Navegação – Mapa do site
Artigos

El manuscrito Egerton MS 1513

Una aproximación iconográfica
O manuscrito Egerton MS 1513: uma aproximação iconográfica
The manuscript Egerton MS 1513: an iconographic approach
Le manuscrit Egerton MS 1513: une approche iconographique
Carmen Villoria Aparicio e José Ignacio Izquierdo Misiego

Resumos

O manuscrito conservado na British Library (Londres) sob a denominação de Egerton MS 1513 tem sido estudado por historiadores e cartógrafos que têm insistido sobretudo em seus aspectos técnicos. Propõe-se neste artigo uma interpretação de parte do seu conteúdo iconográfico, comparando-o com outros documentos do século XVI com esses que mostram analogias, especialmente uma relação impressa da entrada vitoriosa do rei Enrique II de França na cidade de Rouen em 1550 e alguns mapas da escola de cartografia de Dieppe (Desceliers, 1553 e Gillaume le Testu, 1556). A análise de algumas semelhanças estilísticas e formais entre estes documentos poderia servir como argumento para uma revisão de sua data de elaboração.

Topo da página

Texto integral

1El departamento de manuscritos de la British Library cuenta desde 1851 con un conjunto de mapas catalogado originalmente como Livre de la marine de Pilote Pastoret l’an 1587, con signatura Egerton MS 1513 (Shirley, 2004: 1887). El documento, adscrito a la llamada “escuela de Dieppe” (Anthiaume, 1916; Sauret, 2014), se compone de 78 hojas de 30 x 46 cm. Algunas de ellas repiten el mismo territorio y siguen la distribución por regiones propia de los Atlas marítimos franceses del siglo XVI.

2Todos los mapas quedaron incompletos: unos fueron delineados con tinta dejando visibles los trazos a lápiz, otros, los más acabados, contienen rotulación de topónimos en rojo y negro y varias escenas diferentes, lo que demuestra la intención inicial de decorar todas o la mayoría de las hojas con imágenes.

3La atribución del paquete a un tal Pastoret, quizás Pasterot, proviene de una nota poco legible que encontró un bibliotecario cuando fue a catalogarlo, en la que también figuraba la fecha interpretada como 1587. Curiosamente el legajo incluía una carta del Rey Charles IX de Francia, fechada en Rouen a 16 de agosto de 1563, dirigida a los tenientes generales y capitanes del ejército, en la que se eximía a Nicolas du Four, señor de Couldray, de la obligación de alojar a soldados en su casa.

4Las primeras referencias al Egerton 1513 en estudios especializados datan de 1900 (Harrisse, 1900: 263 y lámina XVII). Más tarde, lo describe el abate francés Albert Anthiaume en 1920 (Anthiaume, 1920: 2-8, tomo II) y un año después E.C. Abendanon le dedica un artículo titulado “An important Atlas in The British Museum” (Abendanon, 1921). Este autor consideraba que la delineación de las costas y los nombres geográficos presenta semejanzas con obras de los cartógrafos Pierre Desceliers y Nicolas Desliens, y que el manuscrito pudo ser confeccionado entre 1536 y 1541 por un cartógrafo llamado Jalobert que viajó en 1541 hacia Canadá. Se pensó también en la posibilidad de que pudiera formar parte de un atlas perdido conocido como atlas de Fontainebleau del que hablan otras fuentes.

  • 1 Guillaume Le Testu, Cosmographie universelle selon les navigateurs tant anciens que modernes, Le Ha (...)

5En 1982 Roger Hervé, en su trabajo sobre el posible descubrimiento casual de Australia por navegantes portugueses y españoles entre 1521 y 1528, manifiesta las semejanzas de estilo entre el atlas de Guillaume le Testu (1556)1 y el Egerton 1513, incluyendo un apéndice con una comparación detallada entre ambas obras. Helen Wallis en 1988 publica un estudio sobre Java la Grande en el que incluyó reproducción de dos hojas (Wallis, 1988: 70-71); la autora confirma las semejanzas del atlas de Le Testu y el Egerton 1513, sobre todo en la representación de la fauna.

6Un estudio más detallado fue publicado en 1996 por Tony Campbell. De nuevo el interés se centra en la mítica Terra Australis que se define como un magnífico invento de la cartografía francesa y se vuelve a insistir en el parecido con el atlas de Le Testu. El autor cree que pudieron participar al menos dos manos diferentes para preparar la confección simultánea de lo que parecía ser un proyecto para 2 ó 3 atlas, e incluso plantea la posibilidad de que uno de los autores fuera el propio Le Testu.

7Hay otros estudios en que se menciona de forma pasajera este conjunto de mapas para insistir en su interés puramente cartográfico y, a lo sumo, comparar sus aportaciones con obras similares de la época (Toulouse, 2007: 1560, 1566).

8Con el presente artículo pretendemos aportar un enfoque complementario que ayude a progresar en el conocimiento de este anónimo conjunto, interesándonos especialmente por los aspectos iconográficos, en general poco o nada comentados en los trabajos mencionados.

9Los mapas, hoy también, pero especialmente en los siglos XVI y XVII, no son simples representaciones gráficas de un territorio, son además un soporte iconográfico, un espacio idóneo para contener imágenes, lo que constituye una importantísima fuente de información y añade, a los aspectos estrictamente cartográficos, un indudable valor estético. Si el manuscrito Egerton 1513 se hubiese terminado, sin duda alguna habría sido contemplado en todo su conjunto como un objeto artístico.

10La simbiosis entre arte y cartografía caracterizaba a los mapas (de origen portugués) de la llamada escuela de Dieppe. A pesar del amplio elenco de imágenes que hay representadas, su estudio iconográfico no ha despertado aún el debido interés por parte de los investigadores dedicados al estudio de la Historia del Arte o de la Cartografía histórica.

  • 2 Vallard Atlas, Portolan Atlas, anonymous, Dieppe 1547’. Huntington Library, HM 29, San Marino, Cal (...)
  • 3 Nautical Atlas, France 1538’. Koninklijke Bibliotheek, Ms. 129 A.24. La Haya.
  • 4 John Rotz, Boke of Idrography, 1542. British Library, Royal 20 E. IX, Londres. Edición facsimil: Wa (...)
  • 5 Existe una edición facsímil de este Atlas, con un amplio estudio introductorio y transcripción de l (...)

