Navigation – Plan du site

La atracción de Tánger a través de las guías turísticas impresas: formas latentes y transgresivas

Anas Sanoussi
Traduction de Antonio Zarate
Cet article est une traduction de :
Mises en désir de Tanger dans les guides touristiques imprimés : formes latentes et transgressives [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Tangier and the cultivation of desire in the print travel guides: latent and transgressive forms [en]

Résumé

Este artículo se propone estudiar las diferentes formas de cómo se ha presentado a la ciudad de Tánger como un lugar de experiencias eróticas en las tres grandes colecciones de guías impresas (Guide Vert, Guide Bleu y Lonely Planet) publicadas después de la independencia de Marruecos (1956-2010). El heteroerotisme, presente en las narraciones promocionales de Occidente sobre los destinos con una cultura colonial, no es suficiente para responder a las expectativas de un público turístico super-moderno que busca una experiencia más reflexiva y creativa. La figura del artista residente en Tánger aparece como un aspecto central del discurso turístico de las guías de turismo contemporáneas. Esta figura sirve como viático al lector-turista. El caso más específico, el de la guía Lonely Planet que favorece el homo-erotisme en las descripciones de sus primeras ediciones, nos permite comprender como intervienen ciertos componentes del imaginario turístico en la capacidad de atracción del destino.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El turismo es un campo predilecto para la circulación de imaginarios y deseos eróticos asociados a ciertos lugares, puesto que incita a ver y ser visto, provoca la fantasía en el contexto del proyecto de viaje y propícialas relaciones entre el visitante y el visitado. Para hacer deseable el destino del viaje, el discurso turístico recurre a símbolos en los que se asocia la motivación turística al sexo comercial (Kinnaird y Hall, 1994, Beaulieu et al. 2003).

2Se define en principio el erotismo de los lugares como una forma de atracción de y por un imaginario turístico que responde una motivación sexual. A partir de eso, ¿cuáles son los desencadenantes del deseo erótico específico de los lugares?, ¿responden a los mismos dimorfismos (mujer/hombre) de la sexualidad humana?

3El exotismo, noción ampliamente construida por los Tourism Studies, describe un proceso que lleva a despertar el interés de lugares lejanos y personas (Staszak, 2008). Se basa en ciertos elementos como la (re) contextualización de las peculiaridades y las diferencias entre los lugares y las personas y aboca a la construcción de una mirada condescendiente y de fascinación basada en la alteridad. Los vínculos que se perpetuaron entre exotismo y erotismo en la estela del colonialismo permiten relacionar la raza con el género para poner a disposición el cuerpo del Otro al deseo masculino “blanco”. Intentaremos mostrar que el erotismo en tanto que desencadenante de deseo puede prescindir de lo exótico. De hecho, el erotismo no busca a mediatizar una relación en la que dominador y dominado son predefinidos sobre la base dela raza, la clase o el género, sino que tiene ante todo por fin crear el deseo entre dos entidades sexual izadas. Sin embargo, estudios psicoanalíticos (Stoller, 1984) están de acuerdo en que la hostilidad (es decir, el deseo de humillar, de hacer daño, de hacer sufrir) es uno de los componentes principales y un elemento central de la excitación erótica.

4Crépault (2007) ha definido leyes del erotismo que podemos incorporar fácilmente a la narración de historias o discursos turísticos para entender algunos de los procedimientos aplicados para desencadenar el deseo erótico: necesidad a la vez de integrar elementos nuevos y repeticiones de situaciones a través de rituales (por ejemplo para acceder al destino) o incluso el desapego emocional mediante la presentación del destino como un objeto de deseo vacío de sus cualidades afectivas, de su población y sus problemas para quitar todo sentimiento de culpa al turista y permitirle disfrutar más fácilmente del placer. Las motivaciones más deseadas son las más transgresoras, aquellas que juegan con el peligro, o que rozan el riesgo de la deriva ética. Sin embargo, el imaginario turístico se presenta como una "zona intermedia de experiencia" o como un "tercer espacio simbólico" (Amirou, 1995), con el objetivo de reducir la distancia entre el turista y el lugar visitado. En este contexto, la erotización de los lugares turísticos debe integrarse en esta mediatización, especialmente en combinación con lo exótico. ¿Cómo, por su capacidad para rebasar el objeto representado, el imaginario turístico llega a veces a diluir deseos inconfesables o incontables en otras representaciones con la finalidad de mantener los atractivos de un destino?

5Para estudiar los procesos y las variaciones dela erotización de lugares, nos fijamos en el caso de la ciudad de Tánger y su imaginario turístico, tal como se expresa en las guías impresas contemporáneas. A menudo, comparado con esas ciudades-mundo o mediterráneas, como Nápoles o Alejandría (Dodi, 2010) que han fascinado y atraído a escritores y artistas de todo el mundo, Tánger es el objeto de una profusión de imágenes que resultan de estas relaciones de viajes. Durante y después de su estatus internacional, Tánger ha sido una de estas heterotopías sexuales (Berliner, 2010) donde las leyes y las costumbres moralizadoras occidentales quedaban anuladas y donde se acogían los deseos y prácticas rechazadas de un Occidente colonizador. Así, la figura del artista que viaja en Tánger es una constante del imaginario turístico de la ciudad en las ediciones de las guías publicadas en la post-independencia.

6La primera parte del artículo trata sobre la comprensión de la génesis de las figuras retóricas de carácter erótico utilizadas en el discurso turístico contemporáneo por las tres guías en papel analizadas (Guide Bleu, Guide Vert et Lonely Planet) a partir de la independencia (1956). Para comprender sus bases ideológicas, estéticas y políticas, hay que ponerlas en perspectiva con las representaciones de la ciudad de Tánger contenidas en el imaginario romántico y poético de la ciudad. El método intertextual se basará en cruzar los relatos de las guías, historia, esquemas y las otras formas de expresión (las prácticas de los artistas a través de las historias de viajes, obras de arte) con el discurso turístico y así poder tener en cuenta el intercambio de valores que se operan entre todos esos elementos.

7Nuestro enfoque diacrónico nos ha permitido descubrir un homoerotisme embarazoso, movilizado excepcionalmente y de manera efímera (hasta 2010) para despertar el deseo del destino en las primeras ediciones de la guía Lonely Planet dedicadas a Marruecos, aparecidas a principios de la década de los 1990. Este homo-erotisme expresado explícitamente se omite en las guías contemporáneas analizadas (desde 2010) a pesar de la supervivencia de algunas referencias furtivas y emblemáticas a un imaginario gay y contesta río del siglo XX, simbolizado sobre todo por los escritores de la Generación Beat que han pasado por Tánger.

8Dedicamos la segunda parte del artículo al examen de los procesos narrativos que permiten en las primeras ediciones de la Lonely Planet relacionar con el sexo y homo-erotizar el lugar para reactivar los servicios homosexuales del destino desde finales de la etapa internacional hasta la década de 1960. Mientras el ciclo de vida de este destino estaba condenado a expirar al mismo tiempo que el proyecto colonial y literario que lo había generado, la guía Lonely Planet combina registros de visibilidad/invisibilidad característicos de un espacio del anti mundo (Brunet, 1992). Se aprovecha entonces la situación de decadencia y aislamiento que sufría la ciudad para arrojar luz sobre las prácticas clandestinas e ilegales (incluyendo la homosexualidad y prostitución) alrededor de los lectores-turistas y eso a pesar de las limitaciones locales y oficiales existentes (socio-culturales y legislativas). Es útil pues importante comprender también las realidades económicas y políticas de la ciudad en aquella época que limitaban o alimentaban el interés por la ciudad y que orientaban su naturaleza.

