Navigazione – Mappa del sito
Pensieri eguali e diseguali

La forja de la igualdad

The Forge of Equality
Agustín José Menéndez
p. 329-355

Abstract

Political philosophy was deeply renovated in the last decades of the twentieth century; at the centre of this «reinassance» was the characterisation of equality as the «sovereign virtue», that is, the fundamental parameter by reference to which to pass normative judgment on social institutions and practices. The economic, political and cultural context of the rise of equality was the triumph of the Democratic and Social State, which entailed a deep remodeling of the relationships between individual, society and state (Section I). Equality was found to be a social, distributive, complex and contextual virtue, while discussions about the proper «measuring rod» of equality unfolded (Section II). The (not infrequent) paradox is that theoretical debates flourished at the same time that the social bases of egalitarianism started to crack, as western societies became more inegalitarian, as reflected in key socio-economic indicators (such as the GINI coefficient) (Section III). This «inegalitarian transformation» has left its mark on the structure of society, feeding massive existential inequalities, damaging economic welfare and undermining social stability, by means of contributing to the reemergence of social and political authoritarian conceptions (Section IV). Still, there are solid reasons to conclude that policies that resulted in bigger inequalities could only be imposed by cloaking them as egalitarian policies, and that the institutional structure of the Democratic and Social State still holds, even if increasingly under an inegalitarian assault (Section V). In such circumstances, the case for equality has to be made combining politico-philosophical and constitutional analyses, with special attention being paid to the implications of the indivisibility of fundamental rights and to the grammar of egalitarian constitutional law; in particular, the three-fold structure of fundamental positions: subjective rights, collective rights and collective goods (Section VI).

Torna su

Testo integrale

  • 1 Disraeli, 2002: 85-86.

Diga lo que diga, nuestra reina es soberana de la nación más grande que haya existido.
—¿Qué nación? —preguntó el joven desconocido—, porque reina sobre dos.
El extranjero hizo una pausa. Egremont permanecía callado, pero miró inquisitivamente.
—Sí —resumió el joven extranjero tras un momento de pausa—, son dos naciones entre las cuales no hay ni relación ni entendimiento, que ignoran hasta tal punto las costumbres y las formas de pensar de la otra que parece que vivieran en distintas zonas del mundo o que habitaran en distintos planetas; que se han criado de forma distinta, comen distintas clases de alimentos, se rigen por costumbres distintas, y no están gobernadas por las mismas leyes.
—Habla de... —dijo Egremont dubitativo.
—De LOS RICOS Y LOS POBRES.
Benjamin Disraeli,
Sybil1

Introducción

  • 2 Rawls, 1971.
  • 3 Dworkin, 2002.

1La fuerza renovada de la filosofía política en las últimas décadas del siglo xx2 vino de la mano de la consagración de la igualdad como «virtud soberana»3, como criterio fundamental con el que enjuiciar la bondad de las instituciones y prácticas sociales. El contexto económico, político y cultural del ascenso de la igualdad es el del triunfo del Estado Democrático y Social, que reconfigura las relaciones entre individuo, sociedad y estado (Sección 1). Fue en esas circunstancias en las que se fraguó la reflexión sobre la igualdad como virtud social, distributiva, compleja y contextual, y en las que se desarrollaron las discusiones acerca del «metro» de la misma (Sección 2). La paradoja (no infrecuente en filosofía política) es que la reflexión teórica ha florecido al mismo tiempo que se resquebrajan las bases sociales de la igualdad, de forma contemporánea a un cambio de rumbo en la marcha de las sociedades occidentales, cada vez más desiguales si atendemos a los principales indicadores socio-económicos (Sección 3). Las consecuencias de esta transformación han sido considerables, generando no solo fuertes desigualdades vitales, sino también lastrando el bienestar económico y poniendo en peligro la estabilidad social, al fomentar el retorno de concepciones autoritarias de la política y de la sociedad (Sección 4). Sin minusvalorar la trascendencia de estos cambios, es importante tener en cuenta no solo que las políticas que refuerzan las tendencias a la desigualdad solo han podido imponerse travestidas de políticas igualitarias, sino que las estructuras institucionales del Estado Democrático y Social siguen resistiendo, aún mermadas, los embates del inegalitarismo (Sección 5). En tales circunstancias, el reforzamiento de la igualdad pasa por combinar la reflexión filosófico-política con la constitucional, prestando especial atención a las implicaciones de la indivisibilidad de los derechos fundamentales y a la gramática del derecho constitucional igualitario, especialmente a la triple estructura de las posiciones iusfundamentales, en tanto que derechos subjetivos, derechos colectivos y bienes colectivos (Sección 6).

1. La filosofía política igualitaria en su contexto social y económico

  • 4 Gutmann, 1989; Nussbaum, 2001; en contra, vid., entre otros, Bloom, 1975 y Schaefer, 2001.

2Es un lugar común que la filosofía política ha recobrado pujanza en las últimas décadas. Quizá el evento que simboliza ese renacimiento sea la publicación de A Theory of Justice de John Rawls en 19714.

3La concepción de la justicia que en esa obra defiende el que fuera profesor de Harvard («justice as fairness») ha contribuido en enorme medida a fijar la agenda y el contenido sustantivo de las reflexiones sucesivas; podríamos decir, ha influido de forma determinante sobre la gramática de la disciplina y, por tanto, sobre la discusión sobre la igualdad.

4Decisivos en este sentido han sido los dos principios fundamentales en torno a los cuales se vertebra la teoría de la justicia rawlsiana:

  • 5 Rawls, 1979: 67-68.

La primera enunciación de los dos principios es la siguiente:
Primero: cada persona ha de tener un derecho igual al esquema más extenso de libertades básicas que sea compatible con un esquema semejante de libertades para los demás.
Segundo: las desigualdades sociales y económicas habrán de ser conformadas de modo tal que a la vez que:
a) se espere razonablemente que sean ventajosas para todos, b) se vinculen a empleos y cargos asequibles para todos5.

  • 6 Nozick, 1974.
  • 7 Buchanan, 1975.
  • 8 A diferencia de lo que había sucedido en el periodo de entreguerras. Vid., por ejemplo, Ludwig Von (...)
  • 9 Sen, 1992. De ahí que incluso el utilitarismo, cuya gramática estructural es colectivista, sea red (...)
  • 10 Dworkin, 1977: 179-183; Kymlicka, 1990: 4.

5De este modo, tanto la igualdad en sentido formal (el título a ver reconocidos los mismos derechos e impuestos los mismos deberes) como la igualdad en sentido material (consistente en el acceso en iguales condiciones a derechos, libertades, oportunidades, ingreso y riqueza) se integran en la concepción de justicia rawlsiana. Algo que terminarán aceptando incluso quienes critican el igualitarismo del que fuera profesor de Harvard. Como veremos, los autores neoliberistas, y señaladamente Nozick6 y Buchanan7 argumentan contra Rawls, pero lo hacen en nombre de la igualdad misma, no de un discurso explícitamente inegalitario8. A la concepción de justicia e igualdad de Una Teoría de la Justicia oponen otra forma de entender qué sean la justicia y la igualdad, que afirman es capaz de reconciliar de forma más satisfactoria las exigencias de ambas9. Puede argüirse, pues, que tras la estela de Rawls, el debate filosófico-político se ha colocado en una «meseta» elevada sobre la igualdad10.

  • 11 Rawls, 1957 y 1958.

6El triunfo discursivo del egalitarismo se fragua en el contexto social y económico de la posguerra, precisamente aquel en el que Rawls elaboró su teoría11.

  • 12 Scheidel, 2017: cap. 5.

7De una parte, la segunda «guerra de los treinta años», o lo que es lo mismo, el conjunto de conflictos que sacudieron a Europa y al mundo de 1914 a 1945, tuvieron un profundo efecto nivelador. No solo se destruyeron cantidades ingentes de bienes, sino que se sucedieron las crisis financieras, económicas y fiscales, que acabaron convertidas en profundas crisis políticas12. Como ha enfatizado Piketty:

  • 13 Piketty, 2014: 452.

En gran medida, la reducción de la desigualdad a lo largo del siglo transcurrido (el siglo xx) [fue] el producto caótico de las guerras y de los choques político-económicos provocados por estas, y no el resultado de una evolución gradual, consensual y tranquila. En el siglo xx fueron las guerras las que hicieron tabla rasa del pasado y no la apacible racionalidad democrática o económica13.

Tabla 1.Tasa de Reducción de los ingresos del 1 por 100 más rico durante la Segunda Guerra Mundial y las primeras tres décadas de la posguerra (% anual)

Segunda Guerra Mundial

«Treinte Glorieuses»

Alemania

0,392

0,061

Francia

0,961

0,014

Holanda

0,956

0,162

Finlandia

0,781

0,07

Dinamarca

0,49

0,13

Noruega

0,362

0,121

Reino Unido

0,459

0,147

Estados Unidos

0,932

0,119

Fuente: Scheidel (2017: 160).

8Dicho en otros términos, las dos grandes guerras mundiales y el devastador periodo de entreguerras sirvieron a modo de gigantesca pira en la que ardieron buena parte de las riquezas acumuladas, al tiempo que a resultas de todo ello, la actividad económica se vio seriamente alterada, dificultándose que los más aventajados acumulasen ulteriores riquezas. De este modo, la nivelación trajo causa principalmente de la pérdida de renta y riqueza de los más ricos, no de la mejora de las condiciones de los menos favorecidos. O lo que es lo mismo, perdieron más quienes más tenían que perder, sin que ganasen los que más lo necesitaban.

  • 14 Higonnet, Jenson, Michel y Collins Weitz, 1987; Summerfield, 1989.
  • 15 Schattschneider, 1942; García Pelayo, Mazower 1998: cap. 8; Pombeni, 2012.
  • 16 Bobbio 1995c:16.
  • 17 Ibidem: XXI.
  • 18 Titmuss, 1950.
  • 19 Beveridge, 1942.
  • 20 Kynaston, 2017; Gigliobianco, 2006.
  • 21 Jansen, Osterhammel, 2017; Buettner, 2016. Se podrá objetar que la velocidad a la que se redujeron (...)

