Navigation – Plan du site

Las fronteras del lenguaje en la obra de José Revueltas y David Foster Wallace desde el pensamiento archipiélago de Édouard Glissant

Les frontières du langage dans l’ œuvre de José Revueltas et de David Foster Wallace. Une analyse d’après la pensée archipélique d’Édouard Glissant
The frontiers of language in the work of José Revueltas and David Foster Wallace. An analysis from the archipelago thinking of Édouard Glissant
Diego Canales

Résumés

La notion d’insularité ouvre des voies pour repenser et reconsidérer les frontières en apparence infranchissables du langage. C’est le cas du roman postmoderne où la communication entre dans un cercle d’auto référentialité qui la sépare de l’autre, et qui brise le lien socio-affectif de l’échange linguistique, en laissant un vide où la parole reste isolée et désactivée, surtout quand on fait la comparaison avec d’autres courants littéraires, comme le roman mexicain de la moitié du XXème siècle. Cet article abordera l’ambiguïté comme forme de pensée proposée par Edouard Glissant, laquelle se glisse parmi les espaces ouverts par la séparation, en rétablissant les ponts communicatifs cachés sous la logique dominante de la pensée de système. L’analyse comparative entre Los errores (1964) de José Revueltas et La fonction du balai (1987) de David Foster Wallace problématise les effets de l’aliénation provoquée par l’impossibilité de rompre avec la barrière que le langage impose aux personnages, qui restent étrangers dans leurs mots. La distance formelle, historique et géographique des deux œuvres fonctionne comme espace de l’analyse d’après des perspectives complètement différentes qui, néanmoins, parviennent à se retrouver dans leurs extrêmes. Revueltas écrit dans un contexte dominé par de grandes idéologies historiques pleines d’intentions émancipatoires et de promesses messianiques. Foster Wallace, pour sa part, est situé au bord de « la fin de l’Histoire », où les disputes idéologiques cèdent leur position centrale au langage isolé, sous la forme d’un échange pur de signes. Le centre devient la périphérie, puisque le rôle principal de l’échange efface tout trace de référentialité, donc, de centralité. La notion d’insularité permettra d’esquisser un espace utopique où les contradictions peuvent être surpassées si la pensée de système est remplacée par une pensée de l’ambigu, où la subjectivité n’est pas construite à partir de l’opposition. Glissant dit que le Tout-Monde est un « monde à créer mais qui est déjà là, et dont nous n’avons pas encore une connaissance disons évidente » (Glissant cité par Rosemberg, 2010. Dans cette perspective, la séparation linguistique qui isole devient elle-même une forme de communication : les personnages marginalisés de Los errores veulent briser les barrières de leur propre langage à partir de leur aliénation, et les jeux de langage de La fonction du balai ouvrent la voie pour sortir de leur circularité, en devenant un langage qui parle toutes les langues par rapport au Monde.

Haut de page

Texte intégral

1Las obras Los errores (1964) de José Revueltas y The broom of the system [La escoba del sistema] (1987) de David Foster Wallace, son dos narraciones en las que la vida de los personajes es invadida por historias necesitadas de interpretes pero que, paradójicamente, no necesitan dar con ellos para activar sus mecanismos lingüísticos. Aunque cada obra se enfrenta a distintos tipos de problemas, su punto en común es el conflicto central que articula los relatos provocado por la necesidad de establecer una relación confrontada a los pensamientos-sistema, y será precisamente a partir de esta relación que el presente artículo intentará desarrollar un análisis dinámico que acerque las ideas de ambos escritores sin que esto signifique homologar sus diferencias. La noción de Édouard Glissant llamada “pensamiento-archipiélago” nos será de gran utilidad pues enfatiza los puntos de encuentro entre razonamientos conceptuales, por lo general aislados y puestos en oposición por su carácter “cerrado”. Este modelo de pensamiento permite asociar dos obras que representan dos ideas en apariencia contradictorias, haciendo que surjan nuevos modelos de comparación, a pesar de que dichas obras hayan sido escritas en momentos históricos y geográficos distintos.

Espacios de encuentro entre dos obras distintas

2En Los errores el discurso autoritario tiene el monopolio del centro y no permite la incorporación de elementos que disientan con su conceptualización determinada, mientras que en La escoba del sistema es el lenguaje el que crea su propia referencia y se vuelve un sistema en sí mismo sin necesidad de un objetivo trascendental. Es decir, se trata de un pensamiento sistema que se cierra en su apertura, invadiendo todos los espacios de lo imprevisible para marcar una distancia con sus propias condiciones, haciendo de las identidades un signo más que puede ser intercambiado por otra ficción. Para esto, el pensamiento de Édouard Glissant aporta un enfoque desde el cual surgen perspectivas que van más allá de la clasificación delimitada. La noción de Todo-Mundo como el espacio desde donde se imagina un mundo existente pero todavía no realizable, como un espacio de suspensión en el que aguardan las imágenes que se producen en el lugar caótico de la interacción entre culturas. Por lo tanto, tomando en cuenta las relaciones político-culturales tan cercanas y a la vez caóticas y dispares entre los lugares de producción de ambos autores, el pensaminto de Glissant funciona como vehículo para articular un espacio de análisis de las diferencias entre Revueltas y Wallace. Como el mismo Glissant menciona:

  • 2 Glissant, Édouard, Introducción a una poética de lo diverso, Editorial Planeta, Barcelona, 2002, p. (...)

Se diría que para el encuentro planetario de las distintas culturas, que experimentamos como un caos, carecemos de referencias. Adondequiera que dirigimos nuestra mirada presenciamos la catástrofe y la agonía2.

3La perspectiva de la dinámica constante del choque y la generación de culturas diferentes se presenta como un elemento avasallador frente al cual el individuo queda corto en sus pretensiones por discernir la lógica de este movimiento. Enseguida, Glissant explica la causa de este sentimiento de impotencia:

  • 3 Ibid.

El caos-mundo nos produce zozobra. Pero esto es así porque tratamos todavía de tomar la medida de un orden soberano, que desearía reconducir una vez más la totalidad-mundo a una unidad reductora3.

4Es decir, es la misma necesidad por detener el flujo del movimiento la que produce la angustia de su impotencia. Lo que propone Glissant no es una simple resignación ante el caos-mundo sino un lugar nuevo desde el cual las identidades se integren a este devenir constante del Todo-Mundo para así librarse de la acusada obligación de fijar el movimiento en un sistema de conceptualización cerrado que, a su vez, cierra el espacio para la interacción y el intercambio con lo otro.

