Navigation – Plan du site

AccueilNuméros26Dossier Université Invitée: GenèvePoétiques de recompositionCuerpos de mujeres como desechos ...

Dossier Université Invitée: Genève
Poétiques de recomposition

Cuerpos de mujeres como desechos del neoliberalismo: los feminicidios en 2666 de Roberto Bolaño

Le corps féminin comme déchet du néolibéralisme : les féminicides dans 2666 de Roberto Bolaño
Women’s Bodies as Neoliberalism Waste: The Feminicides in Roberto Bolaño’s 2666
Carmen Carrasco Luján

Résumés

Dans la quatrième partie de 2666 (2004) de Roberto Bolaño (« La partie des crimes »), des centaines de femmes sont violées, mutilées et assassinées dans la ville fictionnelle de Santa Teresa au Nord du Mexique, sans que les coupables ne soient identifiés. La plupart de ces femmes, travailleuses dans les maquiladoras, ont été démembrées comme les pièces des machines qu’elles sont chargées d’assembler dans les usines. Cet article cherche à éclairer la manière dont le roman explore des schémas d’intelligibilité qui empêchent la reconnaissance des décès de ces femmes comme « dignes de deuil » (Butler). Cette impossible reconnaissance trouve son origine, dans le roman, dans deux formes de violence qui conduisent à l’assimilation des femmes à des « déchets » : la violence systémique envers les femmes et la violence infligée au précariat par l’organisation néolibérale du travail.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1A lo largo de las más 300 páginas que conforman la cuarta parte («La parte de los crímenes») de 2666 de Roberto Bolaño, se narra con una frialdad que recuerda al lenguaje forense el descubrimiento de 110 cuerpos de mujeres violadas, mutiladas, asesinadas y luego abandonadas, asesinatos que transcurren durante más de una década en Santa Teresa, ciudad ficcional inspirada en Ciudad Juárez, en el norte mexicano. Como la ciudad real que evoca, Santa Teresa es un lugar de paso de migrantes en su viaje hacia los Estados Unidos, así como el lugar de destino de trabajadores del sur que llegan a buscar plazas en la industria maquiladora. Las víctimas de los crímenes sexuales, torturas y asesinatos son en su mayoría mujeres (migrantes) trabajadoras de las maquiladoras, de negocios locales o trabajadoras sexuales.

  • 1 Nelly Richard, «Lo político en el arte: arte, política e instituciones», Emisférica, vol. 2, núm. 6 (...)

2En las líneas que siguen intentaremos interpretar la manera en que las distintas enunciaciones de los personajes de 2666 nos permiten entender que existe un proceso mediante el cual los cuerpos y las vidas de las mujeres son reducidas a desechos de la sociedad neoliberal, y que este proceso existe debido a un marco de reconocimiento compartido por la mayoría de los personajes de la novela, que impide considerar dichas vidas como dignas de valor. Se trata aquí entonces de una tarea de interpretación de «lo político» en la literatura, a la manera en que Nelly Richard pensaba «lo político en el arte», esto es, como «la articulación interna a la obra que reflexiona críticamente sobre su entorno desde sus propias organizaciones de significados, desde su propia retórica de los medios».1 En ese sentido, entender lo político en 2666 pasa por entender la manera en que se articula un tema tan complejo como el de los feminicidios en el norte mexicano, con respecto a cómo ese tema es entendido por su entorno y a la manera en que la novela desarticula los discursos —en este caso de violencia contra la mujer— que subyacen a las reacciones de los personajes frente a los crímenes.

3Que los cuerpos de las mujeres, una vez consumidos, son considerados como desechos, es evidenciado metafóricamente a través de los lugares en que éstos son abandonados sin vida: acequias, desagües, basureros y en los alrededores de las maquiladoras. Este proceso que obliga a las mujeres a convertirse en desechos, sin embargo, ha comenzado mucho antes: sus vidas ya transcurrían en el límite de la precariedad. Las mujeres son desechadas no sin antes dejar inscrito un mensaje (el de la dominación masculina) en su cuerpo. Por otro lado, veremos cómo el asesinato de estas mujeres es naturalizado en un contexto de profunda violencia machista en el norte mexicano. Las vidas de estas mujeres, en ese sentido, no son percibidas como importantes o «dignas de duelo» (para utilizar una expresión de Judith Butler que retomaré líneas abajo). La apuesta del conjunto de las cinco partes de la novela será entonces cuestionar los esquemas de inteligibilidad (Butler) que impiden el reconocimiento social de estas vidas y muertes.