9Pero el legado más duradero de las dos grandes guerras no fue la destrucción. Más importante aún fueron las transformaciones sociales aceleradas y radicalizadas por los conflictos bélicos (incluso en sociedades que no los vivieron de forma directa, sino indirecta, como los países neutrales europeos). La experiencia de la movilización contra el fascismo y el nazismo avivó fortísimas fuerzas sociales, que hicieron de la igualdad (formal y material) el ideal a partir del cual reconstruir la sociedad futura (cfr. art. 3.2 de la Constitución italiana, sobre el que volveré). Se aceleró la incorporación de la mujer al mundo laboral14, al tiempo que se impuso la democracia de masas al generalizarse no solo el sufragio universal (masculino y femenino), sino también la articulación de la vida política en torno a los partidos15. Fue gracias a ello que la democracia dejo de ser mera forma del ejercicio del poder político16 y manifestó su vocación a gobernar no solo el poder visible, sino también el invisible: a transformar sustantivamente la estructura social, política, económica y cultural17. El imperativo de ganar una guerra total llevó al desarrollo de políticas que anticiparon, no solo intelectual, sino también materialmente, el Estado Democrático y Social de Derecho de la posguerra18. Nacieron así los servicios nacionales de salud y los sistemas de seguridad social19, se nacionalizaron no solo empresas estratégicas, sino también se hicieron (completamente) públicos los bancos centrales20. Al tiempo que el proceso descolonizador, que pareció llevar a la mayoría de edad política a la inmensa mayoría de los pueblos de la tierra, se convirtió en irresistible21.

10En ese contexto, nada tiene de extraño que reviva la confianza, maltrecha durante la segunda parte del siglo xix y la primera parte del siglo xx, en la «marcha imparable» de la igualdad. La esperanza de que sea posible reconciliar en modo virtuoso libertad e igualdad. Aún sin incurrir en asunción mecanicista alguna, es significativo en este sentido el siguiente pasaje de Bobbio, que condensa el spirit of the age de las décadas de los setenta y ochenta:

  • 22 Bobbio, 1995b: 39; vid. también Bobbio, 1995a: 132.

El impulso hacia una igualdad cada vez mayor es, como Tocqueville ya había observado o temido en el siglo pasado, irresistible: el igualitarismo, a pesar de la aversión y la resistencia feroz que despierta cada uno de sus pasos en la historia, es uno de los grandes manantiales de los que brota el desarrollo histórico. La igualdad, entendida como igualación de los diferentes, es un ideal permanente y perenne de los hombres que viven en sociedad. Cualquier superación de esta o aquella discriminación se interpreta como una etapa del progreso civil. Nunca como en nuestro tiempo se han cuestionado las tres fuentes principales de desigualdad entre los hombres: raza o, más generalmente, pertenencia a un grupo étnico o nacional, sexo y clase social22.

2. El debate sobre la igualdad: premisas y cuestiones irresueltas

11Tras los pasos de Rawls, la filosofía política contemporánea ha contribuido a esclarecer el concepto de igualdad, poniendo de relieve su carácter profundamente social, distributivo, complejo y contextual (Sección 2.1). Buena parte de los esfuerzos de los autores se han concentrado sobre los criterios que deban guiar el reparto de recursos económicos: cuestión en la que destacan las teorías que caracterizan bien a los recursos o bienes primarios (Rawls, Dworkin) bien a las capacidades (Sen, Nussbaum) como «metro» fundamental de la igualdad (Sección 2.2); la reflexión teórica, pese a las posiciones de autores como Walzer o Sen, ha tendido a concentrarse de forma casi exclusivamente en la igualdad y desigualdad económicas; son sugerentes, desde esta perspectiva, los autores que proponen la consideración de la tríada igualdad económica, igualdad vital, igualdad existencial (Sección 2.3).

2.1. El concepto de igualdad

12El debate filosófico-político ha dilucidado la estructura y el concepto de igualdad. Cuatro son los rasgos que identifican a la misma:

2.1.1.La igualdad es profundamente social

  • 23 Hobbes, 1968: 183
  • 24 Rousseau, 1762: 32.
  • 25 Rousseau, 1754.
  • 26 Walzer, 1983: 3, 8.
  • 27 Sen, 2009.

13Si bien los seres humanos comparten muchas facultades y características (y en tal sentido son esencialmente iguales: ya en el capítulo XIII del Leviatán de Hobbes)23, son también legión las diferencias. Parafraseando a Rousseau, quizá el hombre nazca libre24; pero también nace diferente a sus congéneres. Liberarlo de las cadenas que lo atan exige no solo hacerlo (de nuevo) libre, sino también superar una parte de las diferencias de modo que pueda crearse una sociedad de iguales. Ciertamente, como bien argumentara el propio Rousseau, las instituciones sociales pueden (y en muchas ocasiones efectivamente hacen) aún más intensas las diferencias naturales25. Pero como está implícito en el argumento del Contrato Social, el remedio a las diferencias naturales y a las desigualdades sociales se encuentra en la creación colectiva de las condiciones de igualdad social, en la anulación o cuando menos amortiguación de las diferencias que frustran la sociabilidad política. Expresado de otro modo, la condición de «igual» me viene reconocida y dada por las mujeres y por los hombres con quienes convivo, por los restantes miembros de la sociedad, en el proceso de distribución de bienes y cargas sociales26. La igualdad es una determinada forma de ser en sociedad27.

  • 28 La igualdad ante la ley cumplió una función histórica polémica: la lucha contra los privilegios ju (...)
  • 29 Bobbio, 1995b: 35.

14De ello se deriva la importancia, pero también la manifiesta insuficiencia, de la igualdad puramente formal, o lo que es lo mismo, de todo criterio de asignación de bienes y recursos que asuma la pre-existencia de relaciones sociales estructuradas en torno al reconocimiento de la igualdad, y que consecuentemente limite la tarea de las instituciones sociales a respetar la misma. Tanto la igualdad ante la ley, como la igualdad de oportunidades comparten esa visión benévola de la realidad sociológica, y reducen la justicia en el reparto de bienes y cargas a la garantía de que esa igualdad pre-existente se mantenga después de la intervención social a través del derecho, y de la aplicación de las políticas públicas28. Son por ello teorías objetivamente inegalitarias y defensoras de un status quo surgido de políticas y formas de relacionarse no sujetas a escrutinio crítico29.

2.1.2. La igualdad es distributiva

  • 30 Ibidem: XI.
  • 31 Ibidem: 5.

15La igualdad es una relación30. Ello implica que no cabe predicar de un sujeto que sea igual sin indicar a quien o quienes lo sea, o dicho en otros términos, sin tener en cuenta su posición relativa31. O lo que es lo mismo, la relación de igualdad implica la distribución de bienes o cargas entre los miembros de una determinada comunidad o sociedad.

  • 32 Frankfurt, 1987; 1997; y en forma quizá definitiva, Frankfurt, 2015.

16El carácter distributivo de la igualdad lleva a algunos autores a cuestionar su relevancia. En particular, Harry Frankfurt sostiene que aquello que debe ser reconocido como relevante normativamente no es la proporción de bienes asignada a cada cual (su cuota relativa) cuanto la suficiencia de los recursos de los que dispone cada persona32. Pretende así este autor eliminar la referencia a lo que reciben los otros, determinante cuando se determina la igualdad o desigualdad de una práctica o estructura institucional.

  • 33 Waldron, 1986.
  • 34 Rawls, 1993: 7.
  • 35 La prueba de ello se encuentra en que sea concebible que en una misma sociedad y a un mismo tiempo (...)

17Toda sociedad bien ordenada debe evitar que sus miembros carezcan de los recursos económicos necesarios para asegurar su dignidad personal33. La urgencia de tal objetivo explica porque debe conferírsele especialísima prioridad34. Pero ni siquiera en lo atinente al «mínimo vital» cabe obviar el carácter distributivo de la asignación de bienes y cargas. Cualquier asignación de bienes, con independencia del criterio conforme al cual se haga, tiene incidencia en los recursos o capacidades que se reconocen a los demás. De igual modo, quizá sea razonable que se asigne prioridad a la garantía del mínimo vital, incluso a costa de postergar logros igualitarios. Pero aunque se trate de cuestiones distintas35, pueden (y quizá deben) estar estrechamente relacionadas. Es perfectamente posible pensar en la realización de la igualdad como un proceso cuya primera etapa sea la garantía de unos determinados bienes considerados como absolutamente necesarios para el sustento vital.

2.1.3.La igualdad es compleja

  • 36 Sen, 1980; Bobbio, 1995b: 3; Bobbio, 1995a: 100.

18La igualdad, queda ya dicho, es una relación. ¿Cuáles son los elementos que la definen? Tres: 1) las partes que se comparan; 2) el bien o carga que se asigna, y 3) el criterio de conformidad con el cual se procede a su reparto. O dicho en otros términos, se es igual en relación a un bien o una carga social específico, y de conformidad con un criterio de asignación o reparto del bien36.

  • 37 Walzer, 1983: 10.

19La intuición fundamental de la obra capital de Michael Walzer, Spheres of Justice, es que de ello se deriva el carácter complejo de la igualdad. Cada bien o carga, o conjunto de los mismos, constituye una esfera distributiva específica, un ámbito en el que es de aplicación un criterio distinto de asignación37. Con esta afirmación, Walzer radicaliza la asunción implícita en la distinción rawlsiana entre dos principios de justicia. Con la diferencia que no se trata ya solo de establecer criterios distintos aplicables por una parte a las libertades básicas y por otra a los recursos económicos y sociales, sino de multiplicar los dominios de la igualdad. En los términos del filósofo estadounidense:

  • 38 Ibidem: 6.

[L]os principios de justicia se manifiestan pluralmente; distintos bienes sociales deben ser distribuidos de acuerdo con lógicas diversas, valiéndose de procedimientos distintos, por agentes diferentes; y todas esas diferencias son el resultado de diferentes formas de entender los bienes sociales mismos; el producto inevitable del particularismo histórico y cultural38.

  • 39 Ibidem: 319.

20La complejidad de la igualdad requiere el establecimiento de barreras entre sus distintos dominios, de modo que se impida el uso de los recursos obtenidos en uno de ellos para hacerse con recursos en otros39. La complejidad debe ser mantenida frente al eventual imperialismo de un único recurso social:

  • 40 Ibidem: 19.

Convertir un bien en otro, cuando no hay ninguna conexión intrínseca entre ellos, implica invadir la esfera en la que otro grupo de mujeres y de hombres se impone de forma justa40.

  • 41 Ibidem: 17-19.
  • 42 Ibidem: 316.

21Y es que la igualdad no solo informa el criterio de asignación de recursos y obligaciones en algunos ámbitos específicos, sino que es el fruto de la combinación de la multiplicidad de parámetros de asignación de los mismos. La multiplicidad de dominios de la igualdad no solo la constituye, sino que es la mejor garantía posible contra la concentración de poderes41; con el que hacer frente, en último extremo, al totalitarismo42.

  • 43 De modo no muy distinto a cómo era posible ennoblecerse teniendo dinero y recursos con los que hac (...)

22De esa intuición de Walzer se deriva la manifiesta insuficiencia de la reducción de la igualdad a mera igualdad en la distribución de recursos económicos. No cabe duda que la justicia económica es fundamental. No solo en sí misma, sino en la medida en la que puede darse el caso, como lo es en nuestras sociedades, de que los recursos económicos faciliten el acceso a bienes no económicos43, en los términos indicados por Walzer, y a los que ya hemos hecho referencia.

