Navegação – Mapa do site
Dossiê Trajetórias de Geógrafos 1

Trevor Barnes

Una geografía económica enraizada en su lugar, su historia y sus prácticas
Trevor Barnes: The construction of an economic geography in its place, history and practices
Trevor Barnes: Uma geografia econômica enraizada em seu lugar, sua história e suas práticas
Trevor Barnes : Une géographie économique enracinée dans son lieu, son histoire et ses pratiques
Verónica Hollman

Resumos

Traçar uma trajetória intelectual se assemelha de alguma forma a girar uma obra de tapeçaria e ima- ginar, a partir do seu verso, como os fios foram bordados, ligados e aninhados, em uma trama absolutamente original. A tapeçaria Trevor John Barnes foi tecida entre dois continentes e, desde sua graduação, entre a Economia e a Geografia. Suas contribuições, no entanto, não se limitam ao campo da geografia econômica, estendendo-se à história do pensamento geográfico, particularmente quanto à sua filosofia, teorias e métodos. Um das marcas de seu trabalho será a preocupação de encontrar os contrapontos, nuances e certas recorrências na geografia econômica anglo-saxônica, particularmente no período entre 1950 e 1980, a fim de interpretá-los em diálogo com seu contexto temporal e espacial.

Topo da página

Texto integral

Introdução

  • 1 Eric Sheppard estudió Geografía en la University of Bristol con la dirección de Peter Hagget y real (...)

1Trazar una trayectoria intelectual, de algún modo, se asemeja a girar un tapiz e imaginar a partir de su lado posterior cómo se fueron enlazando, cortando y anudando los hilos en una trama absolutamente original. El tapiz de Trevor John Barnes se ha tejido entre dos continentes y, desde su formación de grado, entre la economía y la geografía: obtuvo una doble titulación de grado en economía y geografía en la University College London (UCL), Gran Bretaña, a fines de la década de 1970 y sus estudios de posgrado, tanto la maestría como el doctorado, en la University of Minnesota, Estados Unidos, con la dirección de Eric Sheppard.1 Como contrapunto a las teorías, leyes y modelos de la ciencia espacial que estudiaba en su formación de grado, discurso geográfico dominante a mediados de 1970 en Gran Bretaña, Trevor Barnes leía y discutía fuera de la universidad los artículos publicados en la revista Antipode que llegaba, desde los Estados Unidos, a la biblioteca del departamento de la UCL. La preocupación por encontrar los contrapuntos, los matices y cierto tipo de recurrencias en la geografía económica anglosajona, particularmente en el período comprendido entre los años 1950 y 1980, e interpretarlos en diálogo con su contexto temporal y espacial será una de las marcas originales de su obra.

  • 2 El departamento de Geografía de UBC, particularmente su claustro de estudiantes de posgrado, suele (...)
  • 3 David Ley, graduado en Oxford, con maestría y doctorado por la Pennsylvania State University, traba (...)
  • 4 James Duncan, con doctorado en Syracuse University, fue profesor en UBC y continuó su vida académic (...)
  • 5 Con estudios de posgrado en Cambridge University en la historia de la geografía y la teoría social, (...)
  • 6 En su libro Logics of dislocation,Trevor Barnes destaca las contribuciones de Geraldine Pratt, con (...)
  • 7 Con estudios de posgrado en la University of Toronto, los intereses de investigación de Dan Hiebert (...)

2Trevor Barnes inició su labor como docente e investigador en la University of Minnesota aunque poco tiempo después de finalizar su doctorado, se afincó en la ciudad de Vancouver, en la Columbia Británica. Desde entonces, el departamento de Geografía de la University of British Columbia (UBC) se convirtió en su lugar de desarrollo profesional. Cabe decir que se trata de un departamento categorizado entre los cinco mejores del mundo a pesar de ser relativamente joven - fue creado en 1959. Sin duda, este ámbito institucional, integrado por prestigiosos profesores e investigadores y un activo claustro de estudiantes de los programas de maestría y doctorado,2 ha constituido una comunidad académica intelectualmente estimulante para Trevor Barnes. Junto a David Ley3 y James Duncan4 conformaron un grupo de lectura que de manera sistemática se centró en las ideas de texto, textualidad e interpretación. Las lecturas y discusiones compartidas en el marco de ese grupo potenciaron una sensibilidad hacia lo cultural ya latente en este economista político y que el propio Trevor Barnes reconoce como particularmente influyentes en su libro Logics of dislocation, sobre el cual me detendré más adelante. Derek Gregory,5 con oficina (y biblioteca) casi contiguas en el edificio del departamento de Geografía, Geraldine Pratt6 y Dan Hiebert7 son otros de los interlocutores que Trevor encontró en UBC.