Politización de la violencia en 2666

  • 2 Rita Segato, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Buenos Aires, Ti (...)
  • 3 Diana Washington Valdez, Cosecha de mujeres. Safari en el desierto mexicano, México, Océano, 2005.
  • 4 Sergio González Rodríguez, Huesos en el desierto, Barcelona, Anagrama, 2002.
  • 5 Ibid., p. 251.
  • 6 Oswaldo Zavala, «Delirios de interpretación: Las mitologías de la violencia de Sergio González Rodr (...)

4Como mencionamos, la ciudad ficcional de Santa Teresa, escenario de los crímenes en 2666, está inspirada en la ciudad real de Juárez. Aunque no podemos establecer una correspondencia estricta en cuanto a la problemática del feminicidio entre la ciudad real y la imaginaria, no podemos eludir la cuestión de la representación cuasi mimética que el autor elabora, sobre todo considerando que Roberto Bolaño sostuvo una extensa comunicación con uno de los principales investigadores de los feminicidios en Ciudad Juárez, Sergio González Rodríguez, quien aparece además como personaje de la novela. Entonces, una breve reflexión sobre cómo los feminicidios de Ciudad Juárez han sido estudiados por la academia y el periodismo, nos permite entender mejor el desafío que ofrece 2666. Entre los últimos años de la década de 1990 y los primeros de la de 2000 se publicaron numerosas investigaciones que contribuyeron a esclarecer (o, a veces, a mistificar) este complejo fenómeno. Desde la semiótica,2 la sociología y la antropología,3 y el periodismo,4 estas investigaciones abordaban diversas aristas del problema, como el impacto del acuerdo NAFTA (North American Free Trade Agreement, 1994) y la consecuente precarización de los trabajadores de las maquiladoras en la zona fronteriza, así como los posibles nexos entre el crimen organizado, el tráfico de drogas y las autoridades corruptas. Entre estas investigaciones, el trabajo del mencionado Sergio González Rodríguez, Huesos en el desierto (2002), es importante para entender 2666, pues se le puede considerar el subtexto de la novela. Sin embargo, las hipótesis sobre las causas de los feminicidios difieren notablemente entre el ensayo periodístico mencionado y la reelaboración ficcional en la novela que estudiamos. Sergio González considera tres hipótesis: la de dos asesinos seriales; la de los asesinatos rituales en «orgías sexuales y de fraternidad»5 de personajes poderosos de la ciudad; y la de crímenes orquestados por empresarios y políticos con el fin de crear un clima de inseguridad a través del cual reafirmar su dominio. Trabajos anteriores han criticado que la principal limitación de estas interpretaciones consiste en que producen un «vaciamiento de lo político»6 que impide considerar la profunda responsabilidad del Estado. Como veremos, en 2666, por el contrario, se descarta la hipótesis del asesino serial y se repolitizan los crímenes tanto en su dimensión estatal como social. Para ese efecto, los asesinatos son puestos en un contexto de profunda complicidad entre el Estado y el crimen organizado, de neoliberalización de la economía, así como de violencia simbólica hacia las mujeres, la cual permea todas las relaciones sociales.

Violencia simbólica y subjetiva

  • 7 Segato, op. cit., p. 19.
  • 8 Roberto Bolaño, 2666, Barcelona, Anagrama, 2004, p. 690.
  • 9 Ibid., p. 691.
  • 10 Ibid., pp. 790-791.
  • 11 Ibid., p. 502.
  • 12 Julia Estela Monárrez Fragoso, «La cultura del feminicidio en Ciudad Juárez, 1993-1999», Frontera N (...)