  • 4 Rosemberg, Muriel, op.cit., p. 323

5Este modelo de construcción y singularización de las identidades es cuestionado por el pensamiento archipiélago que propone una concepción identitaria basada en un imaginario de la espacialidad4, esto permite incorporar elementos dispares y asimétricos que puedan compartir un mismo espacio para analizar sus movimientos relacionales. El espacio en el que esto ocurre también abre la posibilidad de construir una política de la diferencia y al mismo tiempo un enfoque comparativo capaz de pensar la forma en la que obras en apariencia tan alejadas por su espacio y su tiempo confluyen en ciertas condiciones de posibilidad de las identidades actuales. Los errores y La escoba del sistema ejemplifican y desarrollan este espacio donde las identidades no permanecen aisladas en un archivo de la Historia sino que son recuperadas para visibilizar la dinámica de las relaciones que las posibilitan. Así, el pensamiento de Glissant contribuye a una nueva forma de análisis que, a su vez, permanece siempre abierto a las aportaciones que se le puedan hacer desde el campo de los estudios comparatistas. Formando así una dinámica relacional que no encuentra su cierre en determinaciones conceptuales sino que permanece en constante evolución y desarrollo.

6Aunque los contextos de producción de estas obras son en apariencia completamente opuestos, no son contrarios del todo. El México de los años sesenta dista mucho de las condiciones de los Estados Unidos de los ochenta. Sin embargo, hay caminos que se cruzan de forma constante en la historia de estas dos naciones que, si bien no guarda la relación estricta entre imperio y colonia, como puede ser el caso de Francia y las Antillas, sí se puede ver como una relación entre centro y periferia. Esto debido principalmente a la cercanía geográfica, que hace de México el primer punto de contacto de los Estados Unidos con América Latina, lo que ha hecho que las relaciones económicas, políticas, sociales y culturales sean de gran importancia para ambos países. No obstante, si algo ha caracterizado a esta interacción es la asimetría que hay en las relaciones de poder.

7Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos se erigen como la mayor potencia económica y política, mientras que México forma parte del Tercer Mundo, o como actualmente se le denomina “país en vías de desarrollo”. Esta asimetría crea una especie de dependencia, sobre todo económica y comercial de México hacia Estados Unidos, aunque también se ve reflejada en el ámbito cultural y social. Por lo tanto, se podría decir que la interacción de estos dos países es una relación de dominación, de dependencia, entre un centro y su periferia más cercana. Lo que un tipo de análisis basado en el pensamiento archipiélago permite es elucidar los puntos de encuentro que hay entre las literaturas de estos países sin que la relación de dominación sea determinante sino complementaria para entender el interés común en un tema como es la relación del sujeto con el lenguaje y viceversa. Un análisis basado en la relación como forma de plantear la creolización de los distintos polos de identidad para librarlos de su aislamiento conceptual y dinamizarlos para su actualización en un modelo de estudio comparatista.

8La novela Los errores surge en un momento muy convulso de México, lo cual se acentúa en la obra debido a las posturas políticas e ideológicas de José Revueltas que se inclina por las causas revolucionarias, con un pasado extenso de militancia en movimientos sociales e incluso formando parte de Partido Comunista de México hasta que su disidencia y crítica al discurso oficial del partido provocaron su expulsión de este. A grandes rasgos, en el contexto de la novela de Revueltas, encontramos la reciente inclusión de México en el panorama económico mundial, después de la Revolución mexicana y el periodo de Nacionalismo (1910-1930) que tuvo como objetivo principal la formación de una identidad que pudiera definir las características de lo “mexicano”, tema en el que ahondaría posteriormente Octavio Paz en El laberinto de la soledad (1950), con el propósito de integrarse a un ámbito cultural mundial lleno de identidades nacionales occidentales con siglos de historia y formación y, por otra parte, de identidades periféricas de reciente gestación. Este periodo nacionalista se inscribe en la lógica del desarrollo de una identidad exclusiva y cerrada como elemento necesario para relacionarse con el otro. Debido a las circunstancias culturales tan heterogéneas de un país como México, el modelo nacionalista de construcción identitaria fracasa en su intención de homologar las distintas visiones del mundo que conviven en el país, como lo menciona Glissant:

  • 5 Glissant, Édouard, op. cit., p. 60

Si tomamos como ejemplo un país como México, nos damos cuenta inmediatamente de que late ahí una cultura atávica, la propia de los amerindios de México -la cultura de Chiapas-, pero también una cultura compuesta, la de la cultura general del México actual. Y no son precisamente ejemplo de concordia.5

9La mayoría de los sectores de la población no pueden acceder a la lógica cultural de la modernidad internacional y mucho menos gozar de las bondades del progreso económico que quedan reservadas a las clases privilegiadas.

  • 6 Sánchez, Ignacio. “Bienaventurados los marginados”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revu (...)
  • 7 Negrín, Edith, “El agua, la tierra, el hombre… Revueltas nombra”, en El terreno de los días. Homena (...)

10La discrepancia con el modelo identitario y económico que se pretende imponer como base del desarrollo nacional, provoca conflictos sociales e ideológicos que llevan a algunos sectores de la población, sobre todo a los menos favorecidos, a radicalizar sus exigencias adoptando el discurso comunista proveniente de la Unión Soviética como forma de combatir las desigualdades provocadas por el modelo económico-capitalista representado por los Estados Unidos. Como muchas naciones “periféricas” de la época, México se encuentra en medio del conflicto provocado por la Guerra Fría. Un gran sector de la intelectualidad mexicana de la época forma parte de esta posición política cercana al comunismo. José Revueltas forma parte de este grupo de intelectuales comprometidos que, en su caso, se adhiere a las ideas del discurso marxista-leninista. “Cuando uno se aproxima a los escritos políticos de José Revueltas, no es difícil considerarlo un leninista al pie de la letra6”. Aunque más allá de repetir ideas pertenecientes al discurso partidista a modo de propaganda, su obra surge con la intención de abrir una posibilidad al interior de este discurso cerrado: “La poética del escritor militante en lo que tiene de voluntario y consciente es una búsqueda dentro de los parámetros del materialismo histórico7”. Poco a poco Revueltas comienza a cuestionar la pertinencia de la autoridad del Partido, ya que, para él, esta representa un autoritarismo acrítico que no cumple con sus objetivos de emancipación.