9En el corpus de las tres guías analizadas, se revelan dos fases clave en las ediciones posteriores a la independencia que corresponden a transformaciones políticas o urbanas que han marcado la historia del territorio turístico: inicialmente, la correspondiente a la independencia de Tánger, que generó empobrecimiento económico y marginación de la ciudad, luego, una segunda fase, iniciada con la entronización del rey Mohamed VI en la que se aprecia un renovado interés por Tánger y un proceso de renovación urbana de la ciudad. Se trata de reconsiderar la forma en la que el desarrollo de Tánger de los años 2000 repercutió en la desaparición del homo-erotismo manifiesto en el discurso turístico, adaptándose a los cambios de un público turístico que demanda una experiencia reflexiva y creativa.

1 - El Museo erótico de las imágenes de la ciudad en las narraciones de las guías impresas contemporánea

Heteroerotismo y sexualización femenina

10En el discurso turístico de las guías impresas publicadas después de la independencia (desde 1960) abundan las metáforas (ciudad blanca, museo, objeto de deseo etc.) a través de las que Tánger es objeto de una personificación de carácter sexualmente femenino. Por la repetición de las relaciones de la ciudad con los artistas, Tánger es asimilado a un museo que atrae a los artistas de finales del siglo XIX, o aún a un objeto de deseo. La perenne referencia (desde las primeras ediciones después de la independencia) a la llegada de Eugène Delacroix en 1832 a un Magreb aún cerrado a Occidente, encarna principalmente esta función de inspiración tradicional de la ciudad. La referencia a Delacroix inaugura la "saga" de un destino de paso de grandes artistas por Tánger que crecerá con las ediciones.

11La sexualización femenina de la ciudad en forma de metáforas de connotaciones eróticas toma prestado un lenguaje poético de los artistas famosos que pasaron por la ciudad durante más de dos siglos. De hecho, las imágenes de la ciudad construidas por los artistas famosos quedan descontextualizadas a través de un exotismo específico para la imaginación turística de los discursos promocionales. El objetivo era asignar al objeto de descubrimiento rasgos que se limitan a la feminización, el sexo, la pasividad y la occidentalización (Baider et al., 2004). Las alegorías de la "ciudad blanca" (fig. 1) o "la perla del Estrecho" por ejemplo, fuertemente presentes en los discursos turísticos contemporáneos de las guías, se unen a representaciones relacionadas con la pureza, la virginidad, la sobriedad y la generosidad para recuperar elementos relacionados con la posesión y la accesibilidad típicas de la sexualización de los destinos (Pritchard y Morgan, 2000

Figure 1. Foto titulada « Tánger,  la Blanca » a comienzos del siglo, expandida en anfiteatro alrededor de su bahía »

Figure 1. Foto titulada « Tánger,  la Blanca » a comienzos del siglo, expandida en anfiteatro alrededor de su bahía »

Guide BleuEvasion, 2001

12Comprobamos que el interés del destino descansa sobre su alteridad y su adaptación al deseo de apropiación del turista. Constamos con esta finalidad que el discurso turístico hetero-erotiza la relación con el destino sugerido al turista sobre la base de un sentimiento de conquista o de apropiación, e incluso de consumo relacionando el destino con una persona (a menudo femenino) o un objeto. Este enfoque erótico se amplifica a través de la idea denunciadora que asimila el turismo a la prostitución, mencionada en principio como una figura retórica tercermundista, y que los investigadores han considerado como una pista de análisis en el contexto de sus relaciones con el patriarcado y el imperialismo (Graburn, p. 83, citado por Staszack, 2015).

  • 1 En la guía Verdeaparece un epígrafe histórico titulado así; en la guía Azul (2012), el título se co (...)

13De hecho, el heteroerotisme encuentra sus raíces lejanas en la situación geoestratégica (fig. 2) de la ciudad y en su capacidad para alimentar el apetito de las ocupaciones que se suceden allí a lo largo de la historia. En las guías, una sección titulada "objeto de deseo1 ", recuerda estas formas forzadas de presentar la ciudad. Hoy, sin embargo, ha cambiado todo respecto al período de la colonización, el éxito de la sublimación del impulso sexual presente en la creación artística se reserva a algunos viajeros solamente, los que se interesan e integran en la estela de la experiencia de los artistas.

Figure 2. Esta imagen muy utilizada por la promoción turística nacional simboliza Tánger como puerta de África.

Figure 2. Esta imagen muy utilizada por la promoción turística nacional simboliza Tánger como puerta de África.

Se trata de la cavidad de las grutas del Hércules, cuyo agujero toma la forma del continente Africano y en el que el océano (donde se juntan el Atlántico y el Mediterráneo) penetra durante la marea alta.

Morocco Round Trip - MarokkoRundreise, 2011

Auto-erotismo y nostalgia

14Paradójicamente, según la interpretación postcolonial que damos, este heteroerotisme de los discursos contemporáneos - que se manifiesta a través de las personificaciones femeninas desde las primeras guías y folletos turísticos sobre Tánger –se detuvo con el establecimiento del estatuto internacional de Tánger en 1923 y la neutralidad de su territorio. La posesión de la ciudad que fue compartida entre varias potencias occidentales se representa por la paráfrasis explícitamente sexualizada de Prosper Ricard en las “Guides Bleus” de los años1930, "La ciudad que pertenece a todo el mundo". La presentación casi “científica” de una ciudad que combina tradición y modernidad descansa en estas ediciones 1930-1950sobre mapas y una lista de equipamientos, invitando al turista a visitar todos los barrios de la ciudad, incluidos los construidos recientemente por los colonizadores.

15Ha habido que esperar a las ediciones posteriores a la independencia para ver resurgir el hetero-erotismo, y en particular el que los artistas y sus imaginarios poéticos han hecho circular. El “periodo dorado” (Ex: Guía azul, 2007) describe una época central de la historia de la ciudad durante su estatus internacional y estructura el espacio y tiempo representado en el discurso narrativo. Esa época confiere in fine la autenticidad de los lugares y dirige las prácticas de los turistas. Se trata de una “edad de oro”' en la que se nos revelan los aspectos idílicos de un espacio-tiempo pasado: un período de esplendor, de creación artística, de cosmopolitismo, de tolerancia, de libertad y fiestas

16Este pasado con una delimitación temporal indefinida, salpicada por el paso de los artistas y marcado por el periodo internacional, es evocado con un tono nostálgico. Este tono nostálgico aumenta proporcionalmente conforme a la evolución temporal de las ediciones, se manifiesta por un incremento gradual en el número de referencias a los artistas y en la identificación de los lugares cargados de las imagines de aquel pasado y esto a pesar de su cerrazón o de su inaccesibilidad

17En el marco del heteroerotismo, la nostalgia aparece como una forma de exotismo que suscita el deseo de conocer la civilización anterior a la última colonización. Sin embargo, la nostalgia que se expresa aquí, sobre todo, revela más bien un estado de frustración que deriva del hecho de que las promesas eróticas que alimentan el discurso actual, transmitidas a través de las numerosas referencias a los artistas, se enfrentan hoy a las contingencias de lo “real”, a la realidad de una ciudad en pleno desarrollo.