  • 8 En la tercera edición: 16 entradas; 33 en la cuarta edición y 40 en la quinta edición.

3Barnes continúa dictando cursos de grado – entre ellos Introducción a la Geografía Económica, Introducción a la Geografía Urbana, Geografía, Modernidad y Globalización – y de posgrado en UBC – Seminarios de Geografía Humana, Geografía Política, Geografía Económica e Historia del pensamiento geográfico (1880-1980). Como estudiante de posgrado en dicha universidad comprobé de manera directa, en repetidas oportunidades y ante variadas circunstancias, la disposición y profesionalismo de Trevor, cada vez que un alumno o colega deseaba realizar una consulta, discutir trabajos, proyectos, intereses y problemas de investigación. La dirección de más de 30 tesis de posgrado (maestría y doctorado) ya defendidas evidencian su compromiso en la formación de las nuevas generaciones de geógrafos. También, las numerosas entradas que ha realizado en The Dictionary of Geography (1993, 2000, 2009).8 Trevor Barnes ha sido profesor visitante en varias universidades: Bristol University (1989-90), University of Minnesota (1997-98), University of Nijmegen (2001), Queen’s University Belfast (2003), University of Durham (2003), National University of Singapore (2004), University of Birmingham (2005), University of California (2013-2014) y Queen Mary University of London (2014).

4Así como las investigaciones tienen un anclaje institucional, las culturas institucionales se construyen en un lugar y en una temporalidad determinada. Vancouver vibra al ritmo del multiculturalismo, con las tensiones, desafíos y potencias de una sociedad conformada por una alta proporción de personas con orígenes e historias personales y familiares que remiten a otros continentes, particularmente Asia, pero también a las múltiples naciones que constituyen Canadá, particularmente los indígeneas – First Nations’ people. Trevor Barnes se radicó en Vancouver en el período de caída de la industria forestal, una de sus principales actividades primarias, y de re-orientación de su economía hacia el sector terciario – producción cinematográfica, turismo, desarrollo inmobiliario y financiero. Sus investigaciones tomaron como objeto de análisis la flexibilización productiva en un contexto espacial y temporal particular: una economía marginal, la industria forestal de la Columbia Británica (Barnes y Hayter, 1993, 1994, 1997; Hayter, Grass y Barnes, 1994; Haytes y Barnes, 1997; Barnes, Haytes y Hay, 1999) así como los efectos de la declinación de esta actividad en la vida de las comunidades ligadas a este sector productivo y la segmentación del mercado de trabajo. Más recientemente, en colaboración con Thomas Hutton, comenzó una investigación comparativa sobre la creatividad y la innovación en las ciudades de Vancouver y Seattle y sus respectivas áreas metropolitanas (Hutton y Barnes, 2016). La identificación de las particularidades geográficas e históricas de Vancouver y su área metropolitana así como los matices que ellas imprimen a una serie de procesos comunes a otras áreas metropolitanas constituye una continuidad en sus investigaciones y delinean una geografía económica, su principal área de interés, con un sólido anclaje en un contexto espacio-temporal preciso y particular.

  • 9 Entre las fuentes primarias deberíamos destacar la construcción de la historia oral de 36 geógrafos (...)