5En 2666 la violencia simbólica hacia las mujeres parece abarcar todo el espectro de relaciones sociales representadas. Desde las fuerzas del orden hasta la sociedad civil, la ubicuidad de esta violencia parecería demostrar la tesis feminista de que los crímenes sexuales son «expresiones de una estructura simbólica profunda que organiza nuestros actos y nuestras fantasías y les confiere inteligibilidad».7 Al inicio de «La parte de los crímenes», cuando aparecen los primeros cadáveres, las fuerzas del orden no dedican los esfuerzos que debieran en investigar los asesinatos, hasta que éstos ganan visibilidad en los medios de comunicación. Sólo a partir de entonces la policía dedicará más recursos a la investigación, aunque principalmente con el fin de limpiar su propia imagen y la de la ciudad. Este desinterés se debe, según la novela, en parte a la misoginia compartida por el cuerpo de policía. Al respecto, podemos leer una serie de chistes que se cuentan entre ellos entre las páginas 689-692. Chistes como: «¿por qué los hombres no les prestan el coche a sus mujeres? Pues porque de la habitación a la cocina no hay carretera»;8 y que tienen como conclusión por parte de un judicial: «las mujeres son como las leyes, fueron hechas para ser violadas».9 De esta violencia simbólica a través de chistes que divierten a todo el cuerpo policial se pasa a la violencia subjetiva que consiste en no dedicar los esfuerzos necesarios a la resolución de los crímenes por juzgar que las mujeres eran prostitutas (y esta conclusión es sacada del examen de la vestimenta de las mujeres, aunque ésta pueda ser simplemente «un par de zapatos de tacón alto, de cuero»).10 De allí a la violencia física y sexual contra las mujeres por parte de la policía hay un solo paso. En efecto, se narra cómo algunos de ellos inculpan erróneamente de uno de los asesinatos a un grupo de prostitutas, y para «castigarlas» organizan una orgía y las violan en la misma delegación policial.11 Si bien se relatan otro tipo de excesos policiales con los sospechosos de los crímenes, como tortura psicológica y física en el caso de hombres, la violación sexual a mujeres por parte de la policía indica un desprecio por los derechos sexuales de parte de la misma autoridad encargada de resolver este tipo de crímenes. La misoginia de las fuerzas del orden es sólo el reflejo de la violencia simbólica que permea todos los estratos de la sociedad y que deriva en una violencia subjetiva y sexual. De los crímenes resueltos (que constituyen el 10% del total de víctimas documentadas), la mayor parte fueron cometidos por las parejas, exparejas o pretendientes de las víctimas. Todos ellos toman posesión de los cuerpos femeninos para «escribir» un mensaje de dominación masculina. Si consideramos que los crímenes contra mujeres están «íntimamente relacionados en proporción directa con el grado de tolerancia que cada sociedad manifieste en torno a los mismos y a su nivel de violencia»,12 en 2666 se demuestra cómo la violencia simbólica determina la prevalencia de los feminicidios.

Desechos de la industria maquiladora

  • 13 Manuel Asensi Pérez, «Atreverse a mirar por el agujero. Lo político y lo real en 2666 de Roberto Bo (...)
  • 14 Julia E. Monárrez Fragoso, “The victims of the Ciudad Juárez Feminicide”, en Rosa-Linda Fregoso y C (...)
  • 15 Bolaño, op. cit., p. 255.
  • 16 Ibid., p. 449.
  • 17 Ibid., pp. 634 y 721.
  • 18 Ibid., p. 659.
  • 19 Idem.

6El estilo en la «Parte de los crímenes» es impersonal, parecido a un informe de medicina forense en su descripción de los cadáveres. Este estilo tiene la finalidad de recrear la situación en que viven las mujeres: como señala Manuel Asensi, en esta parte de la novela la subjetivación desaparece, pues «dado que las verdaderas protagonistas son mujeres asesinadas, la subjetividad, la femenina y subalterna, ha sido borrada del mapa, reducida al silencio y destruida».13 Sin embargo, mientras que, como señala Monárrez Fragoso,14 los análisis en torno a los feminicidios en Ciudad Juárez destacan que las mujeres fueron encontradas en zonas desérticas, basureros, riveras y alcantarillas, opacando otras informaciones relevantes como la identidad y la extracción social de las víctimas, de tal manera que son de cierta forma cosificadas nuevamente a través de los análisis; en la novela que estudiamos, por el contrario, al narrador le interesa revelar detalles sobre la identidad de las mujeres asesinadas. En 2666, a pesar del estilo impersonal, el narrador explica la condición social de las víctimas: la mayoría de éstas eran operarias de las maquiladoras de Santa Teresa. Entre las víctimas que no son reconocidas, se dice que algunas eran migrantes que llegaban desde el sur (sur de México o de Centroamérica) para trabajar en los Estados Unidos o en Santa Teresa; o bien trabajadoras sexuales. A través de las víctimas también se nos revelan datos de los familiares de éstas, la mayoría de ellos también trabajadores de las maquiladoras, muchos de ellos lidian con la pobreza extrema, empalmando jornadas de trabajo dobles que pueden llegar a 20 horas diarias. Lo que queda claro es que en 2666 las víctimas de los crímenes están determinadas por la precariedad en la que viven. Uno de los personajes, la profesora Pérez, señala, para tranquilizar a Amalfitano, quien temía que su hija fuera víctima de los crímenes, que las víctimas eran «secuestradas en otras zonas de la ciudad»:15 las víctimas no pertenecen a la clase media o alta, sólo a la clase baja, y viven y trabajan en condiciones precarias. En efecto, en las maquiladoras las operarias se encuentran en condiciones de explotación laboral: «Sólo una de las maquiladoras tenía cantina para los trabajadores. En las otras los obreros comían junto a sus máquinas o formando corrillos en cualquier rincón. Allí hablaban y se reían hasta que sonaba la sirena que marcaba el fin de la comida. La mayoría eran mujeres».16 Asimismo, se relatan casos de mujeres que son despedidas de sus puestos de trabajo por intentar organizar sindicatos.17 El desprecio de parte de la jerarquía de la industria maquiladora por la suerte de las trabajadoras se ve reflejado en el caso de dos niñas secuestradas: cuando una vecina quiere alertar a la madre de las niñas que trabaja en una de las fábricas, no lo consigue, pues «estaban prohibidas las llamadas privadas y le colgaron».18 Intenta entonces llamar al padre que trabaja en la misma maquiladora, pues la madre, al ser operaria, «era sin duda considerada de un rango inferior, es decir prescindible en cualquier momento o por cualquier razón o capricho de la razón»19 (cursivas mías). Las mujeres son consideradas, en el marco del trabajo en la industria maquiladora, como piezas «prescindibles». Así, son asimiladas a las máquinas y desprovistas de toda subjetividad. Como máquinas, estas mujeres son utilizadas en beneficio de la industria y son desechadas y reemplazadas fácilmente. Sin embargo, paradójicamente, la mano de obra de estas mujeres es la que sostiene las maquiladoras: son el elemento central de la industria.