11Dicho cuestionamiento se pone de manifiesto en su obra Los errores, cuyo tema principal son las desavenencias al interior de un discurso político que se sostiene a base de preceptos dogmáticos, carentes de la elasticidad conceptual necesaria para adaptarse a las condiciones de una sociedad que se encuentra muy lejos de poder cumplir con los requerimientos teóricos exigidos por la ideología estalinista para poder llevar a cabo una revolución proletaria. Estas diferencias fundamentales para adaptar la realidad práctica a una conceptualización alejada de ella provocarán no sólo conflictos al interior de las filas del partido, también es el motivo principal que utiliza el autor para exponer las dificultades que tienen los personajes para encontrar una posición estable en su entorno mediante la cual pueden desarrollar una visión clara de su mundo afectivo, personal y social otorgándoles cierta seguridad identitaria que les permita moverse en un espacio sin miedo a perderse en una confusión simbólica que en ocasiones los sobrepasa y en otras los posee.

  • 8 Cobb, Gavin, Alcoholics Poluphonous: Wittgenstein’s linguistic philosophy in David Foster Wallace’s (...)

12Por su parte, David Foster Wallace, quien escribe en el contexto estadounidense de los años ochenta en condiciones personales y sociales diametralmente opuestas a las del escritor mexicano, es un autor formado en la academia, siguiendo una educación en filosofía, principalmente en filosofía del lenguaje, la cual será una influencia importante no sólo en su novela, sino también en su obra literaria8, en particular en la figura del filósofo austríaco Ludwig Wittgenstein del que fue un ferviente seguidor. No obstante, a diferencia de Revueltas, Wallace no tiene ninguna participación política directa que lo involucre con alguna causa emancipatoria, por lo que se podría argumentar que hay una causa personal muy importante desarrollada a lo largo de su obra, que es la del lenguaje como forma estructurante de la cultura. Esto lo llevará a criticar la postura posmoderna que aleja al lenguaje de toda forma de significado al volverlo un referente de sí mismo, despojándolo de una relación directa con la expresión afectiva y personal del autor. Citado por Timothy Jacobs, Wallace afirma que la ironía sin propósito, pura, se paraliza cuando

  • 9 “becomes in and of itself just a mode of social discourse. That is, it’s not really about causing a (...)

se transforma al interior y al exterior de sí misma sólo en un modo de discurso social. Es decir, ya no se trata de provocar ningún tipo de cambio, es sólo una forma popular de hacerlo – de hablar y actuar, para de alguna forma burlarse de todo, incluso de uno mismo, y tener realmente miedo de ser objeto de burla.9

13Esta manera de concebir la función del lenguaje y de su uso en el ámbito de la ficción surge en un contexto estadounidense marcado por el inicio de las políticas económicas neoliberales, impulsadas por Ronald Reagan, que hacen del consumismo el eje central de la organización cultural de la sociedad norteamericana.

  • 10 Klein, Naomi, No logo: taking aim at the brand bullies, Picador, New York, 1999
  • 11 Cobb, Gavin, op.cit., p. iv

14Una muestra clara y directa de este fenómeno es la constitución de los centros comerciales como el espacio de interacción pública por excelencia. Las plazas públicas y abiertas son sustituidas por espacios cerrados y privados que acaparan las relaciones que antes se formaban de manera directa para discutir temas de interés colectivo, instaurando un nuevo tipo de interacción mediado por el consumo de mercancías con un valor simbólico que se integra como una parte crucial en la noción de identidad del consumidor. Como lo explica Naomi Klein en su obra No Logo (1999)10, el estatus social que se adquiere con la compra de un producto es más importante que el producto mismo, generando así una identidad que está íntimamente ligada con la marca. Consecuencia de esto, la esfera económica invade más y más aquello que estaba reservado a la esfera social. Las identidades tienen como punto de referencia ya no un discurso basado en ideologías construidas a partir de la relación con los demás sino en un discurso cuyo espejo ha dejado de ser el Otro y se ha transformado en un producto, una mercancía. La ideología de marca se vuelve el elemento principal en la formación del discurso identitario: estructuras discursivas que se forman con base en la relación de signos con signos, signos lingüísticos con signos mercantiles. Dicho elemento, representado en la obra de Wallace para hacer una crítica irónica hacia la ironía identitaria, una meta-ironía, como lo refiere Cobb11 al cuestionar la influencia del aparato discursivo económico en la formación de la experiencia identitaria subjetiva.

15En La escoba del sistema es posible identificar tal aspecto con la aparición de la editorial llamada Frequent & Vigorous, que no sólo representa el nombre de un negocio sino también la actitud adoptada por los personajes al enunciarlo. El escritor ve en estas señales la descomposición de la estructura tradicional de la novela, llevada al extremo para mostrar sus contradicciones inherentes como una estrategia para intentar escapar de esta circulación autorreferencial. Como lo menciona Jean Baudrillard (1981):

  • 12 « Aujourd’hui l’abstraction n’est plus celle de la carte, du double, du miroir ou de concept. La si (...)

Actualmente la abstracción no es más aquella del mapa, del doble, del espejo o del concepto. La simulación ya no es aquella de un territorio, de un ser referencial, de una substancia. Es la generación mediante modelos de un real sin origen ni realidad: hiperreal.12

La disolución de la identidad en el lenguaje

  • 13 « monde à créer mais qui est déjà là, et dont nous n’avons pas encore une connaissance disons évide (...)

16En ambas novelas, el texto expone sus conflictos a la vez que propone un espacio utópico en el que las contradicciones pueden ser superadas si se abandona el pensamiento sistema por un pensamiento de lo ambiguo, donde el enfrentamiento y la imposición no sean los puntos de partida para establecer una relación identitaria. El caso de Los errores puede situarse en un momento en el que la solidez estructural del discurso ideológico en boga comienza a debilitarse, lo que deja a los personajes en un lugar de deterioro, que ocupan bajo la forma de la discontinuidad, definida por Glissant como un elemento constitutivo de la creolización, aunque ubicado cronológicamente anterior a la formación de un tejido que pueda comunicar a dichas discontinuidades. Del mismo modo, Glissant menciona que el Todo-Mundo es un “mundo que hay que crear pero que ya está ahí y del cual aún no tenemos un conocimiento digamos evidente”13, el cual se encuentra en el centro de la alienación lingüística de ambos textos y que deja entrever una visión alternativa posible de las cosas.