5Las contribuciones de Trevor Barnes, sin embargo, no se limitan al campo de la geografía económica. Sus investigaciones se extienden a la reflexión de la historia del pensamiento geográfico, particularmente su filosofía, teorías y métodos. Barnes apunta críticamente que en la subdisciplina ha primado la tendencia de mirar exclusivamente el presente y aboga, entonces, por la construcción de una historia de la geografía económica desde una perspectiva externalista. Esto significa pensar la historia de la geografía económica tomando como punto de partida la premisa que el origen del conocimiento científico es social, incluso el conocimiento de carácter más abstracto. Desde los aportes de la Escuela de Edimburgo y de la sociología del conocimiento científico, analiza los vínculos políticos y sociales que contribuyeron a la hegemonía de determinadas perspectivas del pensamiento geográfico en la subdisciplina. Su atención se ha centrado en la historia de la revolución cuantitativa en la geografía económica estadounidense de las décadas de 1950 y 1960, y más recientemente en la geografía radical y crítica. Para ello Trevor Barnes apelará al uso de fuentes y al análisis de prácticas menos transitadas en las investigaciones de la historia del pensamiento geográfico tales como las historias orales, los archivos y las correspondencias personales, las notas más subterráneas de los archivos institucionales, las relaciones y redes construidas entre investigadores y, entre éstos y diversas instituciones.9 El análisis de corte externalista propuesto por Barnes no solo pondrá en evidencia el lado más oscuro de una serie de teorías como por ejemplo la teoría de los lugares centrales de Christaller, sino también la movilización de conocimientos de las ciencias sociales a la esfera política, entre ellas del corpus de la geografía económica, y las interacciones entre académicos y militares en los períodos de guerra. Dicho de otro modo, la reconstrucción externalista de las teorías y conceptos del giro cuantitativo en la geografía económica expone los lazos recíprocos e inextricables existentes entre la teoría y el contexto social (Barnes, 2012, 2015). Los casos analizados nos permiten entender que la hegemonía de una teoría se anuda mucho más a una serie de condiciones y circunstancias de orden social que a criterios de orden estrictamente cognoscitivo.

6De las numerosas las contribuciones de Trevor Barnes a la disciplina, en particular a la geografía económica, he decidido centrarme en el libro Logics of dislocation. Models, metaphors and meanings of economic space, publicado en 1996. En esta decisión operan simultáneamente motivos personales y académicos. Tan solo tres años después de su publicación inicié mis estudios de maestría en UBC y éste fue uno de los numerosos libros de lectura obligatoria del seminario de Geografía Económica dictado por Trevor Barnes. Aquella fue la primera vez que tuve la posibilidad de dialogar sobre una obra de manera directa con su autor, una experiencia que todavía considero como uno de los desafíos intelectuales más estimulantes tanto para quien la escribió como para quien la ha leído. Por otra parte, recuerdo que Trevor, en su carácter de profesor, creó el ambiente propicio para promover una discusión y crítica alejada de cualquier dogmatismo. Sin duda, aquel libro definió la elección de mi tema de investigación en la maestría. Pero sobre todo, y a pesar de que mis investigaciones posteriores se alejaron del campo de la geografía económica, con Logics of dislocation comencé a entender el estatuto de regularidad que asumían algunas ideas nodales en la historia del pensamiento geográfico sin que ello significase ignorar o relativizar la existencia de ambivalencias, incertidumbres e inestabilidades como parte de un cuerpo de conocimientos científicos. Ya en clave disciplinar, y con la perspectiva que otorgan los veinte años transcurridos desde su publicación, considero que Logics of dislocation ha sido un libro que otorgó rigor al giro cultural de la geografía económica y que incluso se anticipó a una serie de debates que marcaron la primera década del siglo XXI. Un debate en el que, por otra parte, Trevor ha sido protagonista como lo evidencian los tres artículos publicados en la revista Progress in Human Geography (Barnes, 1995, 1996 y 1998). En esta serie de artículos, a través de un exhaustivo y sugerente estado del arte, Barnes, discutirá con solvencia la lectura que Andrew Sayer hace del giro cultural en la geografía económica como un creciente desinterés en la economía y, en cambio, lo interpretará como un período de apertura a múltiples posibilidades en sus temas de investigación.

  • 10 Aunque excede el objeto de análisis del libro en cuestión, probablemente esta tesis podría extender (...)

7En Logics of dislocation Trevor Barnes propone la construcción de una interpretación cultural de la geografía económica y también de los geógrafos económicos (Entrevista personal, 2017). La hipótesis central de esta obra continúa siendo tan provocativa hoy como entonces: los debates y perspectivas emergentes desde finales de los años 1970 en la geografía anglosajona, a pesar de su explícito deseo de alejarse y diferenciarse de la revolución teorética y cuantitativa de los años 1960, no lograron escapar ni renunciar a su legado racionalista. La geografía económica desde la década de los años 1960 sigue empeñándose en construir un cuerpo de conocimiento unificado, homogéneo y completo.10 Este propósito atravesaría, de manera más o menos explícita, tanto las geografías radicales de los años 1970 como la economía política de los años 1980. La primera dislocación que formulará Trevor Barnes en este libro consiste en abandonar el proyecto de construir una geografía económica en singular para pensarla en plural.

8Inicia su argumentación con un lúcido análisis de las ideas centrales del proyecto Iluminista que se encarnaron en los modelos modelos de localización espacial: la celebración de la razón y el progreso, la concepción del individuo como autónomo y soberano, la existencia de un orden racional y de una verdad universal. Barnes asume el desafío de identificar las tendencias Iluministas y anti-Iluministas en una serie de obras emblemáticas producidas a partir de los años 1970 en la geografía económica. Entre ellas selecciona Social Justice de David Harvey para la geografía marxista, los trabajos de Andrew Sayer para el realismo crítico, Changing Urban and Regional Systems Program, dirigido por Philip Cook y Spatial divisions of Labour de Doreen Massey para el caso de los estudios de localización y por último, la idea de complejo territorial de Storper y Scott así como la metáfora geológica de Doreen Massey para los estudios de la producción flexible. Desde una perspectiva de método resulta interesante la introducción de algunas claves de interpretación provenientes de la sociología del conocimiento científico al desmenuzar las obras emblemáticas de cada uno de los corpus seleccionados así como las redes y conexiones que estos investigadores fueron estableciendo dentro y fuera de la academia. Precisamente a través de la historización de estas prácticas, no sólo en este libro, Barnes contribuye a poner en jaque la tesis de la universalidad del conocimiento en el campo subdisciplinar.

9El libro apunta una tendencia en las geografías económicas desarrolladas desde los años 1980 que se profundizará desde entonces: la creciente valorización del lugar como categoría de análisis. Trevor construye un análisis de esta tendencia apelando al debate filosófico entre esencialismo y contextualismo. Barnes discutirá que las teorías de valor del marxismo y de la economía neoclásica se erigen sobre la base de la determinación de una serie de atributos esenciales que se mantendrán sin ninguna variación en el tiempo y en el espacio. En un caso, el atributo invariante será el tiempo de trabajo; en otro, la utilidad. No obstante, ambas teorías compartirán la reducción del espacio a una superficie plana en función del atributo seleccionado como esencia. Como contrapunto, Barnes revisará tres teorías no esencialistas del valor – la teoría del valor sobredeterminado de Resnick y Wolff, la teoría pos-modernista del valor de Mirowski y la teoría pos-marxista de Laclau y Mouffe- y señalará que la geografía económica podría realizar valiosas contribuciones a cada una de ellas.

10La segunda dislocación que propone Barnes se construye en torno al análisis de la historia de la geografía económica desde una concepción externalista de la ciencia. Los trabajos de David Bloor, de la Escuela de Edimburgo y de Bruno Latour, de la sociología del conocimiento científico, serán sus fuentes de inspiración teórica y también metodológica. Trevor se acerca a este corpus teórico durante su estancia en la Bristol University en el período 1989-1990 y encuentra, particularmente en la obra de Bruno Latour, “un corpus teórico estimulante, simultáneamente creativo y práctico pues ofrece un conjunto de herramientas para llevar adelante el tipo de estudios de la ciencia que él propone – como actor-red, inscripción, traducción, actantes, caja negra, entre tantos otros” para sus investigaciones en la geografía económica y en la historia del pensamiento geográfico (Entrevista personal, 2017). Uno de los capítulos centrales del texto ofrece una contra-narrativa de la geografía cuantitativa desde una lectura que pone la lupa “en las entrelíneas y en las notas a pie de página, en los prefacios, en los anexos porque allí es donde se cuenta la historia más interesante, la historia de las prácticas” (Barnes, 1996: 125). Barnes se valdrá de las biografías y viñetas de una serie de geógrafos emblemáticos de este movimiento (sus relaciones fuera y dentro de la academia) para escudriñar las metáforas, entendidas como los medios a partir de los cuales los científicos pueden moverse de un caso a otro y construir los enunciados de similitud y diferencia: William Warntz con su metáfora newtoniana del modelo potencial y de frentes de ingresos tomada de la meteorología, Walter Isard y su metáfora de sustitución, William Bunge y su descripción metafórica de los patrones geométricos, Petter Haggett con su metáfora morfológica del paisaje socioeconómico. Cierto es que cada uno de estos geógrafos apelaron a la retórica del racionalismo, sin embargo, para Barnes las metáforas que ellos propusieron encarnaban los intereses sociales locales y temporales que les dieron origen. Por consiguiente, el uso que ellos hicieron de las metáforas vuelve inestable el racionalismo al cual adscribían.