18El mito de Tánger, tal como ha sido construido por un discurso turístico lleno de fantasías y turístico formas contemporáneos contiene formas correspondientes a lenguajes heterogéneos (ficticios, históricos, biográficos, etc.) que permiten desvelar el poder de seducción del destino y los modos de acceder a él, así como una diversidad de preferencias eróticas. De hecho, las experiencias eróticas que se sugieren al lector turista son configuradas inicialmente por los valores relacionados con las atribuciones a los artistas referenciados por las guías -ilustradas por un destino que ha sido experimentado y/o transcrito por estos artistas-, después por la propia sensibilidad personal del lector y su conocimiento de los artistas en cuestión, así como de sus obras. Este proceso, que despiértala imaginación individual del turista a través del uso de la palabra poética prestada/asociada a los artistas famosos (a costa) en detrimento de una erudición útil, se ha generalizado en todas las ediciones de guías impresas en los años 1990 (Rauch, 2007). Este hecho permite superar o renovar el exotismo y refundar el concepto de visita cultural proponiendo alternativas a la visión monumental de la ciudad.

  • 2 La référence est accentuée dans les guides verts : La mort en 1999 de Paul Bowles ferme la saga int (...)

19A finales de la década de 1990 se imponen nuevas referencias delos artistas americanos en los discursos de las guías analizadas sobre Tánger y sobre todo en la de Paul Bowles2. La desaparición del autor en 1999 está marcada por un espacio destacado en la propia guía con el título « una página que pasa » (Guide Vert Michelin, 1999), que se reserva a alusiones breves a su vida residencial en Tánger, a su papel de Greeter de la ciudad literaria, a su obra y a sus relaciones de amistad / amorosas con nativos marroquíes con los que ha producido sus trabajos artísticos. P. », con razón, se convierte en un habitante emblemático de este «Tánger internacional», constituye este otro sobre el que se construye el deseo, es el líder carismático de la experiencia turística «auténtica». Por otra parte, aunque la nostalgia soñada alimenta actualmente las imágenes del turismo con fines de marketing y ayuda a perpetuar las imágenes coloniales y orientalistas de los países en vías desarrollo (Echtner y Prasar, 2003), participa también de una perdida de exotismo, puesto que el otro es en sí mismo un occidental (encarnado en la figura de Bowles) que se valora como un ideal a alcanzar. El enfoque comporta respeto y no condescendencia, y hace emerger una identidad híbrida - o cosmopolita según el mito - que va más allá de la oposición entre el aquí y el allí. El exotismo queda así casi vacío de significado.

20Aunque excede el exotismo, los dos procesos erotizantes presentados se aplican con facilidad a un destino que tiene un pasado colonial: El heteroerotisme se expresa fácilmente a través delas relaciones de dominio / sumisión favorecidas por el colonialismo en tanto que el autoerotismes se expresa a través de una relación con uno mismo, donde el otro se integra después de haber sido apropiado. Sin embargo, desde el punto de vista de la perspectiva poscolonial que hemos adoptado de entrada, es obligado constatar que estos enfoques del erotismo sugieren una relación “demasiado” simbiótica para un discurso que se supone va dirigido al hombre blanco occidental. Pero puesto que este discurso es supuestamente aséptico, ¿qué otras formas de erotización latentes y ocultas existen con referencia al mito de Tánger y sus artistas? ¿Existen otras variables o situaciones eróticas capaces de despertar el deseo en el marco del imaginario turístico?

Las relaciones anti-fusión de los artistas a los lugares: erotizaciones transgresivas de Tánger

  • 3 Crépault (2007) explica que Eros se alimenta por una parte del odio, el sufrimiento y la destrucció (...)

21La respuesta a la anterior pregunta debe ser encontrada en la genealogía de estas imágenes producidas en el marco de la creación artística para erotizar Tánger pero que no fueron incorporadas como tales en el discurso turístico. Mientras que el discurso de las guías contemporáneas sugiere que la relación ejemplar (tras los pasos de los artistas) con el destino es más simbiótica, casi anerótica en el sentido sexual del término, los relatos de los artistas y sus producciones artística atestiguan que las relaciones de identificación y de diferenciación3 con el lugar y sus habitantes son a menudo correlativas. De hecho, como lo demuestra J - F Staszak (2003) a propósito de Gauguin, los desplazamientos geográficos de los artistas constituyen también una experiencia del cuerpo e implican una aventura sexual que conduce a la creación artística. Pouillon (2008) describe incluso a Delacroix y Matisse en Tánger como "caricaturas de turistas", en cuanto a Delacroix como un "turista sexual", explicando que su visita se limita a los paisajes de las postales y a los lugares de las recepciones oficiales sin penetrar en la vida de los nativos musulmanes. Antes que eros sea sacrificado totalmente en la sublimación en beneficio de la producción artística de los artistas viajeros, él se habrá alimentado inicialmente de las relaciones de hostilidad y dominación que derivan de las tensiones pre-coloniales o del marco colonial hegemónico.

  • 4 Mark Twainen su descripción de viaje: « (…) Aquí hay una ciudad llena y atiborrada, encerrada en un (...)
  • 5 « (...) En la calle principal, que tenemos que cruzar, hay algunas tiendas españolas, algunos carte (...)
  • 6 En referencia a la obra de Henri Amic, « Marruecos. Ayery hoy Dos viajess, 1920-1924, Paris. Calman (...)

22En la estela del diario de Delacroix, otras historias de viajes - en particular las de Alexandre Dumas – describen el clima de hostilidad que reinaba durante las estancias y la inhospitalidad de esta ciudad muy cerca de Europa (a dos horas de Gibraltar y Algeciras), puerta de un todavía misterioso Oriente. El estereotipo de una población formada por hombres "temibles bárbaros " o miserables y por mujeres con velo, relegados todos al papel de figurantes y de una ciudad y sus alrededores de hermosos paisajes aunque de difícil acceso4, alimentan al lado de las pinturas orientalistas las primicias de un discurso que servirá a la propaganda colonial. Sin embargo, la presencia de cónsules extranjeros garantizaba una seguridad, una asistencia y alojamiento a los visitantes. La comunidad judía de Tánger ha permitido a los pintores acceder a modelos femeninos y las interiores de la cultura y tradiciones marroquíes (fig.3) (Arama, 2006). Nosotros calificaremos esta puesta en deseo, de alo-erotización en contraposición con la auto-erotización descrita anteriormente, puesto que la satisfacción del deseo viene de un objeto exterior, extranjero, que se trata de preservar como tal a pesar de las ganas de desvelarlo. La hostilidad allí es intensa y garantiza la conservación del objeto externo intacto. En su relato del viaje "a Marruecos", Loti, llegado a Tánger en 1889, experimenta ya la paradoja del turista (J - D Urbain, 1991),señalando una fuerte presencia de turistas5.A su marcha, expresa su deseo de ocultar este mundo que lamenta que se abra: " O Magreb obscuro, permanece, por mucho tiempo, encerrado, impenetrable a las cosas nuevas, da la espalda a Europa y atrincherate en las cosas pasadas" (Au Maroc, 1890, citado por Peltre, 2003, p. 91). De hecho, la apropiación de una memoria europea de la ciudad marcada por el paso de ilustres pintores empieza a manifestarse cuando se sustituyen los rasgos característicos de la “ciudad morisca” por el cosmopolitismo del siglo XX. En las obras de los viajeros franceses6, la singularidad de Tánger dentro de Marruecos se basa en un discurso pesimista que deriva dela constatación de una pérdida de identidad de Tánger (Tatin-Gourier, Amahjour, 2008). El exotismo cobra así significado a través de la nostalgia.

Figure 3. Boda judía en Marruecos, Eugène Delacroix (1798-1863)

Figure 3. Boda judía en Marruecos, Eugène Delacroix (1798-1863)

Foto RMN-Grand Palais (Musée du Louvre)/Jean-Gilles Berizzi

  • 7 Nos referimos a la obra de R. Salardenne (1932) que estuvo en Tánger en 1930 para realizar un repor (...)