17Así, los personajes marginalizados de Los errores encuentran una forma de expresar sus afectos más personales a través de su propia alienación. El mismo rencor y la frustración provocados por la exclusión son la marca de su universo afectivo más personal, desde el cual expresan cierta posición en el mundo que no es indiferente ante sus emociones. La ira se vacía en el discurso que lo crea, generando una circulación que acerca a los personajes mediante una empatía antagónica. Por ejemplo, comprobamos que el policía anticomunista admira a su contraparte comunista por considerar que ambos comparten una misión, no importa que esta difiera, y es sólo la parte ideológica la que termina provocando un conflicto insalvable que genera una relación de identidades rizomáticas presentes en todo el discurso. Un caso concreto se encuentra en el capítulo XVIII en donde el prestamista, don Victorino, recibe la noticia de que un comunista, Olegario Chávez, lo acecha dentro de su negocio, ante lo cual reacciona con una serie de reflexiones que ponen en duda sus límites identitarios:

  • 14 Revueltas, José, Los errores, Ediciones Era, Ciudad de México, 1979, p. 158

Don Victorino sabía que este momento era inevitable y que su culminación se aceleraría en la forma más precipitada y sin control, en cuanto Nazario anunciara que se iba [...] Se preguntó si esto era miedo y su respuesta fue afirmativa: pero un miedo que no le pertenecía, un miedo que no era únicamente suyo, sino que representaba una forma de defensa de todos ellos, de todos los de su especie y de lo que significaban en la vida, por intermedio de don Victorino que, de tal modo, asumía ese miedo menos que como algo humillante y desgraciado, como la dignidad trágica que le era impuesta por un destino de cualquier manera grandioso.14

  • 15 Zizek, Slavoj, El sublime objeto de la ideología. Siglo XXI editores, Ciudad de México, 2016, p. 15

18El sentimiento descrito en este pasaje, que corresponde al llamado discurso de “la herramienta de la Historia”, asociado por Zizek a “las leyes del progreso histórico, la necesidad férrea de la desintegración del capitalismo y del pasaje al socialismo15”, es propio de la retórica comunista, en el que cada hombre debe asumir el papel preponderante que ocupa la “causa” de la lucha para establecer una nueva sociedad, dejando de lado sus propios intereses, dispuesto a sacrificar su individualidad por lo colectivo. Esto cobra un toque irónico ya que en este caso quien asume los mecanismos ideológicos que fundamentan el pensamiento del enemigo es un agente anticomunista. La promesa de un destino grandioso se presenta como un consuelo que sirve para aminorar el desamparo que produce el miedo inicial, cuya generalización puede ser tomada como una muestra del modo en que actúan las identidades comunicantes. Sin embargo, el elemento más relevante es la adopción del discurso comunista para actuar en su contra. Ambos antagonistas confluyen en la consecución de una causa como principal motivación para su lucha. Aunque para don Victorino es muy difícil dilucidar el componente político concreto de su causa, sabe que está destinado a servirla y que mediante dicho acto sobresale la particularidad específica de su identidad. La combinación y el intercambio de elementos discursivos e ideológicos muestran el inicio del desgaste de los límites identitarios que hasta el momento mantenían aisladas a las partes en disputa. Se añade una complejidad que dificulta la clara distinción y separación de los oponentes, resultante del mismo conflicto.

19En La escoba del sistema las articulaciones puras del lenguaje acaban por abrir un sendero que rompe su propia circularidad, generando un pensamiento sobre la propia lengua (en el sentido que le da Glissant en su Introducción a una poética de lo diverso), al poner el lenguaje en relación con el mundo mediante el contraste de las formas estereotipadas de la estructura – como formas de expresión sin contenido – con las especificidades lingüísticas de la escritura de Wallace. Por una parte está la estructura como contenido vacío y por la otra, la reverberación producida al interior de la frase surgida mediante el acto de lectura, esto crea una especie de fricción armónica. El viento como el espacio de lo impredecible donde surge una nota musical determinada. Ambos elementos son necesarios, no se contraponen sino que se complementan y se acentúan.

  • 16 Cobb, Gavin, op.cit. p. 22

20Los afectos expresados en Los errores marcan una pausa en el cambio vertiginoso que pretende imponer el choque entre ideologías opuestas, el individuo se da un momento para relacionarse con su propia emoción como forma de tener una injerencia directa sobre la realidad. Así también la escritura de Wallace se muestra como una especie de jaula donde se encierran todos los elementos que cuestionan la lógica posmoderna. Como lo menciona Adam Kelly, se trata de una “Nueva sinceridad”, calificada a su vez de “meta ironía” por A. O. Scott (ambos citados por Cobb16), la cual pone en evidencia la obsolencia de los recursos narrativos posmodernos, facilitando su reconocimiento y, hasta cierto punto, la superación de las restricciones expresivas que estos imponen a quien tema acercarse demasiado a sus propias palabras mediante la escritura. Al final, la ficción impide que las palabras queden como formas extranjeras de imposición de un significado autorreferencial, permitiendo que se incorporen al espacio de la indeterminación subjetiva en un intercambio horizontal.

  • 17 Bosteels, Bruno, “Marxismo y Melodrama”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas., Ben (...)

21Lo mismo sucede con los personajes de Revueltas en Los errores. Como bien apunta Bosteels (2007) 17, la novela tiene la estructura de un melodrama situado en dos mundos diferentes: 1) el de la militancia política partidista, formado por los intelectuales comunistas, y 2) el de las clases más bajas de la sociedad (ladrones, proxenetas, prostitutas, artistas de circo…). El contraste sirve como vehículo de crítica hacia las visiones más fundamentalistas de la ideología marxista, en donde las clases más bajas son denominadas como lumpenproletariado, un residuo inútil de la lucha de clases que no tiene ningún papel relevante en el desarrollo de la Historia ni forma alguna de integrarse a ella, por lo que en todo momento son vistos con una actitud de sospecha y de desprecio. A pesar de este impedimento, es posible integrarlos a otro tipo de historia, la historia de la novela, cuyo texto sirve como espacio de interacción entre elementos antagónicos que encuentran puntos en común para cuestionar el papel que les es asignado desde un discurso centralizado.