  • 20 Judith Butler, Marcos de guerra. Las vidas lloradas, México, Paidós, 2010, p. 31.
  • 21 Bolaño, op. cit., p. 449.

7En Marcos de guerra, Judith Butler reflexiona acerca de los modos culturales que intervienen en la regulación de los afectos frente a la violencia (en especial la de la guerra). Las poblaciones víctimas de guerras no son consideradas como «dignas de duelo», pues éstas no han sido consideradas antes plenamente «vivas». Existe, en ese sentido, una «precaridad» (precarity) determinada políticamente que da forma a un cierto estatus ontológico de poblaciones consideradas como sustituibles. Mientras la «precaridad» es políticamente inducida, la «precariedad» (precariousness) se define en términos existenciales: «subraya nuestra radical sustituibilidad y nuestro anonimato con relación tanto a ciertos modos socialmente facilitados de morir y de muerte como a otros modos socialmente condicionados de persistir y prosperar».20 Ésta es la precariedad que encontramos en 2666: las operarias de las maquiladoras son sustituibles, pues son consideradas meras piezas de un engranaje. Como piezas anónimas, estas mujeres de vidas precarias son asesinadas y sus cuerpos son depositados en basureros de las maquiladoras: «En el basurero donde se encontró a la muerta no sólo se acumulaban los restos de los habitantes de las casuchas, sino también los desperdicios de cada maquiladora».21 Así, la vida de las mujeres se encuentra en un ciclo de producción que conlleva al consumo de su cuerpo (capacidad de trabajo, utilización sexual de sus cuerpos) y a su posterior desecho.

  • 22 Butler, op. cit., p. 32.
  • 23 Bolaño, op. cit., p. 459.
  • 24 Y no sólo consigue mayor atención en los medios de comunicación, sino que la policía se pasa 24 hor (...)
  • 25 Butler, op. cit., pp. 20-21.
  • 26 Ya en un trabajo anterior, Vida precaria, Butler se preocupaba por los «esquemas normativos de inte (...)

8En el libro citado, Judith Butler señala que la «capacidad de ser llorado» es un presupuesto de las vidas que importan.22 Y en la creación de afectos que nos conducen a asimilar esas vidas como «dignas de duelo» o no, según Butler, los medios de comunicación tienen un rol decisivo. En 2666 se reflexiona acerca de este rol de los medios de comunicación a través de diferentes pasajes. Así, para representar el poco interés que generan en un inicio los feminicidios, es decir, la incapacidad pública de considerar a esas mujeres como «dignas de duelo», el narrador pone en escena a un delincuente que orina repetidamente en las iglesias, y que consigue «mayor eco en la prensa local que las mujeres asesinadas en los meses precedentes»23. Estos ataques del llamado «Penitente»24 consiguen incluso que la prensa nacional se interese por el caso, enviando periodistas a Santa Teresa para cubrir su caso. Así, se nos muestra que los medios de comunicación juegan en «La parte de los crímenes» el rol de creadores de afecto y de difusores de esquemas de inteligibilidad (para los personajes de la novela) de los principales eventos. Aquí entiendo por esquemas de inteligibilidad, siguiendo nuevamente a Butler, el esquema «histórico general que establece ámbitos de lo cognoscible»,25 estos esquemas condicionan y producen normas de reconocibilidad que conducirán a su vez al reconocimiento pleno de una vida como digna de importancia.26 En ese sentido, a través de la difusión o no de determinadas informaciones concernientes a los asesinatos y a las protestas que empiezan a organizarse en torno a esto, los medios de comunicación permiten o impiden la creación de dichos esquemas de inteligibilidad que permitirán a largo plazo un reconocimiento efectivo de dichas vidas. De allí que, según esta parte de la novela, la muerte de las mujeres no cobre importancia hasta que una vidente aparezca en televisión denunciando en un trance místico el poco interés que se da a esos asesinatos.