2.1.4. La igualdad es contextual

  • 44 Sen, 2009: xi.
  • 45 Walzer, 1983: 316.

23La discusión sobre la igualdad parte siempre de las circunstancias concretas en las que se encuentran personas específicas, de determinadas desigualdades44. Ello implica que la discusión acerca de la sociedad justa, de los modelos de justicia, no constituye una finalidad en sí misma, sino que cobra sentido en tanto que parámetro con el que enjuiciar situaciones precisas y hacer frente a la desigualdades de modo imparcial y reflexivo. Cuanto mayor es la gravedad y consecuencias del trato desigual, mayores son tanto la urgencia práctica de hacer frente a la misma como la necesidad teórica de pensar la igualdad45.

  • 46 Sen, 2009: x.

24La contextualidad de la igualdad y desigualdad también implica que la injusticia de una determinada constelación social y económica puede traer causa no solo de la estructura y diseño de las instituciones, sino también de los patrones de comportamiento en el marco de las mismas46.

2.2. Los «metros» de la igualdad: recursos contra capacidades

  • 47 Rawls, 1958, 1971, 2002.
  • 48 Dworkin, 1977, 2002.

25En la teoría rawlsiana47, así como en el desarrollo de la misma en la obra de Ronald Dworkin48, el «metro» de la igualdad no es otro que los recursos o bienes primarios. Los bienes primarios son definidos como aquellos que «todo hombre racional se presume desea»:

  • 49 Rawls, 1971: 69. Rawls distingue a su vez entre bienes primarios naturales y bienes primarios soci (...)

Como primer paso, supongamos que la estructura básica de la sociedad distribuye ciertos bienes primarios, esto es, cosas que se presume que todo ser racional desea. Estos bienes tienen normalmente un uso, sea cual fuere el plan racional de vida de una persona. En gracia a la simplicidad supongamos que los principales bienes primarios a disposición de la sociedad son derechos, libertades, oportunidades, ingreso y riqueza. Estos son los bienes primarios sociales49.

  • 50 Rawls, 1971: 74-75.

26Mediante una definición tal, Rawls considera que su teoría de la justicia absorbe las consecuencias negativas que se derivan de la «lotería genética», o lo que es lo mismo, la distinta capacidad de las personas, dada la distribución de bienes primarios naturales (entre otros, salud, inteligencia, imaginación), de adquirir los bienes primarios sociales50. Aun siendo imposible redistribuir los bienes primarios naturales, sí lo es compensar las diferencias en los mismos a través del reparto de bienes primarios sociales.

  • 51 Sen, 1979, 1992.
  • 52 Sen, 1992.
  • 53 Ibidem: 132 ss.

27Sin embargo, Amartya Sen51 ha puesto de relieve que la teoría de Rawls es manifiestamente insuficiente, al tiempo que innecesariamente detallada. La posibilidad de llevar el tipo de vida que cada uno prefiera depende no solamente de los bienes primarios de los que se disponga, sino también de la capacidad de convertir tales bienes en medios con los que poner en práctica preferencias y opciones. De ahí que es fundamental escoger como «metro» de la justicia distributiva no los bienes primarios, sino las funciones y capacidades, o lo que es lo mismo, las efectivas posibilidades de convertir derechos en libertades reales52. Al mismo tiempo, la filosofía política no puede determinar de forma abstracta cuáles sean tales capacidades, dado que no solo las mismas han de fijarse en función del contexto social y económico, sino que se precisa el ejercicio del juicio dada la heterogeneidad de las propias funciones y capacidades53. En último extremo, no debe excluirse el papel del proceso de toma de decisiones democrático en la definición de las mismas.

2.3. Más allá de la desigualdad económica

  • 54 Therborn, 2013.

28Pese a la claridad y rotundidad de la crítica walzeriana, y pese a la complejidad intrínseca en las teorías de la justicia que toman a las capacidades como metro de la igualdad, sigue siendo el caso que la discusión sobre la igualdad se concentra de forma casi exclusiva sobre una específica de las esferas de la igualdad, la igualdad económica. Ello trae causa no solo de la mayor facilidad con la que puede medirse la misma (y de la consecuente disponibilidad de datos objetivos, como se pone de relieve en el apdo. 3) sino también de las crecientes posibilidades de convertir ventajas en el acceso a recursos económicos en prebendas en el reparto en las restantes esferas de la justicia. Göran Therborn ha desarrollado un marco teórico y una metodología de análisis empírico que, teniendo en cuenta este dato fundamental, fomentan un análisis plural de la igualdad, distinguiendo igualdad económica, igualdad vital e igualdad existencial, en referencia a los recursos económicos, salud y respeto de la dignidad e identidad personales54. La sugerencia de este autor parece especialmente relevante a la hora de diseccionar las estrategias argumentativas en torno a la desigualdad (vid. apdo. 5).

3. ¿La marcha imparable de la desigualdad económica?

  • 55 Brenner, 2006.

29Parafraseando a Hegel, en los últimos años hemos empezado a sospechar que quizá el búho de Temis solo levantó el vuelo al romper el crepúsculo. A Theory of Justice llegó a las librerías al tiempo que se quebraba definitivamente el orden socio-económico de posguerra. En ese mismo año de 1971, la administración Nixon renunció a seguir ejerciendo de «ancla» del orden monetario de Bretton Woods. De este modo se abrió una profunda crisis monetaria, a la que siguió dos años después una crisis económica. Se inició de este modo la larga era de la turbulencia financiera55 en la que la tendencia hacia la igualdad económica se invierte y se inicia una larga marcha hacia sociedades más desiguales.

  • 56 Moyn, 2018: 39-40.

30No son pocos quienes ven en la obra capital de Rawls no un punto de arranque, sino el canto del cisne de una visión del mundo estrechamente ligada a las circunstancias radicalmente excepcionales de la posguerra56.

31Es un hecho que la desigualdad económica se ha disparado en todos los estados miembros de la OCDE en los últimos cuarenta años, ya la midamos mediante referencia a la renta, o lo hagamos comparando las fortunas acumuladas en el tiempo. Los tiempos y los ritmos varían en cada país, pero en todos ellos ha aparecido un foso que separa a los más ricos de los más pobres.

  • 57 World Inequality Report, 2019.
  • 58 Causa, Hermansen, 2018.

32El proceso se inició antes y ha sido más radical en Estados Unidos y en el Reino Unido; más tardío y menos acusado en Escandinavia; repentino y brutal, aunque con variaciones, en los países ex comunistas en el proceso de transición a la economía capitalista57. Es relevante añadir que lo que ha variado a lo largo del tiempo ha sido la causa del aumento de la desigualdad. En los años ochenta y noventa se dispararon las diferencias de renta. Desde entonces, el crecimiento de las disparidades trae causa de la menor capacidad redistributiva del sistema tributario y del gasto social58.

  • 59 Melin, Lu, 2017.
  • 60 Institute for Policy Studies, 2019.

33Los datos estadísticos apuntan a que los más ricos obtienen múltiples cada vez mayores de los ingresos que fluyen a los bolsillos de las personas con menores rentas59. Así, la ratio entre los ingresos de los directivos de las empresas y los trabajadores de las mismas ha alcanzado una media de 265:1 en Estados Unidos, 1:143 en España, y «tan solo» 1:60 en Suecia y 1:20 en Noruega. Las proporciones son aún mayores en muchos casos. Por ejemplo, la proporción entre la renta del consejero delegado de MacDonald’s y el sueldo medio de los empleados de la empresa fue en 2017 nada menos que de 3.101:1. Y no se trata del peor dato60.

  • 61 Oxfam, 2019.

34Al mismo tiempo, las mayores fortunas acaparan cada vez más la riqueza del planeta. El número de billonarios (de aquellos que poseen un patrimonio con un valor superior a los 1.000 millones de dólares) se ha doblado desde 2008. Las fortunas de este grupo de ultra-ricos crecen todos los días 2.500 millones de dólares. No es de extrañar que tan solo 26 de ellos tengan un patrimonio equivalente al del 50 por 100 más pobre de la población mundial61. Ya caben en un autobús: si la tendencia se mantiene, pronto bastará un minubús para reunirlos; quien sabe si llegará a bastar con un taxi.

35En no pequeña medida, tales cambios se deben a que las rentas del capital acaparan porcentajes crecientes de la renta nacional, en detrimento de las rentas del trabajo. Si en los primeros años setenta las últimas pesaban más de un 65 por 100 de la renta nacional, hoy apenas superan el 55 por 100, y en algunos países (señaladamente Grecia) se sitúan por debajo del 50 por 100.

Tabla 2. Porcentajes Rentas del Trabajo/Rentas del Capital e
n la Unión Europea

País

1970

1980

1990

2000

2010

201

Alemania

61,1

63,7

58,8

60,6

57,1

57,7

Francia

63,0

66,9

59,3

57,2

58,7

57,5

Grecia

64,8

60,3

62,4

55,6

55,0

47,2

España

64,2

66,8

60,7

58,9

56,8

52,0

Italia

65,4

66,6

61,9

53,2

55,4

54,9

Fuente: AMECO.

4. El precio de la desigualdad

36El aumento de la desigualdad económica en las sociedades occidentales tiene múltiples y graves consecuencias. Entre ellas destacan tres: el aumento radical de la desigualdad vital (apdo. 4.1), el empobrecimiento de la sociedad en su conjunto (apdo. 4.2) y el debilitamiento de la democracia (apdo. 4.3).

4.1. La desigualdad mata... y agrava buena parte de las patologías que afectan a la salud humana

  • 62 Un estudio sistemático, que recopila copiosísima literatura en la materia en Wilkinson, Pickett, 2 (...)
  • 63 Lives on the Line, 2019. Un estudio «cualitativo» de la desigualdad en forma de relato de viaje po (...)
  • 64 Es importante destacar que el factor relevante es el nivel de desigualdad, no necesariamente la ta (...)

37Son legión los estudios empíricos que establecen una clara relación de causalidad entre los niveles de desigualdad económica y de desigualdad vital. A mayor desigualdad económica, se producen no solo mayores diferencias en lo que concierne a las tasas de mortalidad en general, y en particular de mortalidad infantil, sino que es mayor la incidencia de toda una serie de patologías que afectan a la salud de las personas, desde la salud mental a la obesidad, incluyendo la propensión al uso de la violencia62. Reveladores son sin duda los estudios comparados entre estados. Pero también aquellos que analizan las diferencias (sustanciales) que se dan en el espacio urbano. La estratificación espacial explica que se produzcan variaciones drásticas de un distrito a otro de una misma ciudad. Especialmente revelador es el estudio que muestra cómo evoluciona la esperanza de vida a lo largo del recorrido del metro de Londres63. Bastan veinte minutos en la línea Central, entre las estaciones de Lancaster Gate y Mile End, para que la esperanza de vida se reduzca doce años64.