23Más adelante y en los albores del estatuto internacional, testimonios de turistas (Fig.3) o periodistas 7 de paso atestiguan una fuerte actividad de la prostitución realizada por las mujeres moriscas, judías y musulmanes y niños de Tánger, alojados a menudo en burdeles. Las postales del fondo "Lévy & Neurdeinreunidas" (consideradas como la fuente iconográfica más importante del Magreb) publicadas durante el período 1913-1932muestran instantáneas de estas prostitutas (fig. 3 y 4) como ilustración de las mujeres orientales. Estos postales representan también a niños (Fig. 5) con lo que se amplía el abanico de los "jóvenes" citados en la literatura y que integran el mercado del sexo en aquella época.

Figure 4. Postal con una judía mora

Figure 4. Postal con una judía mora

Postal con una judía mora sin duda una prostituta con el comentario del turista« Dime si no es atractiva »

Postales (probablemente) de los años 1930, Ediciones reunidas Lévy et Neurdein, Biblioteca del Patrimonio de Paris

Figure 5. Postal representando a « una mora en su casa »

Figure 5. Postal representando a « una mora en su casa »

Postal representando a « una mora en su casa », indudablemente una prostituta musulmana de un prostíbulo (Está prohibido a los musulmanes posar como modelo)

Postales (probablemente) de los años 1930, Ediciones reunidas Lévy et Neurdein, Biblioteca del Patrimonio de Paris

Figura 6. « Baño de lagartos en la playa de Tánger »

Figura 6. « Baño de lagartos en la playa de Tánger »

Postales de la época colonial, Ediciones reunidas Lévy et Neurdein, Biblioteca del Patrimonio de París

  • 8 En sus cartas de su correspondencia con Alain Ginsberg, Burroughs W. (1990) relata sus experiencias (...)
  • 9 En Les chiens aboient : « Magníficas playas; extensiones realmente poc frecuentes de arena suave co (...)

24Hasta la década de 1960 por lo menos, Tánger fue un lugar central del sexo y más aún del turismo homosexual para los autores de siglo XIX. La ciudad presenta bajo el estatuto internacional los ingredientes de un espacio en el que los autores alimentan sus fantasías o logran una revolución sintáctica (cuya más celebre manifestación es la técnica del cut-up experimentada por W. Burroughs en su novela Le Festinnu), moral, mística, sexual, y encuentran material para su inspiración: drogas, prácticas sexuales variadas y prohibidas8, modo de vida hedonista9y figuras excéntricas. La literatura americana, cuyas figuras emblemáticas son: P. Bowles, Gyson W., Williams T., G. Vidal, T. Capote, S. Sontag y W. Burroughs, se inscriben en un movimiento colectivo del que surgirá la Beat Generation. Una contracultura que muestra el rechazo de la América puritana y burguesa que fue capaz de cristalizarse gracias a una nueva forma de viaja que es parte de un rito de evasión (Amirou, 1995) en relación con los sitios y las culturas visitadas. Las obras artísticas faro y la literatura biográfica8 atestiguan el potencial a la vez homoerótico y auto erótico del lugar y la "desinhibición de las situaciones" (Eiser y Ford, 1995) que allí se producen, acogiendo prácticas y desviaciones sexuales prohibidas en otros lugares, en particular lo que se calificaría más delante de pedofilia (Caraës, Fernández, 2003).

25El homoerotisme ayuda a proporcionar las cualidades “heterotópicas” del lugar y de la literatura (Albert y Kober, 2013) allí producida, es decir de “otros” espacios geográficos y literarios en los que las miradas distantes del mundo toman forma en un marco hegemónico que admite prácticas transgresoras (juegos de azar, prostitución, libertad, homosexualidad). Esta heterotopía es la expresión de una utopía practicada por los residentes y viajeros que se reunieron en Tánger huyendo del mundo para compartir valores, hedónicos, una búsqueda de la libertad y desembarazarse de las normas establecidas por la sociedad. El autoerotismo cubre a la heterotopia de una "licencia poética" que permite mezclar las cualidades de una utopía de fuga, de satisfacción individual a las de una utopía revolucionaria. Es en este sentido, Tánger se convirtió en un "santuario en el que cada uno se encontraba al abrigo de cualquier interferencia”.

26Podemos deducir que el discurso de las guías impresas contemporáneas esta desinfectado de algunas formas de erotización transgresivas porque se relacionan con aspectos "molestos" y con tabúes de la memoria de Tánger. Sin embargo el ejemplo de W. Burroughs es una referencia que, aunque discreta en las ediciones más recientes, constituye en sí misma una forma de viajar. Esta forma comporta valores latentes que el lector-turista avispado puede descifrar para alimentar su imaginación. El caso de la Lonely Planet que la utiliza como referencia principal hasta 2005, estableciendo un paralelismo entre la descripción de la ciudad durante este período (1995-2005) y la ciudad ficticia de Interzone para allanar el camino hacia un destino gay, nos parece interesante para identificar los elementos de atracción del destino que suponen el homoerotismo, y las líneas generales de experiencia turística que comporta.

2 - El sentido latente y transgresor del homo-erotismo en la imagen turística de Tánger a través del ciclo de un destino gay en los discursos de las guías du Lonely Planet (95-2005)

27De manera distinta y bien diferenciada respecto a las Guides Bleus y Guides Verts, las primeras ediciones de la Lonely Planet en 1995 proponían un discurso turístico basado en una experiencia de la aventura fuera de los caminos trillados o incluso extrema. La experiencia se ve favorecida por el peligro que acecha al turista y que viene del otro, del nativo, que en este caso está bien presente y muestra una postura activa en el discurso.

  • 10 El artículo 489 del Código Penal de Marruecos condena la homosexualidad o cualquier acto sexual ent (...)

28El homoerotismo comporta una fuerte dosis de hostilidad (especialmente procedente del otro) que conduce a una hipersexualización del lugar. Este proceso responde a la necesidad de situarse como objeto de deseo en tanto que lector-turista gay. Desde nuestro punto de vista poscolonial, este tipo de discurso abre una puerta al enclave del masoquismo y asume una sexualidad "femenina" en esta mirada turística que se presenta al “masculino”. En este sentido se puede calificar al homoerotisme de transgresor por una parte. Por otro lado, las prácticas homosexuales han de permanecer ocultas y en secreto10en un Tánger bajo la soberanía del« Makhzen » y de su legislación, y en consonancia con la cultura árabe-musulmán de Marruecos.

29La invisibilidad social de la homosexualidad se manifiesta a través del carácter efímero y difuso de la geografía turística del homoerotismo en Tánger. Sin embargo, a pesar de un contexto local prohibitivo, el discurso de la guía desarrolla estrategias de visibilidad para el lector-turista que marcan y desvelan lugares de encuentro y las prácticas de prostitución homosexual prohibidas del destino, aun a riesgo de amenazar su existencia.

30Antes esta doble transgresión para establecer, tanto en el nivel del contexto socio-cultural local y en comparación con los referentes occidentales, el discurso turístico desde la Lonely Planet debe cumplir plenamente una función de producción de imagen: por un trabajo de descripción discursiva y figurativa. De este modo la guía reconstruye el espacio de la ciudad como un anti mundo (Brunet, 92). Al modo de la heterotopia del "estado internacional", la reconstrucción de este tipo de espacio debe entrar en las estrategias espaciales puestas en marcha para resistir a los poderes dominantes y que garantizan la regulación y la reproducción social.