9En las otras cuatro partes de la novela encontramos personajes que, sin estar directamente relacionados ni con los crímenes ni con la frontera mexicana, intentan dar una respuesta ética a los crímenes. Es a través de estas intervenciones que se cuestionan los esquemas de inteligibilidad por los cuales la muerte de las mujeres no puede ser aprehendida por la opinión pública, lo que implica su no reconocimiento como muertes que importan. En «La parte de Fate», el personaje homónimo, un periodista afroamericano que llega a la frontera para cubrir peleas de box, decidirá investigar de manera independiente los crímenes. Él escucha involuntariamente la reflexión de un personaje sobre el valor diferenciado (para la opinión pública) de la vida y la muerte de las personas según su procedencia:

  • 27 Ibid., p. 338.

En el siglo xvii, por ejemplo, en cada viaje de un barco negrero moría por lo menos un 20% de la mercadería, es decir, de la gente de color que era transportada para ser vendida, digamos, en Virginia. Y eso ni conmovía a nadie ni salía en grandes titulares en el periódico de Virginia […] Si, por el contrario, un hacendado sufría una crisis de locura y mataba a su vecino y luego volvía galopando hacia su casa en donde nada más descabalgar mataba a su mujer, en total dos muertes, la sociedad virginiana vivía atemorizada al menos durante seis meses, y la leyenda del asesino a caballo podía perdurar durante generaciones enteras.27

  • 28 Ibid., p. 339.
  • 29 Butler, op. cit., p. 17.
  • 30 Bolaño, op. cit., p. 337.
  • 31 Ibid., p. 439.

10Al preguntarse por esta desproporción, el personaje mencionado concluye que «la gente de color muerta en el barco no pertenecía a la sociedad, mientras que […] el asesino a caballo de Virginia sí […] es decir, lo que a [él le] sucediera era escribible, era legible»28 (cursivas mío). Es decir, que tal y como lo señala Butler: «hay “vidas” que no son del todo —nunca lo son— reconocidas como vidas»29 y ese reconocimiento pasa «por el filtro de las palabras»,30 es decir, la manera en que existen esquemas que permiten inteligir los crímenes, que éstos sean legibles y escribibles. Retornando a la cita de Bolaño, a través de ésta podemos entender mejor lo que afirma uno de los personajes (femeninos): «nadie presta atención a estos asesinatos, pero en ellos se esconde el secreto del mundo».31 Como si se tratase de un acertijo, el secreto del mundo consiste en que nadie presta atención a esos asesinatos, de que hay vidas que importan y que son lloradas, y otras que no, pues no existen los criterios que nos permitan inteligirlas primero y reconocerlas como importantes después. En esta novela Bolaño confirma una ética como escritor de volver «escribible» el destino trágico de cientos de mujeres cuyas vidas (y muertes) han sido desechadas. Pero además nos presenta, con este tipo de reflexiones, la manera en que las palabras, a través de la prensa y la literatura, actúan en la configuración de esquemas de inteligibilidad que nos permiten aprehender esas vidas como tales.

  • 32 Lo cual también ocurría en Ciudad Juárez, como señalan Héctor Domínguez-Ruvalcaba y Patricia Ravelo (...)
  • 33 Bolaño, op. cit., p. 786.
  • 34 Ibid., pp. 779-780.