  • 65 Stuckler, Basu, 2013.
  • 66 El aumento exponencial de la desigualdad en la Unión Soviética y en otros países del Este en los q (...)

38El impacto de la desigualdad sobre la vida y la salud humana se pone especialmente de relieve en situaciones de crisis. En contra de lo que podría pensarse, no existe una correlación clara entre crisis económicas y estado de salud de la población. Qué impacto tengan las crisis depende sobremanera de las políticas que se apliquen, de cómo se distribuyan las cargas, incluidos los «costes» asociados a la recesión económica. Son reveladores en tal sentido los estudios comparados recogidos en The Body Economic: Why Austerity Kills65. Sus autores reconstruyen las dinámicas económicas y sociales sucesivas a la Gran Depresión de los años treinta del siglo xx, a la caída del muro de Berlín (en concreto, el proceso de transición del comunismo al capitalismo en la Unión Soviética y en sus «aliados» de Europa del Este), la profunda crisis asiática de 1997 y a la Gran Recesión de 2007-2008. Al hacerlo, ponen de relieve que las consecuencias humanas de las crisis no dependen tanto, ni siquiera principalmente, de su entidad y consistencia económicas, cuanto de las políticas públicas que se apliquen en nombre de contener y superar las mismas. Tras la Gran Depresión y tras la Gran Recesión, los países que optaron por dar prioridad absoluta al reequilibrio de las cuentas públicas distribuyeron de forma marcadamente asimétrica los costes materiales y humanos de las crisis. Al hacerlo, el crecimiento de la desigualdad vino de la mano de profundas crisis sociales, y en concreto, aumentos exponenciales de la incidencia de las enfermedades mentales, un incremento notable de los suicidios y de las tasas de mortalidad; al tiempo que aumentaron la profundidad de la crisis económica a resultas del efecto deflacionista del recorte del gasto público. Por el contrario, aquellos países que optaron por reforzar las políticas sociales tras las crisis, y de este modo repartieron de forma mucho más equitativa los costes materiales y humanos de las mismas, no solo mantuvieron o mejoraron los índices de salud pública, sino que recuperaron más rápidamente los niveles de actividad económica previos a las crisis. En el caso de la transición al capitalismo de los países del bloque soviético, Stuckler y Basu ponen de relieve el muy diverso impacto social y económico de las distintas vías a través de las cuales se produjo esa transición. Las terapias de shock, la acelerada privatización de los medios de producción, condujo no solo al desplome económico y la catástrofe social (de modo no muy diferente a la socialización forzada durante el periodo staliniano), sino al crecimiento acelerado de la desigualdad económica y, de forma aún más tangible, a millones de muertes prematuras y un descenso brusco de la expectativa de vida, aún en fase de recuperación entre la población masculina de Rusia66. De forma más reciente, la aplicación de políticas de «austeridad» ha tenido una grave incidencia sobre los niveles de salud de muchas poblaciones europeas, incluido el Reino Unido (vid. el informe del rapporteur especial Philip Alston).

4.2. La desigualdad empobrece a todos los miembros de la sociedad

  • 67 Laffer, 1981.

39Las políticas públicas de las que trae causa el fuerte aumento de la desigualdad económica suelen defenderse en nombre no solo de la libertad (económica pero también personal), sino también en atención a sus supuestos efectos positivos sobre el dinamismo de la economía. Dando la vuelta (normativamente hablando) al principio de diferencia rawlsiano, se afirma que el crecimiento de la desigualdad sería el precio (transitorio) que habría de pagarse para alcanzar mayores niveles de actividad económica, algo que acabaría beneficiando al conjunto de la sociedad, incluidos los menos favorecidos (la doctrina de la «supply-side economics»)67. A mayor desigualdad, mayor acumulación de capital, mayor incentivo para trabajar, y por tanto, considerables posibilidades de que crezca el empleo.

  • 68 Por ejemplo, Herzer, Vollmer, 2012; Grigoli, Robles, 2017.

40Tales premisas encallan en la multitud de estudios empíricos68 que ponen de relieve que una vez se superan determinados niveles de desigualdad (como es el caso en la actualidad en la inmensa mayoría de países occidentales), la misma repercute negativamente sobre la actividad económica.

  • 69 Stiglitz, 2016.

41Stiglitz ha sostenido que tal regularidad encuentra su explicación en los efectos depresivos que la desigualdad genera sobre la economía en su conjunto y el inevitable deterioro de la igualdad de oportunidades69.

    • 70 Streeck, 2012; Crouch, 2011.

    En primer lugar, la predisposición al consumo desciende a medida que aumenta la renta, por lo que una distribución desigual conduce, salvo que se tomen medidas compensatorias, a deprimir la demanda agregada y a hacer más inestable la marcha de la economía en su conjunto. Los intentos de compensar este efecto pueden agravar aún más el estado de la economía. De ello hemos tenido un claro ejemplo en las últimas décadas. Los intentos de compensar el efecto depresivo de la desigualdad facilitando el crecimiento exponencial de la deuda, primero pública y después privada70, generaron burbujas especulativas. El resultado fue un crecimiento insostenible, y una grave crisis una vez que las tensiones estructurales dieron paso a una crisis abierta.

  • En segundo lugar, el crecimiento de la desigualdad agrava la desigualdad de oportunidades, al crear las condiciones en las que el acceso a la educación, a salud y a la cultura en su conjunto pasan a depender del nivel de renta y de riqueza.

42A resultas de ello, existen fuertes razones para concluir que en las sociedades occidentales contemporáneas se registran niveles de desigualdad que afectan negativamente al potencial de crecimiento de la economía en su conjunto, y terminan empobreciendo a todos y cada uno de sus miembros.

4.3. La desigualdad debilita a la democracia

  • 71 Platón, 1999: 428-429, cifra marginal 744-745.
  • 72 Heller, 1928.

43Si en una sociedad prevalecen fuertes desigualdades económicas, se hace imposible la vida política, en la medida en que deviene imposible forjar y mantener una identidad colectiva71. Sin ella, la estabilidad de la comunidad política queda al albur de las circunstancias sociales, políticas, económicas y culturales. Hermann Heller enfatizó la importancia capital de las estructuras institucionales que garantizan la redistribución no solo de los recursos económicos, sino del propio poder. Aun con las reservas que pueda merecer la terminología y el linaje de los conceptos que utiliza Heller (en particular, su apelación a la homogeneidad social), sus intuiciones anticipan la práctica del Estado Democrático y Social de Derecho72. De forma aún más obvia, las desigualdades, especialmente las económicas, tienen, como vimos, una propensión «imperialista», o lo que es lo mismo, a pretender convertirse en recursos en otros ámbitos de la justicia. Por ello, la fuerte concentración de renta y capital multiplica las posibilidades de corrupción del proceso político, en la medida en la que el dinero permite adquirir los medios con los que manipular el proceso de formación de la voluntad política, a través de las distintas formas de publicidad posibles.

  • 73 Ya en abierta crisis con anterioridad: Katz, Mair, 2018.
  • 74 Goodwin, Eatwell, 2018.
  • 75 Schmitt, 1932.
  • 76 Streeck, 2016: 41 ss.
  • 77 A su vez, causado y reflejado en la estratificación de las ciudades y en la radicalización de los (...)

44El crecimiento de las desigualdades y el deterioro del desarrollo humano vienen de la mano de la creciente incapacidad del sistema democrático de asegurar la integración social, y a resultas de ello, conducen a la reapertura de discursos que proponen formas de organización no democráticas. Aun siendo pronto para poder extraer conclusiones decisivas, las crisis financieras, económicas y fiscales de 2007-2008, unidas a las políticas aplicadas en nombre de contenerlas y superarlas han contribuido a un mismo tiempo a incrementar el carácter inegalitario de las sociedades europeas y a desestabilizar los sistemas políticos democráticos73. El ascenso de los discursos mal llamados «nacional-populistas» o «soberanistas» es prueba de ello74. No es la primera ocasión en la historia de Europa en la que la pretensión de mantener un status quo insostenible conduce al desencadenamiento de fuerzas que apuestan por la sustitución de las formas políticas liberales por el autoritarismo: la economía sana en un estado fuerte, por utilizar los términos de Carl Schmitt, aún no jurista de corte del Tercer Reich, sino asesor de Brüning75. En este sentido, resulta preocupante no solo el repliegue en la esfera del consumo (en los términos de Wolfgang Streeck, en el cuarteto «coping, hoping, doping and shopping»76 traducible quizá por la generación de (falsas) esperanzas, arreglárselas como se pueda, consumismo y escapismo a través de las drogas)77 cuanto la volatilidad política, la rapidez con la que se transita de la apolitización a la rápida e intensa politización.

5. El trampantojo del triunfo de la desigualdad

45En el primer apartado de este trabajo, se puso de relieve que la reflexión filosófico-política parte de una «meseta» sustentada sobre la igualdad. Ello no ha sido óbice, antes al contrario, para que, como acaba de sostenerse, las desigualdades hayan crecido de forma neta en las últimas décadas. En este apartado se muestra que la derrota del igualitarismo es más aparente que real. Y ello por dos razones fundamentales. La primera es que solo han podido imponerse políticas inegalitarias recurriendo al disimulo, disfrazando como igualitario lo que en realidad no lo es, y presentando la prevalencia del derecho a la propiedad privada y a la libertad empresarial como exigencias del derecho internacional, como un vincolo esterno (apdo. 5.1). La segunda es que, pese a cuatro décadas de ofensiva contra el igualitarismo, las estructuras institucionales del Estado Democrático y Social de Derecho resisten (apdo. 5.2).

5.1. Las estrategias argumentativas de la desigualdad

46La tensión entre principios normativos y práctica social no pone de relieve tanto la desconexión entre políticas y razón pública, cuanto la efectividad de las estrategias argumentativas que han sido utilizadas para justificar decisiones y normas que han aumentado, en lugar de reducir la igualdad.

47Tres entre ellas han sido fundamentales.

  • 78 Nozick, 1974: 169 ss.
  • 79 Buchanan, 1975.
  • 80 Locke, 1689: cap. V.
  • 81 Eucken, 1947; Peacock, Willgerodt, 1989.
  • 82 Hien, Joerges, 2018.