11Esta escuela tuvo su periodo más floreciente desde su inicio en los años 30 hasta los 70 del siglo XVI. Sus mapas se iluminaban con variados motivos ornamentales y escenas que se distribuían rellenando espacios vacíos, seduciendo la vista con elegantes rosas de los vientos, cartelas, figuras humanas, navíos, monstruos y muestras de flora y fauna. De todo ello se han conservado buenos ejemplos como el atlas Vallard de 1542,2 el conocido como anónimo de la Haya de hacia 1545,3 el Boke of Idrography de John Rotz de 1546,4 o la citada Cosmographie Universelle de Guillaume Le Testu de 1556.5 En sus hojas podía verse una narración coherente relacionada con las ideas dominantes acerca de los elementos más significativos que caracterizaban la ocupación del territorio, o imágenes deudoras de toda una tradición iconográfica de mapas y otras fuentes anteriores que fueron fijadas convencionalmente, así como otros motivos ornamentales de diseño más libre.

12El atlas de Pastoret, como el resto de los de Dieppe, destaca por su trabajo esencialmente decorativo. Por este motivo, seguramente no sólo fue proyectado para el conocimiento científico de los territorios sino también para la contemplación y deleite de la vista. Además, por sus dimensiones ornamentales y envergadura sospechamos que fue un ambicioso encargo de algún personaje poderoso o figura de relevancia.

  • 6 Las menciones a números de hojas del Egerton MS 1513 se refieren siempre a las de ordenación establ (...)

13De las 78 hojas que componen este atlas, solamente 30 se completaron con imágenes, más o menos definidas, sin contar con otras 4 que tienen barcos y rosas de los vientos. Los mapas decorados comprenden casi toda América, la ficticia Terre Australle, parte de África, una hoja correspondiente a Europa occidental y norte de África y otras dos que representan la isla de Cipango (Japón). No parece que hubiera un criterio muy claro en el orden que se debía seguir para ilustrarlos, sin embargo parece que Europa y Asia se dejaron para el final. El conjunto, en el que posiblemente colaboraron varias manos, muestra algunas huellas claras de su proceso de elaboración. Una vez completada la delineación de los mapas como primera fase del procedimiento, se rotularon los nombres, posteriormente las cartelas sin los textos, (que se dejaban para el final) y los demás elementos decorativos, antes de pintarse. El mapa más completo, y posiblemente preparado para la fase de color corresponde con la hoja 74(51),6 que es la única que cuenta con las escalas (troncos de leguas) ya terminadas; se representa en esta hoja la parte septentrional de la tierra llamada Java la Grande en otros mapas franceses.

14A diferencia de otros mapas de la época, el atlas de Pastoret, no parece ser coherente en el uso de la iconografía en relación con la localización geográfica, al menos en algunos aspectos. Mientras que obras como el atlas de la Haya, el Vallard, y especialmente el de Rotz, trataron de plasmar algún rasgo característico de los habitantes que ocupaban un territorio, muchas veces con un detallismo asombroso, el conjunto de hojas ilustradas o parcialmente esbozadas del Egerton 1513 no da esa impresión. Todo parece indicar que los elementos iconográficos fueron representados de forma arbitraria a gusto de los diseñadores y con un claro objetivo decorativo más que etnográfico.

15El Egerton 1513 muestra en varias hojas un atractivo escaparate de árboles y montañas en medio de diferentes construcciones, una fauna variada y poca presencia de figuras humanas. Los motivos representados no se ajustan a la realidad de lo que hay en el territorio, y algunos elementos se repiten en varias hojas. De nuevo parece indicar que hubo más una intención estética que voluntad por plasmar alguna nota etnográfica destinada a conocer las peculiaridades de cada escenario y de sus habitantes, como era costumbre en otros mapas de la escuela de Dieppe.

  • 7 Se observan analogías en el dibujo de ciudades, por ejemplo, entre el folio XV v. de le Testu y la (...)

16La tipología de las construcciones es variada, abundante y en parte deslocalizada. En muchas hojas se representan casas palaciegas, cabañas rústicas, poblados con empalizadas, construcciones amuralladas, edificios de traza exótica que evocan palacios orientales, castillos, viviendas de factura europea y varias vistas panorámicas de ciudades, algunas con elementos aislados reconocibles, la mayoría de diseño más esquemático y con formas arquitectónicas que se repiten y que parecen directamente inspiradas en grabados incluidos en algunas de las abundantes cosmografías publicadas en el siglo XVI (el atlas de Le Testu ofrece patrones similares en la representación de ciudades).7

  • 8 Por ejemplo, en las hojas 59(19) y 56(35), ambas pertenecientes al imaginario continente austral, a (...)

17La colección incluye en la mayoría de las hojas una amplia variedad de animales, algunos fantásticos que provienen de una larga tradición medieval 8y otros inspirados en la realidad. De las aguas emergen los habituales y temibles monstruos marinos, que decoran los océanos al lado de diferentes tipos de barcos dibujados con gran realismo, mientras que dentro de los territorios se despliega una fauna que parece más inofensiva. Este escenario está formado principalmente por un amplio catálogo de aves y ciervos que son los más representados, junto a unicornios, jabalíes, conejos, cabras, jirafas, toros y otros cuadrúpedos.

  • 9 Por ejemplo, una jirafa, ciervos de frente y perfil, y varias aves se repiten con el mismo dibujo e (...)

18El repertorio de animales que los ilustradores tuvieron a mano no parecía ser lo bastante amplio como para evitar las repeticiones sin un criterio claro. El talento creativo de los diseñadores es cuestionable al observar que muchas figuras de animales se han copiado literalmente en varias hojas.9 Si bien es cierto que este gesto puede pasar inadvertido en una visión de conjunto, se echan en falta animales como mantikoras, opussas e incluso papagayos y armadillos, frecuentes en muchos mapas del siglo XVI, sobre todo en América del Sur.

  • 10 La denominación de razas plinianas para un conjunto variado de seres monstruosos cuya existencia se (...)