11La dislocación final refuerza la idea de inestabilidad, ambigüedad y tensión en la historia de la geografía económica trazada a lo largo de todo el texto. A través de los trabajos de los economistas Piero Sraffa y Harold Innis y del geógrafo Fred Lukermann, Barnes se propone mostrar otras geografías posibles que tienen como denominador común la reflexión sobre las condiciones locales entendiendo que el conocimiento producido es indisociable de ellas (Barnes, 1996: 251).

12Probablemente una de las ideas más creativas que presenta Barnes en su libro (y que también provoca más disonancia con los cánones más aceptados en la geografía económica) sea pensar la historia de la geografía económica como una historia de metáforas olvidadas (Barnes, 1996: 156). Desde los aportes del filósofo Richard Rorty, Barnes entiende las metáforas como causas de transformación de creencias y deseos en lugar de como representaciones. Empero, avanza todavía más al colocar las metáforas en contexto: en la propia historia de sus usos y en las trayectorias que fueron atravesando desde su postulación hasta su olvido. Precisamente este libro asume el desafío de trazar y reconstruir algunas de las metáforas olvidadas y a la vez, restituirlas como parte de una memoria disciplinar con más pliegues y rugosidades, con mayor densidad y complejidad. Para ello toma como objeto de análisis algunas de las metáforas que han moldeado las agendas de investigación y las perspectivas de pensamiento e interroga las razones por las cuales algunas de ellas fueron aceptadas y otras ignoradas, los motivos que operaron para que algunas metáforas formen parte de los obituarios de la geografía económica y en cambio, otras se hayan reciclado con efectividad para nuevos usos. También se pregunta acerca de los itinerarios y las redes (personales, sociales, institucionales) que hacen que determinadas metáforas circulen más que otras y sobre todo los mecanismos que operan para que de una generación a otra se borren las controversias, las dudas, las reservas, los cuestionamientos y la movilización que ellas suscitaron cuando fueron lanzadas. Estos interrogantes resultan tan sugerentes y potentes hoy como en el período de publicación de este libro para re-examinar la historia del pensamiento geográfico e incluso una invitación a trazar los itinerarios que tomaron algunas de estas metáforas en las geografías producidas en nuestras latitudes.

13Quizás uno de los trazos particulares de Trevor Barnes sea la elegancia, sofisticación y profundidad que logra en sus escritos. Sus textos evidencian que el rigor y la precisión no requieren renunciar a la belleza de una argumentación. Suele iniciar cada uno de sus textos (también sus clases) con una anécdota muy personal cuidadosamente seleccionada, apuntando los detalles necesarios para situar a los lectores en ese contexto espacio-temporal. Esos micro-relatos no solo buscan la atención inicial de los lectores (o de sus alumnos), sino que funcionan como anclajes de su propia posición sobre cómo se produce el conocimiento científico: en un lugar y en un contexto temporal determinado. Su modo de escribir, probablemente cultivado en el lector infatigable que es, moldea una argumentación en capas a las cuales paulatinamente les otorga más espesor. Utiliza con extrema pertinencia cada palabra de modo análogo al trabajo que supone encajar la pieza justa en un rompecabezas y así crea un texto preciso. También construye un texto exigente en tanto que desafía a sus lectores a reconstruir los múltiples itinerarios que propone porque “no existe un único punto de origen para la investigación ni una única lógica espacial o de cualquier otro orden” (Barnes, 1996: 250). Trevor no oculta a sus lectores cada una de las pinceladas de su obra que de algún modo van replicando su trabajo analítico y a la vez los recompensa con una sensación que emula aquella que se produce al mirar una pintura impresionista a la distancia precisa: aquella que permite restituir ciertas conexiones de partes que, vistas con demasiada proximidad parecerían inconexas. Se suman motivos para leer su próximo libro titulado Economic Geography: A Critical Introduction que será publicado en el año 2018 por la editorial Wiley-Blackwell.