11Como mencionamos en un principio, Bolaño no elude el tema de la responsabilidad política en los crímenes de Santa Teresa. Para ello, retrata, de un lado, la complicidad entre el gobierno y el crimen organizado y, de otro, una política de seguridad más interesada en resguardar la imagen de la ciudad que en resolver los crímenes.32 Por ejemplo, el propio jefe de la policía de Santa Teresa provee de hombres de seguridad a un narcotraficante de la zona. Por otra parte, la desaparición de Kelly Rivera Parker y la implicación de su amiga, una diputada del PRI, quien contrata a un detective para encontrarla, lleva al narrador a elaborar la hipótesis de que poderosos magnates de Santa Teresa estarían implicados en los crímenes. De hecho, el narrador expone los nexos entre narcotraficantes, banqueros, empresarios y «otras personalidades de la sociedad, del crimen y de la política».33 Aunque la diputada del PRI que ha ordenado la investigación privada en un inicio se muestra descontenta con las hipótesis que intentan mitologizar la violencia en México («Estoy harta de los mexicanos que hablan y se comportan como si todo esto fuera Pedro Páramo»),34 finalmente acepta que lo que se esconde detrás de los crímenes es muy complejo y probablemente abarca los propios círculos de poder a los que ella pertenece. Por último, cabe resaltar que las hipótesis de posibles culpables de los crímenes en esta parte de la novela siempre están seguidas de nuevos hallazgos de cadáveres, lo cual hace imposible para el lector identificar una causa única de los feminicidios: todo indica que la violencia a la que están sometidas las mujeres es sistémica y no depende de un grupo identificable de culpables.

Un problema global visto desde un caso local

  • 35 Standing hace referencia a las siete seguridades articuladas por la socialdemocracia tras la segund (...)
  • 36 Ibid., p. 28.
  • 37 Bertrand Ogilvie, «Violence et représentation. La production de l’homme-jetable», Lignes, vol. 3, n (...)

12En 2666 no sólo se trata de explorar la extrema precariedad en que se encuentran las mujeres que finalmente serán víctimas de los feminicidios, sino también de hacer visible un tipo de precariedad que no es, a pesar de lo que se pueda pensar, particular a las zonas industriales transfronterizas del Sur global. De hecho, una mirada atenta a los problemas laborales a los que se enfrentan las mujeres de la novela nos permite dar cuenta de que su situación es común y compartida por muchos trabajadores en todo el mundo. Sin ánimos de quitar especificidad a la violencia que tiene lugar en la ficticia Santa Teresa, y yendo más allá de las múltiples formas de violencia de género representadas, por las dimensiones de la novela y la amplitud de escenarios globales representados, 2666 también constituye una reflexión sobre la desechabilidad humana en el marco del neoliberalismo global. Al respecto, una lectura que nos guía en esta interpretación es The Precariat (2011) de Guy Standing, donde propone que esta nueva clase social, el precariado, al momento de publicación de dicho libro está constituida por varios millones de la población económicamente activa en el mundo. A diferencia del proletariado, el precariado no tiene la posibilidad de formar sindicatos, a riesgo de ser despedidos, y no puede desarrollar una identidad laboral, pues es constantemente trasladado a otros puestos. Lejos de ser una peculiaridad del Sur global, Standing muestra el crecimiento del precariado también en economías desarrolladas de los Estados Unidos y Europa. La principal causa de esta precarización global es la mercantilización neoliberal del trabajo, en donde prima la competitividad y la flexibilidad para lograr el crecimiento económico, mientras que pasan a un segundo plano todas las seguridades relacionadas con el trabajo.35 A pesar de que el personal que trabaja en las fábricas (Standing pone el ejemplo de fábricas chinas, pero pasa lo mismo con las mujeres en 2666) puede parecer a simple vista como perteneciente al clásico proletariado, no lo es, pues «they are treated as a disposable itinerant labour force».36 La misma desechabilidad que encontramos en las mujeres de Santa Teresa es una de las características de este proletariado global que crece constantemente. La novela, entonces, trata de reflexionar el caso de la frontera mexicana dentro de un contexto global de neoliberalismo, en donde el «homme jetable» (hombre desechable) como Bertrand Ogilvie definía a la población excedentaria producida por la lógica contemporánea del mercado, «lógica de exterminación indirecta y delegada»,37 puede, sin embargo, encontrarse en el centro del sistema económico en tanto fuerza de trabajo necesaria. Como hemos visto, esta lógica está exacerbada por la violencia de género, pero no deja de ser importante considerar que la lógica de basurización de seres humanos es común a gran parte de los trabajadores del precariado global.

Reflexiones finales

13En 2666, las distintas enunciaciones de los personajes y del narrador nos permiten una mirada global del problema de los feminicidios en la ficcional Santa Teresa, trasunto de Ciudad Juárez. No es posible entender la complejidad de la representación de los crímenes contra mujeres en esta novela sin entender la manera en que la dominación histórica de las mujeres genera nuevas tensiones en el marco de la neoliberalización de la economía en Latinoamérica. Si bien parte de la «desechabilidad» de estas mujeres es compartidas por el precariado global, su ingreso abrupto al mercado laboral en el norte mexicano genera inestabilidad en el orden social masculino. La respuesta de éste se deja ver en los mensajes en el cuerpo de las mujeres, que deviene público no sólo en el sentido de que el cadáver está a la vista de todos, sino porque las marcas —el mensaje— que los asesinos les infligen son socialmente aceptadas.