22Por ejemplo, los personajes masculinos de El muñeco y Elena (abreviación popular de “El enano”), son individuos carentes de todo interés personal o participación política; lo único que les importa es encontrar una manera de salir de su condición social para ganar el reconocimiento que les ha sido negado y que ellos mismos se niegan como una forma de autoexclusión, producto de la impotencia para modificar las estructuras cerradas de un discurso que los excluye y a la vez los define como marginalizados. En este proceso se construye una identidad de la exclusión que no puede ser superada mediante los propios recursos lingüísticos, ya que no existe el lenguaje que pueda articular el paso de una categoría a otra sin que haya una especie de “milagro”, una voluntad divina extra discursiva que rompa con la linealidad histórica que les ha sido asignada desde fuera. Desde un principio se establece el tipo de evento que resulta del encuentro entre los personajes, en este caso el muñeco llega al hotel desde donde planea el gran robo que lo hará cambiar de vida, que lo llevará a un mejor lugar, con todas las insinuaciones mesiánicas que esto representa. El encuentro con el recepcionista es caracterizado de esta forma:

  • 18 José Revueltas, op. cit., p. 15

Algo más que un primer testigo: alguien que lo situaba, que le daba una realidad, que con su aceptación lo hacía entrar del modo más firme en su propio desdoblamiento, ahora sin escapatoria. En efecto, lo había mirado como a una cosa ya resuelta, un hecho establecido.18

23La descripción del momento en el que el muñeco se encuentra con otra identidad muestra cómo la ruptura de esta lógica causal, aparentemente predeterminada, será uno de los principales conflictos entre los personajes. En el proceso de formación de identidades también se trata una de las problemáticas descritas por Glissant:

  • 19 Ibid., p. 17

las distintas humanidades actuales se despojan con dificultad de aquello en lo que han insistido desde antiguo, a saber: el hecho de que la identidad de un individuo no tiene vigencia ni reconocimiento salvo que sea exclusiva respecto de la de todos los demás individuos.19

24En este caso, el conflicto se presenta como una sospecha ininteligible, no localizable a través del discurso que logre establecer un territorio fijo de identificación y de separación de los diferentes elementos que se mezclan en la ambigüedad:

  • 20 Ibid., p. 20

tal hipótesis no podía ser para Mario otra cosa que él mismo, este ser concreto; y entonces su identidad con aquella vaga conjetura, que también era él mismo, se le aparecía como un contacto indecible, como si alguien le acariciara el cuerpo por debajo de la piel con unos dedos caprichosos complacidos, mientras él se desangraba por cada uno de los poros, hasta el vacío, hasta vaciarse por entero en el vacío, sin comprender nada, sin darse cuenta de nada.20

25Por otra parte, del lado de la política partidista y la militancia también hay una distancia al interior del centro percibida como una falla en el actuar de los individuos involucrados opuesto al discurso autoritario e impersonal que exige obecederlo ciegamente como si se tratara de un acto de fe. Las identidades se vuelven entonces prescindibles en aras de un bien superior que deja de lado circunstancias particulares, consideraciones sentimentales y éticas excluidas de la búsqueda de la meta colectiva y el desarrollo de la verdad histórica revolucionaria. Así lo expresa Jacobo, un ideólogo del partido que está a punto de ser expulsado de éste debido a su postura crítica. Sus reflexiones giran en torno al juicio histórico que se hará a las decisiones tomadas por el partido y sus dirigentes. Aunque no está de acuerdo con ellas y las considera injustas, confía en que la Historia tomará estas equivocaciones como un mal necesario, como un paso más en la búsqueda del objetivo final. La gran causa podrá redimir los errores cometidos:

  • 21 Ibid., p. 198

Hay que repetirlo, ciertamente: la verdad es concreta en el tiempo y en el espacio. Debe ser callada o dicha conforme a estas relaciones estrictas, pero nunca, por ningún concepto ni por ninguna razón, fuera de estas relaciones. Debemos ver los hechos con desolada e intrépida valentía humana, pues para eso somos comunistas. Las caídas, las injusticias y aun los crímenes en que haya incurrido nuestra causa, son crímenes, injusticias y caídas que comete nuestra misma causa.21

Formas alternativas de subjetividad

26La diégesis de ambos sectores de la sociedad descritos en la novela de Revueltas se mantiene separada desde un punto de vista formal, dado que la división por capítulos tiene un protagonista diferente, cada uno con historias y motivos propios dentro de la trama, sin respetar un orden cronológico estricto. Por esto la narración se completa con algunos fragmentos temporales que añaden información intercalados puntualmente. De este modo, a pesar de que no hay un cruce directo de las líneas narrativas, la estructura de la novela consigue una cierta polifonía al interior del texto, en la que las voces de los personajes se acentúan entre sí, generando un contrapunto que resalta los momentos discordantes entre los personajes y su lenguaje, volviendo a este último un factor extraño al que buscan aferrarse los personajes como única manera de construirse un espacio individual e independiente.

27Foster Wallace pone de cabeza este juego con la estructura de la novela, como si el lenguaje “perseguido” por los personajes de Revueltas hubiera seguido un camino independiente de manera acelerada hasta volverse una entidad completamente separada y autónoma, un lenguaje que ya no tiene necesidad de hablar con nadie porque habla consigo mismo. Al menos eso es lo que Foster Wallace expone en su crítica de la lógica posmoderna plagada de autorreferencialidad, conseguida gracias a un distanciamiento irónico que sirve para cubrir la angustia provocada por la misma separación. Los diferentes niveles de discontinuidad en las obras abren el espacio para armar su tejido y tender un puente que permite un análisis más allá del pensamiento sistema. En una de las conversaciones entre el Dr. Jay y Lenore se discute el nivel de realidad de uno de los personajes de las historias de Rick, expresado por la concreción de las palabras que son llevadas a un terreno hiperbólico donde el solo hecho de nombrar las cosas hace que estas existan:

Jay: (apagado) ¿A quién le importa definirlo? ¿No puedes sentirlo? Puedes sentir cómo es tu vida; ¿Quién puede sentir la vida de la mujer de la comida chatarra en la historia de Rick?
Lenore: ¡
Ella puede! ¡Ella puede!
Jay: ¿Estás loca?
Lenore: Ella puede si en la historia dice que puede. ¿Cierto? Si siente un dolor tan increíble por haber aplastado a su bebé que la hace caer en coma, entonces ella lo siente.
Jay: Pero eso no es real.
Lenore: Parece ser exactamente tan real como dice serlo

[...]