48La primera es la estrategia neoliberista. Aun formalmente aceptando la soberanía de la igualdad, los neoliberistas sostienen que es necesario hacer efectiva la igualdad de modo que la misma no lesione innecesariamente la libertad de las personas. Algo que harían las políticas de redistribución de recursos o de igualación de capacidades, al forzar a los miembros de la sociedad más productivos a entregar una parte de sus bienes pese a que los mismos han sido adquiridos en aplicación de las normas vigentes en la comunidad política. De este modo se haría un uso instrumental de las personas, reduciendo a los más productivos a una condición semejante a la esclavitud78, al tiempo que se desincentiva el trabajo y la inversión79. Los neoliberistas, siguiendo la estela de Locke80 proponen sustituir la igualdad de recursos o de capacidades por el igual derecho a hacer uso de la propiedad en el propio cuerpo, o lo que es lo mismo, a proyectar la propia persona en el entorno mediante el trabajo; al tiempo que sugieren regular el derecho a la propiedad de modo que el proceso social quede abierto a ulteriores apropiaciones. Quizá la articulación más famosa de esta solución se encuentre en Anarchy, State and Utopia de Robert Nozick, pero una solución estructuralmente afín puede observarse también en el ordoliberalismo alemán, que combina el reconocimiento del carácter artificial de la estructura socio-económica, incluido el derecho a la propiedad privada, con el imperativo de reducir el grado de intervención y corrección de los resultados que deriven del funcionamiento del «mercado»81. El cual es concebido como una máquina que puede y debe programarse, pero de modo tal que se reduzca la necesidad constante de intervenir en su funcionamiento (cosa imprescindible en el igualitarismo rawlsiano)82. De este modo, la alianza entre igualdad formal e igualdad material se reduce de hecho a la mera defensa de una igualdad estrictamente formal.

  • 83 Todd, 1994; Fraser, Honneth, 2003; Fraser, 2019

49La segunda estrategia, potencialmente complementaria de la primera, consiste en desvincular las dimensiones de la igualdad, de modo que los avances en lo que concierne a la igualdad existencial oculten los retrocesos en lo que concierne a la desigualdad económica. Ejemplo típico de ello es la implantación de políticas antidiscriminatorias que se centran en un número reducido de los síntomas de uno o varios tipos de discriminación, sin ocuparse de las causas de las mismas, regularmente asociadas, sea directa o indirectamente, con otras formas de desigualdad, incluida la económica83. De este modo, la transformación social se confunde con la emancipación individual, al tiempo que se erosiona la capacidad de acción colectiva frente a las desigualdades. Se hace así enormemente difícil argumentar contra desigualdades que se camuflan tras medidas que efectiva, aunque insuficientemente, traen consigo una mejora, siquiera parcial, en términos de desigualdad existencial.

  • 84 Menéndez, 2019.
  • 85 Costamagna, 2018.

50La tercera estrategia es la del vincolo esterno, o lo que es lo mismo, la presentación de las medidas y políticas que devuelven la primacía normativa al derecho a la propiedad privada y a la libertad empresarial, erosionando el cuadro de valores propio del Estado Democrático y Social de Derecho, como exigencia del derecho internacional, y por tanto, al servicio de bienes fundamentales como la paz y la estabilidad internacional. Se apela de este modo implícitamente a una igualdad y bienestar más amplios para justificar dejar de lado las exigencias que plantean la igualdad a escala local o nacional. Esta estrategia se ha demostrado capital en el caso de los países que forman parte de la Unión Europea. Hasta la década de los ochenta, el derecho de la integración europea mantuvo una estrecha afinidad con el constitucionalismo democrático de posguerra. Desde entonces, sin embargo, el objetivo de la integración supranacional se ha identificado crecientemente con el mantenimiento de la estabilidad monetaria y la realización de una concepción maximalista de las libertades económicas84. El resultado ha sido la creciente erosión del sustrato igualitario de los ordenamientos constitucionales nacionales, con sus sistemas sociales reducidos a la condición de variables de ajuste en las situaciones de crisis financiera y fiscal85.

  • 86 Reiff, 2012: a diferencia de Sen, Rawls produce una «regla de justicia» (el principio de diferenci (...)
  • 87 Vid., por ejemplo, Van Parijs, 1995.

51El éxito de la estrategia neoliberista pone de relieve los límites de algunas teorías de la justicia (y no de modo menor, de la más popular de entre ellas, la rawlsiana). Pese al empuje humanista hacia la igualdad, muchas de las teorías de la justicia se concentran exclusivamente en las reglas de asignación de recursos, y no tienen en cuenta la constelación de poder que deriva de la estructura de producción de los mismos. Así, el principio de la diferencia rawlsiano no tiene en cuenta el desequilibrio de poder que existe no solo entre tenedores de capital y trabajadores, sino tampoco la posición de debilidad de quienes sin trabajar dependen de la transferencia de recursos sociales. Es por ello, y no por la identidad normativa de Rawls, que los neoliberistas han podido optar entre el ataque frontal al principio de la diferencia, o la de alterar radicalmente el propósito del mismo, y convertirlo en parte de la estrategia de legitimación de políticas que aumentan en lugar de disminuir las diferencias86. Un peligro que acecha detrás de las propuestas que pretenden sustituir el Estado Social fundado en el trabajo por un estado meramente prestacional (como es el caso de buena parte de las propuestas de generalización de la renta básica)87.

5.2. La resistencia del Estado Democrático y Social de Derecho

  • 88 Piénsese en la nacionalización de los riesgos financieros: Tooze, 2018; Tuori, 2017.
  • 89 Rameaux, 2012.

52Las fuerzas que hacen crecer las desigualdades no son las únicas que contribuyen a forjar nuestras sociedades. La estructura institucional del Estado Democrático y Social de Derecho sigue cumpliendo un papel fundamental en la atenuación de las desigualdades sobre todo, pero no exclusivamente, económicas. Buena parte de los mecanismos consolidados en la posguerra con el objeto de hacer efectiva la igualdad resisten, pese al brío de las tendencias hacia la desigualdad, y pese a los intentos, muchos de ellos no completamente fallidos, de reducir su fuerza y su efectividad. Pese a la ofensiva neoliberal de los años setenta, ochenta y noventa, pese las políticas de «austeridad» de la última década, la mayor parte de los países de la OCDE mantienen sistemas de transferencias sociales y, en menor medida, sistemas tributarios, que redistribuyen volúmenes muy importantes de recursos. Es cierto que en estos últimos años ha habido retrocesos clamorosos, con la «colonización» de los mecanismos de transferencia al servicio inmediato y directo de los intereses de aquellos que acumulan mayor riqueza y disfrutan de mayores rentas88. Pese a ello, como se muestra en la Tabla 3, los niveles de desigualdad económica tras impuestos y transferencias sociales son notablemente inferiores (se reducen entre un 25 y un 40 por 100) a los que se darían en el caso de que no hubiese corrección alguna de la distribución «de mercado». Ello implica que la estructura constitucional, no sin dificultades, resiste. Los Estados occidentales siguen siendo Estados Democráticos y Sociales de Derecho, pese al éxito (parcial) de quienes pretenden dar un uso bien distinto a su maquinaria89.

Tabla 3. Coeficiente de Gini antes y después de impuestos y transferencias

Antes de Impuestos y Transferencias

Después de Impuestos y Transferencias

Porcentaje
de Reducción

Alemania

505

294

42

Francia

516

291

43

Holanda

445

285

36

Dinamarca

451

263

41

Suecia

434

282

35

Noruega

429

262

39

Italia

517

328

36

España

516

341

34

Portugal

 53

331

37

Grecia

536

333

38

Estados Unidos

507

391

33

Reino Unido

506

351

31

Japón

504

339

33

Hungría

455

288

36

Polonia

459

284

38

Letonia

475

346

27

Fuente: OCDE.stat.

53Con ello no solo se prueba una vez más la «resiliencia» del Estado Democrático y Social de Derecho, sino los límites del triunfo de quienes ven con buenos ojos la inversión de la trayectoria que han seguido los estados europeos en la posguerra. Ello, sin embargo, no debe llevarnos a forma alguna de triunfalismo. Parte del éxito de los defensores del neoliberalismo deriva de la falta de toma de conciencia de los límites estructurales de los mecanismos redistributivos al uso. Así, un sistema tributario progresivo debe tener reservado un papel central en el mecanismo institucional de un Estado Social. Especialmente en las últimas dos décadas, buena parte del crecimiento de la desigualdad económica deriva de la pérdida de mordiente redistributiva de los impuestos sobre la renta de las personas y de las sociedades. Pese a ello, es ilusorio pensar que la tarea de asegurar un reparto equitativo de la renta pueda confiarse exclusivamente al sistema tributario. Se requiere un diseño de conjunto, que incluya no solo la política tributaria, sino, entre otras, la política monetaria y la política de rentas. Lo que las cifras demuestran es que no solo es posible redistribuir recursos, sino que gracias a que se siguen redistribuyendo estos recursos, la situación es menos mala de lo que podría haber sido.

54Lo que ahora ha de subrayarse es que no solo es posible limitar la desigualdad, tomar decisiones que inviertan la tendencia actual, sino que tenemos una experiencia acumulada de soluciones prácticas. No basta con aplicar las mismas recetas, pero no es necesario descubrir el Mediterráneo, porque en parte ya navegamos por él.

6. La estructura constitucional de la igualdad

  • 90 Rawls, 1993; Habermas, 1995, 1996.

55En el apartado anterior he puesto de relieve que los múltiples retrocesos que han experimentado las sociedades occidentales en la lucha por la igualdad no han venido de la mano del triunfo de concepciones de la justicia favorables a la desigualdad. Hay buenas razones para concluir que la igualdad sigue informando no solo los discursos, sino también las prácticas institucionales. Ello no es óbice para que no se precise una renovación de la igualdad como ideal normativo. Pero no se precisa tanto una ulterior sofisticación de las reflexiones filosófico-políticos, como una mayor atención al carácter necesariamente contextual de todo argumento acerca de la igualdad. Algo que puede venir de la mano de la consideración del problema desde una perspectiva que podríamos denominar «constitucional», en el sentido que le dan tanto Rawls como Habermas90. Solo de este modo será posible combinar la fuerza normativa con la atención a los específicos contexto sociales, culturales, económicos y políticos.

56En tal sentido, tres cuestiones son quizá fundamentales: la identidad del Estado como Estado Democrático y Social de Derecho (apdo. 6.1), que conduce a la indivisibilidad de las posiciones fundamentales (apdo. 6.2) y a una gramática constitucional que reconoce la estrecha relación que existe entre derechos subjetivos, derechos colectivos y bienes colectivos (apdo. 6.3).

6.1. El ideal de Estado Democrático y Social de Derecho

  • 91 García Pelayo, 1977.

57El impulso igualitario que trae causa de las dos guerras mundiales y del devastador periodo de entreguerras condujo a la cristalización del ideal regulador del Estado Democrático y Social de Derecho, o lo que es lo mismo, la meta de una comunidad política que hace efectivos a un mismo tiempo los ideales del Estado democrático, el Estado Social y el Estado de Derecho91, y al hacerlo, trasciende definitivamente la igualdad formal en favor de la igualdad material.

58Reflejo paradigmático de esta concepción la constituye el art. 3.2 de la Constitución italiana:

  • 92 A su vez, fuente de inspiración del art. 9.2 de la Constitución española: «Corresponde a los poder (...)