Un destino gay recuperado

31Después de la independencia, Tánger que estaba aún fuera de los principales ejes comerciales nacionales, sufrió la pérdida de sus funciones de mercado internacional. La marginación de la ciudad tuvo lugar durante el reinado de Hassan II como consecuencia de unas relaciones políticas tensas de Tánger con el poder central. El aislamiento del resto del país y la apertura al exterior favorecieron la economía informal hasta alcanzar una dimensión importante en las capitales de la península tingitana. La guía no deja de subrayar actividades clandestinas como el contrabando y la economía de la marihuana: « floreciente crecimiento del narcotráfico (en el que participan cada vez más de los barones sudamericanos de la cocaína), se señala también el desarrollo del comercio de hombres, muchos procedentes del África subsahariana» (Lonely Planet, 1995).Esta situación económica transgresiva y políticamente subversivas e presenta como un hecho exótico dese la presentación de la ciudad en la primera edición de la Lonely Planet (1995),como componente de una excepcionalidad política de la que Tánger se ha beneficiado siempre al final. De hecho, podemos comprobar de inmediato que «Tánger es una ciudad única en su género; no realmente marroquí y tampoco de otra parte. Una ciudad como de ningún lugar del mundo». De este modo, las cualidades de Tánger percibida como un santuario (Boone, 1995) se adaptan al gusto del momento en la sección « Historia», presentada por la guía: « La leyenda de celebridad internacional perdura. Un lugar de acogida para los refugiados, exiliados, banqueros y artistas y un lugar principal para los homosexuales y pedófilos » (Lonely Planet, pp.95-98). Si se han podido romper las prohibiciones sin incurrir en sanción social o penal excesiva durante su estatus internacional, persiste una tolerancia respecto al incumplimiento de las normas y de una moral comúnmente admitida en Marruecos que perdura en esta ciudad atrincherada y no vigilada después de la independencia. Es un espacio entregado a la ley del mercado en el que el orden de los valores queda fuera de toda regla, lo que evidentemente contribuye a modelarlos comportamientos y las prácticas de sus habitantes: « el dinero es el alma de la ciudad. Desde los limpiabotas a las esferas influyentes, todos el mundo corre a por él » Lonely Planet, “Introducción”, 1995).

32El alejamiento del mundo moralizador y el recurso a los espacios homosexuales tiene por finalidad un "Sexscape" (Brennman, 2004) en el que terminan por reactivarse estereotipos coloniales que el turista sexual necesita para llevar a cabo su experiencia. A diferencia del poder contesta río de la heterotopia literaria del siglo XX, Tánger se convierte a la vez como antimundo en un agujero negro de la economía sumergida y en escape sexual para una «sociedad del ocio » en la que se perpetúan relaciones de hegemonía cultural.

33Los estereotipos vinculados con los nativos y los lugares se subrayan por una metonimia desde la introducción en la que Tánger se sustituye por «interzone », ficción de la ciudad inventada y escrita por W. Burroughs. Esta ciudad hiper-homo-sexualizada permite al discurso reproducir situaciones comparables, después de identificar los lugares específicos de prácticas homoeróticas.

Ya no es la época en la que William Burroughs podía describir con fruición la afluencia continua de ofertas equivocas de los muchachos y la gente joven en este terreno. Sin embargo, el Zoco pequeño permanece como un lugar animado y maravilloso en el que poder sentarse frente a un té de menta para observar el ir y venir de la multitud pintoresca. Y si se está decepcionado por no encontrar ya el sórdido Tánger, usted todavía puede obtener una visión de lo que fue antaño: no es raro que todavía os susurren al oído, « algo especial mi amigo». "Así, la mejor de las pensiones baratas con vistas a la Plaza las Fuentes es un burdel " (Lonely Planet, 1995)

34El Zoco pequeño, espacio siempre tan bullicioso como en lo fue en tiempos del "Tánger internacional”, aparece identificado en la narración de la guía como lugar emblemático de la prostitución masculina de los jóvenes marroquíes. La atribución de una práctica turística propuesta por el discurso del guía –la de sentarse en el Café central del Zoco pequeño-a las prácticas del personaje de W. Burroughs, descritas en su obra, nos permite situarnos en una escena de incitación provocada por un joven autóctono. A través de la referencia novelada, el discursos libera y el turista con él de toda responsabilidad a la sugerencia. El turista sexual es incluso invitado a prolongar el encuentro hasta el acto, puesto que en el lugar la pensión barata las Fuentes que« «a finales del siglo XIX, (...) era uno de los hoteles de lujo de Tánger » se ha convertido en un burdel. "(Lonely Planet, 1995). Esas pensiones donde las habitaciones « tan estrechas como celdas de prisión» y «del tipo de los refugios de noche" (Lonely Planet, 1995) son los lugares más recurrentes en el mapa turístico de la medina propuesto por la guía. El turista de la pensión entonces es invitado a los baños de vapor que son « bien (s) practicado (s) dada la escasez de agua caliente en muchas de las pensiones» (Lonely Planet, 1995). Es otro lugar de homosociabilidad por excelencia que promueve el intercambio de intimidad entre turistas y nativos.

  • 11 Esta expresión se utiliza como referencia a la « Interzona » de W. Bourroughs en la que el autor de (...)

35En general, todos los nativos evocados en el relato son hombres y muchachos jóvenes en una postura de permanente actividad que intentan establecer una relación comercial y que representan « números »11: «Tánger es el hogar de los ladrones y de los carteristas más hábiles del país (...), ustedes serán recibidos por una cohorte de amigos y guías poliglotas. Prepárense aoir las historias más fantásticas (…). » (Lonely Planet, 1995)

El elogio del desorden y la decadencia de la ciudad: el sentido latente del homoerotismo en la propaganda turística de Tánger

36En las primeras ediciones publicadas antes de los 2010 (antes de la entronización de Mohamed VI y el anuncio de su « declaración de amor» a Tánger) por la guía la Lonely Planet, el discurso se aleja de las referencias heterosexuales para resaltar valores ligados a la posesión y la accesibilidad que son menos patentes en Marruecos a raíz de su independencia, pero relacionándolos con la inseguridad y la falta de hospitalidad. De hecho, estas primeras ediciones de Lonely Planet comienzan con una advertencia al turista sobre el "acoso" permanente al que serán sometidos: « el acoso de los falsos guías poliglotas inducen a los turistas a salir lo más rápidamente. Pero después de unos días, generalmente os dejan tranquilos » (Lonely Planet, 1995).

  • 12 Cuando están presentes, se trata de bailarinas sin interés o prostitutas en su tiempo de descanso.L (...)

37El espacio presenta así cualidades heterotópicas que restringen el acceso y permiten crear un espacio propicio a la exclusividad de los hombres. El discurso de la guía pone de manifiesto, al menos en las guías publicadas hasta la década del 2000, la exclusión de las mujeres en los lugares públicos y privados, ya sean turistas o nativos12. Las razones son la preeminencia masculina en los lugares públicos marroquíes y la falta de seguridad:

« La población homosexual no es tan numerosa, pero se la encuentra en verano en algunos bares, a veces distraídos. Las mujeres no se sentirán a gusto para tomar baños de sol aquí (...)" (Lonely Planet, 1998).

« Lugar de estancia y de fascinación de numerosos artistas. Un ambiente sórdido y de libertinaje que a veces llevó a algunos a la degradación (Orton asesinado por su compañero después de su segundo viaje en Tánger a causa de su «insaciable apetito por los niños »  (Lonely Planet1995).