  • 38 Bolaño, op. cit., p. 337.

14Por otra parte, hemos visto cómo la novela reflexiona sobre la manera en que la reacción frente a los feminicidios está mediada por la capacidad de reconocer esas vidas como importantes, y que a su vez este reconocimiento pasa necesariamente por la inteligibilidad de esas vidas como plenamente «vivas». El desafío ético de la novela consiste entonces en pensar la literatura como una práctica artística que redistribuye lo sensible (pienso en el partage du sensible de Rancière), es decir, que reconfigura nuestro campo de percepción sacando a la luz fenómenos que son difícilmente asimilados por la atención general —en este caso, «el filtro de las palabras»38 que es la novela permite considerar las vidas de las mujeres en toda su precariedad y poner en evidencia además aquello que nos impide percibir estas vidas como dignas de valor—.

Haut de page

Bibliographie

Asensi Pérez, Manuel, «Atreverse a mirar por el agujero. Lo político y lo real en 2666 de Roberto Bolaño», en Felipe Ríos (ed.), Roberto Bolaño: ruptura y violencia en la literatura finisecular, Puebla, Eón, 2010, pp. 343-368.

Bolaño, Roberto, 2666, Barcelona, Anagrama, 2004.

Butler, Judith, Marcos de guerra. Las vidas lloradas, México, Paidós, 2010.

——, Vida precaria. El poder del duelo y la violencia, Fermín Rodríguez (trad.), Buenos Aires, Paidós, 2006.

Domínguez-Ruvalcaba, Héctor, y Patricia Ravelo Blancas, “Obedience without Compliance. The role of the government, organized crime, and NGOs in the system of impunity that murders the women of Ciudad Juárez”, en Rosa-Linda Fregoso y Cynthia Bejarano (eds.), Terrorizing Women. Feminicide in the Américas, Durham / Londres, Duke University Press, 2010, pp. 182-196.

González Rodríguez, Sergio, Huesos en el desierto, Barcelona, Anagrama, 2002.

Monárrez Fragoso, Julia Estela, «La cultura del feminicidio en Ciudad Juárez, 1993-1999», Frontera Norte, vol. 12, núm. 23, 2000, pp. 87-117.

——, “The victims of the Ciudad Juárez Feminicide”, en Rosa-Linda Fregoso y Cynthia Bejarano (eds.), Terrorizing Women. Feminicide in the Américas, Durham / Londres, Duke University Press, 2010, pp. 59-69.

Ogilvie Bertrand, «Violence et représentation. La production de l’homme-jetable», Lignes, vol. 3, núm. 26, 1995, pp. 113-141.

Rancière, Jacques, Le partage du sensible. Esthétique et politique, París, La Fabrique, 2000.

Richard, Nelly, «Lo político en el arte: arte, política e instituciones», Emisférica, vol. 2, núm. 6, s. f. Disponible en https://hemi.nyu.edu/hemi/es/e-misferica-62/richard (acceso 28.11.2019).

Segato, Rita, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, Buenos Aires, Tinta Limón, 2013.

Standing, Guy, The Precariat: The New Dangerous Class, Londres/ Nueva York, Bloomsbury, 2014.

Washington Valdez, Diana, Cosecha de mujeres: Safari en el desierto mexicano, México, Océano, 2005.

Zavala, Oswaldo, «Delirios de interpretación: Las mitologías de la violencia de Sergio González Rodríguez», Hispanófila, vol. 178, núm. 1, 2016, pp. 115-133.

Haut de page

Notes

1 Nelly Richard, «Lo político en el arte: arte, política e instituciones», Emisférica, vol. 2, núm. 6, s. f. Disponible en https://hemi.nyu.edu/hemi/es/e-misferica-62/richard (acceso 28.11.2019).

2 Rita Segato, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Buenos Aires, Tinta Limón, 2013.

3 Diana Washington Valdez, Cosecha de mujeres. Safari en el desierto mexicano, México, Océano, 2005.

4 Sergio González Rodríguez, Huesos en el desierto, Barcelona, Anagrama, 2002.

5 Ibid., p. 251.

6 Oswaldo Zavala, «Delirios de interpretación: Las mitologías de la violencia de Sergio González Rodríguez», Hispanófila, vol. 178, núm. 1, 2016, pp. 115-133.

7 Segato, op. cit., p. 19.

8 Roberto Bolaño, 2666, Barcelona, Anagrama, 2004, p. 690.

9 Ibid., p. 691.

10 Ibid., pp. 790-791.

11 Ibid., p. 502.

12 Julia Estela Monárrez Fragoso, «La cultura del feminicidio en Ciudad Juárez, 1993-1999», Frontera Norte, vol. 12, núm. 23, enero-junio, 2000, pp. 87-117.