  • 22 « “Jay: (muffled) Who cares about defining it? Can’t you feel it? You can feel the way your life is (...)

Lenore: La vida de la mujer está en la historia, y si la historia dice “La bella y gorda mujer estaba convencida de que su vida era real” entonces lo está. Excepto que lo que no sabe es que su vida no es suya. Está ahí por una razón. Para demostrar algo o provocar una sonrisa, lo que sea. Ni siquiera es producida, es evocada. Ella está ahí por una razón.22

28Los afectos de la mujer están ahí, representando una realidad concreta para ella, sin embargo, la realidad toma un lugar secundario ante su evocación. La representación toma el lugar de lo real afectivo. Son palabras que pierden su soporte afectivo porque están estructuradas a partir de un armazón lingüístico, circular. Una estructura que va más allá de la lógica autoritaria del discurso estalinista de Los errores, en el que los sujetos son hasta cierto punto prescindibles debido a la autosuficiencia interna representada por el valor elevado de la Historia y la verdad que la sostiene, en este caso incluso el punto que sostiene a la estructura es innecesario, es decir, el centro de autoridad se anula para hacer de la estructura misma el elemento independientemente funcional de su propia articulación. El caos-mundo se torna inasible desde cualquier punto porque su misma circulación elimina la posibilidad de un centro. La ausencia que se incluye en el sistema de marginalización del discurso autoritario es excluida como espacio de simbolización y lo que hay ahora es una presencia total del signo que elimina la probabilidad misma de concebir lo impensable. Es así como La escoba del sistema presenta la ausencia del texto en su forma tradicional, característica identificable a partir de la misma división de capítulos que son nombrados con signos lingüísticos como /a/ o /b/. Si en Los errores los capítulos eran nombrados por los personajes que los protagonizaban ahora las divisiones en La escoba del sistema tienen como protagonistas a su propia textualidad formal. En ella el orden cronológico de la narración está completamente ausente e incluso el orden temático se tambalea por momentos, pasando de situaciones absurdas a personajes absurdos, historias dentro de las historias, elementos no literarios que se incluyen como nuevos articuladores de la narración.

29Lo anterior se representa principalmente en la interacción entre Lenore y el Dr. Jay, su psicólogo, la cual tiene lugar en sus sesiones de terapia. Es interesante señalar la importancia que este momento terapéutico tiene en la presentación del texto. Aunque no se trata específicamente de una terapia psicoanalítica, sí hace pensar en la importancia del discurso para el proceso analítico, the talking cure, como lo denominara Anna O. La cura mediante el habla que articula los síntomas inconscientes para llevarlos a la consciencia. Con un giro irónico, Foster Wallace presenta un escenario terapéutico en el que la palabra pierde toda capacidad reparadora ya que la relación entre palabra y afecto es cuestionada por el mismo Dr. Jay:

  • 23 « “Dr. Jay: So it would be safe to characterize yesterday as just not a good day at all, then. Ms. (...)

Dr. Jay: Sería seguro considerar el día de ayer como un día no del todo bueno, entonces.
Ms. Lenore Beadsman: Creo que esa sería una aseveración correcta, sí.
Dr. Jay: ¿Y cómo te hace sentir eso?
Lenore: Bueno, creo que por definición un día que no es del todo bueno te hace sentir muy mal ¿no es así?
Dr. Jay: ¿Te sientes obligada a sentirte mal?
Lenore: ¿Qué?
Jay: Si un mal día es por definición un día que te hace sentir mal ¿te sientes presionada para sentirte mal por un mal día, o lo sientes como algo natural?
Lenore: ¿Qué demonios tiene que ver eso?
Jay: La pregunta te pone incómoda.
Lenore: No, me hace sentir que acabo de escuchar una pregunta bastante tonta y sin sentido, lo cual me temo que así fue.
23

30Las conexiones lógicas entre signo y afecto son trasladadas hacia un punto sin sentido, no como una forma de resignificar los valores afectivos de una paciente con dificultades cognitivas, sino simplemente para cuestionar la consecuencia lógica de una definición conceptual, poniendo en entredicho la relación entre los sujetos como seres hablantes. El discurso autoritario del psiquiatra es tan excesivo que provoca un efecto de ironía.

31Esto recuerda la crítica que se le hace a otro discurso autoritario, el estalinista, presente en Los errores como algo ya caduco; crítica realizada mediante recursos narrativos diferentes. Otro ejemplo del tratamiento especial del lenguaje en la novela de Wallace es representado por el esposo de Lenore, Rick Vigorous, el cual es copropietario de una casa editorial llamada Frequent & Vigorous. Su función es la de revisar historias para su posible publicación, las cuales comparte con Lenore, estableciendo una especie de vínculo afectivo a través de la narración de dichas historias. Sin embargo, estas narraciones van tomando pocoa poco más protagonismo en el desarrollo de la historia principal, al grado de borrar la línea entre ficción y realidad en la misma diégesis de la novela. La narración invade el espacio del discurso directo de los personajes, provocando que sus emociones se vean también perturbadas. Llega un momento en el que Lenore no puede comunicarse con su esposo porque este se encuentra totalmente insertado en el espacio de su propia narración, en el que el signo suplanta a su referente:

  • 24 « “Ok Rick, that’s it. Cut the story charade. We’re having a talk.” “You bet your lovely bottom we (...)

“Está bien Rick, ya basta. Detén esta farsa de la historia. Tenemos que hablar”
“Puedes apostar tu adorable trasero a que la tendremos.”
“¿Entonces por qué no podemos tener una plática sin que pretendas que es algo más, Rick? Esto me parece bastante perturbador.”
“Pero ya ves finalmente la esposa ya no puede mantenerse alejada, se da cuenta de que cualquiera sea la conexión física que pueda desear debido a su desastrosamente débil red personal, ella y el dentista están conectados de una manera mucho más profunda y honda, y sí, en cierto sentido incluso más plena y tridimensional, digamos de una manera
emocional…”24

32La relación desfasada entre el lenguaje como depositario de significados fijos y el sujeto como entidad aislada produce un nuevo tipo de identidad, basada en una aparente libertad para crear una renovada serie de articulaciones semánticas que actúen sobre las condiciones específicas del individuo, es decir, es el sujeto, desprovisto de la carga histórica de los discursos totalizantes, quien tiene ahora la posibilidad de construir sus propios lenguajes y discursos que le permitan influir directamente en su realidad inmediata. Sin embargo, dicha libertad es angustiosa, ya que el sujeto se ve aislado, separado en una topología sin centro simbólico localizable que lo sostenga, creando así una indeterminación que le impide establecer relaciones horizontales a los individuos. El lugar ocupado por la autoridad del discurso dentro de la formación subjetiva es suplantado por un vacío en el que se da una circulación constante de signos intercambiables, dificultando la posible estructuración y organización de una identidad autorreflexiva y relacional sólida e independiente.