Constituye obligación de la República suprimir los obstáculos de orden económico y social que, limitando de hecho la libertad y la igualdad de los ciudadanos, impiden el pleno desarrollo de la persona humana y la participación efectiva de todos los trabajadores en la organización política, económica y social del país92.

  • 93 Calamandrei, 1955.

59Lejos de tratarse de una mera norma programática, este precepto debe ser considerado el pilar fundamental de la constitución, el arco moral sobre la que misma descansa93.

  • 94 Dossetti, 1995, 2005; Basso, 1958.

60De este modo se transforma la identidad misma de la constitución y del derecho que de la misma surge. Lejos de asumir la igualdad como característica informadora del orden social, la citada norma enfatiza la necesidad de hacer del derecho y de las políticas públicas medios de transformación de la sociedad, de modo que se logre un reparto más equitativo de los recursos, las oportunidades, las expectativas y las cargas. La constitución se sitúa a sí misma entre la normatividad que la subyace y la facticidad de las relaciones de poder efectivamente prevalentes. En términos funcionales, el derecho deja de verse como una mera técnica de resolución de conflictos, y pasa a entenderse además, sino prioritariamente, como un instrumento de coordinación de la acción de modo que sea posible alcanzar objetivos solo posibles mediante la acción colectiva. De este modo, la centralidad del individuo se declina mediante referencia a la persona en su contexto social, económico, político y cultural94.

  • 95 Dossetti, 2014.
  • 96 Dahrendorf, 1965; Dani, 2013.

61Se hace necesario romper el muro que separa al estado y a la sociedad civil, central no solo en el liberalismo decimonónico, sino en todas las estrategias argumentativas y prácticas que subordinan la igualdad a una concepción maximalista de la libertad (como las neoliberistas, en los términos que ya hemos considerado). Ello implica que el poder del estado no debe ser solo limitado, sino también constituido si se quiere combatir los privilegios injustificados y el travestimento de la violencia económica como facultad jurídica95. Solo de esta manera es posible controlar el potencial desestabilizador de los conflictos socio-económicos. En particular, es importante tener presente que no se trata ni de trascender ni de eliminar estos últimos96, sino de reconocer que existen y de politizarlos mediante estructuras institucionales y normas sustantivas que permitan reconciliar el conflicto con la estabilidad social.

6.2. La indivisibilidad de los derechos fundamentales

62La afirmación del ideal regulador del Estado Democrático y Social de Derecho implica no solo el reconocimiento de los derechos tanto civiles y políticos como sociales y económicos, sino la caracterización de todos ellos como parte de un único bloque que configura la estructura política de la sociedad. Ello excluye no solo la asignación de un menor peso (tanto abstracto como concreto) a los derechos sociales y económicos cuanto la interpretación de estos últimos como meros límites externos a los derechos civiles y políticos.

  • 97 Bobbio, 1995b: 37.
  • 98 Eucken, 1947.
  • 99 Carli, 1993.
  • 100 García Pelayo, 1977; Desan, 2014.

63Antes al contrario, la indivisibilidad de todos los derechos fundamentales exige la consideración mutua de los efectos que el reconocimiento de unos y otros tiene sobre la organización del Estado, las relaciones entre el estado y los individuos, y las relaciones entre los propios individuos97. Así, el valor fundamental de los derechos sociales y económicos se encuentra no solo en el desarrollo de las estructuras institucionales del llamado Estado de bienestar, sino también en la redefinición del concepto mismo de propiedad privada y de libertad económica, en particular a la luz de la «función social» que debe cumplir la misma, o la subordinación de toda la riqueza nacional al interés general. Lejos de poder hablarse de una «constitución económica» previa a la constitución política98 o de una «constitución material» de la moneda99, la forma de la estructura socio-económica debe depender de la medida en la que contribuya a la realización del bloque de derechos fundamentales100.

6.3. La gramática constitucional de la igualdad: derechos subjetivos, derechos colectivos y bienes colectivos

  • 101 Marshall 1950; Bec 2012.
  • 102 Alexy, 1992, 1993.

64La realización de la igualdad a través del derecho solo es posible si se adecúa la gramática constitucional a las exigencias de la igualdad formal y de la igualdad material. En tal sentido, es imprescindible sortear la reducción de las posiciones jurídicas fundamentales, de los derechos fundamentales, a derechos subjetivos. No se trata con ello de minusvalorar a los derechos subjetivos, como hicieron todas las ideologías reaccionarias de los siglos xix y xx. Antes al contrario. Los derechos subjetivos son y deben ser parte integrante de toda constitución de libertad. Sin embargo, resulta evidente que junto a los derechos subjetivos, todo Estado Democrático y Social de Derecho debe reconocer la relevancia de los derechos colectivos: no solo en el ámbito de las relaciones laborales e industriales, sino también como pilar democrático (piénsese en el derecho de reunión, en el derecho de manifestación o en el propio derecho al voto, a un mismo tiempo individual y colectivo). A su vez, el sustrato en el que se asienta la efectividad de los derechos, tanto subjetivos como colectivos, son los bienes colectivos101. Y ello porque todos los derechos fundamentales son complejos haces de posiciones jurídicas, las cuales presuponen estructuras institucionales dependientes del mantenimiento de bienes colectivos102.

7. Conclusión: la Igualdad como Estrella Polar de la Política Democrática

65Nuestra confusión ideológica tiene varias causas. Pero se pueden resumir quizá en una: hemos perdido la fe en la capacidad colectiva de transformar nuestro entorno social, económico, político y cultural. Los partidos políticos, clave de bóveda de la democracia, han renunciado a agregar y articular preferencias. Nos hemos instalado en el presente por miedo a perder el futuro. En tales circunstancias, más que nunca, es urgente volver a la igualdad como estrella polar de la política democrática. Tomar plena conciencia de que renunciar a ella supone resignarse a vivir en una sociedad en la que impere la violencia del más fuerte, donde el «terrible derecho» prevalezca sobre la dignidad, el trabajo o la solidaridad. Las sociedades occidentales han regredido de forma alarmante en estos últimos años. Pero a causa de la fortaleza de las instituciones democráticas fraguadas en la posguerra y «actuadas» gracias a la lucha social, política y económica, la igualdad sigue siendo parte fundamental de nuestra gramática constitucional. Sabemos ya que la marcha de la igualdad no es imparable; pero de nosotros depende avanzar o retroceder.

Torna su

Bibliografia

Alexy, R. (1992). Individual Rights and Collective Goods, in Santiago Nino, C. (ed.), Rights, New York, New York University Press, 163-181.

Alexy, R.(1993). Teoría de los Derechos Fundamentales, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales.

Bacqué, M.-H., Mèrian, A. (2019), Retour à Roissy. Un voyage sur le Rer B, Paris, Seuil.

Basso, L. (1958). Il Principe senza scettro, Milano, Feltrinelli.

Bec, C. (2014). La Sécurité sociale: Une institution de la démocratie, Paris, Gallimard.

Beveridge, W. (1942). Social Insurance and Allied Services, London, His Majesty’s Stationery Office.

Bloom, A. (1975). Justice: John Rawls Vs. The Tradition of Political Philosophy, «American Political Science Review», 69, 648-662.

Bobbio, N. (1995a). Destra e Sinistra, Roma, Donzelli.

Bobbio, N. (1995b). Libertá ed eguaglianza, Torino, Einaudi.

Bobbio, N. (1995c). Il Futuro della Democrazia, Torino, Einaudi.

Brenner, R. (2006). The Economics of Global Turbulence, London, Verso.

Buchanan, J. (1975). The Limits of Liberty: Between Anarchy and Leviathan, Chicago, Chicago University Press.

Buettner, E. (2016), Europe after Empire: Decolonization, Society and Culture, Cambridge, Cambridge University Press.

Calamandrei, P. (1955) Discorso sulla Costituzione, 26 de enero de 1955, Università Cattolica di Milano. Disponible en http://www.italia-resistenza.it/rete/wp-content/uploads/2016/01/26.1.2016-LIBRETTO-Calamandrei-def-1.pdf.

Carli, G. (1993) Cinquant’anni di vita politica italiana, Bari, Laterza.

Causa, O., Mikkel H. (2018). Income redistribution through taxes and transfers across OECD countries, «VOX», 23 de marzo de 2018, https://voxeu.org/article/income-redistribution-through-taxes-and-transfers.

Costamagna, F. (2018). National social spaces as adjustment variables in the EMU: A critical legal appraisal, «European Law Journal», 24, 163-190.

Crouch, C. (2011). The Strange Non-Death of Neo-Liberalism, London, Polity.

Dahrendorf, R. (1959). Class and Class Conflict in Industrial Society, Standford, Standford University Press.

Dani, M. (2013). Il Diritto Pubblico Europeo Nella Prospettiva dei conflitti, Padova, CEDAM.

Desan, C. (2014). Making Money. Coin, Currency and the Coming of Capitalism, Oxford, Oxford University Press.

Disraeli, B. (2002). Sybil o las dos naciones, Madrid, Debate.

Dossetti, G. (1995). La Costituzione. I Radici, i valori, le riforme, Roma, Edizioni Lavoro.

Dossetti, G. (2005). I valori della costituzione, Napoli, Istituto Italiano per gli studi filosofici.

Dossetti, G. (2014). Non abbiate paura dello stato, Milano, Vita e Pensiero.

Dworkin, R. (1977) Taking Rights Seriously, London, Duckworth.

Dworkin, R.(2002). Sovereign Virtue, Cambridge, Harvard University Press.

Eucken, W. (1947). Cuestiones Fundamentales de la Economía Política, Madrid, Revista de Occidente.

Frankfurt, Harry (1987). Equality as a moral ideal, «Ethics», 98, 21-43.

Frankfurt, Harry (1997). Equality and Respect, «Social Research», 64, 3-15.

Frankfurt, Harry (2015). On Inequality, Princeton, Princeton University Press.

Fraser, N., Honneth, A. (2003). Redistribution or Recognition?: A Political-Philosophical Exchange, London, Verso.

Fraser, N., Sunkara, B. (2019). The Old is Dying and the New Cannot Be Born, London, Verso.

García Pelayo, M. (1977). Las Transformaciones del Estado Contemporáneo, Madrid, Alianza Editorial.

García Pelayo, M.(1986). El Estado de Partidos, Madrid, Alianza Editorial.

Gigliobianco, A. (2006). Via Nazionale: Banca d’Italia e classe dirigente. Cento anni di storia, Roma, Donzelli.

Goodwin, M., Eatwell, R. (2018). National-Populism: The Revolt Against Liberal Democracy, London, Pelican.

Grigoli, F., Robles, A. (2017). Inequality Overhang, «IMF Working Paper», 17/76, https://www.imf.org/en/Publications/WP/Issues/2017/03/28/Inequality-Overhang-44774.

Gutmann, A. (1989). The Central Role of Rawls’s Theory, «Dissent», 36, 338-359.