19Las figuras humanas se representaron en algunas hojas de África, de América del Norte y Sur y también en la enigmática Terre Australle. Es interesante la hoja que dibuja el Río de la Plata y estrecho de Magallanes (hoja 18[77]), en la que se distinguen varios indios desnudos. En ella advertimos una continuidad iconográfica y consolidación de algunos estereotipos comunes con otros documentos cartográficos, a su vez basados en las descripciones de algunos viajeros. Se destaca la presencia de un grupo formado por nativos que luchan armados con arcos, flechas, mazas y escudos mientras que uno de ellos yace muerto. Esta típica composición de luchas tribales podía verse representada en la zona de Brasil de muchos planisferios, por ejemplo los de Pierre Desceliers. No obstante, llama la atención la presencia de una enigmática media luna en las manos de algunas figuras (por ejemplo, hoja 18[77], que representa parte de Sudamérica desde el Río de la Plata al estrecho de Magallanes). En otros lugares las representaciones humanas se muestran más dispersas y con poca coherencia. Habría que destacar la mención de dos blemmyas ubicados en el extremo superior de una de las hojas de África (hoja 29[76]). Estas razas plinianas, que tanto estimularon a los viajeros y exploradores, recorrían muchos mapas (desde la época medieval) representándose también en los lugares marginales de Asia y, a finales del siglo XVI, también en América.10

20Las hojas que comprenden la desconocida Terre Australle son posiblemente las mejores desde el punto de vista decorativo y las más acabadas. Este sur inexplorado, se reviste de imágenes que enriquecen su visión mítica, pues en este espacio, del que no se sabía nada, la fantasía del ilustrador no podía ser tan limitada como en otros lugares, por ejemplo África o el continente americano, donde cabría esperar que se representara alguna nota étnica o dependiente de la tradición iconográfica y cartográfica. La tierra austral por el contrario constituía un espacio libre de todo prejuicio para el artista.

21Algunos autores dicen que la imagen extensa e inexistente de un continente austral fue un invento de los cartógrafos franceses. En realidad es una región imaginaria prolongación de la isla de Java la Grande. De ella se decía:

  • 11 Jean Alfonse, La cosmographie avec l'espère et régime du soleil et du Nord / par Jean Fonteneau, di (...)

Esta Java es una tierra que se extiende hacia abajo, cerca del polo Antártico; en el lado oeste está cerrando la tierra del sur, y en el lado este al estrecho de Magallanes. Algunos dicen que está formada por islas. En cuanto a lo que he visto, se trata de una tierra firme (...)11

22Se contaba también que en esta tierra había oro, plata y animales como elefantes o monos; sin embargo, las descripciones de la isla de Java parecían haberse incorporado de las de Sumatra. No cabe duda de que el anónimo ilustrador del manuscrito, quiso transmitir de esta tierra desconocida una imagen fantástica e idílica, que en realidad se estaba manifestando simultáneamente en todo el atlas.

23Como sucede en el resto de las hojas muchos elementos de la Terre Australle reflejan que los ilustradores habían usado varias fuentes de inspiración. De esta manera observamos, entre otros detalles (por ejemplo en la hoja 71[16]), casas con entramado de madera de factura europea, un molino de agua sobre un río con una figura agachada junto a la rueda, una choza vallada, una pareja, (posiblemente campesinos que dialogan), y animales como aves o ciervos que se repiten en otras hojas del atlas.

  • 12 El trabajo más exhaustivo a este respecto es el de Hervé (1982), que califica como “gemelos” el atl (...)
  • 13 En el atlas de Le Testu aparecen banderas, estandartes y escudos con flores de lis y lunas crecient (...)
  • 14 La luna creciente fue símbolo elegido por Enrique II como emblema representativo de su persona y ma (...)

24Algunos autores vieron analogías entre este trabajo y el atlas de Guillaume Le Testu, como la disposición de las hojas, delineación de costas y rótulos (Wallis, 1985: 192, 1988: 70; Hervé, 1982: 18 y 91-113; Campbell, 1996: 95-96).12 Pero además, ciertos elementos como los ciervos, algunas aves, las rosas de los vientos, y las banderas están claramente inspirados en el mismo atlas. Este trabajo dedicado al almirante Gaspar de Coligny, (sobrino del rey francés Enrique II) fue realizado en 1556 en El Havre, y se componía de escenas bellamente ilustradas. Su particular forma de dibujar las banderas y rosas de los vientos, así como la fantasía exótica plasmada en animales y figuras humanas, le conferían un carácter excepcional. Algunos rasgos que se imprimen en sus figuras indican que las miniaturas fueron diseñadas por algún artista próximo a la estética cortesana de Fontainebleau. Las banderas, algunas con flores de lis y otras con lunas crecientes, remitían a los símbolos que fueron empleados únicamente durante el periodo del reinado de Enrique II (1547-1559). No deja de ser curioso que estas imágenes fueran copiadas literalmente en varias hojas del Egerton 1513.13 Como es sabido, la luna creciente o tres entrelazadas formaban parte de los símbolos y monogramas identificativos de su corona, su matrimonio con Catalina de Médici y su relación sentimental con Diana de Poitiers (Denis, 1850: 23-25).14

  • 15 Desceliers, Pierre, Map of the World, Arques 1546, 260 x 130 cm. John Rylands University Library, T (...)

25Pero el atlas de Guillaume le Testu no fue la única fuente relacionada con el Egerton 1513. En la hoja 65(36) (Figura 1), que corresponde con una parte del continente austral que se situaría al suroeste de África, aparece una choza, rodeada de una cerca cuadrada de madera, abierta a un lado y con una figura humana entrando en ella. Esta tipología de vivienda ya había sido representada en el planisferio de Desceliers del año 1546,15 en la zona que corresponde con Brasil, al lado de una escena de antropofagia.

Figura 1: Egerton MS 1513 hoja 65(36)

Figura 1: Egerton MS 1513 hoja 65(36)

Fuente: The British Library, Londres, signatura Egerton MS 1513. Imagen disponible en: <http://www.bl.uk/​learning/​images/​mappinghist/​large4495.html>.

  • 16 Relation de l'entrée de Henri II, roi de France, à Rouen, le 1er octobre 1550. Anónimo, Francia, si (...)
  • 17 Conocemos un ejemplar existente en la Biblioteca Ducal Augusta de Wolfenbüttel, sign. 70.34 Hist. y (...)