13 Manuel Asensi Pérez, «Atreverse a mirar por el agujero. Lo político y lo real en 2666 de Roberto Bolaño», en Felipe Ríos (ed.), Roberto Bolaño: ruptura y violencia en la literatura finisecular, Puebla, Eón, 2010, pp. 343-368.

14 Julia E. Monárrez Fragoso, “The victims of the Ciudad Juárez Feminicide”, en Rosa-Linda Fregoso y Cynthia Bejarano (eds.), Terrorizing Women. Feminicide in the Américas, Durham / Londres, Duke University Press, 2010, pp. 59-69.

15 Bolaño, op. cit., p. 255.

16 Ibid., p. 449.

17 Ibid., pp. 634 y 721.

18 Ibid., p. 659.

19 Idem.

20 Judith Butler, Marcos de guerra. Las vidas lloradas, México, Paidós, 2010, p. 31.

21 Bolaño, op. cit., p. 449.

22 Butler, op. cit., p. 32.

23 Bolaño, op. cit., p. 459.

24 Y no sólo consigue mayor atención en los medios de comunicación, sino que la policía se pasa 24 horas del día vigilando las iglesias de la ciudad (ibid., p. 507).

25 Butler, op. cit., pp. 20-21.

26 Ya en un trabajo anterior, Vida precaria, Butler se preocupaba por los «esquemas normativos de inteligibilidad que establecen lo que va a ser y no va a ser humano, lo que es una vida vivible y una muerte lamentable» (Vida precaria, 2006, p. 183), especialmente en casos de guerra. Estos esquemas normativos están tristemente distorsionados por los medios de comunicación dirigidos por grandes corporaciones. Para Butler, el develamiento de la precariedad a través de las fotografías de guerra puede ser un instrumento decisivo en la movilización del rechazo colectivo a la guerra. La autora considera que una de las funciones actuales de las humanidades debe ser justamente abrirnos hacia regímenes de sensibilidad que nos permitan aprehender lo humano en su precariedad.

27 Ibid., p. 338.

28 Ibid., p. 339.

29 Butler, op. cit., p. 17.

30 Bolaño, op. cit., p. 337.

31 Ibid., p. 439.

32 Lo cual también ocurría en Ciudad Juárez, como señalan Héctor Domínguez-Ruvalcaba y Patricia Ravelo Blancas (“Obedience without Compliance. The role of the government, organized crime, and NGOs in the system of impunity that murders the women of Ciudad Juárez”, en Rosa-Linda Fregoso y Cynthia Bejarano [eds.], Terrorizing Women. Feminicide in the Américas, Durham / Londres, Duke University Press, 2010, p. 182).

33 Bolaño, op. cit., p. 786.

34 Ibid., pp. 779-780.

35 Standing hace referencia a las siete seguridades articuladas por la socialdemocracia tras la segunda Guerra Mundial: en el mercado laboral, en el empleo, en el puesto de trabajo, frente a accidentes y enfermedades, en la reproducción de las habilidades, en los ingresos y en la representación (Guy Standing, The Precariat: The New Dangerous Class, Londres / Nueva York, Bloomsbury, 2014, p. 10).

36 Ibid., p. 28.

37 Bertrand Ogilvie, «Violence et représentation. La production de l’homme-jetable», Lignes, vol. 3, núm. 26, 1995, pp. 113-141 y 128.

38 Bolaño, op. cit., p. 337.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Carrasco Luján, « Cuerpos de mujeres como desechos del neoliberalismo: los feminicidios en 2666 de Roberto Bolaño »TRANS- [En ligne], 26 | 2021, mis en ligne le 17 mars 2021, consulté le 07 mai 2021. URL : http://journals.openedition.org/trans/5818 ; DOI : https://doi.org/10.4000/trans.5818

Haut de page

Auteur

Carmen Carrasco Luján

Doctorante en Études hispaniques à l’Université de Genève. Diplômée en Communication sociale à l’Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima, Pérou). A l’Université de Genève, elle a obtenu les maîtrises universitaires en Études hispaniques et en Littérature comparée. Chercheuse doctorante dans le projet Literary and Esthetic Management of Waste, Remains and Surplus, mené entre l’Université de Zurich et l’Université de Genève. Ses travaux de recherche portent sur la littérature péruvienne du XIXe siècle, la littérature latino-américaine contemporaine et le traitement des résidus dans la littérature latino-américaine.

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search