38El marco espacio-temporal esbozado por el discurso de la Lonely Planet como una ciudad en decadencia y descuidado de una y otra parte (por el Estado marroquí y por los residentes extranjeros, incluyendo los artistas que han desaparecido o se han ido) reactiva las cualidades de un espacio subversivo, peligroso pero también obsoleto y poco utilizado (y la decadencia). Así, sobre el modo del pasado se describen momentos y lugares de celebración y esplendor que dejan paso a lugares tristes y desiertos. Los personajes que se quedaron están envejeciendo con la imagen del lugar:

« Bajando por la vieja calle de Correos, se necesitará mucha imaginación para reconocer que estas pequeñas pensiones que la bordean fueron hoteles de gran categoría » (Lonely Planet, 1995).

 « El Grand Hotel Villa de Francia frecuentado por Delacroix y Matisse está hoy cerrado»  (Lonely Planet, 2003).

« El Café de París, una gran dama envejecida de la « coffee society » para ver el extraño abanico de personajes cosmopolitas elegantes y de sienes engrisecidas » (Lonely Planet, 1998).

39Tánger no se desarrolla a pesar de su papel central en una economía subterránea mundial y del crecimiento que de ello resulta. La ciudad sólo es una encrucijada de flujos y sufre un letargo urbano tras el declive de sus actividades económicas subterráneas:

« En la época de lo que William Burroughs llamaba la Interzone, la ciudad era el centro de una gran variedad de actividades indeseables. Contrabandistas, blanqueadores de dinero, especuladores de bolsa, traficantes de armas, prostitutas y proxenetas constituían una buena parte de la población marroquí y extranjera. Y esa fue la vía en la que Tánger prosperó. Desde su reincorporación al resto del Marruecos, la ciudad ha perdido muchos de sus atractivos» (Lonely Planet, “Introducción”, 1995)

40Siempre desde el punto de vista postcolonial en la que nos hemossituado, el homoerotisme como preferencia de variedad erótica se interpreta en este discurso como el brote de un sistema defensivo. Las espacialidades homosexuales que van a la par con una hipersexualidad masculina del lugar dan prueba de un estado de ansiedad y malestar en una ciudad mitificada que cambia. La tristeza que acompaña a la decadencia precede a la nostalgia que llega con los discursos de los años 2000.A falta de poder recurrir al registro de la decadencia para describir la realidad urbana en plena evolución la Guía Verde de los 2000 reconoce una heterocroniaque congela los lugares y los paisajes en estado obsoleto y de abandono, y los habitantes en actitud de espera.

41El carácter aséptico del discurso del homoerotisme que acompaña el desarrollo turístico enmarcado por el poder central del paso de los años revela la correlación entre un imaginario del declive, del desorden y de la decadencia urbana y el homoerotisme como atractivo de la ciudad. Desde los años 2000, con la reactivación de la economía y el turismo de la ciudad de Tánger, el discurso de las guías se hace progresivamente más aséptico respecto al homoerotisme, eliminando menciones referentes a los episodios del pasado de Tánger relacionados con la pedofilia (en 2001) y la homosexualidad (en 2010). La figura de W. Burroughs, clave para el homoerotisation del discurso de la ciudad en la década de los 1990, se diluye entre las otras referencias de los años de 2000. Las referencias de la ciudad a la interzone y a cualquier relación de comparación se rompen en 2005. Ahora, se manifiesta una apertura del espacio a las mujeres como consecuencia de un mayor ambiente de seguridad materializado en la creación de una brigada turística, que se cita expresamente a partir de la edición del año 2007.

«Las mujeres solas son a menudo incomodadas después de 22:00 y deben evitar el barrio del puerto tras la puesta del sol. En cuanto a los hombres, se verán tal vez ofrecer haschish  por jóvenes de aspecto presidiario. En caso de problemas con un guía falso o con cualquier otra persona, póngase en contacto con la brigada turística.  » (Lonely Planet, 2010).

42La aplicación de las medidas de seguridad se acompaña de una operación cuyo objetivo es «expulsar » a la población marginal, de falsos guías de Tánger y erradicar la prostitución. « Una gran parte de los moscardones que provocan la mala reputación de Tánger han sido expulsados». "(Lonely Planet, 2010).Desde las ediciones de 2010, la naturaleza de los lugares y la oferta turística propuesta por las guías apuestan decididamente por criterios de calidad, confort y acogida. El mapa turístico propuesto por la guía para la medina muestra el predominio de los lugares de cultura, de casas de huéspedes y hoteles de lujo (Dar Nour, hotel Mamora etc.), de restaurantes abiertos por inversores extranjeros, tiendas de artesanía y galerías de arte. El resultado es una ciudad cuya calidad mejora también en sus infraestructuras de acceso y alojamiento. Los lugares, los personajes y las prácticas comprometedoras de la imagen cuidada de una ciudad en pleno desarrollo desaparecen en beneficio de una gentrificación turístico-cultural:

«Hoy la ciudad blanca mira el futuro con optimismo. La comunidad se ha dado cuenta del potencial de la ciudad con la llegada en 1999 de un nuevo monarca con ideas progresistas sobre el comercio y turismo. Se ha construido un gran puerto y un nuevo distrito de negocios, mientras que se ha renovado el aeropuerto. Los edificios han sido renovados, las playas limpiadas, la prostitución ha abandonado las calles y se asiste a un florecimiento de las actividades culturales. "Mejor aún: abundan los excelentes hoteles y restaurantes» (Lonely Planet, 2010)

Conclusión  

43El discurso turístico de las guías impresas proporciona una enorme variedad de imágenes y representaciones poéticas para despertar el interés por la ciudad de Tánger. De hecho, la ciudad no ha dejado nunca de atraer el deseo de artistas y viajeros y de librarla de erotismos. El discurso en torno a la ciudad se ha consolidado alrededor de una imagen estereotipada desde la visión del artista que propone escenarios repetitivos de acceso y de visita, en los que el viajero se puede fundir con el destino. Así, las figuras retóricas con connotaciones eróticas utilizados en el discurso de las guías contemporáneas se elaboran sobre la base de las narraciones de estancias de artistas celebres que pasaron por Tánger en los siglos XIX y XX. Los artistas como elementos simbólicos confieren riqueza y poder a las imágenes del destino, entre las que se incluye su erotización. Toda una amplia gama de preferencias eróticas emerge cuando nos remontamos a los orígenes de la construcción de estas figuras, cuando desciframos su sentido original o cuando nos inclinamos sobre las pistas que abren a los lectores-turistas en la coproducción de su imaginario de destino.

44Constatamos que el erotismo conferido a los lugares por los discursos de las guías representa una forma de despertar la atracción del destino, construyendo una narración sobre la alteridad. Permite a la vez crear un atractivo en los discursos promocionales contemporáneos y superar las jerarquías basadas en gender et post-colonial Studies. De hecho, la erotización puede prescindir de las relaciones de clase y raza, centrándose más en las diferencias de género. Sin embargo, puede conducir también a excesos éticos al reducir al otro a la sumisión y hacerle más disponible que el exotismo

45El erotismo del lugar puede atestiguar la necesidad de un grupo en un momento de su historia de apropiarse intensamente de un nuevo territorio, de ponerse en deseo uno mismo y de construir, in fine, un nuevo proyecto de sociedad. En el pasado, la literatura ha constituido una fuerza ideológica dominante que ha permitido imponer erotizaciones transgresoras y transformar Tánger en un receptáculo de deseos reprimidos de un grupo de artistas occidentales. Este homoerotisme se ha perpetuado excepcionalmente a través del discurso turístico de Lonely Planet, poniendo en valor una espacialidad subversiva y oponiéndose a la exhortación neoliberal hecha a las ciudades para crecer, abrirse, ordenarse, hacerse visible e integrarse en el mundo. Más tarde, en los discursos contemporáneos, la aseptización del discurso teniendo en cuenta la multiplicación de reglamentaciones y la domesticación del espacio turístico, el homoerotisme se borra en beneficio de un autoerotismo que vuelve a dar un impulso a la capacidad de imaginación del lector-turista para componer sus propias erotizaciones, o lo que es lo mismo, para crear nuevas. En un mundo globalizado en el que tienden a desaparecer las asperezas, el deseo erótico queda autorregulado en los discursos contemporáneos respondiendo pues más el deseo turístico a las actividades lúdicas y culturales que a necesidades sexuales o psicoafectivas.