Topo da página

Bibliografia

Barnes, Trevor (1995). “Political Economy I: The Culture, Stupid”. Progress in Human Geography, 19, 423-31 (1995).

Barnes, Trevor (1996). “Political Economy II: Compliments of the Year”. Progress in Human Geography, 20, 521-28.

Barnes, Trevor (1996). Logics of dislocation. Models, Metaphors, and Meanings of Economic Space. New York: The Guilford Press.

Barnes, Trevor (1998). “Political Economy III: Confessions of a Political Economist”. Progress in Human Geography, 22, 94-104.

Barnes, Trevor (2006). “Geographical intelligence: American geographers and Research and Analysis in the Office of Strategic Services 1941-1945.” Journal of Historical Geography, 32, 149-68.

Barnes, Trevor (2012). “Notes from the underground: why the history of economic geography matters: the case of Central Place Theory.” Economic Geography 88, 1-26.

Barnes, Trevor (2015). “American geography, the social sciences and the Cold War”. Geography Journal 100 (3), 126-32.

Barnes, Trevor y Hayter, Roger (1993). “British Columbia's Private Sector in Recession, 1981-86: Employment Flexibility without Trade Diversification”. BC Studies, 98, 20-42.

Barnes, Trevor y Hayter, Roger (1994). “Economic Restructuring and Local Development on the Margin: Forest Communities in Coastal British Columbia”. The Canadian Journal of Regional Science, 17, 289-310.

Barnes, Trevor y Hayter, Roger (1997). Troubles in the Rainforest: British Columbia's Forest Economy in Transition. Victoria: Western Geographical Press.

Barnes, Trevor, Hayter, Roger y Hay, Elizabeth (1999). “Too young to retire, too bloody old to work. Forest industry restructuring and community response in Port Alberni, British Columbia”. The Forestry Chronicle, 75, 1-7.

Gregory, Derek, Johnston, Ron, Pratt, Geraldine y Watts, Michael y Whatmore Sarah (2009). The Dictionary of Human Geography. Chichester: Wiley Blackwell.

Hayter, Roger, Grass, Eric y Barnes, Trevor (1994). “Labour Flexibility: A Tale of Two Mills, the Chemainus and Youbou Sawmills in BC”. Tijdschrift voor Economische en Sociale Geografie, 85, 25-38.

Hayter, Roger y Barnes, Trevor (1997). “The restructuring of British Columbia's coastal forest sector: flexibility perspectives”. BC Studies, 113, 7-34.

Hutton, Thomas y Barnes, Trevor (2016). “Vancouver and the economy of culture and innovation”. In: David A. Wolfe and Meric S. Gertler (eds.). Growing Urban Economies: Innovation, Creativity and Governance in Canadian City-Regions. Toronto: University of Toronto Press, pp. 109-38.

Johnston, Ron, Gregory, Derek y Smith, David (1993). The Dictionary of Human Geography. Oxford: Blackwell. Wiley-Blackwell.

Johnston, Ron, Gregory, Derek, Pratt, Geraldine y Watts, Michael (2000). The Dictionary of Human Geography. Wiley-Blackwell.

Fuentes orales

Entrevista personal con Trevor Barnes. Vancouver, abril de 1917.

Topo da página

Anexo

Bibliografía fundamental del autor

Libros

  • Barnes, Trevor y Duncan, James (1992). Writing Worlds: Texts, Discourses and Metaphors in the Interpretation of Landscape. London: Routledge.

  • Barnes, Trevor y Gregory, Derek (1997). Reading Human Geography: The Poetics and Politics of Inquiry. London: Edward Arnold.

Estos dos libros co-editados por Trevor Barnes presentan sus contribuciones más allá de la geografía económica como subdisciplina y a la vez nos permiten trazar y entender los anclajes a partir de los cuales ha desarrollado su interpretación cultural de la geografía económica y de su historia.

Artículos

  • Barnes, Trevor y Curry, Michael. (1983). “Towards a Contextualist Approach to Geographic Knowledge”. Transactions of the Institute of British Geographers, 8, 467-82.