26Sin embargo, el referente más directo podría haber sido una obra publicada en 1551 que narraba los acontecimientos lúdicos de la entrada triunfal de Enrique II y Catalina de Médici en Rouen. El libro, basado en un manuscrito16 sobre los festejos que se organizaron en tal ocasión, fue publicado en Rouen por Robert le Hoy y Jean du Gord con el título de C’est la dedvction du sumptueux ordre plaisantz Spectacles et magnifiques theatres dresses, et exhibes par les citoiens de Rouen...,17 y contiene una narración en prosa de los fastos junto a 29 xilografías anónimas, atribuidas al célebre artista Jean Cousin, aunque sin mucho fundamento. En 1557 se hizo una segunda edición más reducida con los mismos grabados, impresa sólo por Jean du Gord, a la que se añadió la descripción en verso del manuscrito, que no había sido incluida en la de 1551.

27Las pompas celebradas en Rouen, inmortalizadas en el manuscrito y después en las ediciones impresas, indicaban la riqueza económica de la ciudad y mostraban a una otredad utilizada por los comerciantes franceses como medio de propaganda para fomentar la explotación del palo brasil, con destino a las industrias textiles de Normandía.

Figura 2: C'est la dedvction... Rouen 1551, fol. 39v-40r

Figura 2: C'est la dedvction... Rouen 1551, fol. 39v-40r

Fuente: Biblioteca Pública de Rouen, signatura N 112-6. Imagen disponible en: <http://rnbi.rouen.fr/​fr/​notice/​cest-la-déduction-du-somptueux-ordre-plaisantz-spectacles-et-magnifiques-theatres-dressés-100>.

  • 18 Son significativas las analogías iconográficas de algunas escenas, como la danza en corro en torno (...)

28La xilografía que nos interesa titulada Figure Des Brisilians (fol. 39 vto-40 de la edición de 1551) (Figura 2) representa un poblado de los indios tupinambá de Brasil, construido en la ribera del río Sena, en el que se representaron escenas de la vida cotidiana de estos indios con la colaboración de algunos indígenas reales y otros figurantes disfrazados. Aparte de la aportación genuina de los nativos, es indudable que en la representación se utilizaron también informaciones procedentes de testimonios orales, escritos y/o fuentes gráficas. Esta composición describe la vida cotidiana de los nativos del Brasil vista con los ojos amables de los franceses, que interesados por mostrar sus buenas relaciones con los indígenas, prescindieron de dibujar las típicas escenas de antropofagia como aparecían en muchos mapas de la época. A cambio, se insistió en señalar la actividad comercial del palo brasil y ensalzar la vida natural, alegre y sencilla de los indios. De este modo, la conjugación de todos los elementos conformaba una puesta en escena próxima a muchas pinturas renacentistas que representaron la mítica Edad de Oro.18

Figura 3: Planisferio, Pierre Desceliers, 1553 (detalle)

Figura 3: Planisferio, Pierre Desceliers, 1553 (detalle)

Fuente: Biblioteca Nacional de Australia. Copia realizada por Eugen Oberhummer (Viena 1924). Imagen disponible en: <http://nla.gov.au/​nla.obj-230967045>

  • 19 La Biblioteca Nacional de Francia conserva una fotografía de 14,5 x 24 cm. Su tamaño reducido no pe (...)

29Este decorado reproduce el motivo de la choza rodeada de una empalizada y un nativo entrando en ella. Quizás fuera el carácter impersonal de este elemento o el gusto personal del ilustrador lo que motivó que se incluyera también en la hoja 5(15), en la que se representa parte de América del norte (Méjico). Es curioso que idéntico dibujo también se pueda ver en otro planisferio de Desceliers realizado en Arques en 1553 (Figura 3). Lamentablemente, el mapa desapareció en un incendio de 1915, aunque por fortuna queda una reproducción fotográfica realizada poco antes del incendio y algunas copias de la misma.19 Pese a la baja calidad de la reproducción conservada, y ausencia de color, se aprecia de nuevo en la zona que corresponde con Brasil la misma choza y la figura entrando en ella (Figura 4). Este tipo de construcción no se correspondía en modo alguno con el tipo de vivienda habitual entre los indios de este lugar. Si tenemos en cuenta las descripciones etnográficas de algunos viajeros que estuvieron en la América Portuguesa, las casas de los nativos de Brasil se plasmaron de forma más fidedigna en los atlas de Vallard o de Jean Rotz. En el mapa de Desceliers además observamos otras escenas que no se pueden obviar. Junto a la choza y empalizada se aprecia una escena de batalla entre tribus, un grupo de cinco personajes que parecen danzar en corro, indios transportando palo-brasil, una hamaca entre dos árboles, un indio disparando un arco y una pareja de indios. Son muy notables las analogías de estas imágenes, consideradas en conjunto o en las diferentes escenas por separado, con el mencionado grabado publicado en 1551 de la escenificación de costumbres brasileñas, con ocasión de la entrada de Enrique II en la ciudad de Rouen el año anterior.

Figura 4: Analogías iconográficas entre los documentos analizados (I)

Figura 4: Analogías iconográficas entre los documentos analizados (I)

Fuente: ver Figuras 1, 2 y 3 precedentes. Elaboración de los autores.

30Los ilustradores del Egerton 1513 no sólo copiaron el diseño de la arquitectura perteneciente al grabado Figure des Brisilians sino también otros motivos: detrás de un árbol se asoma un indígena a la par que encontramos a un segundo subiendo por otro de similares características, posiblemente para coger algún fruto.

31Lo primero que nos sorprende es que el miniaturista del Egerton 1513 copiara para una de las hojas que representa la Terre Australle elementos de una iconografía perteneciente a los indios de Brasil. Nada de esto, en cambio, aparece en la hoja reservada a Brasil (hoja 16[26]), donde se dibujan una serie de pueblos de aspecto europeo entre abundante vegetación; ni siquiera se incluyen animales típicos de la fauna americana en esta hoja; la presencia de figuras de indios y animales en un escenario más reconocible se ha reservado para la hoja correspondiente a la región del Río de la Plata y resto de Suramérica hasta el estrecho de Magallanes (hoja 18[77]). La asociación de Brasil y la Terra Australis estaba presente en algunas descripciones del mítico lugar que tal vez el anónimo ilustrador pudo tener en cuenta, como la del cronista Jean Alfonse que escribió sobre los habitantes de Java:

  • 20 Jean Alfonse, Les voyages avantureux ..., Poitiers: Frères Marnes et Bouchet, 1559, fol. 65 (edició (...)

