con la vida real del país y también para gozar un instante entre los altos bosques, las selvas tropicales y el desolado desierto” (Bassols, 1985: 250).

2 A la llegada de Bassols Batalla a México, en 1950, se puso de manifiesto la diferencia generacional entre él y los maestros, Vivó contaba con 44 años de edad, Tamayo con 38 años y Alcorta 40 años, es decir un grupo ya consolidado en el mundo académico y con acceso a clases, alumnos, tesis y la publicación de libros.

3 Bajo el título: “Acervo fotográfico del geógrafo Ángel Bassols Batalla”, se encuentran alojadas en un espacio digital de El Colegio de la Frontera Norte, un total de 440 fotografías tomadas por él, en diferentes viajes por el norte mexicano. Resaltan las 212 imágenes de las exploraciones en la península de Baja California (1958-1959), así como otras tomadas, entre 1966 y 1976, de Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas. [Fecha de consulta: 29 de agosto 2017: https://www.colef.mx/bassols/]. También se incluye una “Síntesis biográfica” de Bassols Batalla a cargo de su hija Margarita (Bassols, 2016).

4 Entre los varios homenajes a la figura y trayectoria de Bassols Batalla, tanto en la UNAM, como en otras sedes académicas de México, destacó la exposición fotográfica: “Instantáneas de un geógrafo: Ángel Bassols Batalla” bajo la producción de su nieta, Laura Isabel Bassols de la Rosa, en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, del 26 al 29 de junio 2012 (Mendoza, 2012).

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Figura 1. Ángel Bassols Batalla, 1925-2012
Legenda Esta fotografía corresponde a los años setenta del siglo XX, era la época del doctorado, con el profesor Michel Philipponneau y del intenso trabajo sobre la división geoeconómica de México.
Créditos Fuente: AFABB
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 56k
Título Figura 2. Mapa de la República Popular de China con los rasgos naturales y culturales, 1956
Legenda En este mapa, Bassols señalaba los ferrocarriles de China en contacto con Shanghái y Hong Kong y, a parir de 1949, su construcción hacia el sur con Vietnam y al occidente, a través del desierto de Gobi, hasta la frontera con la URSS, hoy Kazajistán.
Créditos Fuente: Bassols, 1956
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-2.jpg
Ficheiros image/jpeg, 12M
Título Figura 3. Mapa de la densidad de la población de Brasil, 1950
Legenda Con este mapa, publicado por el Instituto Brasileiro de Geografia y Estadística, Bassols indicaba la densidad de la población con los datos preliminares del censo (1950). Para este año, la población total del país era de 53 443 762 habitantes.
Créditos Fuente: Bassols, 1959
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-3.jpg
Ficheiros image/jpeg, 1,6M
Título Figura 4. Mapa de México que relacionaba el trazo del ferrocarril con el relieve, 1959
Legenda Con este mapa, Bassols mostraba las riquezas del relieve mexicano: los bosques y los minerales trasladados por medio del ferrocarril a los principales puertos marítimos y a los Estados Unidos.
Créditos Fuente: Bassols, 1959
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-4.jpg
Ficheiros image/jpeg, 992k
Título Figura 5. Mapa de la parte europea de la URSS, 1950
Legenda Con este mapa, Bassols representaba los rasgos naturales y las ciudades, convertidos en el espacio personal como estudiante en la URSS.
Créditos Fuente: Bassols, 1950
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-5.jpg
Ficheiros image/jpeg, 5,4M
Título Figura 6. Mapa de los puntos de entrada a Europa occidental y los viajes realizados por Bassols entre 1949 y 1965.
Legenda Bassols señalaba en este mapa, entre otros, dos de los viajes principales a Europa para acudir al XIX Congreso Internacional de Geografía, Estocolmo (1960) y XX de Londres (1964).
Créditos Fuente: Bassols, 1965a
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-6.jpg
Ficheiros image/jpeg, 5,9M
Título Figura 7. Mapa con la regionalización económica de México, 1991
Legenda Con este mapa, Bassols presentaba una síntesis visual del trabajo realizado por él sobre la división geoeconómica de México, con ocho grandes regiones y 154 regiones medias.
Créditos Fuente: Bassols, 1991
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/2307/img-7.jpg
Ficheiros image/jpeg, 1,6M
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Héctor Mendoza Vargas, « Ángel Bassols Batalla y la renovación de la geografía mexicana », Terra Brasilis (Nova Série) [Online], 9 | 2017, posto online no dia 29 dezembro 2017, consultado o 20 agosto 2018. URL : http://journals.openedition.org/terrabrasilis/2307 ; DOI : 10.4000/terrabrasilis.2307

Topo da página

Autor

Héctor Mendoza Vargas

Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México

Artigos do mesmo autor

Topo da página

Direitos de autor

© Rede Brasileira de História da Geografia e Geografia Histórica

Topo da página
  • OpenEdition Journals