33Como se mencionó con anterioridad, la escritura de Foster Wallace tiene una influencia muy importante de la filosofía del lenguaje, sobre todo de Wittgenstein, por lo que el aspecto lingüístico tiene un papel central en la construcción de su obra. De tal modo, cabe mencionar los efectos que la disposición lingüística y el uso de ciertas palabras tienen en el ejercicio de una lectura crítica:

  • 25 “Wallace’s readers may not know all the technical linguistic terminology, they may not consciously (...)

Los lectores de Wallace pueden no conocer toda la terminología técnica lingüística, tal vez no notan conscientemente o no son capaces de articular estos patrones, pero, inconscientemente, deben de procesar las palabras de esta forma para entenderlas.25

34Como en el caso de Los errores y el cruce de capítulos que genera una serie de voces que se contraponen para producir un efecto en el ejercicio de lectura, la escritura de Wallace juega también con el proceso mismo de lectura, aunque a un nivel más técnico y específico, al construir frases que perturban la lectura tradicional para volver posible una experiencia individual performativa del texto. Esta característica compartida por ambas obras muestra el diferente tratamiento que recibe el lenguaje como tal en cada una de ellas. En el caso de Wallace, el énfasis puesto en el lenguaje como una entidad autónoma y autosuficiente revela las características más elementales de la construcción del aparato lingüístico. Si en La escoba del sistema es posible observar el texto mismo como un espacio donde se presenta el lenguaje en su forma más contradictoria, en la obra de Revueltas, más allá de las consideraciones políticas y sociales que son abordadas, el papel del lenguaje se enfoca en la dinámica interna que establece para formar un significado técnico que depende de sus propias articulaciones.

35La distorsión excesiva de la estructura tradicional de la novela se presenta a primera vista como un proyecto absurdo y sin sentido, una mera combinación aleatoria de elementos con el solo propósito de generar una sensación de extrañeza, de ironía por el gusto de la ironía. Sin embargo, poco a poco se van descubriendo los elementos que articulan la obra: el sinsentido es expuesto de una manera tan directa que termina generando un sentido “nuevo”, único. La unión de elementos tan dispares en la obra expone las contradicciones más profundas propias de la lógica posmoderna y su forma de concebir la relación con el lenguaje: la confusión lingüística, los constantes cambios de tema, las situaciones absurdas, los personajes inverosímiles, como por ejemplo el perico que se termina convirtiendo en un guía espiritual para su auditorio. Del mismo modo se entiende la reiteración de ciertas palabras, en particular la de Frequent & Vigorous, que además de ser el nombre de la editorial, funciona como una muletilla para enfatizar la fuerza y la potencia de las palabras; no obstante, la repetición termina por tener el efecto contrario pues gasta las palabras y les sustrae su significado. Al final, sólo queda una superficie semántica vacía y risible. De cierta forma, todo esto anula la circulación autónoma y autorreferencial del lenguaje como forma de sustentarse a sí mismo y lo presenta como lo que en verdad es: mera forma sin contenido, carente de toda subjetividad, absurda si sólo es articulada superficialmente.

Conclusion

36A pesar de que estas dos obras se encuentran en momentos y situaciones muy diferentes comparten una misma preocupación por superar la forma del pensamiento sistema cerrado como una manera de reconfigurar las relaciones que la subjetividad tiene para construirse y pensarse a sí misma a partir de elementos sociales y políticos como lo es el discurso que puede ser considerado como un espacio de intercambio aunque represente un gran esfuerzo librarse de las antiguas categorías oposicionales de pensamiento propias de una conceptualización excluyente donde se refleja la angustia por la falta de control del devenir del Todo-Mundo. Así, estas islas de palabras se despojan de la territorialidad de la lengua para abrir el espacio del lenguaje, alzando la voz en el aire.

Haut de page

Bibliographie

BAUDRILLARD, Jean. Simulacres et simulation. Editions Galilée, Paris, 1981.

BOSTEELS, Bruno. “Marxismo y Melodrama”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2007.

COBB, Gavin. Alcoholics Poluphonous: Wittgenstein’s linguistic philosophy in David Foster Wallace’s Infinite Jest. Tesis para obtener el grado de Maestría en artes. Wake Forest Univeristy Graduate School of Arts and Sciences, 2013.

FOSTER WALLACE, David. The broom of the system. Penguin Group, New York, 1987.

GLISSANT, Édouard. Introducción a una poética de lo diverso. Editorial Planeta, Barcelona, 2002.

KLEIN, Naomi. No logo: taking aim at the brand bullies. Picador, New York, 1999.

JACOBS, Timothy. “American Touchstone: The Idea of Order in Gerard Manley Hopkins and David Foster Wallace”, en Comparative Literature Studies. Vol. 38, No. 3 (2001), pp. 215-231. Penn State University Press. https://www.jstor.org/stable/40247301. Consultado el 18-04-2019.

NEGRÍN, Edith. “El agua, la tierra, el hombre… Revueltas nombra”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2007.

REVUELTAS, José. Los errores. Ediciones Era, Ciudad de México, 1979.

ROSEMBERG, Muriel. “La géopoétique d’Edouard Glissant, une contribution à penser le monde comme monde”, en L’Espace géographique. 45, 321-334. 2016. https://www.cairn.info/revue-espace-geographique-2016-4-page-321.htm. Consultado el 18-04-2019.

SÁNCHEZ, Ignacio. “Bienaventurados los marginados”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2007.

SHAPIRO, Mary. “The poetic language of David Foster Wallace” en Critique: Studies in Contemporary Fiction, 60:1, 24-33. https://doi.org/10.1080/00111619.2018.1441121. Consultado el 18-04-2019.