Al sur de Trapobana (Sumatra) está la tierra de Java, que es una nación de gente como la de Brasil. En algunos lugares de la tierra de Java se encuentra oro y buenos ríos. La tierra es sana, más allá de la línea del lado Antártico.20

32Posiblemente el cronista se esté refiriendo a los hábitos caníbales que eran prácticas comunes en los dos lugares, aunque no lo especificara. Por otro lado, parece que el ilustrador del Egerton 1513 no quiso que las figuras dibujadas en la Terre Australle se confundieran con los nativos de Brasil representados en la xilografía publicada en Rouen, por lo que optó por prescindir de algunos tópicos como la tala y el transporte del palo brasil y los indios vestidos con plumas.

33En la actualidad, son todavía pocos los datos que tenemos y muchas las cuestiones sin resolver. Sería preciso esperar a futuras investigaciones para despejar incógnitas como la identidad de los autores que participaron en la realización de los mapas, la fecha exacta de su ejecución, el lugar donde se produjeron, otras fuentes de inspiración gráfica que se manejaron, el porqué se trabajó en varios atlas al mismo tiempo, así como los motivos por los cuales esta obra quedó sin concluir. El freno de un proyecto de tal magnitud, en el que seguramente tuvieron que colaborar simultáneamente varias manos de cartógrafos y miniaturistas, pudo estar determinado por el alto coste de su producción o la muerte de su promotor. Se ha venido admitiendo en los trabajos especializados y en la propia catalogación de la Biblioteca donde se conserva esta colección de mapas el año de 1587 como fecha de referencia para su elaboración. No obstante, si tenemos en cuenta que la nota en la que aparece esta fecha no es muy legible y que además no sería del todo significativa para saber con exactitud el momento de la realización, se pueden proponer otras fechas atendiendo a varios detalles. Las fuentes gráficas comentadas y relacionadas con el Egerton 1513 se circunscriben al triángulo de Rouen, Le Havre y Arques, ciudades normandas muy cercanas a Dieppe. La proximidad de las mencionadas obras no sólo es geográfica sino también temporal. Por este motivo no resultaría extraño que los ilustradores hubiesen manejado un material contemporáneo y de actualidad. Por tanto no parece disparatado proponer una fecha anterior, entre 1551 y 1559, cuando pudiera quedar inconcluso tras la muerte repentina del rey Enrique II (1559). Precisamente el autor de las imágenes utilizó una iconografía vinculada a este reinado y no sólo en las banderas que fueron copiadas del atlas de Le Testu, sino también en algunas figuras que portaban una luna creciente en la mano, símbolos que igualmente proliferaban en los grabados atribuidos a Jean Cousin que conmemoraba la entrada triunfal del soberano en Rouen. En caso de que la obra fuera un producto posterior al fatal desenlace del Enrique II, cabría preguntarse por los motivos que pudieron llevar a los decoradores a usar estos anacronismos iconográficos.

34Cabe suponer incluso que el manuscrito Egerton 1513, bien por encargo del Rey o de alguna figura cercana a él, fuera un intento de componer réplicas del propio atlas de Le Testu, que probablemente tuvo éxito entre los personajes de la corte, porque además no parece casual que ambas obras fueran dibujadas en papel y no en pergamino, como ya indicó Tony Campbell en su trabajo (Campbell, 1996: 95).

  • 21 Vaulx, Pierre de, ‘Carte de l'Océan Atlantique’. Ceste carte a Esté faiste Au havre de Grace Par Pi (...)

35El atlas que pudo haber competido en belleza con otros manuscritos de la época muestra la influencia de una iconografía que sin duda alcanzó cierto éxito divulgativo. El grabado de los indios tupinambás de Brasil hubo de circular y conocerse bien entre los cartógrafos de la época, pues su iconografía aún sirvió como objeto de representación para otro mapa francés realizado en 1613 por el cartógrafo de El Havre Pierre de Vaulx con el título Carte de l'Océan Atlantique. En una cartela aparece Ceste carte a Esté faiste Au havre de Grace Par Pierre Devaulx, Pilote Géographe Pour le Roy, l'an 161321 (Figura 5).

36

Figura 5: Planisferio, Pierre de Vaulx, 1613 (detalle)

Figura 5: Planisferio, Pierre de Vaulx, 1613 (detalle)

Fuente: Biblioteca Nacional de Francia, signatura GE SH ARCH 6. Imagen disponible en Gallica: <https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b5906245s/f1.item>; También en: <http://cartanciennes.free.fr/​/maps/​atlantiquesirenes.jpg>.

37Este bello mapa está realizado a la manera de los portulanos, sobre un pergamino de 96 x 68,5 cm, ricamente coloreado con equilibrados verdes, rojos y dorados, ilustrado con barcos, sirenas y símbolos heráldicos de España y Francia, más 6 escenas de indígenas brasileños. Se cree que el mapa pudo realizarse para la educación del joven rey Luis XIII, para mostrarle las posesiones históricas de Francia en ultramar. Junto a la Nouvelle France en América del Norte, aparece rotulado el nombre de la fallida Francia Antártica en Brasil, medio siglo después de que los franceses hubieran sido expulsados de la Bahía de Guanabara. Otro rótulo nos indica la presencia de caníbales en Brasil, pero no hay ninguna referencia iconográfica a la antropofagia. Por el contrario, y tal vez porque el destinatario era un joven de tan sólo 12 años, se prefirió dar una imagen más amable de aquellos habitantes que tuvieron buenas relaciones comerciales con los franceses. Para ello, el ilustrador decoró la superficie con figuras calcadas del grabado de la Entrada de Enrique II en Rouen (Daher, 2007: 63). A diferencia del Egerton 1513, las escenas que se eligieron pretenden identificar claramente a los personajes como brasileños, de ahí la presencia de algunos estereotipos como el palo brasil o las redes donde descansan los tupinambás (Figura 6).