Habermas, J. (1995). Reconciliation Through the Public use of Reason: Remarks on John Rawls’s Political Liberalism, «Journal of Philosophy», 92, 109-131.

Habermas, J.(1996). Between Facts and Norms, Cambridge, The MIT Press.

Hare, R. (1952). The Language of Morals, Oxford, Oxford University Press.

Heller, H. (1928). Political Democracy and Social Homogeneity, en Jacobson, A. J., Schlink, B. (eds.), Weimar: A Jurisprudence of Crisis, Berkeley, University of California Press, 256-265.

Herzer, D., Vollmer, S. (2012). Inequality and growth: evidence from panel cointegration, «Journal of Economic Inequality», 10, 489-503.

Hien, J., Joerges, C. (eds.) (2018). Ordoliberalism, Law and the Rule of Economics. Oxford, Hart Publishers.

Higonnet, M. R., Jenson, J., Michel, S., Collins Weitz, M. (eds.) (1987). Behind the Lines. Gender and the Two World Wars, New Haven, Yale University Press.

Hobbes, T. (1968). Leviathan, Harmondsworth, Penguin.

Institute for Policy Studies (2019). The CEO-Worker Pay Gap. Disponible en https://inequality.org/wp-content/uploads/2019/02/CEO-worker-pay-ratio-policy-brief-updated-Feb-2019.pdf.

Jansen, J. C., Osterhammel, J. (2017). Decolonization: A Short History, Princeton, Princeton University Press.

Katz, R. S., Mair, P. (2018). Democracy and the Cartelization of Political Parties, Oxford, Oxford University Press.

Kynaston, D. (2017). Till Time’s Last Sand: A History of the Bank of England 1694-2013, London, Bloomsbury.

Kymlicka, Will (1990) Contemporary Political Philosophy: An Introduction, Oxford, Oxford University Press.

Kuznets, S. (1955). Economic growth and income inequality, «American Economic Review», 1-28.

Laffer, A. (1981). L’Ellipse ou la Loi des Rendements Fiscaux Decroissants, Bruxelles, Institutum Europaeum.

Laski, M. (1944). Love on the Super-Tax, London, Cresset.

Lives on the Line (2019). A Map of Life Expectancy at Birth. Disponible en https://tinyurl.com/inequalitylondon.

Locke, J. (1689). Second Treatise of Government, tr. es. Segundo Tratado sobre el gobierno civil, Madrid, Alianza Editorial, 2014.

Marshall, T. H. (1950). Citizenship and Social Class and other essays, Cambridge, Cambridge University Press.

Martin, F. (2013). Money: The Unathorized Biography, London, Bodley Head.

Maspero, F., Frantz, A. (1990). Les passagers du Roissy-Express, Paris, Seuil.

Mazower, M. (1998). Dark Continent: Europe’s Twentieth Century, New York, Knopf.

Melin, A., Lu, W. (2017). CEOs in U.S., India Earn the Most Compared With Average Workers, «Bloomberg», 28 de diciembre de 2017, https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-12-28/ceos-in-u-s-india-earn-the-most-compared-with-average-workers.

Menéndez, A. J. (2019). A European Union Founded on Capital? The Fundamental Norms Organising Public Power in the European Union, in Jouin, C. (ed.), La Constitution Matérielle de l’Europe’, Paris, Pedone, 147-166.

Mises, L. Von (1927). Liberalismus, Jena, Gustav Fischer, tr. es. Liberalismo, Madrid, Unión Editorial, 1975.

Nozick, R. (1974). Anarchy, State and Utopia, New York, Basic Books.

Nussbaum, M. (2001). The Enduring Significance of John Rawls, «The Chronicle of Higher Education», July 20, 2001.

Offe, C. (1984). The Contradictions of the Welfare State, London, Hutchinson.

Oxfam (2019) Public Good or Private Wealth, Oxford, Oxfam.

Peacock, A., Willgerodt H. (eds.) (1989). Germany’s Social Market Economy: Origins and Evolution, Houndmills, MacMillan.

Pickett, K., Wilkinson, R. (2009). The Spirit Level, London, Bloomsbury.

Pickett, K., Wilkinson, R.(2015) Income Inequality and Health: A Causal Review, «Social Science and Medicine», 128, 316-326.

Pickett, K., Wilkinson, R.(2018) The Inner Level: How More Equal Societies Reduce Stress, Restore Sanity and Improve Everyone’s Well-being, London, Allan Lane.

Piketty, T. (2014). Le Capital dans le xxie siècle, Paris, Seuil.

Platón (1999). Leyes I-VI, Madrid, Gredos.

Pombeni, P. (2012). La politica nell’Europa del ‘900, Bari, Laterza.

Rameaux, C. (2012). L’Ètat Social, Paris, Mille et Une Nuits.

Rawls, J. (1957). Justice as Fairness, «Journal of Philosophy», 54, 653-662.

Rawls, J.(1958). Justice as Fairness, «Philosophical Review», 67, 164-194.

Rawls, J.(1971). A Theory of Justice, Cambridge, Harvard University Press.

Rawls, J.(1979). Una Teoría de la Justicia, México, Fondo de Cultura Económica.

Rawls, J.(1993). Political Liberalism, New York, Columbia University Press.

Rawls, J.(2001). Justice as Fairness, Cambridge, Harvard University Press.

Reiff, M. R. (2012). The Difference Principle. Rising Inequality and supply-side economics: How Rawls got hijacked by the right, «Revue de Philosophie économique», 13, 119-173.

Rousseau, J. J. (1754). Discours sur l’origine et les fondements de l’inégalité parmi les hommes, tr. es. Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad de los hombres, Madrid, Alianza Editorial, 2012.

Rousseau, J. J.(1762). Du Contrat Social, tr. es. Del Contrato Social, Madrid, Alianza Editorial, 2012.

Sandel, M. (2012). What Money Can’t Buy: The Moral Limits of Markets, London, Allan Lane.

Schaefer D. L. (2007). Illiberal Justice: John Rawls vs the American Liberal Tradition, Columbia, University of Missouri.

Schattschneider, E. E. (1942). Party government, New York, Holt, Rinehart and Winston.

Scheidel, W. (2017). The Great Leveler Violence and the History of Inequality from the Stone Age to the Twenty-First Century, Princeton, Princeton University Press.

Schmitt, C. (1932). Gesunde Wirtschaft im starken Staat. Mitteilungen des Vereins zur Wahrung der gemeinsamen wirtschaftichen Interessen in Rheinland und Westfalen (Langnamverein) «Neue Folge», 21, 13-32; tr. en. Strong State: Sound Economy, anejo a R. Cristi, Carl Schmitt and Authoritarian Liberalism, Cardiff, University of Wales Press, 212-232.

Sen, A. (1980). Equality of What in McCurrin, S. M. (ed.), Tanner Lectures on Human Values, vol. I, Salt Lake City, University of Utah Press, 353-369.

Sen, A.(1992). Inequality Reexamined, Oxford, Oxford University Press.

Sen, A.(2009). An Idea of Justice, Cambridge, Cambridge University Press.

Sen, A., Williams, B. (1982) Utilitarianism and beyond, Cambridge, Cambridge University Press.

Sièyes, E.-J. (1789). Qu’est-ce que le Tiers-État?, tr. es. El Tercer Estado y otros escritos de 1789, Madrid, Austral, 1991.

Summerfield, P. (1989). Women workers in the Second World War: production and patriarchy in conflict, London, Routledge.

Stiglitz, J. (2016). Inequality and Economic Growth, «The Political Quarterly», 86, 134-55.

Stuckler B, (2013), Austerity Kills, The Body Economic: Why Austerity Kills, New York, Basic Books.

Streeck, W. (2014). Buying Time, London, Verso.

Streeck, W.(2016). How will capitalism end, London, Verso.

Theborn, G. (2013). The Killing Fields of Inequality, London, Polity.

Titmuss, R. (1950). Problems of Social Policy, London, His Majesty’s Stationary Office and Longmans, Green and Co.

Todd, E. (1994). Le Destin des Immigrés: Assimilation et ségrégation dans les démocraties occidentales, Paris, Seuil.

Tooze, A. (2018). Crashed: How a Decade of Financial Crises Changed the World, London, Allan Lane.

Tuori, K. (2016). Has Euro Area Monetary Policy Become Redistribution by Monetary Means? «Unconventional» Monetary Policy as a Hidden Transfer Mechanism, «European Law Journal, 22, 838-868.

Unicef (2018). Unrounded estimates on birth and life expectancy by country. Disponible en https://www.unicef.org/sites/default/files/2018-12/Data-newborn-births-life-expectancy-final_0.pdf.

United Nations (2018). Statement on Visit to the United Kingdom, by Professor Philip Alston, United Nations Special Rapporteur on extreme poverty and human rights, London, 16 de noviembre de 2018. Disponible en https://www.ohchr.org/Documents/Issues/Poverty/EOM_GB_16Nov2018.pdf.

Van Parijs, P. (1995). Real Freedom for All, Oxford, Oxford University Press.

Waldron, J. (1986). John Rawls and the Social Minimum, «Journal of Applied Philosophy», 3, 21-33, https://www.jstor.org/stable/24353470.

Walzer, M. (1983). Spheres of Justice, New York, Basic Books.

World Inequality Report (2018). World Inequality Report 2018. Disponible en https://wir2018.wid.world/files/download/wir2018-full-report-english.pdf.

Torna su

Note

1 Disraeli, 2002: 85-86.

2 Rawls, 1971.

3 Dworkin, 2002.

4 Gutmann, 1989; Nussbaum, 2001; en contra, vid., entre otros, Bloom, 1975 y Schaefer, 2001.

5 Rawls, 1979: 67-68.

6 Nozick, 1974.

7 Buchanan, 1975.

8 A diferencia de lo que había sucedido en el periodo de entreguerras. Vid., por ejemplo, Ludwig Von Mises, Liberalismus (Mises, 1927) (se cita de la traducción española). En la página 46 de tal libro puede leerse: «Los liberales del siglo xviii, guiados por las ideas de la ilustración, apoyándose en un supuesto Derecho Natural cuya existencia, así, alegremente, sin pensarlo dos veces, presuponían, demandaban la igualdad para todos, tanto en la esfera política como en la civil, sobre la base de que los hombres éramos todos iguales [...]. Todo eso está muy bien en el plano intelectual; pero lo que sucede es que, verdaderamente, no existe esa supuesta igualdad entre los hombres». De esa diferencia se deriva el rechazo de toda relación necesaria entre liberalismo y democracia, y la consideración positiva del fascismo en tanto que «solución de emergencia», ibidem: 72: «Admitamos que los dictadores fascistas rebosan de buenas intenciones y que su acceso al poder ha salvado, de momento, la civilización europea. La historia no les regateará tales méritos».