Haut de page

Bibliographie

Amirou R., 1995, Imaginaire touristique et sociabilités du voyage, Paris, PUF.

Appadurai A., 2001, Après le colonialisme. Les conséquences culturelles de la globalisation, Paris, Payot.

Arama M., 2006, Delacroix, Un voyage initiatique : Maroc, Andalousie, Algérie, Paris, Non-Lieu.

Baider F., Burger M., Goustos D. (dir.), 2004, La communication touristique. Approches discursives de l’identité et de l’altérité, Paris, L’Harmattan.

Barthes R., 1970, Mythologies, Paris, Seuil.

Beaulieu  I., Joseph J. L, 2003, « Tourisme, sexualité et érotisme dans quelques romans contemporains », Téoros, 22-1, 44-50.

Berliner D., 2011, « LuangPrabang, sanctuaire Unesco et paradis gay », Genre, sexualité & société, n°5.

Bernardie-Tahir N. (dir.), 2008, L’autre Zanzibar, Géographie d’une contre- insularité, Paris, Karthala.

Black P., 2000, « Sex and travel : Making the links », das Clift S., Carter S. (dir.), Tourisme and Sex : Culture, commerce and coercition, Pniter, London, New York, chap. 15.

Bonnet V., Kober M., Zekri K. (dir.), 2013, Lire les villes marocaines, Paris, l’Harmattan, Itinéraires.

Brennan D., 2004, What’s Love Got to Do with It ? Transnational Desires and Sex Tourism in the Dominican Republic, Durham, Duke University Press.

Bronislaw B., 1984, Les imaginaires sociaux. Mémoire et espoirs collectifs, Paris, Payot.

Brunet R, Ferras R, Thery H., 1992, Les mots de la géographie. Dictionnaire critique, Paris, Reclus, La documentation française.

Burroughs W., 1991 (1989), Interzone, Paris, Christian Bourgois.

Crépault C., 2007, Fantasmes, l’érotisme et la sexualité (Les), Paris, Odile Jacob.

Dodi C-A, 2010, Villes invisibles de la méditerranée, Paris, L’Harmattan.

Dumas A., 2006, Le Véloce ou Tanger, Alger et Tunis, Lyon, Palimpseste, Collection : Singuliers.

Echtner C, Prasad M., 2003, « The context of Third World tourism marketing », Annals of Tourism Research, 30(3), 660­82.

Fernandez J., Caraës M-H., 2003, Tanger ou la dérive littéraire. : Essai sur la colonisation littéraire d’un lieu, Espaces méditerranéens.

Goffman, E., [1963]1975, Stigmate, Paris, Minuit.

Goulemot J-M., 2008, « Peintres à Tanger au début du siècle », in Tatin­Gourier J-J., Amahjour R. (dir.), Imaginaire et mémoire de Tanger, 1880-1956 (textes réunis), Tours, université François Rabelais.

Gravari-Barbas M., Graburn N., 2012, « Imaginaires touristiques », Via@tourismreview, n°1 Les imaginaires touristiques.

Houssay-Holzschuch M. (dir.), 2007, « Antimondes : Espaces En Marge. Espaces Invisibles », Géographie et Cultures, n°57.

Kinnaird, Vivian H., Derek R. Hall, 1994, Tourism : A gender Analysis, Toronto, Chichester, JhonWiley.

Peraldi M., 2007, « Économies criminelles et mondes d’affaire à Tanger », Cultures & Conflits, n° 68, 111-125.

Pritchard, A., Nigel M., 2000, « Privileging the male gaze gendered Tourism landscapes ? » Annals of tourism Research, vol. 27, 884-905,.

Rautenberg M., 2004, « Les « communautés » imaginées de l’immigration dans la construction patrimoniale », Les Cahiers de Framespa, n°3.

Rebucini G., 2011, « Lieux de l’homoérotisme et de l’homosexualité masculine à Marrakech », L’Espace Politique, n°13.

Said E, Culture et Impérialisme, 2000 [Culture and Imperialism, 1993], (trad. Paul Chemla), Fayard/Le Monde Diplomatique.

Said E., 1980, L’Orientalisme. L’Orient créé par l’Occident, Paris, Le Seuil.

Schneider P., 1990, Matisse au Maroc, Paris, Adam Biro, 26.

Staszak J-F., 2008, « Qu’est-ce que l’exotisme ? », in Le Globe. Revue genevoise de géographie, tome 148, 7-30.

Staszak J-F, 2012, « L’imaginaire géographique du tourisme sexuel », L’Information géographique, N°2, Vol. 76, 16-39

Staszak J-F, 2003, Géographies de Gauguin, Paris, Bréal.

Staszak J-F, 2015, « Tourisme et prostitution coloniaux : la visite de Bousbir à Casablanca (1924-1955) », Via@ Tourismreview, n°8 .

Stoller R. J., 1984, Sex and Gender: The Development of Masculinity and Femininity, Karnac Books.

Rauch A., 2007, « Les guides, une manière d’être dans la ville touristique : visiter Florence avec le Baedeker, le Guide Autrement et le Routard », in Knafou R., Mondes urbains du tourisme, Paris, Belin.

Tatin-Gourier J-J., Amahjour R., 2008, Imaginaire et mémoire de Tanger, 1880-1956, Tours, Université François Rabelais.

Twain M., 1867, Voyage des Innocents : un pique-nique dans l’ancien monde, Paris, Payot.

Urbain J-D., 1991, L’idiot du voyage : Histoires de touristes, Paris, Plon.

Webographie :

 http://www.mbctimes.com/francais/top-10-des-villes-les-plus-sexy-du-monde-2

 http://www.frommers.com/destinations/morocco/642777

http://www.routard.com/guide_dossier/id_dp/7/num_page/5.htm

Corpus des guidesimprimés :

Guides Bleus. (1965, 1969). Maroc, auteur Boulanger R, Paris, Hachette.

Guides Bleus. (1973, 1975, 1978). Maroc, auteur Fauvel JJ, Paris, Hachette.

Guides Bleus. (1987). Maroc, auteur Barbey A. (dir.), Paris, Hachette.

Guides Bleus. (1999, 2000, 2003). Maroc, auteurs Bosio S, Férin D, de Panthou P, Paris, Hachette. 269 p.

Guides Bleus. (2002). Maroc, auteur Boyer C. (dir.), Paris, Hachette, 511 p.

Guides Bleus. (2008, 2012). Maroc, auteur Pujo N. (dir.), Paris, Hachette.

Guide vert Michelin. (1949, 1950, 1954). Maroc, Paris, Services de tourisme Michelin, 219 p.

Guide vert Michelin. (1974). Maroc, Manufacture française des pneumatiques Michelin.

Guide vert Michelin. (1976, 1978, 1982, 1985, 1988). Maroc, Paris, Pneu Michelin, Services de tourisme.

Guide vert Michelin. (1995, 1997, 2001). Maroc, Manufacture française des pneumatiques Michelin.