  • Barnes, Trevor (2012). “Notes from the Underground: Why the History of Economic Geography Matters: The Case of Central Place Theory”. Economic Geography 88(1), 1-26 .

  • Clayton, Daniel y Barnes, Trevor (2015). “Continental European Geographers and World War II”. Journal of Historical Geography 47, 11-15.

  • Barnes, Trevor y Minca, Claudio (2013). “Nazi Spatial Theory: The Dark Geographies of Carl Schmitt and Walter Christaller”. Annals of the Association of American Geographers 103(3), 669-687.

Esta serie de artículos traza la historia de una de las líneas de investigación que más ha desarrollado Barnes en los últimos años: una lectura externalista de la historia de la geografía económica y de los geógrafos económicos.

Topo da página

Notas

1 Eric Sheppard estudió Geografía en la University of Bristol con la dirección de Peter Hagget y realizó sus estudios de doctorado en la University of Toronto.

2 El departamento de Geografía de UBC, particularmente su claustro de estudiantes de posgrado, suele caracterizarse por su alto grado de internacionalización. En tanto que el claustro de profesores ha estado integrado por un número importante de geógrafos ingleses.

3 David Ley, graduado en Oxford, con maestría y doctorado por la Pennsylvania State University, trabaja en el campo de la geografía urbana, particularmente las geografías de los barrios más antiguos de las grandes ciudades.

4 James Duncan, con doctorado en Syracuse University, fue profesor en UBC y continuó su vida académica en Syracuse University y luego en Cambridge University. En los años 1980 realizó una profunda crítica a la falta de problematización del concepto de cultura en la obra de Carl Sauer y sus discípulos. Sus contribuciones en el campo de la geografía cultural se han centrado en la revisión del concepto y de los abordajes del paisaje.

5 Con estudios de posgrado en Cambridge University en la historia de la geografía y la teoría social, al ingresar como profesor e investigador en UBC se orienta a los estudios poscoloniales a partir del análisis de las culturas de viajes y los relatos de viajeros del siglo XIX en Egipto.

6 En su libro Logics of dislocation,Trevor Barnes destaca las contribuciones de Geraldine Pratt, con estudios de posgrado en UBC, en la construcción de las geografías feministas po-coloniales a partir del análisis del trabajo femenino y la discusión sobre los múltiples ejes que se cruzan en la construcción de identidades y diferencias.

7 Con estudios de posgrado en la University of Toronto, los intereses de investigación de Dan Hiebert se han centrado en las migraciones internacionales y las relaciones entre seguridad nacional y derechos humanos.

8 En la tercera edición: 16 entradas; 33 en la cuarta edición y 40 en la quinta edición.

9 Entre las fuentes primarias deberíamos destacar la construcción de la historia oral de 36 geógrafos económicos: John S. Adams, Brian J. L. Berry, Larry Bourne, Larry Brown, Patricia Burnett, Ian Burton, William A. V. Clark, Kevin Cox, Michael Dacey, Michael Dear, Roger Downs, William Garrison, Arthur Getis, Reginald Golledge, Michael Goodchild, Peter Gould, Susan Hanson, Chauncy Harris, Geoffrey Hewings, John Hudson, Walter Isard, Leslie King, James Lindberg, Fred Lukermann, Richard Morrill, Gunnar Olsson, Richard Peet, Forest R. Pitts, Phillip Porter, Allan Pred, Richard Preston, Gerard Rushton, Allen J. Scott, Edward Taaffe, Waldo Tobler, and Michael Woldenberg (Barnes, 2012).

10 Aunque excede el objeto de análisis del libro en cuestión, probablemente esta tesis podría extenderse a otras subdisciplinas de la geografía.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Verónica Hollman, « Trevor Barnes », Terra Brasilis (Nova Série) [Online], 9 | 2017, posto online no dia 29 dezembro 2017, consultado o 11 dezembro 2018. URL : http://journals.openedition.org/terrabrasilis/2317 ; DOI : 10.4000/terrabrasilis.2317

Topo da página

Autor

Verónica Hollman

CONICET; Universidad de Buenos Aires (Instituto de Geografía “Romualdo Ardissone”, Facultad de Filosofía y Letras)

Topo da página

Direitos de autor

© Rede Brasileira de História da Geografia e Geografia Histórica

Topo da página
  • OpenEdition Journals