Figura 6: Analogías iconográficas entre los documentos analizados (II)

Figura 6: Analogías iconográficas entre los documentos analizados (II)

Fuente: ver Figuras 2, 3 y 5 precedentes. Elaboración de los autores

38En conclusión, creemos que puede establecerse con razonable seguridad que los grabados incluidos en la relación de fiestas por la entrada en Rouen de Enrique II, publicada en 1551, pudieron ser fuente de inspiración iconográfica de obras posteriores como el mapa de Desceliers de 1553, el Egerton MS 1513 y el planisferio de De Vaulx de 1613. Sigue siendo una incógnita que precisa de ulteriores investigaciones determinar quién pudo ser el autor de tales grabados, y si, lo cual es también posible, pudo existir una fuente anterior a todos estos documentos, quizá entre los trabajos realizados en los talleres de Dieppe, Arques o El Havre, centros todos que pueden vincularse en conjunto a la llamada escuela de cartografía de Dieppe, y que han podido perderse. En el Egerton 1513 parece evidente un trabajo de taller, organizado en fases y con operarios especializados en la realización de cada elemento propio de un atlas; la dependencia técnica en los aspectos cartográficos del atlas de Le Testu es indiscutible, y suponemos que en las ilustraciones pudo existir igualmente recurso a un fondo de motivos iconográficos compartidos, lo cual retrotraería la fecha de su confección a los años 50 del siglo XVI, si se valoran especialmente los símbolos característicos y exclusivos del reinado de Enrique II.

Topo da página

Bibliografia

Abendanon, Éduard C. (1921). "An important Atlas in the British Museum". The Geographical Journal, v. 57, n. 4, pp. 284-289.

Anthiaume, Albert (1916). Cartes marines, constructions navales, voyages de découverte chez les normands, 1500-1600. Paris: Ernest Dumond.

Anthiaume, Albert (1920). Evolution et enseignement de la science nautique en France, et principalement chez les Normands, Paris: Librairie Ernest Dumond.

Campbell, Tony (1996). “Egerton MS 1513: A Remarkable Display of Cartographical Invention”. Imago Mundi, v. 48, pp. 93-102.

Daher, Andréa (2007). “E agora, os tupinamboultx”. Revista de História da Biblioteca Nacional, Rio de Janeiro, v. 2, n. 21, pp. 58-63.

Davies, Surekha (2012). “Depictions of Brasilians on French Maps, 1542-1555”. The Historical Journal, v. 55, n. 2, pp. 317-348.

Denis, Ferdinand (1850). Une Fête brésilienne célébrée a Rouen en 1550, Paris : J. Techener, Libraire.

Harrisse, Henry (1900). Découverte et évolution cartographique de Terre-Neuve et des pays circonvoisins, 1497-1501-1769 : essais de géographie historique et documentaire, Paris: H. Welter; London: H. Stevens.

Hervé, Roger (1982). Découverte fortuite de l'Australie et de la Nouvelle-Zélande par des navigateurs portugais et espagnols entre 1521 et 1528. Paris. Bibliothèque Nationale.

Kappler, Claude (1986). Monstruos, demonios y maravillas a fines de la Edad Media, Madrid: Akal.

Sauret, Martine (2014).Voyages dans l'école cartographique de Dieppe au XVIe siècle Espaces, altérités et influences (Currents in Comparative Romance Languages and Literatures t. 212). New York: Peter Lang Publishing Inc.

Shirley, Rodney W. (2004). Maps in the Atlases of the British Library, a descriptive catalogue c. AD 850-1800, v. II. Londres: The British Library.

Toulouse, Sarah. "Marine Cartography and Navigation in Renaisance France". En: Woodward, D, (dir.). The history of cartography: Cartography in the European Renaissance. Chicago/Londres: University of Chicago Press, vol. 3, 2007, pp. 1550-1568.

Vignolo, Paolo (2005). “Hic sunt canibales: El canibalismo del Nuevo Mundo en el imaginario europeo (1492-1729)”. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. n. 32, pp. 151-188.

Vignolo, Paolo (2007). “Una nación de monstruos. Occidente, los cinocéfalos y las paradojas del lenguaje”. Revista de Estudios Sociales, n. 27, pp. 140-149.

Wallis, Helen (1985). “Material on Nautical Cartography in the British Library, 1550-1650”. Revista da Universidade de Coimbra, v. xxxii, pp. 187-197.

Wallis, Helen (1988). “Java la Grande: The Enigma of the Dieppe Maps”. En: Williams, Glyndwr y Frost, Alan (eds.). Terra Australis to Australia. Melbourne: Oxford University Press / Australian Academy of Humanities, pp. 39-81.

Wittkower, Rudolf (1942). “Marvels of the East. A Study in the History of Monsters”. Journal of the Warburg and Courtauld Institutes v. 5, pp. 159-197. Publicado en español en Wittkower, Rudolf (1979). Sobre la arquitectura en la edad del humanismo: ensayos y escritos, Barcelona: Gustavo Gili D.L, pp. 265-311.

Wittkower, Rudolf (2006). La alegoría y la migración de los símbolos, Barcelona: Siruela.

Topo da página

Notas

1 Guillaume Le Testu, Cosmographie universelle selon les navigateurs tant anciens que modernes, Le Havre 1556. Service historique de la Défense, Bibliothèque, D.1.Z.14. Vincennes.

2 Vallard Atlas, Portolan Atlas, anonymous, Dieppe 1547’. Huntington Library, HM 29, San Marino, California. Edición facsimil: Atlas Vallard, Barcelona: M. Moleiro editor S. A., 2009.

3 Nautical Atlas, France 1538’. Koninklijke Bibliotheek, Ms. 129 A.24. La Haya.

4 John Rotz, Boke of Idrography, 1542. British Library, Royal 20 E. IX, Londres. Edición facsimil: Wallis, Helen (ed.), The Maps and Text of the Boke of Idrography Presented by Jean Rotz to Henry VIII now in the British Library, Oxford: The Roxburghe Club, 1981.

5 Existe una edición facsímil de este Atlas, con un amplio estudio introductorio y transcripción de los comentarios del autor en Lestringant, Frank (2012) , Cosmographie universelle selon les navigateurs tant anciens que moderne par Guillaume Le Testu, pillotte en la mer du Ponent, de la ville françoyse de Grace, Paris: Arthaud: Direction de la mémoire, du patrimoine et des archives : Carnets des tropiques.

6 Las menciones a números de hojas del Egerton MS 1513 se refieren siempre a las de ordenación establecida en la copia del original realizada por la British Library en 1995 (Maps 187.f.1): la primera cifra responde a una ordenación geográfica lógica, similar a la que siguen otros atlas manuscritos de la escuela francesa, la segunda (entre paréntesis) corresponde a la numeración del original.

7 Se observan analogías en el dibujo de ciudades, por ejemplo, entre el folio XV v. de le Testu y la hoja 26(70) del Egerton 1513, que representan la misma región del suroeste de Europa y norte de África.

8 Por ejemplo, en las hojas 59(19) y 56(35), ambas pertenecientes al imaginario continente austral, aparece el unicornio, y en esta última también varios monstruos alados y serpientes marinas cuyo diseño parece directamente inspirado en modelos que popularizó el obispo de Upsala Olaus Magnus (1490-1557) en su mapa de Escandinavia (Carta marina et descriptio septemtrionalium terrarum, publicada impresa en Venecia en 1539), descritos con detalle e ilustrados en su obra Historia de Gentibus Septentrionalibus (Roma 1555).

9 Por ejemplo, una jirafa, ciervos de frente y perfil, y varias aves se repiten con el mismo dibujo en las hojas 1[2] parte de América del Norte, y varias correspondientes a la Tierra Austral (56[35], 57[20], 59[19], 65[36], 74[51]).

10 La denominación de razas plinianas para un conjunto variado de seres monstruosos cuya existencia se apoya en textos de la antigüedad clásica griega y romana, procede en especial del amplio catálogo que elaboró el naturalista romano Cayo Plinio Segundo (el Viejo, 23-79) en su monumental Naturalis Historia (capítulo II del Libro VII). Sobre su difusión en la Europa medieval cristiana gracias a los relatos de distintos viajeros (John Mandeville, Marco Polo) ver los trabajos de Wittkower (1942, 2006) y Kappler (1986). Sobre su influencia en América ver Vignolo (2005, 2007). No es frecuente ver representados a estos seres en mapas franceses de América en el siglo XVI (el fol. LVII v. del atlas mencionado de Le Testu, donde aparecen 2 cinocéfalos en tierras de Canadá, sería una excepción), lo habitual es que aparezcan en las remotas tierras de Asia central u oriental. Pero a finales de la centuria, en la obra Kvrtze wvnderbare Beschreibvng, desz goldreichen Königreichs Gvianae in America (Nuremberg: Levinus Hulsius, 1599), donde se narran los viajes a Guayana de Walter Raleigh entre 1594 y 1596, la figura de los blemmyas se incorpora a la iconografía americana, junto a las míticas amazonas, en portadas de libros y mapas, para permanecer hasta el siglo XVIII (ver por ejemplo Lafitau, Joseph François, Histoire des découvertes et conquestes des Portugais dans le Nouveau Monde. Paris: Saugrain Père et J.B.Coignard, 1733, t. I. p. 97).

11 Jean Alfonse, La cosmographie avec l'espère et régime du soleil et du Nord / par Jean Fonteneau, dit Alfonse, de Saintonge, capitaine-pilote de François Ier., Biblioteca Nacional de Francia, Manuscritos, Français 676, fol. 147 r ; pp 389 de la edición impresa realizada en 1904, con anotaciones de Georges Musset, por E. Leroux (Paris), de la que hemos consultado edición electrónica de la Biblioteca Nacional de Francia. Citado en Wallis, Helen, “Java la Grande...” pag, 51. La autora dice que los primeros escritos (relatos de viaje) de este Jean Alfonse, cosmógrafo y piloto, en los que se menciona Java la Grande, y que se publicaron en Poitiers en 1559, con el título de Les voyages avantureux du capitaine Jan Alfonce sainctongeois contenant les reigles et enseignemens̈ necessaires à la bonne & seure navigation pudieron ser redactados hacia 1536, y entonces se trataría del primer relato en que se describe la tierra de Java la Grande. No obstante, hay autores que defienden otras hipótesis sobre esta “tierra firme” que se unía por el sur con el gran continente clásico de la Terra Australis, típico elemento de la cartografía francesa del siglo XVI, que podría corresponder a retazos discontinuos, artificialmente unidos en los mapas, de exploraciones ocasionales de las costas de Nueva Guinea y Australia.

12 El trabajo más exhaustivo a este respecto es el de Hervé (1982), que califica como “gemelos” el atlas de Le Testu y el Egerton Ms 1513, sugiere la procedencia de ambos de un precedente común, un atlas atribuido a Jean de Clamorgan dibujado en 1541 e incluye un detallado apéndice con las analogías cartográficas observadas entre ambos conjuntos.

13 En el atlas de Le Testu aparecen banderas, estandartes y escudos con flores de lis y lunas crecientes o entrelazadas en aquellos lugares y regiones que habían registrado algún desembarco o colonización incipiente de naves francesas hasta 1556 (fols. LI, LII, LVI y LVII que representan distintas regiones de Norteamérica, fol. XLIV de Brasil). En El Egerton 1513 tienen una distribución más deslocalizada, como otros elementos iconográficos, pero se pueden advertir coincidencias geográficas y sobre todo la similitud en los diseños en las hojas 1[2] correspondiente a Norteamérica (región rotulada como Campestria Dergi), 5[15] región de México, 37[68] golfo de Guinea, 54[5] en Asia al norte de Japón (bandera con tres crecientes entrelazados), y 60[37] parte de la mítica Terre Australle al sur del estrecho de Magallanes.