9 Sen, 1992. De ahí que incluso el utilitarismo, cuya gramática estructural es colectivista, sea redefinido en ocasiones como igualitario, en la medida en la que da igual valor a la utilidad de todos y cada uno de los miembros de la sociedad (Sen, 1992: 139). Sigue siendo válida, sin embargo, la objeción de Rawls (1971: 27) relativa a la imposibilidad de reconciliar utilitarismo y reconocimiento pleno de la plena individualidad de cada persona. Vid. también Sen y Williams (1982).

10 Dworkin, 1977: 179-183; Kymlicka, 1990: 4.

11 Rawls, 1957 y 1958.

12 Scheidel, 2017: cap. 5.

13 Piketty, 2014: 452.

14 Higonnet, Jenson, Michel y Collins Weitz, 1987; Summerfield, 1989.

15 Schattschneider, 1942; García Pelayo, Mazower 1998: cap. 8; Pombeni, 2012.

16 Bobbio 1995c:16.

17 Ibidem: XXI.

18 Titmuss, 1950.

19 Beveridge, 1942.

20 Kynaston, 2017; Gigliobianco, 2006.

21 Jansen, Osterhammel, 2017; Buettner, 2016. Se podrá objetar que la velocidad a la que se redujeron las desigualdades económicas en la posguerra fue inferior a la vertiginosa a la que lo hicieron durante el conflicto bélico. Pero es necesario resaltar que el contexto es bien distinto, de fuerte y sostenido crecimiento económico, durante el que se refuerza la pulsión igualitaria, pero ya no mediante la nivelación hacia abajo, sino en el momento en que crecen fuertemente renta y riqueza. Y todo ello gracias a las estructuras institucionales concebidas y puestas a punto durante la guerra, y al modo de relacionarse, de hacer sociedad, que se consolida durante ella (algo que tiene reflejo de manera especialmente fuerte en novelas como Love on the Super Tax) (Laski, 1944).

22 Bobbio, 1995b: 39; vid. también Bobbio, 1995a: 132.

23 Hobbes, 1968: 183

24 Rousseau, 1762: 32.

25 Rousseau, 1754.

26 Walzer, 1983: 3, 8.

27 Sen, 2009.

28 La igualdad ante la ley cumplió una función histórica polémica: la lucha contra los privilegios jurídicamente confirmados de determinados miembros de la sociedad. Sin embargo, no solo el triunfo de las revoluciones liberales condujo a que perdiese esa capacidad de transformación, sino que el carácter limitado de la igualdad ante la ley hizo posible el crecimiento exponencial de las desigualdades sociales y económicas, al ser «ciega» no solo en lo que respecta a las desigualdades biológicas, sino también a las desigualdades que se generan en el reparto «social». Es revelador el siguiente pasaje del Tercer Estado de Sièyes: «Las ventajas por las cuales los ciudadanos difieren, se encuentran más allá de la cualidad de ciudadano. Las desigualdades de propiedad e industria son como las desigualdades de edad, sexo, talla y color. No desnaturalizan en modo alguno la igualdad del civismo; los derechos del civismo no pueden vincularse a tales diferencias. Sin duda, estas ventajas se hallan bajo el amparo de la ley; pero no corresponde al legislador crear desigualdades de esta índole» (Sièyes, 1789: 243).

29 Bobbio, 1995b: 35.

30 Ibidem: XI.

31 Ibidem: 5.

32 Frankfurt, 1987; 1997; y en forma quizá definitiva, Frankfurt, 2015.

33 Waldron, 1986.

34 Rawls, 1993: 7.

35 La prueba de ello se encuentra en que sea concebible que en una misma sociedad y a un mismo tiempo se reduzcan los niveles de pobreza y aumente la desigualdad. Tal es el caso no solo de la República China en los últimos cuarenta años, sino que tal patrón corresponde a la evolución de renta y pobreza en muchos (pero no en todos) los procesos de «modernización» económica. Como es bien sabido, el argumento «clásico» de Kuznets sostiene que el crecimiento de la desigualdad favorece el crecimiento en los primeros estadios del desarrollo, y tiene el efecto contrario posteriormente. Vid. Kuznets, 1955.

36 Sen, 1980; Bobbio, 1995b: 3; Bobbio, 1995a: 100.

37 Walzer, 1983: 10.

38 Ibidem: 6.

39 Ibidem: 319.

40 Ibidem: 19.

41 Ibidem: 17-19.

42 Ibidem: 316.

43 De modo no muy distinto a cómo era posible ennoblecerse teniendo dinero y recursos con los que hacerlo, hoy es posible adquirir la ciudadanía o el derecho a la residencia, comprar el reconocimiento de méritos o lograr tratamiento prioritario en la atención médica. En la estela de Walzer, vid. el argumento de Sandel (2012).

44 Sen, 2009: xi.

45 Walzer, 1983: 316.

46 Sen, 2009: x.

47 Rawls, 1958, 1971, 2002.

48 Dworkin, 1977, 2002.

49 Rawls, 1971: 69. Rawls distingue a su vez entre bienes primarios naturales y bienes primarios sociales: Solo estos últimos pueden ser distribuidos y redistribuidos, mientras que las desigualdades en bienes sociales primarios pueden ser compensadas a través de la distribución de bienes primarios sociales.

50 Rawls, 1971: 74-75.

51 Sen, 1979, 1992.

52 Sen, 1992.

53 Ibidem: 132 ss.

54 Therborn, 2013.

55 Brenner, 2006.

56 Moyn, 2018: 39-40.

57 World Inequality Report, 2019.

58 Causa, Hermansen, 2018.

59 Melin, Lu, 2017.

60 Institute for Policy Studies, 2019.

61 Oxfam, 2019.

62 Un estudio sistemático, que recopila copiosísima literatura en la materia en Wilkinson, Pickett, 2009; vid. también Pickett, Wilkinson, 2015; Wilkinson, Pickett, 2018.

63 Lives on the Line, 2019. Un estudio «cualitativo» de la desigualdad en forma de relato de viaje por la línea B del tren de cercanías de París en Maspero y Frantz (1990), «puesto al día» en Bacque y Merian (2019).

64 Es importante destacar que el factor relevante es el nivel de desigualdad, no necesariamente la tasa agregada de riqueza. Como los citados autores ponen de relieve, alcanzado un determinado nivel de bienestar económico, las diferencias no se explican mediante referencia a la riqueza (Wilkinson, Pickett, 2009: 17ff). Es más, es posible que dos países tengan esperanzas de vida semejantes pese a que su nivel de riqueza sea radicalmente distinto. Tal es el caso de Cuba y de Estados Unidos. En ambos países la esperanza de vida se sitúa en ochenta años, pese a que Cuba es un país mucho más pobre. Vid. Unicef (2018).

65 Stuckler, Basu, 2013.

66 El aumento exponencial de la desigualdad en la Unión Soviética y en otros países del Este en los que se aplicaron políticas drásticas de transición al capitalismo vino de la mano de una drástica reducción de la esperanza de vida y de un número brutal de muertes prematuras. El coeficiente Gini pasó de 27 en 1990, 46 en 1993 y 52 en 2001 en Rusia; de 25 en 1992, a 41 en 1996, y a 46 en 2001 en Ucrania; en todo el territorio de la URSS, el número de muertes prematuras ascendió a 4 millones de personas (Marmot; citado por Theborn, 2013). La esperanza de vida en Rusia solo alcanzó niveles semejantes a los registrados en 1989 veinte años después (al tiempo que el coeficiente GINI tendía también a reducirse).

67 Laffer, 1981.

68 Por ejemplo, Herzer, Vollmer, 2012; Grigoli, Robles, 2017.

69 Stiglitz, 2016.

70 Streeck, 2012; Crouch, 2011.

71 Platón, 1999: 428-429, cifra marginal 744-745.

72 Heller, 1928.

73 Ya en abierta crisis con anterioridad: Katz, Mair, 2018.

74 Goodwin, Eatwell, 2018.

75 Schmitt, 1932.

76 Streeck, 2016: 41 ss.

77 A su vez, causado y reflejado en la estratificación de las ciudades y en la radicalización de los procesos de destrucción de los mecanismos de sociabilidad en las mismas, fruto de su «gentrificación». En este sentido, la novela de Osman Lins, La Isla en el Espacio (Lins), publicada originalmente en 1964, puede ser vista como una denuncia temprana de tales tendencias.

78 Nozick, 1974: 169 ss.

79 Buchanan, 1975.

80 Locke, 1689: cap. V.

81 Eucken, 1947; Peacock, Willgerodt, 1989.

82 Hien, Joerges, 2018.

83 Todd, 1994; Fraser, Honneth, 2003; Fraser, 2019

84 Menéndez, 2019.

85 Costamagna, 2018.

86 Reiff, 2012: a diferencia de Sen, Rawls produce una «regla de justicia» (el principio de diferencia) que atiende exclusivamente a la distribución de los recursos, que no tiene en cuenta la dinámica de poder implícita en la producción de los citados bienes (y las ventajas que derivan de retener tal poder). De esta manera, el principio de la diferencia no tiene en cuenta ni la medida en la que los más aventajados cuentan con medios para forzar una negociación del principio a su favor (mediante lo que Claus Offe denominase la huelga del capital) ni la capacidad retórica de adaptar el programa neoliberista al esquema del principio de diferencia (el ya citado Reiff, 2012).

87 Vid., por ejemplo, Van Parijs, 1995.

88 Piénsese en la nacionalización de los riesgos financieros: Tooze, 2018; Tuori, 2017.

89 Rameaux, 2012.

90 Rawls, 1993; Habermas, 1995, 1996.

91 García Pelayo, 1977.

92 A su vez, fuente de inspiración del art. 9.2 de la Constitución española: «Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social».

93 Calamandrei, 1955.

94 Dossetti, 1995, 2005; Basso, 1958.

95 Dossetti, 2014.

96 Dahrendorf, 1965; Dani, 2013.

97 Bobbio, 1995b: 37.

98 Eucken, 1947.

99 Carli, 1993.

100 García Pelayo, 1977; Desan, 2014.

101 Marshall 1950; Bec 2012.

102 Alexy, 1992, 1993.

Torna su

Per citare questo articolo

Notizia bibliografica

Agustín José Menéndez, « La forja de la igualdad »Teoria politica. Nuova serie Annali, 9 | 2019, 329-355.

Notizia bibliografica digitale

Agustín José Menéndez, « La forja de la igualdad »Teoria politica. Nuova serie Annali [Online], 9 | 2019, online dal 26 mai 2020, consultato il 02 juillet 2020. URL: http://journals.openedition.org/tp/861

Torna su

Autore

Agustín José Menéndez

Universidad Autónoma de madrid, agustin.menendez@uam.es.

Torna su

Diritti d'autore

Teoria politica

Torna su
  • Logo Dipartimento di Culture, Politica e Società - Università degli Studi di Torino
  • Logo Marcial Pons éditeur
  • Logo Università degli Studi di Torino
  • OpenEdition Journals