ZIZEK, Slavoj. El sublime objeto de la ideología. Siglo XXI editores, Ciudad de México. 2016.

Haut de page

Notes

1 « monde à créer mais qui est déjà là, et dont nous n’avons pas encore une connaissance disons évidente » Rosemberg, Muriel, « La géopoétique d’Édouard Glissant, une contribution à penser le monde comme monde », en L’Espace gégraphique, No 45, 2016, p. 321-334

2 Glissant, Édouard, Introducción a una poética de lo diverso, Editorial Planeta, Barcelona, 2002, p. 71

3 Ibid.

4 Rosemberg, Muriel, op.cit., p. 323

5 Glissant, Édouard, op. cit., p. 60

6 Sánchez, Ignacio. “Bienaventurados los marginados”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2007, p. 147

7 Negrín, Edith, “El agua, la tierra, el hombre… Revueltas nombra”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2007, p. 19

8 Cobb, Gavin, Alcoholics Poluphonous: Wittgenstein’s linguistic philosophy in David Foster Wallace’s Infinite Jest. Tesis para obtener el grado de Maestría en artes. Wake Forest Univeristy Graduate School of Arts and Sciences, 2013

9 “becomes in and of itself just a mode of social discourse. That is, it’s not really about causing any sort of change anymore, it’s just sort of a hip cool way to do it – to speak and act, to sort of make fun of everything and yourself and being really afraid of being made fun of”, “Wallace, interview with David Wiley”, Minnesota Daily, 27 Feb. 1997 < http://www.smallbytes.net/~bobkat/jestwiley2.html>, citado por Jacobs, Timothy, “American Touchstone: The Idea of Order in Gerard Manley Hopkins and David Foster Wallace”, en Comparative Literature Studies, Vol. 38, No. 3 (2001), Penn State University Press, p. 215-231. https://www.jstor.org/stable/402473012009, p. 216. Las citas en otro idioma serán puestas en su versión original al pie de página y traducidas por mí en el cuerpo del texto. N. del A.

10 Klein, Naomi, No logo: taking aim at the brand bullies, Picador, New York, 1999

11 Cobb, Gavin, op.cit., p. iv

12 « Aujourd’hui l’abstraction n’est plus celle de la carte, du double, du miroir ou de concept. La simulation n’est plus celle d’un territoire, d’un être référentiel, d’une substance. Elle est la génération par les modèles d’un réel sans origine ni réalité : hyperréel » Baudrillard. Jean, Simulacres et simulation, Editions Galilée, Paris, 1981, p. 10.

13 « monde à créer mais qui est déjà là, et dont nous n’avons pas encore une connaissance disons évidente » Rosemberg, Muriel, op.cit., p. 322.

14 Revueltas, José, Los errores, Ediciones Era, Ciudad de México, 1979, p. 158

15 Zizek, Slavoj, El sublime objeto de la ideología. Siglo XXI editores, Ciudad de México, 2016, p. 150

16 Cobb, Gavin, op.cit. p. 22

17 Bosteels, Bruno, “Marxismo y Melodrama”, en El terreno de los días. Homenaje a José Revueltas., Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2007

18 José Revueltas, op. cit., p. 15

19 Ibid., p. 17

20 Ibid., p. 20

21 Ibid., p. 198

22 « “Jay: (muffled) Who cares about defining it? Can’t you feel it? You can feel the way your life is, who can feel the life of the junk-food lady in Rick’s story? Lenore: She can! She can! Jay: Are you nuts? Lenore: She can if it’s in the story that she can. Right? It says she feels such incredible grief over squashing her baby that she lapses into a coma, so she does and does. Jay: But that’s not real. Lenore: It seems to be exactly as real as it’s said to be. [...] Lenore: The lady’s life is the story, and if the story says, “The fat pretty woman was convinced her life was real,” then she is. Except what she doesn’t know is that her life isn’t hers. It’s there for a reason. To make a point or give a smile, whatever. She’s not even produced, she’s educed. She’s there for a reason” » Foster Wallace, David, The broom of the system, Penguin Group, New York, 1987, p. 122.

23 « “Dr. Jay: So it would be safe to characterize yesterday as just not a good day at all, then. Ms. Lenore Beadsman: I think that would be a safe assessment, yes. Jay: And how does that make you feel? Lenore: Well, I think sort of by definition a day that isn’t good at all makes you feel pretty shitty, right? Jay: Do you feel pressured into feeling shitty? Lenore: What? Jay: If a bad day is by definition one that makes you feel shitty, do you feel pressured to feel shitty about a bad day, or do you feel natural about it? Lenore: What the hell does that have to do with anything? Jay: The question makes you uncomfortable. Lenore: No, it makes me feel like I just listened to a pretty meaningless and dumb question, which I’m afraid I think it was” » Ibid., p. 117.

24 « “Ok Rick, that’s it. Cut the story charade. We’re having a talk.” “You bet your lovely bottom we are.” “So why can’t we just have a talk without you pretending it’s something else, Rick? I find this pretty disturbing.” “But see finally the wife can no longer stay away, she realizes that whatever physical connection she may crave because of her disastrously weak self-network, she and the dentist are connected in a much deeper and more profound and yes in some sense even more fulfilling and three-dimensional way, namely an emotional way…” », Ibid., p. 404.

25 “Wallace’s readers may not know all the technical linguistic terminology, they may not consciously notice or be able to articulate these patterns, but, unconsciously, they must process the words in these ways to understand them”, Shapiro, Mary, “The poetic language of David Foster Wallace”, en Critique: Studies in Contemporary Fiction, 60: 1, 2019, p. 26.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Diego Canales, « Las fronteras del lenguaje en la obra de José Revueltas y David Foster Wallace desde el pensamiento archipiélago de Édouard Glissant  »TRANS- [En ligne], 25 | 2020, mis en ligne le 13 avril 2020, consulté le 08 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/trans/3305; DOI: https://doi.org/10.4000/trans.3305

Haut de page

Auteur

Diego Canales

Diego Canales est psychologue de l’Institut Polytechnique National (IPN) à Mexico. Actuellement, il fait des études en Littérature française à l’Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Son champ d’étude se centre sur la théorie littéraire et critique, en particulier les rapports entre psychanalyse et littérature, ainsi que les rapports entre langage et subjectivité.

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • OpenEdition Journals