14 La luna creciente fue símbolo elegido por Enrique II como emblema representativo de su persona y marca de sus realizaciones como monarca. Ya lo describía así el biógrafo contemporáneo Paulo Giovio (Dialogo dell'imprese militari et amorose di Monsignor Giovio Vescovo di Nocera, Lyon: Guglielmo Rovigio, 1559, p. 24). Este símbolo aparece hasta la saciedad en los palacios franceses que amplió o remodeló Enrique II (Fontainebleau, Chenonceau, Anet), en las encuadernaciones de libros que se hacían para la casa real y en multitud de grabados de la época que representan escenas de la vida diaria o fiestas en la corte. Barcos franceses de Normandía lo portaban en sus banderas y tras la muerte de este monarca no se volvió a usar habitualmente como símbolo oficial de la corona.

15 Desceliers, Pierre, Map of the World, Arques 1546, 260 x 130 cm. John Rylands University Library, The University of Manchester, U.K., French MS 1*. Accesible en: <https://luna.manchester.ac.uk/luna/servlet/s/iz1a51>.

16 Relation de l'entrée de Henri II, roi de France, à Rouen, le 1er octobre 1550. Anónimo, Francia, siglo XVI, 27 hojas en pergamino decoradas; 188 x 260 mm. Rouen, Bibliothèque, Cote Ms Y 28.

17 Conocemos un ejemplar existente en la Biblioteca Ducal Augusta de Wolfenbüttel, sign. 70.34 Hist. y otro publicado electrónicamente por la Biblioteca de Rouen (v. enlace en el pie de imagen).

18 Son significativas las analogías iconográficas de algunas escenas, como la danza en corro en torno a un árbol que estamos comentando, con detalles de pinturas renacentistas, por ejemplo de Lucas Cranach, especialmente sus dos obras tituladas precisamente la Edad de Oro – Goldenes Zeitalter- realizadas hacia 1530 y que se conservan en la Bayerische Staatsgemäldesammlungen de Munich y la Nationalgalerie de Oslo (accesibles en: https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Goldenes-Zeitalter-1530.jpg https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Goldenes-Zeitalter-1530-2.jpg). Sobre la visión amable y predisposición favorable a la colaboración de los indios tupinambá en la cartografía francesa del siglo XVI ver Davies, Surekha (2012).

19 La Biblioteca Nacional de Francia conserva una fotografía de 14,5 x 24 cm. Su tamaño reducido no permite apreciar los detalles del mapa y sus ilustraciones. En el Château-musée de Dieppe se guarda otra copia fotográfica de 51,5 x 84,5 cm. Existe también una copia facsimilar publicada en Viena en 1924 por Eugen Oberhummer; de esta última, más legible que las anteriores, se puede ver reproducción digital en: http://nla.gov.au/nla.map-ra334.

20 Jean Alfonse, Les voyages avantureux ..., Poitiers: Frères Marnes et Bouchet, 1559, fol. 65 (edición electrónica de la Biblioteca Nacional de Francia). Citado por Helen Wallis (Wallis, 1988: 44).

21 Vaulx, Pierre de, ‘Carte de l'Océan Atlantique’. Ceste carte a Esté faiste Au havre de Grace Par Pierre Devaux, Pilote Géographe Pour le Roy, l'an 1613, manuscrito sobre pergamino, 96 x 68,5 cm. París, Biblioteca Nacional de Francia, cote GE SH ARCH 6. Accesible en el portal http://gallica.bnf.fr. Otra copia con buena resolución en: http://cartanciennes.free.fr//maps/atlantiquesirenes.jpg.

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Figura 1: Egerton MS 1513 hoja 65(36)
Créditos Fuente: The British Library, Londres, signatura Egerton MS 1513. Imagen disponible en: <http://www.bl.uk/​learning/​images/​mappinghist/​large4495.html>.
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/3754/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 560k
Título Figura 2: C'est la dedvction... Rouen 1551, fol. 39v-40r
Créditos Fuente: Biblioteca Pública de Rouen, signatura N 112-6. Imagen disponible en: <http://rnbi.rouen.fr/​fr/​notice/​cest-la-déduction-du-somptueux-ordre-plaisantz-spectacles-et-magnifiques-theatres-dressés-100>.
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/3754/img-2.jpg
Ficheiros image/jpeg, 1,7M
Título Figura 3: Planisferio, Pierre Desceliers, 1553 (detalle)
Créditos Fuente: Biblioteca Nacional de Australia. Copia realizada por Eugen Oberhummer (Viena 1924). Imagen disponible en: <http://nla.gov.au/​nla.obj-230967045>
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/3754/img-3.jpg
Ficheiros image/jpeg, 1,2M
Título Figura 4: Analogías iconográficas entre los documentos analizados (I)
Créditos Fuente: ver Figuras 1, 2 y 3 precedentes. Elaboración de los autores.
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/3754/img-4.jpg
Ficheiros image/jpeg, 784k
Título Figura 5: Planisferio, Pierre de Vaulx, 1613 (detalle)
Créditos Fuente: Biblioteca Nacional de Francia, signatura GE SH ARCH 6. Imagen disponible en Gallica: <https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b5906245s/f1.item>; También en: <http://cartanciennes.free.fr/​/maps/​atlantiquesirenes.jpg>.
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/3754/img-5.jpg
Ficheiros image/jpeg, 1,5M
Título Figura 6: Analogías iconográficas entre los documentos analizados (II)
Créditos Fuente: ver Figuras 2, 3 y 5 precedentes. Elaboración de los autores
URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/3754/img-6.jpg
Ficheiros image/jpeg, 768k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Carmen Villoria Aparicio e José Ignacio Izquierdo Misiego, « El manuscrito Egerton MS 1513 », Terra Brasilis (Nova Série) [Online], 11 | 2019, posto online no dia 31 agosto 2019, consultado o 19 novembro 2019. URL : http://journals.openedition.org/terrabrasilis/3754 ; DOI : 10.4000/terrabrasilis.3754

Topo da página

Autores

Carmen Villoria Aparicio

Licenciada en Historia del Arte, Universidad de Salamanca. Investigadora independiente.
carmenviapa@usal.es

José Ignacio Izquierdo Misiego

Licenciado en Geografía e Historia.
Departamento de Geografía, Facultad de Geografía e Historia, Universidad de Salamanca
imisiego@usal.es

Topo da página

Direitos de autor

© Rede Brasileira de História da Geografia e Geografia Histórica

Topo da página
  • OpenEdition Journals