Guide vert Michelin. (2001, 2003, 2007, 2010, 2012, 2014). Maroc, Paris, Michelin, éd. des voyages.

Lonely Planet. (1995). Maroc, guide de voyage. Auteurs : Simonis D, Crowther, G [trad. par Thérèse de Cherisey et Anne Dechanet], 3e éd., Paris, Lonely Planet.

Lonely Planet. (1998). Maroc, guide de voyage. Auteurs : Linzee F, Talbot D, Simonis D, [trad. partielle de l’anglais par Miadi F et Prunier C], 3e éd., Paris, Lonely Planet.

Lonely Planet. (2001). Maroc.Auteurs : Fletcher M, Connolly J, Linzee F. et al., 4e éd., Paris, Lonely Planet.

Lonely Planet. (2005). Maroc. Auteurs: Hardy P, Vorhees M, Edsall H, 5eéd., Paris, Lonely Planet.

Lonely Planet.(2011). Maroc.Auteurs : Bainbridge J, Bing A, Clammer P et al., 8eéd., Paris, Lonely Planet.

Lonely Planet.(2014). Maroc.Auteurs :Clammer P, Bainbridge J, Hardy P et al., 9eéd., Paris, Lonely Planet.

Haut de page

Notes

1 En la guía Verdeaparece un epígrafe histórico titulado así; en la guía Azul (2012), el título se convierte en « juguete de deseos árabe ». La narración histórica señala realmente que Tánger fue entregada como dote por Catalina de Braganza a Carlos II por su matrimonio en 1661, es un ejemplo de como las leyendas (entre ellas las salidas de la mitología griega) refuerzan la metáfora de la ciudad-objeto.

2 La référence est accentuée dans les guides verts : La mort en 1999 de Paul Bowles ferme la saga introduite dans le guide vert, publié à la même date, par un encadré : « une page qui se tourne ». Depuis les années 2000, un encadré est consacré dans les guides LonelyPlanet et le Guide Bleu à Paul Bowles et sa vie résidentielle et ses activités à Tanger.

3 Crépault (2007) explica que Eros se alimenta por una parte del odio, el sufrimiento y la destrucción pero también de sentimientos de amor y de ternura. Considera que los fantasmas de unión circulan más libremente en la mente femenina que en la masculina porque son amenazadores. Por el contrario los imaginarios masculinos anti-unión pueden ocultar fantasmas (sobre todo en la fase de orgasmo)

4 Mark Twainen su descripción de viaje: « (…) Aquí hay una ciudad llena y atiborrada, encerrada en una muralla de piedra compacta que tiene más de mil años »

5 « (...) En la calle principal, que tenemos que cruzar, hay algunas tiendas españolas, algunos carteles franceses o ingleses, y multitud de chilabas, mezclándose todo! Algunos caballeros consombrero de explorador y algunas jóvenes viajeras con las mejillas quemadas por el sol. Pero, es igual, Tánger es todavía muy árabe, incluso en susbarrios comerciales » (Loti, 2000 (1890), p. 24).

6 En referencia a la obra de Henri Amic, « Marruecos. Ayery hoy Dos viajess, 1920-1924, Paris. Calman-Lévy, éditeurs, 1925.

7 Nos referimos a la obra de R. Salardenne (1932) que estuvo en Tánger en 1930 para realizar un reportaje sobre las prostitutas en lo que denomina « Babilonia marroquí ». Describe a las prostitutas judías que «hacen la carrera » en las calles de Tánger con el pecho desnudo. Una postal de Lévy y Leuridan (Fig.1) enviada por un corresponsal turista en los años 1930 representa de la misma forma, como una prostituta, a una « judía mora ».

8 En sus cartas de su correspondencia con Alain Ginsberg, Burroughs W. (1990) relata sus experiencias de pedofilia, las noches en los bares ilegales, su decadencia en el mundo de las drogas, su viaje al final del infierno.

9 En Les chiens aboient : « Magníficas playas; extensiones realmente poc frecuentes de arena suave como azucar enpolvo, y rompientes. Y – si os gusta este tipo de cosas – la vida nocturna, aunque no es particularmente inocente, ni especialmente variada, dura desde el crepúsculoal alba. Lo que, cuando crees que la mayor parte de las personas se chan la siesta por la tarde, y que muy pocos de ellos cenan antes de las diez o las once de la noche, no es muy normal. (…) Es alarmante el número de viajeros que desembarcan aquí para un breve descanso; después se han establecido, y luego han dejado pasar los años. Pues Tánger es una rada, que os encierra, un lugar al abrigo del tiempo. Los días pasan a lo largo de todos sin que nadie se dé cuenta como las gotas de espumas en una cascada». Capote (1977, p. 151-152),más tarde, narra la fiesta en la playa de SidiKacem que se prolonga hasta el alba, y en la que duermen (él y sus amigos).

10 El artículo 489 del Código Penal de Marruecos condena la homosexualidad o cualquier acto sexual entre dos hombres.

11 Esta expresión se utiliza como referencia a la « Interzona » de W. Bourroughs en la que el autor describe la escenificación (calificada de número) que llevan a cabo los habitantes de Tánger (Interzona) para ponerse en contacto con los visitantes y obtener dinero.

12 Cuando están presentes, se trata de bailarinas sin interés o prostitutas en su tiempo de descanso.Los turistas que han pasado por Tánger son artistas celebres reconocidos sexualmente t (« artistas homosexuales »).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figure 1. Foto titulada « Tánger,  la Blanca » a comienzos del siglo, expandida en anfiteatro alrededor de su bahía »
Crédits Guide BleuEvasion, 2001
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1704/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 8,0M
Titre Figure 2. Esta imagen muy utilizada por la promoción turística nacional simboliza Tánger como puerta de África.
Légende Se trata de la cavidad de las grutas del Hércules, cuyo agujero toma la forma del continente Africano y en el que el océano (donde se juntan el Atlántico y el Mediterráneo) penetra durante la marea alta.
Crédits Morocco Round Trip - MarokkoRundreise, 2011
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1704/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Figure 3. Boda judía en Marruecos, Eugène Delacroix (1798-1863)
Crédits Foto RMN-Grand Palais (Musée du Louvre)/Jean-Gilles Berizzi
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1704/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 656k
Titre Figure 4. Postal con una judía mora
Légende Postal con una judía mora sin duda una prostituta con el comentario del turista« Dime si no es atractiva »
Crédits Postales (probablemente) de los años 1930, Ediciones reunidas Lévy et Neurdein, Biblioteca del Patrimonio de Paris
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1704/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Titre Figure 5. Postal representando a « una mora en su casa »
Légende Postal representando a « una mora en su casa », indudablemente una prostituta musulmana de un prostíbulo (Está prohibido a los musulmanes posar como modelo)
Crédits Postales (probablemente) de los años 1930, Ediciones reunidas Lévy et Neurdein, Biblioteca del Patrimonio de Paris
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1704/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Figura 6. « Baño de lagartos en la playa de Tánger »
Crédits Postales de la época colonial, Ediciones reunidas Lévy et Neurdein, Biblioteca del Patrimonio de París
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1704/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 179k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Anas Sanoussi, « La atracción de Tánger a través de las guías turísticas impresas: formas latentes y transgresivas », Via [En ligne], 11-12 | 2017, mis en ligne le 14 mai 2018, consulté le 19 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/1704 ; DOI : 10.4000/viatourism.1704

Haut de page

Auteur

Anas Sanoussi

Doctor en Geografía, EIREST, Universidad Paris 1 Panthéon-Sorbonne.

Haut de page

Traducteur

Antonio Zarate

Universidad Nacional de Educación a Distancia – Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals