Navigation – Plan du site
Varia

Dudas y nuevos planteamientos en la gestión de los flujos de visitantes a los espacios naturales singulares

Vincent Vles
Traduction de Inmaculada Mercado Alonso
Cet article est une traduction de :
Hésitations et recompositions dans la gestion des flux de fréquentation dans les sites naturels exceptionnels [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Hesitations and reconfigurations in the management of visitor flows in outstanding natural areas [en]

Résumé

En los espacios naturales calificados de valor singular, la gobernanza y las modalidades de gestión de los flujos de visitantes, la mejora de la calidad y de la experiencia de la visita se plantean en términos de movilidad sostenible, de acceso a las informaciones de la visita, de consumo colaborativo, de participación y de diálogo entre personas, empresas, visitantes y directivos. Este artículo informa sobre los principales resultados de una investigación que ha evaluado la manera en la que 7 espacios naturales singulares abordan esta cuestión en Francia. Se extraen enseñanzas de experiencias de gestión y de cuestiones debatidas en enero de 2017 en la Asamblea Nacional con miembros de la Red de “Grands sites” de Francia. Este artículo contribuye a conocer las experiencias de los visitantes y como esas experiencias son tenidas en cuenta por los gestores de esos espacios. La creciente importancia de los elementos inmateriales en la regulación de los flujos de visitantes de estos sitios y el cambio radical de paradigma de “bien común natural” como recurso a la vez material e inmaterial llevan a prestar especial interés a la regulación turística de los espacios naturales singulares a través de estos valores. El análisis de las percepciones y de las representaciones mentales profundiza en el conocimientos de los modos de valorar de la naturaleza y pone de relieve la importancia de la intervención concertada con los visitantes como factor principal para el desarrollo local.

Haut de page

Texte intégral

1La búsqueda de una mejor articulación entre la gestión de los flujos turísticos, sus beneficios y la necesaria apertura al público de los espacios naturales protegidos se ha convertido en un tema tanto nacional como internacional. Sin embargo, las investigaciones más recientes realizadas en Francia sobre la cuestión delas repercusiones de la frecuentación a los territorios que se relacionan con estos lugares, especialmente en términos de desarrollo y se preguntan poco por el control del desarrollo turístico y de las visitas. La literatura científica en Francia - incluyendo las disciplinas que estudian los fenómenos turísticos - trata poco el tema de la gestión de los flujos, su eficacia, su impacto en la comunidad, para los visitantes, los residentes y los actores económicos o territoriales.. Las cuestiones planteadas en 1997 por Florence Deprest en su “encuesta sobre el turismo de masa, la ecología frente al territorio”, han tenido poca continuidad

2El turismo y la protección de los grandes sitios naturales han creado al menos siempre relaciones ambivalentes. No se puede olvidarse que el turismo ha estado a menudo - y a veces todavía lo está –en el origen de la protección y la transformación de estos territorios, ni tampoco que las primeras asociaciones de turismo, federativas (Touring Club de Francia, Club Alpino francés) o locales(sindicatos de iniciativa, grupos de profesionales...) han desempeñado un papel importante en la institucionalización de las normas de protección de los espacios naturales y de los lugares más significativos (Gauchon, 2002; Larrère C. y R.Lizet y Berlan-Barque, 2009). El turismo aparece pronto como un espacio de consumo y de perturbación de los ecosistemas naturales. La democratización y la masificación de las actividades de ocio durante los “Treinta Gloriosos” han ido acompañados de operaciones de acogida a menudo destructoras de los medios. Algunas se des arrollaron incluso con indiferencia de las estructuras anteriores: son numerosos los ejemplos de comisiones departamentales de espacios naturales catalogados que han aceptado actuaciones de urbanización bajo el pretexto de una “integración paisajística” de las instalaciones o de la adopción de medidas - a menudo inútiles–de acompañamiento de la urbanización (Milian, 2007). En nuestras sociedades urbana y móviles, la llegada del ocio ha llevado a aumentar las visitas de estos lugares excepcionales, ha impulsado el deseo de ver, visitar y recorrer, como una prolongación del« sight-seeing » de los aristócratas ingleses cuando practicaban el "Grand Tour" en el siglo XIX (Boyer, 1999).

3Si la degradación de los espacios naturales frágiles causada por el desarrollo del turismo poco o mal controlado ha sido ampliamente tratado en la literatura científica y técnica (Barabé, 1988; Deprest, 1997; Mounet, Nicollet y et Rocheblave, 2000 ; Lequin, 2001 ; Atout France, 2013), si han sido frecuentemente aceptadas la cuestión de la oposición de muchos políticos respecto a una política de protección considerada confiscatoria y contraria a los intereses económicos locales (Clarimont 2013), si las políticas de prestigio anteponen la dimensión del turismo como criterio determinante para la gestión de los sitios vulnerables y si se está de acuerdo en decir que el turismo genera importantes beneficios económicos para el territorio (Vourc’h, 1999 ; Vourc’h et Natali, 2000), hay que admitir que se conocen mal en Francialos procedimientos orientados a regular el acceso a los sitios y sus impactos en términos sociales, políticos y medioambientales.

Limitaciones de acceso a las pistas del Canigó.

Limitaciones de acceso a las pistas del Canigó.

Vlès, juillet 2016

4Sin embargo, a nivel mundial, desde la década de 1980, se han publicado más de 2000 documentos sobre este tema (Stankey et al., 1990). Históricamente, las primeras medidas para limitar los impactos asociados a las capacidades de carga fueron iniciadas por las administraciones americanas responsables de la gestión de las áreas naturales a partir del momento en el que tuvieron que enfrentarse a un aumento masivo de las visitas (dobladas de 1941 a 1960 en los Parques Nacionales, luego doblada nuevamente desde 1960 a 1975). Diferentes métodos se pusieron en práctica y se aplicaron a las espacios naturales catalogados, sobre todo en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda: método ROS (Recreation Opportunity Spectrum), método LAC — Limits of Acceptable Change – (Nilsen et Tayler, 1997), método VIM (Visitor Impact Management), que han proporcionado un marco de intervención a los investigadores que trabajan en la apertura al público de los parques nacionales americanos (US National Parks and Conservation Association),finalmente método TOMM — Tourism Optimisation Management Model – (Manadis, 1997), desarrollado en los años 1990 en Sydney (Newsome, 2001 : 161).

1 – El tema de la investigación y del método

  • 1 Espacios singulares y desarrollo equilibrao de los territorios , investigaciones y experiencias en (...)

5Con el fin de situar las experiencias francesas en esta área de investigación, hemos propuesto investigar sobre la aplicación del concepto de capacidad de carga turística en el manejo de algunos espacios del patrimonio natural y lo hemos tomado como parte de un programa de investigación PUCA1. Partiendo de un estado de la cuestión a nivel científico y escala internacional de la capacidad de carga, se han querido contrastar en Francia como hipótesis los cinco puntos adoptados por la comunidad científica tras la difusión de varias publicaciones internacionales (Alldredge, 1972; Butler, 1980; Canestrolli y Costa, 1991; Cocossis, base et al., 2001):

    • 2 « La capacidad de carga de los ecosistemas puede definirse como el umbral por encima del cual un bi (...)

    Las diferentes experiencias de ocio y turismo generan capacidades de carga diferentes2. No existe ningún cálculo mecánico del estado de saturación de los lugares que se pueda aplicar copiándolo simplemente de un lugar a otro.

  1. Los impactos observados sobre los recursos biológicos y físicos no son suficientes para calcular la carga máxima y óptima de los grandes espacios naturales. Cualquier uso por los visitantes de una región produce determinados cambios medioambientales. El impacto biofísico observado sobre estos espacios se inicia desde niveles de utilización muy bajos. Por consiguiente, si un gestor quiere reducir absolutamente los impactos, la única forma de conseguirlo es evitando la visita. Una decisión de este tipo no es casi nunca posible o es poco deseable.

  2. No hay ninguna relación proporcional o lineal de causa-efecto entre una fuerte cantidad de uso y los impactos. Los tipos de actividad son generalmente mejor indicador del impacto que la intensidad de uso o el número de visitantes. Por ejemplo, las bajas intensidades de las prácticas ecuestres tendrán más impacto sobre el estado de los caminos que su uso más intenso por los senderistas. La temporada de práctica también puede tener un impacto mayor para explicar los impactos que la cantidad, que el número de visitantes. Caminar con tiempo de lluvia en invierno o bajo condiciones meteorológicas adversas, por ejemplo, es potencialmente más destructor del sendero que hacerlo durante la estación seca.

  3. La "capacidad de carga" es un concepto producido por juicios de valor; no es un producto mecánico resultado de una relación entre las visitas y los recursos naturales; la observación y la investigación son necesarias para evaluar pero no suficientes; eso aleja el cálculo de la capacidad de carga del análisis científico como elemento exclusivo para llevarlo a la arena política y exigir la participación de todas las partes interesadas.

  4. El conocimiento de la capacidad de carga no permite decidir por sí mismo, por sí sólo, qué hacer para mantener un equilibrio entre la protección de los lugares y los espacios naturales y los usos que de ellos hacen los visitantes desde la perspectiva de una máxima obtención de beneficios.

  • 3 El informe final de la investigación (534 p), con licencia ©, está disponibleon linehttps://hal.arc (...)

6A partir de estos resultados publicados, el primer objetivo del programa de investigación3 fue explorar en Francia la manera en que algunos espacios naturales significativos han gestiona do los flujos de visitantes bajo contextos variados y a través del tiempo.

7El segundo objetivo fue analizar a través de encuestas la forma en que los habitantes por un lado y los visitantes por otra "realizan su vida" en un lugar de valor excepcional, qué experiencia stienen de las transformaciones simbólicas que se han producido y de las prácticas relacionadas con su comercialización que han tenido lugar (creación de una marca del lugar). Este objetivo también buscaba contrastar las percepciones de los habitantes con las percepciones de los visitantes: ¿cómo las medidas de regulación de los flujos son experimentadas por los visitantes y habitantes de estos lugares? ¿Cuál es el punto de vista de los visitantes (turistas y locales) sobre medidas de gestión de los flujos destinadas supuestamente a mejorar la calidad de la visita para preservar a "el espíritu del lugar"? ¿Cómo estas medidas afectan su experiencia del lugar? De este modo, la investigación confróntala percepción de los habitantes con las de los visitantes y así poder examinar las cadenas de valor que influyen sobre la gestión territorial.

8Un tercer objetivo, por último, se ha dirigido a dibujar un "catálogo de experiencias" a modo de balance, de “buenas prácticas” o” experiencias más significativas”. Estas experiencias han permitido revelar sobre todo la transformación actual (por ampliación de su base espacial) de la cooperación de los territorios que buscan optimizar la gestión de visitantes en espacios naturales catalogados de Francia.

9En cuanto al método, la investigación se ha centrado en una muestra de siete sitios con una fuerte reputación y sujetos a alta presión de visitantes(La Pointe du Raz en CapSizun, la duna delPilat, el conjunto de Gavarnie-Mont-Perdu, la montaña Sainte-Victoire, los sitios catalogados de Bouillouses-Lannoux-Camporells, el Canigó, la reserva nacional Néouvielle)4. Cuatro han sido objeto de una “Opération Grand Site”, de un programa nacional de rehabilitación para recuperar el carácter natural de espacios muy degradados por la afluencia de visitantes (Duval y Gauchon, 2007): Pointe du Raz, la montaña Sainte-Victoire, Gavarnie y Canigó y uno de ellos se benéfica actualmente de una OGS (duna del Pilat). Al final de este proceso, tres sitios fueron clasificados dentro de las siguientes categorías: "Grand Site de France" (denominación reservada a espacios clasificados de “gran notoriedad y elevado número de visitantes “): la Pointe du Raz (2004), la Montagne Sainte-Victoire (2004) et le Canigou (2012); la Dune du Pila quedó como candidata a un próxima certificación. Otros lugares de la muestra apuntan entrar en esas categoría a más o menos a largo plazo (Gavarnie, la réserve nationale du Néouvielle, les lacs des Bouillouses).

10La investigación ha examinado410 documentos científicos, técnicos, operativos, ha realizado 86 entrevistas semidirigidas a actores responsables de gestión (políticos y técnicos), se han visitado “in situ” los dispositivos de regulación de la acogida y las modalidades de gobierno, se han realizado encuestas por foto-cuestionarios cualitativos a 300 visitantes en tres sitios para determinar el impacto de la restricción de acceso en su experiencia de visita, así como encuestas cualitativos entre los comerciantes. El equipo de investigación se ha preguntado por el acceso, por los actores, por las condiciones óptimas de la visita, ha investigado sobre la forma en que se han seleccionado los indicadores de visita, el programa establecido de visita y cómo fueron definidas y debatidas la aceptación y el seguimiento de las medidas de control de las visitas. Por último, el equipo ha indagado si se había diseñado o llevado a la práctica un “modelo” de gestión de los flujos y sus beneficios, qué modos de seguimiento de y de evaluación del programa habían sido elegidos.

2 – Una gran variedad de maneras de regular las visitas

11Ninguno de los sitios de la muestra ha puesto en marcha un modelo de gestión de flujos, conocido o construido a tal efecto. Sin embargo, el constante crecimiento del número de turistas en los espacios naturales excepcionales (excepto en Gavarnie) lleva plantear en todas partes el tema de la intensidad de las visitas. El tema ha sido objeto de enfoques muy variados y muchas veces por tanteo, sin un método general. Todos los gerentes que hemos encuestado son conscientes de que la apertura del lugar al público y el turismo ejercen presiones sobre los recursos, las estructuras sociales, los modelos culturales, las actividades económicas, el uso de la tierra y ciertas prácticas de las comunidades locales. Estos gestores llegan a constar incluso una disminución de la calidad de la oferta turística cuando los flujos son importantes. Las estructuras de gestión de los lugares se organizan alrededor de dos conceptos utilizados para caracterizar los impactos: el de saturación, que expresa la imposibilidad del medio en algún momento para acoger a visitantes adicionales, el de desnaturalización por destrucciones provocadas en el medio, al menos la pérdida parcial de las características consideradas originales que constituían el atractivo de los espacios naturales en cuestión. Por lo tanto, todos los territorios se ven enfrentados a los desafíos que representan la protección de la naturaleza y el desarrollo local.

Visitas masivas en La Pointe du Raz

Visitas masivas en La Pointe du Raz

Vlès, juin 2016

12Sin embargo, estos conceptos no han sido utilizados por los gestores y estos han puesto pocas veces en práctica sistemas de medición u observación para evaluar las capacidades límites de acogida, las cargas máximas, los umbrales de tolerancia que habría que establecer en un proceso de planificación local que permitiera articular a largo plazo los posibles beneficios de la frecuentación turística haciendo compatible conservación y desarrollo económico. La determinación de las capacidades de carga óptimas, es decir las visitas que pueden admitir de manera sostenible el sistema socio-económico y natural sin modificarse irremediablemente. Esta delimitación entre el óptimo a alcanzar y el máxima que no se debe superar, se aborda a ciegas en todas partes, regulando en cambio otras cuestiones: seguridad de las personas y bienes, riesgos, posibilidades de ordenación de los acceso, preservación de los nichos ecológicos de las especies en peligro de extinción. Algunos sitios son capaces de evaluar empíricamente (por ejemplo, cuando cierran la entrada debido a perjuicios a los medios) el número de visitas horarias o diaria que no se deben superar ya que el umbral de capacidad de carga coincide con el umbral de ruptura, con el umbral más allá del cual se hacen irreversibles la disminución de la calidad del medio natural y de la propia visita: Sainte-Victoire (parte de los senderos), Canigó (pistas enteras), Gavarnie en el Héas (reestructuración de los aparcamientos). Otros tienen grandes dificultades para conseguir que todos los actores de los territorio afectados acepten estos principios de limitación, incluso cuando se aplican a veces de manera temporal para ciertos accesos (Pointe du Raz, Dune du Pilat).

13La determinación de la carga optima de acceso o de visita de los espacios naturales constituye sin embargo un tiempo del procedimiento futuro, tiene como objetivo definir un "limite de elasticidad" entre el umbral máximo y este, el óptimo, que sea capaz de garantizar los mejores beneficios económicos. El ejercicio se revela complejo, porque para realizar este proceso, los responsables de la gestión de estos lugares han de tratar de conocer múltiples variables: la capacidad física de acogida de los diferentes lugares en distintos sitios, en diferentes periodos del año y bajo diferentes condiciones atmosféricas, edáficas y ecosistema por un lado; y por otro, su capacidad para soportar la presión de numerosos visitantes sin deformación ni impactos negativos para los lugares y las poblaciones que los habitan; la aceptación de restricciones impuestas para los residentes, los visitantes, los actores económicos. En otra investigación en marcha sobre Porquerolles, en el Parque Nacional de Port-Cros, la pequeña isla que abre un medio natural sensible a las excesivas visitasen temporada alta, realmente destructivas, las anteriores variables no pueden ser ya controladas a pesar de los esfuerzos emprendidos (Le Berre & al, 2013).

14La aplicación de la regulación de la visita requiere un largo proceso de discusión –por lo tanto de negociación - alrededor de criterios e indicadores necesarios de definir en puntos muy concretos, acompañados por la precisión de umbrales separados para cada punto de medición, para los diferentes medios y las distintas actividades de ocio o de descubrimiento que generan diferentes condiciones de capacidad de carga. En ninguna parte los impactos identificados sobre los medios biológicos o naturales parecen suficientes para calcularla capacidad de carga mediante una simple ecuación matemática: las investigaciones en los siete espacios naturales analizados han demostrado la necesidad de una reflexión previa en términos de aceptación social y política de estos impactos. No obstante, los tipos de actividad, la intensidad de uso y el número de posibles visitantes son muy variables, difíciles de evaluar permanentemente, y por lo tanto, de tener en cuenta en un tablero de gestión de las visitas. Sobre todo las entrevistas con los gerentes mostraron que la capacidad de carga (denominada veces localmente “capacidad de acogida”) resultaba ser un concepto portador de juicios de valor, los comentarios de los gestores y de los residentes muestran que no es sólo un producto mecánico salido de una relación entre la frecuentación y los recursos naturales; si la observación por los encuestadores y la investigación son necesarios para evaluar, los datos cuantificados - cuando existen - no son suficientes. Los responsables de la gestión sienten que el enfoque en términos de capacidad de carga no está "adaptado al contexto francés”; el riesgo (sobre todo relacionado con el fuego) dan a estas posiciones una importancia muy variable, contrapuestas, incluso, entre Gavarnie y Sainte-Victoire que podrían indicar los dos extremos de la escala (concepto muy tenido en cuenta en Sainte-Victoire ignorado en Gavarnie).

Acceso temporalmente restringido y regulado la Montagne Sainte-Victoire, según las condiciones de evolución del lugar.

Acceso temporalmente restringido y regulado la Montagne Sainte-Victoire, según las condiciones de evolución del lugar.

Vlès, mai 2015.

15Por eso, la gestión del acceso a los espacios naturales relevantes no se resuelve por la exclusiva valoración científica: esa cuestión se debate siempre en el ámbito político donde se requiérela participación de los actores implicados, especialmente de las comunidades locales, más raramente de la población y más aún de los visitantes. Finalmente, las entrevistas con los gestores han mostrado que para muchos actores el cambio de condiciones y de acceso a la visita resulta a veces difícil de ser llevado a la práctica. Podemos deducir que el cálculo, la interpretación y la aplicación de una capacidad de carga máxima para un lugar se basan principalmente en un deseo de regulación por los actores locales, a condición de haber sido informados de lo que sucedería si no se tomara ninguna decisión (hipótesis de prospectiva), lo que resulta raro en los casos estudiados (la Duna du Pilat es un ejemplo de la lentitud en la toma en consideración de los riesgos asociados a una frecuentación mal controlada). Se ha comprobado que los juicios de valor sobre el nivel aceptable de cambio en las prácticas reflejan posiciones de filosofía política (no siendo la limitación del acceso una medida popular) y emocional, basadas tanto en la experiencia como en la economía. Esta postura de "evasión" o negación del problema que habría que resolver, pone de manifiesto la importancia de la sensibilización, la información y la formación de los responsables de la gestión sobre estos temas.

16Por último, la investigación, gracias a las entrevistas con responsables de las tomas de decisión, revela que ningún espacio natural catalogado ha incorporado aún las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación en su aproximación a la gestión de los flujos de visitantes. Esta aproximación se hace al margen de la actual revolución digital, a pesar de que los métodos que permiten el cruce de datos de frecuentación (datos “flux visión “, tracking, guías, información y acogida a través de teléfonos inteligentes, etc.) son bien por conocidos por los sectores del turismo, de protección de los espacios naturales y de puesta en valor del paisaje. Este hecho es uno de los principales problemas de la gestión de los flujos porque las necesidades respecto a la acción pública evolucionan al mismo tiempo que los usos y su percepción; y son numerosas las oportunidades para innovar e inventar nuevos modelos de negocio y permitir la financiación de una mejor gestión de los flujos de visitantes. Los escollos para aumentar los beneficios económicos en estos territorios gracias a la revolución digital son realmente numerosos(elevada complejidad de los sistemas técnicos, control de ciertos operadores privados, riesgo de una fractura más fuerte entre los territorios que tienen los medios para seguir estos avances y aquellos que no los tienen), pero se constata en los espacios naturales estudiados una gran retraso en la implementación de estrategias digitales, al contrario de las “smartcitys” que trabajan para hacer sus movilidades inteligentes mediante la utilización de los “big data” (Berlín, París, Barcelona, Londres e incluso Songdo) recogiendo y procesando cada vez más los datos de la visitas de manera continua, automatizada y compartida, lo mismo que hacen con el desarrollo de e-itinerantica (mesas de orientación con pantallas táctiles, etc.), el acceso a un conjunto de prestaciones sobre el territorio con una tarifa plena, la explotación de los datos de flujos para provocar cambios en las ofertas y completarlas en diferentes escalas territoriales, la gestión inteligente y la armonización de los datos, y la aparición de los nuevos actores prescriptores que representan las plataformas internacionales de organización y de reserva de las estancias

17Estas conclusiones demuestran que la gestión de los espacios naturales catalogados con una fuerte reputación se enfrentan todavía a la difícil armonización entre la protección, guiada por el deseo de mantener el "espíritu del lugar", según la ley del 02 de mayo de 1930, y la puesta en valor, elemento a menudo esencial para la economía turística local. La aplicación de medidas de protección y de cupos de frecuentación se inscribe en un contexto restringido caracterizado no sólo por las presiones locales para urbanizar o equipar el lugar, el rechazo de la protección por parte de algunos actores, la vulnerabilidad de estos espacios frente a los riesgos naturales (erosión marina, incendios forestales, erosión torrencial, avalanchas, inundaciones, etc.), sino también por la transformación de los modos de ocupación del suelo, por el abandono de tierras agrícolas, que se traducen en el avance espontaneo de la vegetación y el cambio del « l’esprit des lieux »"... Los espacios naturales se nos muestran por lo tanto como lugares sometidos a lógicas de intervención con objetivos distintos, como lugares sujetos a mutación por la acción constante de factores naturales y antrópicos.

18Pero cuando se toman las medidas de regulación de las visitas, ¿cómo se perciben? ¿Cómo se posicionan frente a estas actuaciones los usuarios de estos lugares (los visitantes, habitantes e incluso los comerciantes)? ¿Son realmente conscientes de los cambios que experimentan estos lugares y ¿qué piensan de ello? Más ampliamente, ¿cuál es su concepto de lo deseable o, al contrario, de lo indeseable de estos espacios singulares? Acceder al conocimiento - incluso parcial - de las percepciones, representaciones y prácticas del espacio natural es el segundo objetivo de esta investigación.

3 – Una experiencia de visitante generalmente satisfactoria, pero...

  • 5 Se utiliza aquí el término « visitante » porque ha parecido más apropiado que el de turista ya que (...)
  • 6 Las diferentes encuestas sobre categorías diferentes de públicos fueron publicadas de manera separa (...)

19Para saber cómo los residentes y visitantes5“viven” las transformaciones simbólicas y las prácticas relacionadas con el etiquetado de los espacios naturales singulares, se realizó una encuesta mediante cuestionarios de fotos en 2015 y 2016 para los visitantes de tres de los siete espacios seleccionados para el estudio, uno en la costa (duna de Pilat), dos en montaña (Gavarnie y la montaña Sainte-Victoire). Además, se realizó una encuesta en junio y julio de 2016con comerciantes de tres de estos lugares en los que existe una oferta comercial en las inmediaciones del espacio natural protegida (duna de Pilat, Gavarnie y Pointe de la Raz). Estas encuestas pretendían ser diferentes de las encuestas de frecuentación realizadas periódicamente en los espacios naturales protegidos, que se dirigen fundamental mente a obtener más información sobre el perfil del visitante (género, edad, categoría socio profesional, hábitos de visita, modo de visita, hora de llegada, tiempo pasado allí), su modo de acceso al sitio y las razones de su llegada al lugar (actividades practicadas)6.

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Vlès&Clarimont, mai 2015

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Vlès&Clarimont, mai 2015

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Vlès&Clarimont, mai 2015

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.

Vlès&Clarimont, mai 2015

20Estas encuestas, realizadas en 2015 y 2016con cerca de 300 visitantes en la Dune du Pilat, en Gavarnie y en Sainte-Victoire, pretendían en primer lugar tener cuenta los 3 componentes del espacio turístico: el espacio concreto (durante la visita), el espacio imaginado (antes de la visita) y el espacio ideal (tal como el visitante considera que debería ser). También se quería conocer las percepciones, las representaciones mentales y las prácticas de estos espacios naturales para clarificarla acción pública, identificar fortalezas y debilidades de las instalaciones realizadas o proyectadas, hacer emerger lo deseable y, por el contrario, lo indeseable, innecesario, o no adaptado. La elección recayó sobre un método de encuesta por cuestionario a fin de consultar a un número de visitantes bastante numeroso y especialmente para poder realizar luego un tratamiento estadístico de los resultados y facilitar la comparación de los tres lugares.

21Sobre la base de los trabajos realizados anteriormente en torno a la percepción por los turistas de los espacios públicos de las estaciones balneario y de montaña (Hatt, sucumbir, Clarimont y al, 2011) a partir del experimento de un Estudio de arquitectos parisinos sobre los muros agrícolas de melocotones de Montreuil (Schett & al., 1998), se eligió la fotografía como instrumento revelador de la experiencia delos visitantes, para reflejar sus dimensiones sensibles. El cuestionario asociado fue estructurado alrededor de tres temas principales: la visita y condiciones de visita del sitio (modo de acceso, lugar de aparcamiento, número y frecuencia de la propiedad de la tierra del sitio, sobre su ordenación del territorio, grado de satisfacción respecto a la visita del sitio, sensibilidad paisajística a partir de las fotos); el punto de vista sobre la protección del lugar y la aceptación de medidas de control del número de visitantes. El procesamiento de los datos ha permitido conocer el sentido que los visitantes de espacios naturales singulares dan a su experiencia de la visita y determinar su grado de satisfacción y percepción de los lugares..

  • 7 Las fotografías, los formularios de encuesta y los resultados completos han sido presentados en el (...)

22Durante el examen de las fotografías que se les ha propuesto7, los visitantes han contrapuesto las vistas del “sitio eterno” y los que consideraban que no eran representativas para ellos, puesto que mostraban elementos parasitarios, cosas que perturbaban la concepción que ellos tenían de esos lugares. Esta separación y la preferencia marcada por las fotografías de “grandes paisajes emblemáticos” son reveladoras de la búsqueda por parte de los visitantes del paisaje pintoresco y esencial, el que ellos vinieron a admirar y que debería ser acorde con la imagen ideal del mismo que ellos traían.

23Con su desplazamiento hacia el "monumento natural", los visitantes expresan un deseo de naturaleza "salvaje", "virgen" que pasa por la exclusión de las fotografías que muestran espacios ordenados, incluso marcados por la presencia del hombre. Sin embargo, esta demanda de naturaleza no está desprovista de ambigüedades ya que la investigación reveló que era acompañada, en todos los sitios, de una necesidad de acceso, de seguridad, de mantenimiento y de limpieza... Instalaciones pues, pero discretas, ligeras y sobre todo integradas en el paisaje. Por lo tanto, a través del análisis de los resultados de la encuesta, lo que se revela finalmente es una determinada concepción de la naturaleza que incluye: una naturaleza accesible, limpia, ordenada con parsimonia. Urbanos o periurbanos en su gran mayoría, las personas encuestadas conciben por lo tanto estos lugares naturales singulares como “espacios público dela naturaleza", por analogía con los espacios públicos urbanos. Espacios naturales, de acceso libre y gratuito, abiertos a todos los individuos, sea cual sea su edad, su sexo, su situación social, su profesión, su adscripción religiosa… y siempre dentro de los espacios en los que se busca una presencia basada en lo diferencial.

24Esta vertiente de la investigación ha permitido identificar el papel vertebrador en la construcción de resistencias que tienen la aceptación de medidas para la protección de algunos de ellos, el acondicionamiento de los paseos, la apertura y la limitación de los lugares a la visita. La mayoría de los visitantes se muestra entusiasmada con su visita (el 55% se declaran plenamente satisfechos y el 45% satisfechos; para casi el 60% de ellos, el lugar es mejor de lo que habían imaginado). Sin embargo, los elementos identificados como problemáticos se refieren a la gestión de los flujos, la afluencia excesiva en temporada alta lleva a dificultades de acceso y estacionamiento, aparcamientos de pago impopulares y similares a un peaje de visita, acceso calificado de anárquico, envejecimiento de la oferta de servicios. Este elevado nivel general de satisfacción se refiere también a las actuales infraestructuras del lugar (recepción, estacionamiento, señalización, etc.). A la pregunta "¿Qué opina de la organización del espacio?", los encuestados mayoritariamente han dicho que les parecía satisfactorio (67,4%) o muy satisfactorio (19,8%). Sólo el 9.7% de encuestados no está satisfecho y el 0,8%, es decir dos personas, se declaran muy insatisfechos. La frecuentación masiva, si se percibe como un maná por los comerciantes consultados, es considerada negativamente por muchos visitantes y figura entre los puntos menos populares de la visita. Sin embargo, el principio de la regulación de las visitas resulta también impopular: limitar las horas y días de visita es una medida que rechaza el 59% de los encuestados, limitar el número de visitantes (cuota) es rechazado por el 66%, prohibir el acceso a ciertas partes del lugar desagrada a alrededor del 64%, alejar las áreas de estacionamiento, incluso con un servicio de traslado, es rechazado por el 69%, prohibir ciertas actividades por el79%, y poner un peaje o permitir sólo visitas guiadas son odiados por más del 90% de los visitantes encuestados. Los visitantes se han mostrado más conformes con medidas de transformación del espacio referidas a su ordenación, particularmente vinculadas a la mejora de las condiciones de acceso al lugar (estacionamiento, senderos, escaleras, señalización),que con transformaciones de reparación imputables a los fenómenos "naturales" (repoblación vegetal, reducción de nevados, erosión marina, movilidad del cordón de dunas, etc.).

25La encuesta a los residentes, por su parte, ha revelado el papel vertebrador, en la construcción de fuertes resistencias locales, de la aceptación de medidas de conservación, como la organización de paseos, la apertura o la limitación del acceso a los lugares que según ellos serían los primeros en ser penalizados. Los comerciantes han mostrado su sensación de déficit en cuanto a ser escuchados por los administradores; ellos no se ven sólo como agentes económicos sino también como embajadores del espacio natural y anteponen su papel en la acogida, en la información de los visitantes, en su aportación a la animación social del lugar y consideran que su voz es escuchada insuficientemente por los órganos de dirección y gestión. Por lo tanto, hay que buscar en otras formas de gobierno, soluciones aceptables para los "locales" con la finalidad de limitar ciertos flujos de visitantes en lugares delimitados con precisión. Las estrategias de turismo, las puestas en red de los actores, las políticas de acogida integradas en un proyecto de territorio muestran la importancia de hacer aflorar un nuevo “ecosistema de actores”: los habitantes pueden y desean implicarse en la promoción turística de su territorio, mientras que “start-ups” podrían inventar nuevos servicios para satisfacer las necesidades no satisfechas. En este caso, turistas y residentes se convertirían en los actores de este “ecosistema” de la visita y transmitirían imágenes y mensajes clave que animarían más a los actores a construir estrategias de visita a escala del destino, más extensa que la de espacio natural. Estas lógicas tienden a acelerar la recomposición de las estrategias de turismo de los lugares naturales singulares, organizados hasta fechas muy recientes exclusivamente para ámbitos locales y que ahora deberían hacerse alrededor de una oferta más amplia, más diversificada y con porosidad con los territorios vecinos.

Eco contador diferencial de 4 flujos (peatones bicicletas, caballos, vehículos) conectado por GSM en el “ Grandsite” del Canigó.

Eco contador diferencial de 4 flujos (peatones bicicletas, caballos, vehículos) conectado por GSM en el “ Grandsite” del Canigó.

Vlès, juillet 2016

Conclusión: administrar el exceso de visitantes en los espacios naturales singulares es gestionar a medida

  • 8 R.B. Alldredge (1972) ha demostrado con claridad que la percepción de la calidad de la experiencia (...)

26En la mayoría de los casos, los equipos de dirección se han visto obligados a gestionar la capacidad limitada de acogida a los sitios de manera muy pragmática, primero mediante mejoras locales, después aplicando medidas más amplias de gobierno. La experiencia de picos de frecuentación difícilmente manejables ha llevado a los gestores a determinar el número máximo de visitas aceptables para un día tipo. Los equipamientos han sido calibrados sobre sobre ese supuesto de visitas de día tipo para recibir solo la capacidad instantánea en el momento más fuerte de visitas; cuando se producen afluencias mayores, los gestores asumen generalmente que se producirá el descontento de los usuarios, pero los equipos y la gente saben a su vez que la realidad de esos días “horribles” pueden desempeñar también un papel reductor de los flujos. Aceptan que la cifra del día tipo sea superada en el trascurso de picos de intensa frecuentación durante las temporadas altas, generalmente durante las vacaciones de agosto. Si es cierto que todos parten de que el aumento en el número de usuarios conduce a una reducción en la calidad del servicio recibido por las personas, se constata que en ningún sitio de la muestra8 se puso en practícala necesidad de evaluar la relación entre la satisfacción de los usuarios y la densidad de visitantes. En todos los casos se procede por prueba de ensayo y error para cada punto “saturado “de la visita, mediante una síntesis de varias dimensiones: la dimensión ecológica que se fija en el número máximo de visitantes que el destino puede acoger sin llegar a provocar condiciones de estrés para el medio ambiente /y los monumentos(Newsome & al., 2001), la dimensión económica que atiende a la cantidad máxima de visitantes que se puede acoger dentro de condiciones que garanticen la calidad de la experiencia (Canestrelli & Costa, 1991) sin poner en peligro el producto turístico, su coste y su rentabilidad, y más raramente se tienen en cuenta la dimensión de satisfacción del descubrimiento, de experiencia positiva (imagen y notoriedad), dimensión de representación extraordinariamente importante para determinar una experiencia positiva del visitante (por lo tanto una ventaja de notoriedad y de los impactos turísticos positivos).

27Por lo tanto, los espacios naturales acaban regulando los flujos de visitantes a través de una serie de compromisos sucesivos: no buscan conocer la capacidad de carga global del sitio, que para ellos no tiene ningún valor absoluto, pero en su lugar se muestran de acuerdo con una serie de valores que existen según los objetivos de gestión del espacio considerado. La "Aceptación" de la presión de visitantes sigue siendo un concepto relativo para los órganos de dirección, en el tiempo y también sociológicamente, porque se refiere a una elección que se hace en todos los casos para aglutinar a los actores locales alrededor de un objetivo de gestión de los espacios naturales singulares y para resolver los conflictos para terminar. Sin incluir la variable político-local, los sistemas para regular el flujo de visitantes no pueden llegar a ser capaces de generar una dinámica de gestión de las frecuentaciones.

28Esta es la razón por la que las principales experiencias observadas muestran la importancia, como una herramienta de gobernanza, de la cooperación interterritorial y de las recomposiciones de las estrategias de gestión de los flujos en torno a destinos más amplios, más que de focalizarse sobre los sitios en sí mismos y de manera aislada. Las innovaciones emprendidas (sobre todo en el Canigó, en Sainte-Victoire, en los Bouillouses) amplían la reflexión colectiva a un territorio en el que la gestión de los datos (turismo, territorio y big data) tiende a compartirse: plataforma de información común, de reserva de entradas, wifi, aplicaciones digitales para la visita, gestión inteligente en tiempo real de los datos de frecuentación compartidos en las redes sociales...El enfoque inicial de gestión de los flujos que consiste en definir con los actores interterritoriales unos indicadores para adaptar la capacidad de acogida del medio al número de visitas, se amplía a la gestión conjunta de los flujos a escala mayor del destino. El reto consiste en participar en la reestructuración territorial con la ayuda de datos digitales compartidos que, una vez organizados, permiten procesar y analizar informaciones para la gestión, así como determinar a un coste asequible la capacidad de atracción.

29La investigación, de la que está en marcha una ampliación operativa en el Parque Nacional de Port-Cros, ha permitido comparar los métodos aplicados desde hace 20 años en la regulación de los flujos de visitantes, su gobernanza con vistas a lograr una buena gestión de las visitas. Sus resultados sugieren dar protagonismo creciente a los usuarios y a los ciudadanos en la toma de decisiones, tener en cuenta la gestión compartida de las visitas de los espacios naturales singulares y conocer cómo se gestiona un “bien común territorial”, porque estos sitios pertenecen para la gran la mayoría de los actores entrevistados al patrimonio común de la nación, se perciben por los visitantes como lugares inmutables, fuera de la agresiones del tiempo y de los hombres.

Haut de page

Bibliographie

Alldredge R.B., 1972, Some capacity theory for parks and recreation areas, Washington, USDA National Park service, n.p.

Atout France, 2013, Stations touristiques et espaces naturels, Paris : Atout France / DATAR / ministère de l’Écologie, du Développement durable et de l’Énergie, 114.

Barabe A., 1998, Détermination des capacités de support dans le contexte du développement durable des espaces récréatifs en milieux naturels protégés, Thèse Ph. D., Faculté des Études supérieures, Montréal.

Bergeron-Verville C., 2013, La capacité de charge des écosystèmes dans le contexte de l’aménagement du territoire et du développement durable du Québec, Maîtrise en environnement, Université de Sherbrooke, 82.

Boyer M., 1999, Histoire du tourisme de masse, Que sais-je ?, Paris, PUF, 127.

Butler R. W., 1980, « The concept of a tourist area cycle evolution. Implications for management of resources », The Canadian Geographer, Montréal: vol. XXIV, n° 1, 5-12.

Canestrelli E., Costa P., 1991, « Tourist carrying capacity: a fuzzy approach », Annals of Tourism Research, vol. 18, 295-311.

Clarimont S, 2013, « La patrimonialisation des espaces naturels en débat : la réforme du Parc national des Pyrénées (France) », VertigO – La revue électronique en sciences de l’environnement [En ligne], Hors-série n° 16/juin 2013, mis en ligne le 30 mai 2013. URL : http://vertigo.revues.org/13549 ; DOI : 10.4000/vertigo.13549

Cocossis H., Mexa A., Collovini A., Parpairis A., Konstangoglou M., 2001, Définir, mesurer et évaluer la capacité de charge dans les destinations touristiques européennes, Athènes : Université de l’Égée, Laboratoire de planification environnementale, rapport final n° B4-3040/2000/294577/MAR/D2, 52.

Deprest F., 1997, Enquête sur le tourisme de masse, Paris, Belin, coll. Mappemonde, 207.

Duval M., Gauchon C., 2007, "Analyse critique d’une politique d’aménagement du territoire, les Opérations Grands Sites", Annales de Géographie, n° 654, 35-56.

Gauchon C., 2002, « Les sites naturels classés entre 1906 et 1930 dans les Alpes du Nord : entre tourisme et protection. Bilan et actualité », Revue de Géographie Alpine, vol. 90, n° 2, 15-31.

Hatt E., Vles V., Clarimont S., Deletraz S., 2011, « Retour sur images. Les stations touristiques de Seignosse et Gourette sous le regard des touristes », EspacesTemps.Net, Textuel, 10.10.2011, http://www.espacestemps.net/articles/retour-sur-images/

Larrere, C., Larrere R., Lizetet B., Berlan-Barque M. (coord.), 2009, Histoire des parcs nationaux : comment prendre soin de la nature ?, Editions Quae / MNHN, Paris – Versailles, 236.

Lequin M., 2001, Écotourisme et gouvernance participative, Ste-Foy, Québec, Presse de l’Université du Québec, 234.

Le Berre S., Brigand L., Le Corre N., Peuziat I., 2013, « L’apport du Parc national de Port-Cros à la réflexion sur les usages récréatifs et leurs suivis dans les aires protégées : les observatoires Bountîles Port-Cros et Porquerolles », Scientific report of Port-Cros national park, 27, 325-353.

Manadis Roberts Consultants, 1997, Developing a Tourism Optimisation Management Model (TOMM) (Final Report), Sydney, Manadis Roberts Consultants.

Milian J., 2007, « La politique des “sites naturels” classés dans les Pyrénées : rétrospective des applications et enjeux contemporains », Cybergeo : European Journal of Geography. URL : http://cybergeo.revues.org/10451 ; DOI : 10.4000/cybergeo.10451

Mounet J.-P., Nicollet J.-P., Rocheblave M., 2000, « L’impact des activités sportives de nature sur l’environnement naturel », Montagnes méditerranéennes, n° 11.

Newsome D, Moore S.-A., Dowling R.K., 2001, Natural Area Tourism. Ecology, Impacts and Management, UK, Clevedon, 339.

Nilsen P., Tayler G., 1997, » A comparative analysis of protected area planning and management frameworks », In S.F. McCool and D/N. Cole (eds.) Proceedings of a Workshop on Limits of Acceptable Change (LAC) and Related Planning Processes, Ogden: US Department of Agriculture Forest Service, Rocky Moutain Research Station.

Sechet P., Laforgue J-D., Devaliere L., 1998, L’urbanité paysagère ou la perception des rapports ville-nature : l’imaginaire des murs à pêches dans l’habiter et le paysage Montreuillois. Rapport d’étude pour la ville de Montreuil, Cabinet J.-D. Lafforgue, Paris.

Stankey et coll., 1990, « Managing for appropriate wilderness conditions: The carrying capacity issue ». In J.C. Hendee, G.H. Stankey and R.C. Lucas (eds) Wilderness Management, Golden, CO, North American Press, 215-390.

Vles V., Clarimont S., 2017, Impacts des mesures de préservation des sites naturels exceptionnels : rapport final de recherche. [Rapport de recherche] UMR CERTOP 5044 ; UMR PASSAGES 5319, Février 2017, 534. URL : https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-01500485

Vourc’h A., Natali J.-M., 2000, Sites naturels : contribution du tourisme à leur gestion et à leur entretien, Éditions AFIT, 139.

Vourc’h A., 1979, « Vaut le détour ! », les grands sites, Éditions GIP ATEN, 7.

Haut de page

Notes

1 Espacios singulares y desarrollo equilibrao de los territorios , investigaciones y experiencias en curso, Ministère de la transition écologique et solidaire, Ministère de la cohésion des territoires, PUCA, publicado el 19 de enero de 2015, on line : www.urbanisme-puca.gouv.fr/sites-exceptionnels-et-developpement-equilibre-des-a258.html

2 « La capacidad de carga de los ecosistemas puede definirse como el umbral por encima del cual un bien o un servicio ecológico empieza a degradarse y deja de contribuir a l bienestar de las personas. Por encima de este umbral , los daños causados a los ecosistemas impedirán a ciertos grupos de la población y a las generaciones futuras a responder a sus necesidades » (Bergeron-Verville, 2013)

3 El informe final de la investigación (534 p), con licencia ©, está disponibleon linehttps://hal.archives-ouvertes.fr/hal-01500485v1

4 Ver mapa puesto al día en: http://www.grandsitedefrance.com/fr/label.html

5 Se utiliza aquí el término « visitante » porque ha parecido más apropiado que el de turista ya que abarca dos modalidades de descubrimiento del sitio: un descubrimiento de proximidad como parte de un viaje en el día, mayoritario en ciertos lugares, (Sainte-Victoire & Dune du Pilat sobre todo), y un descubrimiento turístico en el marco de una estancia de vacaciones e. Este término presenta además la ventaja de tener menos connotaciones negativas que el de « turista »,a menudo utilizado con sentido peyorativo

6 Las diferentes encuestas sobre categorías diferentes de públicos fueron publicadas de manera separada, pues sus resultados son muy extensos, sus interpretaciones complejasy cada una de ellas se inscribe en una problemática específica. Se ofrecen sólo los principales resultados en relación con las cuestiones aquí planteadas

7 Las fotografías, los formularios de encuesta y los resultados completos han sido presentados en el informe on line : https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-01500485v1

8 R.B. Alldredge (1972) ha demostrado con claridad que la percepción de la calidad de la experiencia recreativa es inversamente correlativa al número de personas presentes Pero esta pérdida de percepción de la calidad de la visita no es lineal, lo que muestra la complejidad de las variables que hay que considerar. La mayoría de estas nociones son muy subjetivas y dependen de los tipos de clientes y del conocimiento del lugar, por lo que no se puede y no se debe establecer un modelo ni dictar normas : No hay relación entre un lugar en el que los turistas saben de antemano que no serán los únicos (parques temáticos, playas en agosto, etc.) y un lugar al que ellos van para descubrirlo solos (busca de tranquilidad, de calma, : montaña, observación de aves, zonas de silencio (mountain wilderness).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Limitaciones de acceso a las pistas del Canigó.
Crédits Vlès, juillet 2016
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Titre Visitas masivas en La Pointe du Raz
Crédits Vlès, juin 2016
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Acceso temporalmente restringido y regulado la Montagne Sainte-Victoire, según las condiciones de evolución del lugar.
Crédits Vlès, mai 2015.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 448k
Titre Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.
Crédits Vlès&Clarimont, mai 2015
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Titre Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.
Crédits Vlès&Clarimont, mai 2015
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.
Crédits Vlès&Clarimont, mai 2015
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 356k
Titre Una de las encuestas utilizadas para conocer la experiencia de los visitantes, aquí en Sainte-Victoire.
Crédits Vlès&Clarimont, mai 2015
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Titre Eco contador diferencial de 4 flujos (peatones bicicletas, caballos, vehículos) conectado por GSM en el “ Grandsite” del Canigó.
Crédits Vlès, juillet 2016
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1825/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Vincent Vles, « Dudas y nuevos planteamientos en la gestión de los flujos de visitantes a los espacios naturales singulares », Via [En ligne], 11-12 | 2017, mis en ligne le 14 mai 2018, consulté le 17 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/1825 ; DOI : 10.4000/viatourism.1825

Haut de page

Auteur

Vincent Vles

Actualmente profesor de planificación y Urbanismo en el Instituto Superior de Turismo, Hostelería y Alimentación (Universidad de Toulouse - Jean Jaurès), Vincent VLES ha dirigido sucesivamente el “Institut d’Aménagement, de Tourisme et d’Urbanisme de l’Université Bordeaux Montaigne” y después el “Institut de Recherches sur l’Aménagement de l’Université de Pau et des Pays de l’Adour”. Especialista de estaciones turísticas, ha dirigido en el CERTOP (UMR CNRS/Universidad de Toulouse) investigaciones sobre los cambios y la transición ecológica en los destinos turísticos de montaña y de la costa de Europa e impulsa un Consejo científico de Parques. Desde 1985, es autor de 200 publicaciones sobre desarrollo y urbanismo turísticos

Haut de page

Traducteur

Inmaculada Mercado Alonso

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals