Navigation – Plan du site

Texte intégral

Introduction1

  • 1 Este número de Via @ Tourism review, como el de Teoros publicado en 2018, proviene de un coloquio s (...)

1¿Existen lugares eróticos o más eróticos unos que otros? ¿Podemos tener relaciones sexuales más intensas o diferentes que en otros lugares a los de nuestra vida cotidiana? ¿Su supuesto carácter erótico influiría en las elecciones de los turistas y los alentaría a visitarlos? Esta pregunta parece a priori sorprendente por la humanización a la que induce (¿cómo podemos otorgar un carácter erótico a lugares, enclaves o destinos turísticos?) o por la esencialización de los lugares que implica. Sin embargo, la multitud de ejemplos de lugares elegidos por los turistas por su carga erótica nos permite plantear la pregunta en estos términos: es la forma en que los interesados la formulan a veces.

2Se trata pues de hacer hincapié en los lugares que parecen ser capaces de permitir, o al menos facilitar, experiencias eróticas diferentes o amplificadas porque establecen un espacio-tiempo que abre a los turistas una brecha de libertad, permisividad, fantasía o desviación que no se permiten, o que no les permiten, en los lugares y momentos de su vida cotidiana. También se trata de comprender los procesos mediante los cuales se ha producido este imaginario erótico y el efecto que produce a su vez,sobre el lugar objeto de fantasías.

3Estas preguntas son, ante todo, geográficas al concebir el lugar como "la condición de la experiencia humana" (Entrikin, 2003: 557) y cuestionan la forma en que los lugares, en este caso turísticos, interfieren con las experiencias humanas. Son históricas porque el erotismo de los lugares procede de una construcción que sigue un ritmo propio, se inscribe en un contexto -a veces cambiante- y una cronología precisa, que posee un origen y en ocasiones un final. También son antropológicas, ya que exploran cómo el ser humano construye un contexto real y/o imaginado sobre su libido en relación con ciertos lugares en particular. También son sociológicas y políticas porque atañen las relaciones sociales y de poder entre colaboradores (entre turistas y lugareños, entre turistas y otros turistas y entre lugareños en un lugar turístificado) pero también entre lugares (los del diario y los del destino turístico). Finalmente, son económicas, ya que la geografía de lugares y destinos erotizados es también una geografía económica formada gradualmente por los flujos emisores y receptores del turismo internacional.

4Este número especial sobre "la erotización de los lugares turísticos" tiene como objetivo explorar cómo pueden producirse, transformaruocupar por los imaginariosciertos lugares y las prácticas eróticas de los turistas. Por supuesto, no se trata de esencializar el erotismo de los lugares como un dato invariable y objetivado, sino de comprender las modalidades (geográficas, históricas, culturales, económicas, etc.) de su erotización, de identificar sus lógicas, sus actores y sus consecuencias.

5La erotización se define aquí como el proceso ampliamente discursivo mediante el cual ciertos actores, jugando en un imaginario geográfico preexistente o creándolo desde cero, erigen ciertos destinos como objetos de deseo sexual o al menos lugares privilegiados para la realización de éstos, susceptibles a este respecto de atraer a algunos turistas a participar eventualmenteen ellos en prácticas eróticas específicas.

6Por lo tanto, deberíamos evitar hablar de lugares eróticos o del erotismo de los lugares, expresiones que sugieren que se trata de una cualidad propia, y más bien hablar delugares erotizados o de su erotización, para hacer hincapié en los procesos en funcionamiento y el papel que en él desempeñan ciertos actores. Pero resulta fácil, incluso práctico, esconderlo, olvidarlo o ignorarlo y (preferir) creer que el erotismo de los lugares y sus habitantes procederían de las cualidades de éstos, en el marco de una estrategia de inocencia (Pratt 1992) para librar a los turistas de cualquier responsabilidad o culpa en el asunto, o más banal en la tendencia común a naturalizar los hechos sociales y esencializar los lugares. De este modo, se atribuye más fácilmenteel erotismo de Tahití a la naturalidad de las vahinés (mujeres) que a la novela de Loti o los cuadros de Gauguin.

7El desconocimiento de los procesos en funcionamiento no es solo una estrategia; condiciona su éxito. Por un lado, la erotización de los lugares se basa en fantasías (los estereotipos exotizantes) que verían comprometida su eficacia erótica si los actores involucrados tuvieran conciencia de su naturaleza imaginaria. Las vahinés de Tahití pierden su encanto cuando perdemos nuestras ilusiones sobre ellas. Por otro lado, este imaginario funciona como una profecía autocumplida. Las expectativas eróticas de los turistas alientan a éstos (i) a adoptar en su lugar de destino, objeto de tantas fantasías, una actitud y un comportamiento abiertamente sexual, (ii) los locales a la posibilidad de proponer una oferta comercial capaz de responder a estos clientes muy solventes, (iii) y con ello una serie de opciones que dan lugar a la creación de un sexscape (Brennan 2004), por lo que el lugar finalmente corresponde con lo que los turistas tenían específicamente en mente. En cierto modo, basta que los turistas imaginen que allí jóvenes desinhibidas les harán insinuaciones para que algo así pueda suceder, incluso si las razones por las cuales estas chicas se ofrecen a los turistas no son las que les agradarían. Los sueños de unos, que tal vez sean las pesadillas de otros, tienen resortes que tienden a lograr su realización.

8Si los destinos privilegiados del turismo sexual, a los que los turistas van a consumir una oferta sexual bajo tarifa, identificada ya menudo pre-organizada, se encuentran entre estos lugares erotizados, no estamos hablando aquí solo de estos destinos. Por supuesto, el turismo es una práctica altamente erotizada donde el sexo comercial y la recreación sexual se difunden y practican más ampliamente (Frohlick, 2016). Sin embargo, a diferencia de los destinos de turismo sexual que vinculan a los turistas "consumidores" con los locales "proveedores" [aunque los investigadores (Brennan, 2004) han demostrado que,a priori,esta relación es mucho más compleja] los destinos eróticos sugieren una "serendipia erótica" que afecta en primer lugar las prácticas e imaginaciones de los propios turistas. Estos son también lugares donde uno va con su propia pareja porque uno cree que la experiencia erótica, romántica, sexual o libertina, será diferente. También implican un eros del lugar que se juega entre el lugar visitado y el turista que lo visita.

Figura 1: Turismo sexual-turismo erótico.

Figura 1: Turismo sexual-turismo erótico.

Presentación de los actores según Prat Forga (2010)

9Este capítulo introductorio está organizado en tres partes.

10El primero analiza la naturaleza supuestamente erótica de ciertos lugares. Eso se puede abordar como un gradiente de "cincuenta tonos de grises", entre los lugares "románticos" (Pruitt, LaFont, 1995) donde seviaja en pareja, para la luna de miel o un aniversario de bodas; aquellos donde uno va con una pareja para disfrutar experiencias diferentes a las de la vida cotidiana; y lugares de turismo sexual, algunos de los cuales ofrecen prácticas específicas (Ryan, Kinder, 1996, Jeffreys, S. 2003) y donde el turista busca principalmente relaciones basadas en el sexo y bajo tarifa con nuevas personas.

11El segundo examina los imaginarios turísticos de los lugares. El gradiente es aquí tan importante como el imaginario de los lugares románticos, aprovechando la carga emocional de los lugares (mediante figuras literarias como los amantes de Verona o personajes históricos como Casanova en Venecia) y su imaginario.

12Finalmente, el tercero se centra en el proceso de erotización de lugares desarrolladospor actores locales, mediante campañas de marketing ad hoc o mediante la creación y promoción de productos turísticos eróticos. Explora la cuestión de los legados históricos (guerras, colonización) y la forma en la que se han construido, de una manera asumida o no, el carácter erótico de los lugares.

1-¿Lugares turísticos eróticos?

Pasión y odio, amor y dominación de los lugares turísticos

13El turismo mantiene una relación múltiple con el erotismo.

14Para empezar, la personificación de varios lugares turísticos, ya sea latente o expuestapor turistas o interesados en el turismo, establece a un nivel metafórico una relación amorosa entre los lugares y los turistas. Algunas veces el destino (y en particular la ciudad) está feminizado; el turista lo asimila como una relación de dominación de género. La visita turística se concibe tal una penetración en un territorio (Sanoussi, este número). La descripción de los paisajes, su relieve, sus curvas y sus formas, a menudo se invocan por analogía con el cuerpo femenino. Esta personificación de los lugares es en la mayoría de los casos heterosexualizada y está destinada principalmente a un público heterosexual blanco y masculino (Pritchard y Morgan, 2000). De este modo la campaña de publicidad de las Islas Vírgenes Británicas se basa en alusiones a la virginidad y la posesión sexual, animando a los turistas a descubrir un "territorio de vacaciones virgen" (Pritchard y Morgan, 2000, p 894-895.); "Las representaciones de los paisajes descansan enlas relaciones de poder de género que caracterizan a las sociedades" (Pritchard y Morgan, 2000, p. 126). Los lugares feminizados se asimilan a veces con presa, tomadas por las hordas de turistas sin su consentimiento. Como lo expresa Trask (1991: 28) en el caso de Hawai, la isla "como una mujer encantadora, está ahí para tomarla. Aquellos con pocos recursos tienen un breve encuentro, aquellos con mucho dinero, como los japoneses, obtienen más".

15El turismo también se puede comparar con la prostitución de lugares, o la prostitución de la cultura de los lugares (Graburn 1983, Trask, 1991), por la apertura comercial de los lugares a públicos no residentes. Como Sanoussi (este número) escribe sobre Tánger, los lugares turísticos "pertenecen a todos". En el caso de Venecia, Gault (2014) evoca el cambio que se ha producido en las representaciones de la ciudad: pasamos de la fascinación por la ciudad de las prostitutas a la denuncia de la ciudad-prostituida: "La ciudad quetenía en el pasado una prostitución secularha visto sus calles desiertas de prostituidos/das (relegados/as a la periferia...) o se han vuelto invisibles en forma de chicas-escoltas fugaces en la estela de las estrellas y la jet-set. Sin embargo, se llevó a cabo en Venecia un cierto relevo entre la "prostitución de masas" y el turismo de masas, con la ayuda de sucesivas representaciones que construyeron los mitos y ayudaron a darles vida, de manera que se pueden intentar ciertas analogías cuando se mencionan ambos fenómenos y sus relaciones con Venecia".

16Si esta relación lugar-turismo se supone que debe ser consentida porque se basa en una relación de precios (el turismo paga para comprar la ciudad) requiere, no obstante, una relación de fuerzas que construyan una relación desequilibrada dónde se dé prioridad a las ansias y los deseos del turista-pagador a expensas de los lugares. Las dos metáforas de la violación y la prostitución de los lugares significan la relación sexualizada entre lugares y turistas y contribuyen a crear un imaginario de los lugares por parte de la industria turística. Dichas metáforas se refieren más generalmente a los lugares que suelen sufrir el turismo, ya sea por la cantidad excesiva de turistas o por las concesiones que el lugar tiene que hacer para acomodarlos. Pero a veces, en una relación inversa, es el lugar turístico el que, al igual que una mujer seductora, seduce supuestamente. De este modo, la campaña Barcelona posa’t guapa (1993) mostró la ciudad de Barcelona como una mujer que se pone hermosa para recibir a sus visitantes.

  • 2 Términoproveniente de Graziella Magherini, quiéntrabajaba en el hospital de Santa María Nuova en Fl (...)

17Más allá y casi en orden inverso a la metáfora del amor y de la posesión de un lugar turístico por parte de quienes lo visitan, lo abordan, lo practican, lo aman o lo maltratan, los lugares turísticos son en sí mismosel objeto de una verdadera pasión por parte de los turistas, que se sienten abrumados por sus emociones. Lo que ahora se llama síndrome de Stendhal2 describe esta relación apasionada y patológica de algunos turistas con el lugar visitado. Stendhal describe lo que experimentó después de visitar la iglesia de Santa Croce en Florencia: "Llegué a ese punto de emoción donde se encuentran las sensaciones celestiales dadas por las bellas artes y los sentimientos apasionados. Al salir de Santa Croce, apenas si mi corazón latía, la vida ya no encontraba alicientes en mi cuerpo, caminé con miedo a caer"(Stendhal, 1826). Este síndrome y las formas de descompensación más o menos graves que se relacionan con él se han observado en destinos que despiertan expectativas importantes, como la India (hablamos de los "locos por la India" [Airault2000], París o Jerusalén.

Del carácter erótico de los lugares turísticos

18El carácter erótico de los lugares turísticos se puede abordar a escala micro y macro. Algunos lugares (ciudades como París, Venecia, Roma o Bangkok, islas como Ibiza o Tahití) poseen una connotación romántica, erótica o sexual. En algunas ciudades, como Ámsterdam, los barriosreservados (red-light-districts) polarizan el carácter erótico de los lugares. Algunos lugares también, al igual que la playa (Coëffé, 2016) o los complejos turísticos y termales (Férérol, en este número), se caracterizan por una permisividad erótica. De manera más general, también es el caso de algunos contextos cuyos contornos geográficos son más difíciles de definir: el Oriente, los Trópicos, el Sur, las Islas o los Países latinos... (Sanoussi Fuentes Vega, en este número) pueden percibirse, obviamente desde afuera, como eróticos. Por último, el carácter erótico de los lugares está asociado a ciertos periodos de tiempo más específicos en cuanto Tánger bajo el protectorado francés (Sanoussi, en este número), la Belle Epoque de París (Montmartre, la bohemia, el Moulin Rouge) o bajo la ocupación alemana (Gordon, en este número) o, en base a una temporalidad cíclica, Venecia o Río en el momento del carnaval. Por el contrario, un destino puede perder su potencial erótico. En el siglo XIX, la España de Carmen, la de Mérimée o Bizet, seducía a los visitantes aficionados de Andalucía; Argelia, aquellos fascinados por los Moriscos; hoy esta seducción ha decaído. Ello se debe tanto a la evolución del imaginario de los turistas como a las realidades de los países de destino.

19Lejos de ser herméticas, estas escalas espacio-temporales se entrelazan y producen "momentos de lugares turísticos" (MIT, 2003) con una singular carga erótica: en tal complejo turístico de los años locos - años veinte - (Férérol, en este número), en tal ciudad con un momento de vuelco en su historia (Sanoussi, en este número) o en tal barrio urbano durante la guerra (Gordon, en este número) se permiten, a veces se institucionalizan o ritualizan, diferentes prácticas eróticas, permisivas o incluso desviadas.

20Por lo tanto, si el número de destinos turísticos que ofrecen tours "eróticos" como "productos empaquetados" es relativamente limitado (hasta el punto deobligar a decir a Evans y al [2000: 538] de manera ciertamente reductora, que "los recorridos eróticos se realizan principalmente en dos lugares ; en el Sudeste asiático y en el Caribe ; en menor medida los viajes eróticos también se realizan en los Países Bajos"), el carácter erótico de los lugares es multifacético y se refiere a una multitud de lugares en el planeta, lo que refleja la diversidad de puntos de vista y de imaginarios de los turistas que lo realizan.

Ciudades eróticas, entre romance y sexualización

21La ciudad forma parte de esos lugares que son, no solo las más populares de la industria turística mundial, sino tambiénlo encarnan, a menudo, por su carácter erótico. En el caso de Venecia, la industria del turismo actúa y reproduce el imaginario erótico de la ciudad, afirmando que "desde los inicios del mito, es la ciudad del amor, la seducción, la sensualidad"3. El imaginario del "festival en Venecia" y su dimensión erótica, convertirían a Venecia en una "ciudad-mujer"4. La industria turística ofrece Venecia, "la traviesa libertina", "enamoradiza", tanto de día como de noche. Afirma seguir "las huellas de los testimonios históricos de la tradición erótica veneciana entre anécdotas, leyendas, cultura popular y poesía erótica veneciana"5. Como recuerda Lazzarotti (2011), Venecia forma parte de esos lugares "afrodisíacos", que ofrece un particular "efecto del lugar": "el amor que tiene lugar en Venecia no es comparable con ningún otro amor, que tendría lugar o tuvo lugar en otro sitio" (Lazzarotti, 2011). Tal como afirma el autor, el efecto veneciano no es solo sentimental, porque "el hecho de estar en pareja en Venecia otorga a la pareja un reconocimientoy una visibilidad sociales únicos (...) donde el otro me ve del modo que me gusta ser visto"(idem). Por lo tanto, y en el modo de los lugares turísticos y de esta dinámica, la presencia en Venecia puede traer a aquellos que se aman un extraordinario añadido existencial, en el sentido más estricto del término.

  • 6 La historia de la ciudad, centradadurantesiglos en un comercio a gran escala, en los mares y en las (...)

22Gault (2014) establece la conexión, inclusola complementariedad "entre una cierta singularidad histórica de la prostitución en Venecia y el mito turístico de Venecia"ciudad del amor", donde la gente viene a casarse, para su luna de miel o para hacer la promesa de amor verdadero y único, aun cuando Venecia era la ciudad del libertinaje y del erotismo "(Gault, 2014). La autora muestra cómo Venecia integró la prostitución en un "tramo oculto" de su historia6 al servicio de la construcción de su propio mito turístico. La ambivalencia de este imaginario está perfectamente retratada en la comedia de D. Lean (Vacaciones en Venecia, 1955). Katherine Hepburn interpreta el papel de una turista estadounidense tan entusiasta como ingenua, que con su imaginario y expectativas se ponen en condiciones de ser seducida, al mismo tiempo, por el encanto de la ciudad y uno de sus habitantes. Termina inevitablemente cediendo a las insinuaciones de éste, conmovida especialmente por su romanticismo y descubrir in fine con horror que él es un hombre casado y padre de familia.

23Sin embargo, Venecia no figura en la mayoría de los censos de las ciudades más eróticas ofrecidos por varias páginas web y blogs, tales como: "Los 8 destinos más eróticos del mundo", los "10 destinos más atractivos", los "20 destinos estrictamente para adultos"o los" 25 destinos de vacaciones más atractivos de la Tierra". Estos describen una geografía urbana polarizada alrededor de ciertas metrópolis europeas, americanas y asiáticas (cuadro N°1). En esta selección, cuyo único valor reside en su capacidad para ofrecer visiones estereotipados de los lugares – el carácter romántico de Venecia o de Roma desaparece en beneficio de las atracciones eróticas que ofrecen otras ciudades "las más sexys".

24Solo París parece capaz de jugar con este doble registro de la ciudad más romántica y más sexy del mundo. Si Bangkok también es un destino identificado para el turismo sexual, no es lo mismo para ciudades como Atlanta que a menudo se equiparan con un destino de negocios. La naturaleza sexual de las ciudades oscila por lo tanto entre una oferta de sexo según tarifa, accesible y / o legalizado, y "atracciones" (espectáculos, cabarets, barrios rojos, playas urbanas, etc.) donde el consumo erótico es fundamentalmente visual. La visita de barrios reservados, como los de Ámsterdam (Chapuis 2016, Aalbers ySabat 2012) o Bangkok (Prideaux y al, 2004; Roux, 2011) no es necesariamente consecuencia del turismo sexual, ya que muchos de sus visitantes no vienen para recurrir a los servicios sexuales tarifados. Muchos eligen Tailandia o Ámsterdampor otras razones, y recorren las callesde DeWallen oPatponglimitándose a mirar lo que está pasando en una perspectiva puramente voyerista dónde las profesionales del sexo (debidamente expuestas en escaparates en Ámsterdam), la captación y el trasiego de los clientes constituyen un espectáculo. La visita de estos barrios es recomendada por las guías más serias, organizadas en el caso de Ámsterdam por las autoridades municipales; la multitud de turistas in situtambién trivializa la visita, la presencia de éstos parece autorizar e incluso inocentarla de los demás. Sin embargo, el lugar es erótico porque se hacen visibles y permiten prácticas sexuales que en otros lugares están prohibidas o invisibles.

Playas de deseo y paraísos eróticos

25Andriotis (2010) utiliza el término "oasis erótico" para referirse a lugares que "reúnen entornos sexuales que brindan a los individuos la oportunidad de reunir y promover interacciones sexuales mutuamente deseadas". La playa en particular destaca como el lugar erótico por excelencia: "Las playas, como espacios de libertad y no regulación espacialmente especializados, permiten a los usuarios suspender temporalmente las normas convencionales mediante la expresión de prácticas y relaciones sociales" Andriotis (2010)7.

26En el censo de los blogs y páginas web de destinos eróticos (cuadro Nº 2), la playa y la isla exótica ocupan así un lugar importante. Las islas son microcosmos, cada una con su propia fisonomía e incluso su especialización erótica o sexual. Los lugares para lunamieleros (como las Seychelles) no aparecen mucho, en beneficio de las islas dotadas de un conjunto de lugares permisivos (bares, clubes, playas nudistas).

27La geografía de los destinos turísticos eróticos, tal como aparece en los blogs y sitios web, está polarizada regionalmente (concentración en ciertas regiones del mundo y ausencia o casi ausencia en otras: para África, solo se mencionan territorios insulares como Cabo Verde o las Seychelles). También es en gran medida una geografía de imaginarios eróticos que descansa solo en parte en una "oferta" erótica y sexual. El carácter "exótico" de ciertos lugares (la playa y el cocotero, la "vida ligera de ropa" y la "alegría de vivir", como se dice, por ejemplo, para la Isla Reunión) parece representar en sí un atractivo erótico hacia estos lugares, confirmando así la asociación erótico-exótico establecida por Staszak (2008).

28Esta geografía es significativamente diferente a la de los destinos de turismo sexual. Staszak (2012), citando el trabajo de Brennan (2004), recuerda las tres características principales de estos "paisajes sexuales". "Están ubicados en países en desarrollo, pero la clientela proviene de países ricos; el consumo sexual tiene una tarifa en el marco de la prostitución; existen fuertes desigualdades entre los clientes y los vendedores (en términos de "raza", género, clase, nacionalidad)". La geografía de los destinos eróticos, por el contrario, incluye en gran medida destinos europeos y norteamericanos. Si en los destinos eróticos occidentales, la segunda y tercera característica puede estar presente, la elección de sus destinos por parte de los turistas parece mucho más compleja.

2-Los imaginarios eróticos de los lugares, como constitutivos de destinos turísticos.

29Los imaginarios turísticos pueden definirse como imaginarios espaciales (un sistema de representaciones social y culturalmente relevantes para comprender un objeto geográfico - Staszak, 2012) que se refieren a la virtualidad de un lugar como destino turístico (Gravari-Barbas, Graburn, 2012). Los imaginarios turísticos representan una parte específica de la visión del mundo de los individuos o los grupos sociales, que se refieren a lugares distintos a los de su residencia principal o que se refieren a contextos en los que podrían tener lugar ciertos tipos de actividades de ocio (Gravari). Barbas, Graburn, idem). Como afirma Staszak (2012) "aplicado al turismo sexual, se refieren tanto al país de origen como al país de destino, y se relacionan con tres elementos, que pueden construirse y percibirse de manera diferente: el cuerpo, el encuentro y el ambiente. - incluido el paisaje - en el que tiene lugar".

30El imaginario erótico de los lugares turísticos no es universal: el de los países occidentales sobre los destinos de sus deseos no es necesariamente compartido por los habitantes de estos destinos, excepto que los estereotipos son asumidos por aquellos o aquellas que son el objetivo. Aunque los principales destinos del turismo sexual son fácilmente identificables hoy en día, la "geografía" de los destinos eróticos está sujeta a cambios, al igual que los imaginarios turísticos a los que se refiere.

31Este imaginario erótico, tan polisémico y fragmentado, constituye hoy en día uno de los principales impulsores de la industria del turismo globalizado (Evans y al, 2000). Para la comprensión de los fenómenos turísticos contemporáneos, es interesante identificar y caracterizar el imaginario de los lugares que las diferentes categorías de turistas tildan de eróticos por una o varias razones.

Turismo romántico, turismo erótico

32El imaginarioturístico de ciertos lugares está estrechamente vinculado a la búsqueda romántica de una aventura erótica. Varios trabajos que se centran de forma más específica en las mujeres turistas, hacen hincapié en el efecto que produce el lugar: "El hermoso paisaje actúa como un poderoso afrodisíaco para las mujeres que buscan un romance" (Belliveau, 2006: 99). Los trabajos de Wickens (1994, 1999, 2000), por ejemplo, pusieron de manifiesto que las mujeres viajeras en Grecia buscaban y lograban grados de intimidad con amantes que generalmente no se encuentran en la vida cotidiana (citado en Trauer y Ryan, 2005). Pruitt y LaFont (1995) analizan un turismo romántico en Jamaica, donde las mujeres turistas establecen relaciones con hombres de la región, que pueden incluir, aunque no necesariamente, la intimidad sexual. Su estudio revela que se prefieren los pagos económicos indirectos en lugar de inmediatos. Herold, Garcia y DeMoya (2001) sugieren que para las mujeres norteamericanas y europeas que viajan a la República Dominicana, el término "relaciones románticas consensuales" describe mejor la interacción turista-local (citado en Theobald, 2012). Los autores apuntan que "las mujeres buscaban más el romance y los hombres la parte sexual". Para Bauer y McKercher (2003), el turismo y los viajes pueden ser un facilitador excepcional de las relaciones sexuales, pero en algunos casos esto puede ir incluso hasta el matrimonio y el inicio de una nueva vida en el lugar visitado (Loloum, 2018).

33Según Selanniemi (2003, citado enTheobald, 2012) el anonimato, la estimulación sensorial, el menor control social y los nuevos colaboradores potenciales contribuyen en ampliar la gama de encuentros entre personas del mismo sexo y de sexo opuesto. En muchos casos, las relaciones son breves y están perfectamente definidas económicamente (Opperman 1998, Truong 1990). Herold, Garcia y DeMoya (2001) describieron en detalle cómo se manejan estas relaciones turísticas a través del estudio sobre los muchachos de playa dominicanos. Los muchachos de playa dijeron que nunca piden directamente una cantidad concreta de dinero, como a menudo lo hacen las trabajadoras sexuales. En cambio, utilizan diferentes estrategias para indicar su falta de dinero para pagar las bebidas, la entrada a las discotecas o los taxis. Cohen (1982) encontró casi idénticas estrategias en estudios previos sobre mujeres tailandesas y hombres occidentales. Zinoviev (1991) identificó maniobras similares en Grecia (1991) y Bras y Dahles (1999) identificó grupos de hombres indonesios que "se trabajaban"los turistas como recursos para explotar en Yogykarta.

34Tras la caída de la Unión Soviética, Cuba tuvo que depender de sus escasos recursos, principalmente la exportación de azúcar que Rusia había subvencionado anteriormente al pagar un precio superior al precio mundial. El azúcar fuemás tarde reemplazado por el turismo. En la nueva economía informal del turismo, a los turistas se les permitió por primera vez alojarse en casas particulares. La prostitución, tolerada por el gobierno, floreció como nunca antes, proporcionando de este modo un ingreso indispensable para las personas con empleo precario. El número de turistas se multiplicó por diez y una nueva generación de turistas más jóvenes y más curiosos, evitando los guías remunerados y el alojamientoen hoteles gestionados por el gobierno, descubrió la oportunidad de las relaciones "genuinas" con los cubanos (Simoni 2015, 2016). En el imaginario de los turistas varones europeos, las mulatas parecían particularmente atractivas, y para las mujeres extranjeras, los hombres cubanos eran buscados como acompañantes. Bajo la cobertura de la autenticidad, la economía informal desarrolló el jineterismo, una forma de iniciativa empresarial en la que los cubanos crearon vínculos de amistad con los turistas a través de encuentros informales, el acceso a lugares caros o prohibidos, un apoyo económico y, para algunos, asociaciones a largo plazo o incluso una invitación al país del turista.

35Existe una tendencia general en la investigación a analizar en términos diferentes el encuentro erótico entre turistas y nativos según el género de unos y otros: cuando los primeros son hombres y los segundos mujeres, es la dimensión sexual la que prevalece; en el caso contrario, se enfatiza a menudo la importancia del romance. Muchos testimonios recogidos tanto de trabajadores/as sexuales como de turistas parecen ir en esta dirección. Estas turistas "románticas" buscarían, y algunas veces con éxito, establecer relaciones más duraderas, a distancia o regresando varias veces al mismo lugar para encontrarse con las mismas personas, o invitándolas a migrar a su país de residencia (Pruitt y LaFonte 1995).

36Es preciso ser prudente y no atribuir estos resultados a una improbable naturaleza femenina y masculina, sino más bien a normas de género socialmente construidas, internalizadas y esencializadas, tanto por los hombres como por las mujeres, y probablemente por los propios investigadores que corren el riesgo de reproducir una visión estereotipada y reductora de la sexualidad masculina y femenina. Otras investigaciones muestranen efecto que algunos hombres occidentales también están buscando una experiencia sentimental (una GFE, grilfriendexperience) con trabajadoras sexuales autóctonas, cuyo desempeño también es emocional, y que ciertas mujeres occidentales están bastante contentas con los servicios sexuales de hombres autóctonos, sobre los cuales proyectan fantasías que no incluyen en absoluto una dimensión romántica.

Imaginarios de lugares históricos arraigados

37El imaginario erótico de los lugares se materializa en un conjunto de estereotipos que parecen tener la capacidad de reproducirse con poca inflexión en el tiempo. Así paraMykonos, el carácter homosexual de este lugar parece provenir de la antigüedad: "Aquí respetamos los antiguos griegos: ser gay es casi un signo de sofisticación"8. Lahistoria explicaría el carácter erótico y permisivo de Berlín, que se atribuye a la República de Weimar (1918-1933) (Gordon, 2008; Smith, Fisher, Mennel, 2010; Smith, 2014) cuya prevalencia "provocó un cierto hedonismo en Berlín"9. En Nueva Orleans, serían las "prostitutas de la prisión de La Salpêtrière"10 relacionadas con la historia de la creación de la ciudad que explicaríala atmósfera erótica de la ciudad. En Tokio es "la historia profunda y compleja del erotismo en Japón que surge durante el período Edo (1600-1868)"11, la que estaría detrás del carácter erótico de la ciudad.

  • 12 Perrottet (2011) evoca la legendaria "StufettadelBibbiena", unbañocubierto de pornografíapintadapor (...)

38El Gran Tour, cuya principal motivación era la educación sexual de los jóvenes aristócratas (Pop, 2014), crea o reactiva sus propios imaginarios eróticos de los destinos europeos. En un contexto previctoriano de glorificación del sexo libertino por Casanova en Venecia y los frescos eróticos de Rafael, el Grand Tour se asemeja así a una amplia peregrinación a los lugares eróticos europeos12. Desde su inicio, por lo tanto, el turismo también se ha entendido como un medio para hacer en otro lugar lo que se podía difícilmente tolerar en el propio lugar de residencia habitual.

  • 13 The Pretty women of Paris. Their Names and Addresses, Qualities and Faults, being a Complete Direct (...)

39En París, para tomar este ejemplo emblemático de un destino erótico, el imaginario de un lugar travieso y libertino aparece desde el comienzo del turismo. Se establece de este modo una oferta erótica a finales del siglo XVIII. Una guía de prostitutas de 1883 recoge enumera los prostíbulos más exclusivos de la capital, como el famoso Chabanais13. Este cuaderno de placeres es una guía confidencial que enumera a las cortesanas más prominentes de la capital con su nombre, dirección, biografía resumida, detalles de sus encantos, especialidades eróticas, etc.

  • 14 Remerowski Ted, CanellMarrin, (2005) Legendary Sin Cities" 1) Berlin - Metropolis of Vice 2) Paris (...)

40Los imaginarios geográficos de los lugares (Bédard y al, 2012) marcan los destinos de una manera significativa. El documental Legendary Sin Cities14hizo hincapié en los mecanismos que han permitido que algunas ciudades se conviertan en un imán para las almas perdidas y los expatriados de todo el mundo. Empujando los límites de la tolerancia y la libertad, definieron la cultura social, política y sexual del siglo XX. Así, el París de los años veinte, el Berlín de los años veinte y treinta y el Shanghai de los años treinta. Pero los imaginarios también están vivos y evolucionan. La comparación de los imaginarios de París y Berlín, tal y como se desprende del análisis de los blogs y de las webs especializadas contemporáneas es instructiva: a París, el romance travieso y libertino; a Berlín, el látex, el fetichismo y el sado-masoquismo. A finales del siglo XIX, Berlín desarrolló tal reputación de licencia sexual que era conocida como "la ramera de Babilonia" (Smith, 2014). Ya en la década de 1930, Moreck (1931) publicó EinFührerdurch das lasterhafteBerlin (Una guía a través del Berlín vicioso), que muestra el reverso del decorado berlinés. Este imaginario sigue presente hoy en día y caracteriza las webs et las guías especializadas.

Cuadro Nº1: Los lugares y los imaginarios eróticos de las ciudades turísticas"las más sexy "a través de los blogs15

Lugar

Lugares propuestos

Notas descriptivas

París

Museo del erotismo, el Moulin Rouge, el Lido y el CrazyHorse (1).

El French Cancan, las Folies Bergères, elMoulin Rouge; grandes clubes de striptease como el SecretSquare o clubes de intercambios elegantes y famosos como les Chandellesen el segundo distrito (2).

Museo del erotismo (exposiciones permanentes de arte erótico contemporáneo e histórico, así como una colección de documentos raros, fotos y dibujos sobre los prostíbulos de finales del siglo XIX hasta 1946).

PlazaPigalle (Aquí encontrarás clubes de striptease, sex shops y los cabarés sexy franceses) (5).

"Ciudad del Amor; libertinaje vivo y floreciente de Paris (1).

¡París ha convertido en tradición ser sexy!

París es mágica…(2).

La ciudad del amor (3).

No puede ser sexy in sexo, al menos cuando lo deletreas, así que vamos a aventurarnosdel lado de París, donde conseguir que tu lado desinhibido sea la norma (5).

Berlín

Cafés, bares y clubes de restaurantes para hombres homosexuales, travestis, lesbianas y sadomasoquistas; cualquier tipo de establecimientos de sexo y fetichistas como el Kit Kat Club (1).

Los 1001 clubes fetichistas de la ciudad (2).

ElGargoyle bar (un club nocturno de mazmorras en la ciudad dedicado a las personas que fantasean con las botas de knockin en la Edad Media) (5).

El teatro de todo lo que tiene que ver con la decadencia, lo subversivo, lo creativo y la desinhibición (1).

Cuero, vinilo ychistes picantes están en el menú (2).

No te intimides con Berlín si no estás separado del extraño circuito fetichista y desagradable. Casi todas las actitudes hacia el sexo son bienvenidas, así que disfruta tanto o tan poco como desees. (5).

Ámsterdam

ElBarrio Rojo;El EroticMuseum;Sex Shows, sus coffee shops y sus extravagancias (1).

Barrio rojo (2).

El barrio rojo, numerosos espectáculos burlescos de la ciudad, el Sex Museum (3).

De Wallen, el mayor barrio rojo de Ámsterdam (5).

Las calles DeWallen, Singelgebied, y Ruysdaelkade (echa un vistazo a las trabajadoras sexuales que anuncian sus Servicios legalmente) (5).

La legalización de la prostitución, Ámsterdam propone espectáculos y teatro en torno al sexo (2).

Ámsterdames también una ciudad romántica al igual que Venecia (1).

Célebre por su barrio rojo (y sus leyes laxas sobre el consumo de la maría) y ese espíritu de libre pensamiento se aplica a la visita de parejas en búsqueda de inspiración (3).

Budapest

Baños termales exteriores, ambiente de vapor, ambiente sensual (2).

No hay muchas cosas más sensuales que desvestirse con un grupo de extraños y disfrutar del vapor de un baño natural mientras se está rodeado de la arquitectura más elaborada de Europa. (5).

Nueva Orleans

Sex-shops.

La "Babilonia" del Sur.

Atlanta

Shows eróticos de trapecio. El famoso Frolicon; las fiestas del Estudio Eris (4).

Nunca puedes quedarte sin cosas malas cuando estás en Atlanta (4).

Un "espacio íntimo de mazmorra y evento espacial" (4).

No se llama Dirty South por nada. Es la ciudad "donde los jugadores juegan" donde aman a las strippers, y la palabra "grueso" puede ser bien recibida. Atlanta es una ciudad que tiene un cierto tipo de... magia (5).

Las Vegas

La avenida principal, los espectáculos exteriores de los casinos, la sensualidad de los bailarines ultra flexibles del Circo del Sol, los cabarés (2).

Se hace llamar " Sin City " por una razón. Pruebe y elimine algunos de los siete pecados capitales mientras esté allí. Podemos sugerir que comience con lujuria y codicia.

Cartagena

de Indias

Playas tropicales; Plaza de los Coches dónde las prostitutas entretienen a los hombres con precios sin competencia (1).

Un paraíso marino para los placeres efímeros (1).

Rio de Janeiro

Un ambiente de fiesta por la noche, demúsica y una energía que a menudo se antoja "sexual"(2).

Piensa en "ciudad sexy" y piensas al instante en Rio de Janeiro(6). 

Bangkok

GoGobars yLadyboy shows, desde las cabinas íntimas de masaje a las fiestas tecno que durante toda la noche (4)

El barrio del KhaoSanh Road (5).

Los tailandeses no tienen reparos en ser sexualmente liberales. Los clubes Go-go están en todas partes y si sufres algún mal y dolores en ciertos lugares especiales, alguien en uno de los muchos salones de masajes puede sacarte esos problemas (5).

Shanghai

El "Puente de los Enamorados"; el HôtelManoir (un hotelsingular reformado en los años 30 y célebre por sus orgias). Numerosos burdeles disfrazados en salas de karaoke (1).

"El París del Este" (1).

Tokio

Lovehotels, con habitaciones eróticas temáticas y con accesorios (1).

Área de Kabukicho en Tokio (5).

Clubes s pícaros y LoveHotels (2).

El fenómeno de las Geishas; Se conoce igualmente Japón por sus alumnas inocentes y su industria fetichista Buru-Sera (1)

Los japoneses tienen fama por su imaginación desbordante en materia de fetichismo y fantasías (2)

  • 16 Fuente : Idem Cuadro Nº1

Cuadro Nº 2: Los imaginarios eróticos de los centros e islas turísticas "las más sexy"a través de los blogs16

Lugar

Atracciones presentadas

Notas descriptivas

Saint-Tropez

La famosa Playa de Tahití (5)

El pabellón de fiestas de los súper ricos (4)

Si es lo suficientemente sexy para las celebridades más populares del mundo, entonces es sin duda un lugar atractivo para viajar (5)

CapD’Agde

13 clubes de swingers (4) La única ciudad nudista del mundo (4)

Maravillosas semanas de tomar el sol y practicar sexo;

clubes de vela atestados de libertinos cosmopolitas

Negril, Jamaica

Resort Hedonism II (4)

En este complejo todo incluido para nudistas y los "mojigatos" que los aman, prepárate para ver muchas partes privadas, participa en noches de fantasía y fetichismo

Mykonos

Los numerosos clubes de la isla. Una de sus bellas playas (2).

Una isla dónde es bueno dar rienda suelta a sus deseos, ya seas hetero u homo (2).

Mykonos, también conocido como parque infantil para adultos, es un lugar en el Mediterráneo donde la multitud cosmopolita sexy y sofisticada acude en masa cuando necesitan algo de R & R – Centro de descanso y recreación - (5). 

La Isla de la Reunión

Playas y a veces cocoteros… (2)

En opinión de los habitantes, hay una cierta energía casi sexual: ropa ligera, una alegría de vivir, una mentalidad ciertamente abierta, un mestizaje arraigado con influencias indias, asiáticas, francesas. (2)

Imaginarios de los lugares sexuados

  • 17 El nombre deriva de Sotades, un poetagriegodelsiglo III antes de Cristo, que representa a un grupo (...)

41Los imaginarios eróticos de los lugares, tal y como aparecen en los blogs y páginas web, dibujan una geografía a la vez hetero y homo-estándar. Desde los inicios del turismo y del Grand Tour, el Mediterráneo se convierte en "el tema central de la escritura y el arte homoeróticos desde 1750 hasta 1950 y esto alentó a generaciones de hombres homosexuales, desde países menos hospitalarios del norte a viajar al sur a la búsqueda de una expresión sexual y un sentido de identidad" (Aldrich 1993: 145). El sur de Europa y, en segundo lugar, el norte de África, se convierten en la tierra prometida para los homosexuales occidentales (Boone, 1995). Así, Tánger es un "santuario" de la cultura homoerótica (Boone, 1995: 100, Waitt y Markwell, 2006: 51, Sanoussi, en este número). El orientalista y explorador británico Sir Richard Francis Burton (1821-1890), incluso adelanta una hipótesis sobre la existencia de un área geográfica "sotádica"17, que incluye el norte y el sur del Mediterráneo, en el que la homosexualidad (llamada entonces, por Burton, "pederastia") está muy extendida y se celebra entre los habitantes nativos. Sin embargo, de acuerdo con Aldrich (1993: 145) "el mito de la homoerótica mediterránea comenzó a perder fuerza") en el siglo XX, lo que conviene sin duda relacionar con el desarrollo de nuevos destinos gay fuera de Europa. Si Mykonos, Sitges e Ibiza permanecen destinos reconocidos de los homosexuales, "una nueva cultura, la de la América urbana Gay triunfó sobre el antiguo Mediterráneo en los años 70" (Holcomb y Luongo, 1996) en torno a los destinos occidentales Gay friendly (San Francisco, Tel-Aviv, Sidney, París, Berlín) cuyo atractivo no se basa en una erotización de los nativos sino en la permisividad de la cultura urbana y la presencia de una comunidad gay.

Un imaginario que erotiza el habitante

42Graburn (1983 demostró que, al inicio del turismo en los países en desarrollo (a menudo países recientemente descolonizados con economías rudimentarias y desprovistas de industrias de exportación), el turismo era visto como un sector de actividad fácil de implementar. Requería poca inversión técnicamente avanzada o una fuerza laboral altamente calificada. Los atractivos ya estaban presentes: los lugareños solo tenían que vender la belleza de sus paisajes y su juventud. Los anuncios turísticos comunicaban esta disposición de los cuerpos erotizados de los habitantes locales a los turistas ricos del mundo desarrollado.

43En cualquier caso, el turismo es una práctica incorporada. Es una actuación del cuerpo, en un lugar turístico y en interacción con otros cuerpos. Como recuerdan Frohlick y Johnston (2011: 1093) "Los cuerpos son siempre más que simples cuerpos sexuados y con género. La diferencia corporal, como la edad, el origen étnico, la nacionalidad y las habilidades y las relaciones de poder, como el colonialismo, el capitalismo y el patriarcado, también determinan quiénes somos, qué hacemos y cómo estamos representados".

44Schein (2000) sugirió que los pueblos pertenecientes a minorías étnicas de China están "feminizados" en relación con la mayoría del pueblo chino Han. En espectáculos turísticos, están representados principalmente por mujeres (jóvenes) y ciertos grupos étnicos están sujetos a fantasías sexuales muy extendidas por parte de los hombres Han (Graburn 2015).

  • 18 Porche abierto, típico de los hoteles en Hawai.

45Vincent Coëffé (2014) muestra cómo se erotiza a los nativos en Hawai a través de la figura del beachboy y de la hulagirl. Cita el HawaiTravel Bureau (HTB) que, en 1929, solicita el imaginario del visitante evocando la piel bronceada de los habitantes locales: "Los hawaianos con la piel bronceada le enseñarán cómo mantener el equilibrio en las tablas de surf girando a gran velocidad […]. Le estremecerán, incluso mirándoles desde el elegante lanai18de su hotel"(Desmond 1999: 125, Coëffé, 2014).

46La erotización de los habitantes no es exclusiva del turismo sexual. También se refiere al turismo "romántico", como en el caso de las mujeres que viajan a Jamaica en parte debido al imaginario del hombre rasta (Rastaman). Pero, ¿acaso no está involucrado todo el sector turístico, al menos en los destinos donde el cuerpo nativo, en su belleza y desnudez, se consolida como un recurso paisajístico? Por lo tanto, las parejas que van a Tahití para su luna de miel o aniversario de bodas, que constituyen la parte más importante de los turistas en Polinesia, no parecen a priori interesarse ni por la oferta de prostitución local (también reducida) ni por la erotización de las Vahinés. Sin embargo, la elección de este destino y el imaginario que hacen de Tahití, la isla del amor, se debe en gran medida al mito de la belleza y la disponibilidad de las mujeres de Tahití, cuyas supuestas cualidades alcanzan toda la Polinesia y cuyo atractivo recae en buena parte en "la figura sexualmente saturada de la mujer polinesia, conectando la belleza y generosidad de sus islas con la belleza y la sexualidad de sus cuerpos" (Jolly, 1997, p. 100, citado en Frohlickandy Johnston, 2011: 1093).

47Staszak (2012) confirma: "El cuerpo exótico fascina. Muchos turistas sexuales dicen estar deslumbrados por la belleza exótica, declinada en términos raciales: el color y la textura de la piel (muchos turistas insisten en este punto), la flexibilidad, la vellosidad (o más bien su ausencia), el olor del cuerpo, la figura, la forma de los órganos sexuales primarios o secundarios, etc., se valoran como diferentes de los de las mujeres occidentales".Pritchard y Morgan (2005) han demostrado que las revistas de turismo tienden a retratar estereotipadamente a las mujeres asiáticas y euroasiáticas como mujeres exóticas e hiperfemeninas. Los anuncios y folletos turísticos que venden el destino de Tahití no dejan de destacar a las jóvenes Vahinés, ligeras de ropa y agradables. Lisa Grotenhuis (en este número), muestra cómo el imaginario exótico y erotizado de la mujer oriental se utiliza para promover el cigarrillo, una práctica que evoca sueños, alucinaciones y prácticas sexuales.

48La erotización de los habitantes del lugar de destino por parte de los turistas moviliza a menudo a un imaginario cuyas raíces se hunden en la cultura colonial, con mayor facilidad aún ya que es común que los turistas sean habitantes de las antiguas metrópolis y su destino una antigua colonia. Sin que los turistas sean necesariamente conscientes de ello, las categorías y los estereotipos raciales establecidos hace siglos estructuran profundamente sus representaciones, sus expectativas e incluso sus comportamientos. Tanto en el imaginario movilizado como en las relaciones de poder que se establecen, existe en los sexscapes- paisajes sexuales - (Brennan 2005) una conexión o más bien una continuidad entre la prostitución colonial y el turismo sexual. Staszak (2015) muestra que la visita al barrio reservado de Casablanca en los años 20 residía tanto y de manera indiferenciada en la prostitución colonial como en el turismo.

Un imaginario que erotiza a los turistas

49En algunos casos, la naturaleza erótica del destino está más relacionada con los encuentros que creemos poder hacer in situcon otros turistas. Durante mucho tiempo, los conjuntos vacacionales, especialmente los del Club Méditerranée, fueron famosos por la permisividad, si no la promiscuidad que prevalecía allí (hasta el punto de provocar burlas, como en la película de gran éxito Les Bronzés, P. Leconte, 1978). Los destinos vacacionales de primavera (spring break) de los estudiantes estadounidenses, como Florida, son eróticos por las prácticas de estos turistas más que por relacionarse con los lugareños. La mayoría de los destinos turísticos homosexuales no prometen encuentros entre turistas y nativos, sino encuentros entre turistas, como lo demuestra claramente el desarrollo de los cruceros gay.

50En un complejo como Capd’Agde, el imaginario erótico de los lugares es el de los turistas que acuden al complejo nudista. El barrio naturista, recientemente creado (1970), es una pequeña ciudad de gestión municipal, con chalets, grandes edificios de apartamentos, hoteles, campings, tiendas de todo tipo, restaurantes, bares, playa, aparcamientos privados, jardines y paseos, farmacias, supermercados, oficinas de correo, primeros auxilios, lugares de oración... todo acompañado por una red discreta pero efectiva de guardias de seguridad privados y agentes de policía (Prat Forga 2010). Es un recinto cerrado y hermético, perfectamente señalizado, rodeado por un muro, el mar y el pequeño puerto, con barreras de paso y tarjetas de acceso: un lugar, después de todo, banal. El fuerte erotismo del lugar se debe principalmente a la presencia de turistas del mundo entero y al libertinaje desinhibido que se practica allí, especialmente en torno a las prácticas de intercambio basadas ​​en el cambio temporal de los miembros de dos o más parejas, homosexuales o heterosexuales.

51En la Cuba contemporánea, un destino con un fuerte imaginario erótico para los jóvenes turistas (Simoni 2015), el imaginario heterosexual dominante se complementa con la disponibilidad de contactos homosexuales, especialmente para hombres europeos ricos, pero no necesariamente jóvenes. Los pingueroscubanos por lo general juegan el papel pasivo para los turistas varones, si bien la mayoría son heterosexuales que encuentran la manera de ganar un dinero fácil.

  • 19 SuperClubs, 1999, "Folleto de viajes de SuperClub Resorts"

52En Hedonism II en Negril, el prototipo de resorts con todo incluido en Jamaica, los turistas son a partes iguales la principal atracción y los creadores del imaginario erótico de ese enclave: "Compruebe sus inhibiciones en la puerta. En Hedonism II, hay pocas reglas y no hay límites. Simplemente haga realidad la libertad de hacer lo que quiera, cuando quiera, con quien quiera"19(SuperClubs 1997: 47). Hawkings (1999: 97) menciona a un par de turistas de San Francisco, en el momento de la treintena, que venían a Negrildesde hace más de 10 años principalmente para ver a otros turistas. En este proceso de inversión de la situación, el objeto de la curiosidad, y posiblemente del deseo, son los turistas: "Los huéspedes que toman el sol en las balsas y en la playa son ellos mismos una atracción turística para los barcos de Jamaica que atracan en el muelle para tener una vista sobre los extranjeros desnudos"[Hawkings, 1999: 96-97]

53Estas prácticas que erotizan a los turistas a través de los ojos de otros turistas crean en estos enclaves (balnearios, islas, áreas nudistas, balnearios [Férérol, en este número]) una atmósfera de libertad sexual y transgresión. Producen "espacios de actuación erótica", donde la erotización de los lugares se debe en gran medida a la forma en que se organizan los turistas en estos espacios introductorios. Según Edensor (2000), "las reglas internalizadas y las rutinas habituales que incorporan nociones de disposición ‘apropiada’ (...) influyen en el comportamiento de los turistas. (...) las prácticas sobre qué fotografiar, cómo mirar, cómo modular la voz y qué ponerse a menudo están sujetas al autocontrol y a la mirada disciplinaria del grupo. En el barrionaturista de Capd’Agde, las actuaciones eróticas, incluidas las prácticas sexuales permisivas en el espacio público, producen un imaginario erótico donde los turistas son a la vez consumidores y productores.

54¿Podemos hablar de una erotización de los turistas por parte de las poblaciones locales, especialmente aquellas que son objeto de erotización turística y que son susceptibles de participar en su explotación? Algunos turistas constituyen unas dianas sexuales, debido a los estereotipos y la fantasía sexual que proyectamos: a veces son mujeres occidentales, conocidas por su disponibilidad sexual, especialmente si son jóvenes, rubias y están solas, y si su comportamiento o la forma en que se visten se percibe como expresiones de lujuria. Pueden ser objeto de acercamientos deseados, pero también de miradas insistentes, gestos sugestivos, propuestas inapropiadas y de auténtico acoso, cuando no estrictamente hablando de violencia sexual. En el contexto de sociedades muy mojigatas y donde el sexo fuera del matrimonio está estrictamente prohibido, las mujeres turistas constituyen una salida erótica real para una población masculina joven y frustrada. De manera similar, en las sociedades homofóbicas, son a veces con turistas gay que los hombres pueden desear unas relaciones sexuales más discretas y menos propensas a provocar reacciones violentas. Paradójicamente, la permisividad que hace el erotismo de ciertos destinos también puede ser la de los turistas.

La erotización del desplazamiento

55Para completar la imagen del imaginario, debe mencionarse que la erotización del turismo afecta, independientemente del lugar de destino, al viaje en sí. Estar lejos de casa, allí donde las normas son diferentes y donde se escapa a la mirada de familiares o de compañeros de trabajo en un momento excepcional y tan atemporal, abre posibilidades eróticas, fuera de las cualidades que prestamos al lugar turístico. Por un conjunto de razones, que han sido estudiadas por los investigadores de diferentes disciplinas (Ryan y Martin, 2001; Taylor, 2000; Eiser y Ford, 1995), el desplazamiento turístico parece funcionar como un amplificador de sentidos. Como recuerda Beaulieu y Levy (2003), "la desinhibición situacional, ligada a la sensación de ser una persona diferente durante las vacaciones facilita la transgresión de las prohibiciones sexuales vigentes en el país de origen". También está vinculado al contexto local: las normas y leyes del país de destino pueden ser (o percibidas como) más flexible y la distancia ofrece de todos modos a los visitantes una cierta impunidad moral cuando no legal: "Lo que sucede en Las Vegas se queda en Las Vegas".

56Además, el transporte en sí es un lugar y un momento aparte, especialmente si se lleva a cabo en barco, avión o tren, que también tiene su imaginario erótico. El lujo de los largos viajes en el Expreso de Oriente o en los transatlánticos han dado lugar a muchas fantasías; hoy en día, el Mile High Club reúne a aquellos y aquellas que afirman haber tenido sexo en la cabina (¡o en los servicios!) de un avión.

3-La producción erótica de los lugares turísticas. Actores y procesos.

La erotización del destino

57Owsianowska (en este número) analiza la campaña promocional de Bienvenidos a Poloniade 2005 articulada en torno a un binomio masculino-femenino que busca desviar de manera positiva las imágenes cliché del país. Por un lado "un hombre musculoso con un mono que agita una sugerente pipa gris cerca de la ingle, con un trasfondo de montañas y cascadas" (Rettman, 2005) por el otro lado "una atractiva enfermera" (Owsianowska, en este número). Ello no significa que Polonia se destaque como un destino erótico prioritario en los medios impresos e Internet. La situación se contrasta así entre los destinos que coquetean con el erotismo y la sexualidad en su comunicación (y que son reconocidos -o no- como destinos eróticos) y aquellos que buscan cambiar una imagen de destino sexual que ya no se ajusta a las ambiciones turísticas del lugar. Los actores turísticos y los responsables de la toma de decisiones locales, se hallan tanto en un proceso de construcción de un destino erótico como en la deconstrucción de un imaginario erótico heredado y sufrido.

De las herencias históricas

58El carácter erótico de los lugares está vinculado a los imaginarios turísticos que los establecen como tales, y, anteriormente, a los actores y prácticas que los produjeron, a veces deliberadamente. El proceso es dinámico ya que evoluciona en el tiempo. Es el resultado de tiempos de paz, así como de tiempos de guerra, ocupaciones coloniales u ocupaciones en el contexto de conflictos y de guerras. El turismo sexual en el sudeste de Asia tiene sus raíces en la Guerra de Vietnam y en el establecimiento de R & R (Rest and Recreation center) para las tropas estadounidenses, donde se desarrolló un importante comercio sexual (la prostitución, espectáculos eróticos o pornográficos) (Evans, Forsyth &Wooddell, 2000; Bryant, Forsyth, 2005). Un mínimo de700.000 soldados estadounidenses habrían de este modo visitado los R & R (Centros de descanso y Recreación) de Tailandia; sus gastos en burdeles, bares y hoteles se estimaron en un 40% de los ingresos tailandeses de exportación durante este período (Clift y Carter 2000). Después de la Guerra de Vietnam, los barrios rojos de Bangkok se diversificaron en otros mercados (Cohen, 1982; Roux, 2011), incluidos los circuitos de comercio sexual para los mercados europeos y japoneses, antes de que aparecieran nuevos centros turísticos tales como Pattaya y Phuket (Prideaux et al, 2004).

59Varias campañas promueven el turismo sexual en Tailandia. El Thailand Express Sex Tour equipara a Bangkok con un "gran burdel" (Hantrakul, 1988). Tailandia se asocia frecuentemente con la industria del sexo, incluso por aquellos que no conocen el país. Cambiar o conseguir que la imagen sexual evolucione es difícil porque el sexo sigue siendo un tema tabú en la sociedad tailandesa (Nuttavuthisit, 2007, Bishop y Robinson, 1998). Aceptar la imagen sexual también es notificar y reconocer el hecho que Tailandia se asocia con problemas de sexo y prostitución. Ninguna campaña de marketing financiada por el Gobierno de Tailandia ha eludido su imagen como destino de experiencias eróticas. Contrariamente a la Autoridad de Turismo de Tailandia (TAT) que busca enseñar el país como un destino exótico, haciendo hincapié en la diversidad cultural del país, su belleza paisajística, sus playas, su amplia gama de oportunidades comerciales y su cultura. Sin embargo, la imagen de Tailandia como un destino erótico sigue siendo prominente y rivaliza con el exotismo como una motivación para viajar a Tailandia. Las leyes contra la prostitución se fortalecieron en 1986, con penas severas para los clientes, los compradores, los propietarios de burdeles e incluso los padres de las prostitutas, pero hasta la fecha esto no ha producido el cese del turismo erótico a escala industrial en Tailandia (Nuttavuthisit, idem).

El marketing de los destinos eróticos

60Si el imaginario erótico o sexual de ciertos lugares no ha sido necesariamente deseado y anticipado, en muchos casos es producido y acompañado por actores del turismo que utilizan imágenes sexuales idealizadas para vender un lugar.

61Desde el inicio del turismo, la iconografía de ciertos lugares juega con la figura erotizada de la mujer, no solo en una relación de personificación del lugar (ciudad o centro turístico por ejemplo), sino también en un enfoque de resaltar la permisividad que se suponía reinar sobre estos lugares. Esta imagen de una mujer (de mundo, deportiva y, sobre todo, bañista) "primero debe encandilar al turista, que posee el dinero, provocándole eldeseo de viajar y llegar al centro turístico. ¿Quién mejor que una joven elegante y desnuda bañándose para invocar ese deseo de formar parte de la aristocracia costera? "(Pecout et al, 2010, 17).

62La erotización de los lugares es también el resultado del trabajo de los especialistas en marketing que a menudo utilizan imágenes e informaciones sexuales idealizadas para vender destinos. "Sol", "arena" y "sexo" se usan juntos para construir una imagen de un destino de "sol, arena y sexo" o individualmente para describir una característica particular de un destino. Los cuerpos femeninos (y cada vez más masculinos) atractivos se utilizan en la iconografía promocional para crear un imaginario hedonista. El uso de imágenes sexuales para atraer turistas no es nuevo. Como afirma Prideaux y al (2004), en los años 20, en un momento en que el traje de baño normal cubría el cuerpo desde el cuello hasta las rodillas, los folletos promocionales publicados por Pan Am para Hawaimostraban imágenes de mujeres nativas con el pecho desnudo invitando a los turistas a conocer la isla. En su análisis de la comunicación turística oficial de Hawai, Goss (1993: 663) identifica los términos paraíso, marginalidad, liminalidad, feminidad y aloha como temas persistentes en la descripción del lugar. El estudio del material promocional de laHawaiianVisitors Bureau demostró que las imágenes y términos "verdes, exuberantes, ricos y fértiles" contribuían a establecer un conjunto de expectativas sexualizadas sobre el lugar (Goss, 1993: 676), citado en Frohlick, 2011).

63Lo que en última instancia parece más interesante de captar, a través del análisis del papel de los actores en la comunicación y/o el marketing con connotaciones eróticas y sexuales, son los momentos de bifurcación: un destino "tranquilo" que empieza a frecuentar otras compañías, como lo haría un destino escandaloso intentando suavizar su imagen ... Estos cambios de imagen no siempre son fáciles o están al alcance de todos los destinos porque implican una estrategia de imagen larga y constante. Las Vegas es igualmente uno de los ejemplos más interesantes por su capacidad para mantener una imagen (y un producto turístico) con connotaciones sexuales al tiempo que también aparece como espacio de juego especialmente concebido para adultos. Pero la ubicuidad de la imagen tiene sus límites: Las Vegas tuvo que renunciar rápidamente al paréntesis abiertopor escaso tiempo sobre la posibilidad de un destino para las familias (Gravari-Barbas, 2001).

Conclusión

64Los textos reunidos en este número ofrecen diversas perspectivas acerca de la erotización de los lugares (complejos turísticos [Férérol], enclaves [Vijayakumar], ciudades [Sanoussi], países [Owsianowska], contextos regionales más amplios [Grotenhuis, Fuentes Vega]) o períodos más específicos (Gordon, Férérol). Algunos son provocadores: hablar de turismo, a fortiori erótico o sexual, para los soldados alemanes durante la ocupación, podría herir (Gordon, en este número). Otros, establecen desvíos sorprendentes para hablar sobre el erotismo de algunos destinos, como el que hace Grotenhuis (en este número) mediante el uso del cigarrillo, sustituto erótico en la boca de la mujer oriental. Vijayakumar establece por su parte un paralelismo entre el carácter erótico de las representaciones de un enclave patrimonial de primer orden (Khajuraho, India) y las prácticas de la comunidad local Bedia. Sanoussi destaca la evolución de un mismo destino, Tánger, en su relación con el imaginario hetero y homo-orientado. Férérol muestra el carácter subversivo de ciertos lugares, tales como los complejos turísticos a principios del siglo XX, en los cuales, en un marco de-somos-la-crème-de-la-crème, se organizan y escenifican transgresiones eróticas perfectamente teatralizadas. Fuentes Vega (en este número) deconstruye el mito del LatinLovercomo imaginario internacional y muestra su carácter casi autoeróticoal igual que Owsianowska, a través de campañas de marketing turístico de Polonia, la mirada erótica que tiene un país de sí mismo.

65Todos los textos se caracterizan pues por posicionamientos que muestran la complejidad de las preguntas que asocian el erotismo, el turismo y los lugares, en una multitud de enfoques que van desde la excitante erotización de los lugares para fines de comercialización turística hasta el turismo sexual. Lejos de agotar la cuestión de cómo el turismo interfiere en el imaginario erótico de los lugares, en las prácticas eróticas relacionadas con ciertos lugares turísticos,incluso la erotización de los lugares por parte del turismo, los textos ofrecen un conjunto de situaciones cruzadas. Alentamos al lector de este número a aprovechar una lectura cruzada de los artículos que, más allá de su propio interés de ser leídos por separado, ofrecen una lectura caleidoscópica de la erotización de los lugares turísticos.

Haut de page

Bibliographie

Aalbers M.B, Sabat M., 2012, « Re-making a landscape of prostitution: the Amsterdam Red Light District », City, 16, 1-2, 112-128.

Aldrich R., 1993, The seduction of the Mediterranean. Writing, Art and homosexual fantasy, London, Routledge.

Airault R., 2000, Fous de l’Inde - Délires d’Occidentaux et sentiment océanique, Paris, Payot.

Andriotis K., 2010, « Heterotopic eroticoases.The public nude beaches », Annals of Tourism Research, 37(4), 1076–1096.

Beaulieu I., Lévy J.L., 2003, « Tourisme, sexualité et érotisme dans quelques romans contemporains », Téoros, 22(1), 44-50. http://journals.openedition.org/teoros/1837

Bédard M., Augustin, J.-P., Desnoilles R., 2012, L’imaginaire géographique. Perspectives, pratiques et devenirs, Québec, Presses Universitaires du Québec.

Belliveau J., 2006, Romance on the Road. Traveling women who love foreign men, Baltimore, Beau Monde Press.

Black, P., 2000, « Sex and Travel: Making the Links », in Clift S., Carter S. (dir.), Tourism and Sex: Culture, Commerce and Coercition, Pinter, London, New York, 250–264.

Boone J.A., 1995, « Vacation cruises; or, the homoerotics of orientalism », Publications of the Modern Language Association (PMLA), 110 (1), 89-107.

Bras K., Dahles H., 1999, «Pathfinder, Gigolo, and Friend: Diverging Entrepreneurial Stratégies of Tourist Guides on Two Indonesian Islands», inDahles H., Bras K. (eds.), Tourism and Small Entrepreneurs. Development, National Policy, and Entrepreneurial Culture: Indonesian Cases, New York, Cognizant Communication Corporation, 128-145.

Brennan D., 2004, What’s love got to do with it?, Durham, Duke University Press.

Bryant C.D., Forsyth C.J., 2005, «Carpe Diem (or the hour or minute) and wretched excess. Some conceptual notes on temporal opportunity structure, deviance compression, and bingeing behavior», Free Inquiry In Creative Sociology, 33 (1), 21-33.

Chapuis A., 2016, «Touring the immoral».Affective geaographies of visitors to the Amsterdam Red-Light District», Urban Studies, 54 (3), 616-632.

Clift S., Carter S., 1999, Tourism and Sex: Culture, Commerce and Coercion, London, New York Pinter.

Coëffé V., 2014, Hawaï: La fabrique d’un espace touristique, Rennes, Presses universitaires de Rennes.

Cohen, E., 1982, «Marginal paradises: Bungalow tourism on the islands of Southern Thailand», Annals of Tourism Research, 9(2), 189-228.

Desmond J., 1999, Staging Tourism. Bodies and display from Waikiki to Sea World, Chicago, University of Chicago Press.

Edensor T., 2000, «Staging Tourism. Tourists as Performers», Annals of Tourism Research, 27 (2), 322-344.

Evans, R.D., Forsyth C.J., 2010, «Macro and micro views of erotic tourism», Deviant behavior, 21 (6), 537-550.

Frohlick S., 2016, 2013, Sexuality, Women, and Tourism. Cross-border desires through contemporary travel, London, New YorkRoutladge.

Frohlick S., Johnston L., 2011, «Naturalizing Bodies and Places. Tourism Media Campaigns and Heterosexualities in Costa Rica and New Zealand», Annals of Tourism Research, 38(3), 1090–1109.

Eiser, J. R., Ford N., 1995, « Sexual Relationship on Holidays – A Case of Situational Disinhibition»Journal of Social and Personal Relationships, vol. 12, 323- 329.

Gault I., 2014, « Venise et la prostitution, deux thèmes propices aux topoï », Contreville.http://contreville.hypotheses.org/444

Gordon, M., 2008, Voluptuous Panic: The Erotic World of Weimar Berlin (Expanded Edition), Port Townsend,Feral House.

Goss, J.D.,1993, «Placing the Market and Marketing Place: Tourist Advertising of the Hawaiian Islands, 1972–92», Environment and Planning D: Society and Space, 11(6), 1 663 - 688

Graburn, N., 1983, «Tourism and prostitution », Annals of Tourism Research, 10 (3), 437–443.

Gravari-Barbas M., 2001, « La leçon de Las Vegas : le tourisme dans la ville »,Géocarrefour, Le tourisme et la ville, 76 (2), 159-165. 

Gravari-Barbas M., Graburn N., 2012, « Imaginaires touristiques », Via@tourismreview, 1. http://journals.openedition.org/viatourism/1178

Hantrakul S., 1988,« Prostitution in Thailand», in Chandler G., Sullivan N., Branson J., Development and displacement: Women in Southeast Asia, Melbourne, Centre of Southeast Asian Studies, Monash university, 115-136.

Hawkins M.J., 1999, Tourism and Place in Treasure Beach, Jamaica: Imagining Paradise and the Alternative, Louisiana State University, LSU Historical Dissertations and Theses. http://digitalcommons.lsu.edu/gradschool_disstheses/7044

Herold E., Garcia R., DeMoya T., 2001, « Female tourists and beach boys.Romance or sex tourism? », Annals of Tourism Research, 28 (4), April, 978-997.

Holcomb B., Luongo M., 1996, «Gay Tourism in the United States», Annals of Tourism Research, 23(3), 711-713

Jeffreys, S., 2003, «Sex Tourism: Do Women Do It Too?», Leisure Studies 22, 223-238.

Jolly M., 1997, «White Shadows in the darkness: representations of Polynesian women in early cinema», Pacific Studies, 20 (4), 125-150.

Lazzarotti O., 2011, « Venise est-elle en Italie ? Lieux, amours et chansons », Espace-Temps Travaux. https://www.espacestemps.net/articles/venise-est-elle-en-italie/

Loloum, T., 2018, « Investissements par amour. Économies intimes de l’immobilier touristique au Brésil » Téoros, 37(2).

Entrikin, J.N., « Lieu », in Lévy J., Lussault, M., Dictionnaire de Géographie, Paris, Belin, 555-563.

Bauer T.G., McKercher B., 2003, Sex and Tourism: Journeys of Romance, Love, and Lust, Oxford, Haworth Hospitality Press.

MIT, 2003, Lieux communs, Paris, Belin.

Moreck K., 2018 (1931), Ein Führer durch das lasterhafte Berlin, Das deutsche Babylon, Berlin,bebraverlag.

Morgan N., Pritchard A., 2000, « Privileging the male gaze: Gendered tourism landscapes», Annals of Tourism research, 27(4), 884-905.

Nuttavuthisit K., 2007, «Branding Thailand: Correcting the negative image of sex tourism », Place Branding and Public Diplomacy, 3 (1), 21–30.

Oppermann M., 1999, « Sex tourism », Annals of Tourism Research, 26 (2), 251-266.

Pearsall, J. 2002, Concise Oxford English Dictionary, Oxford University Press.

Paz, O., 1998, An Erotic Beyond: Sade, Harcourt Brace.

Pop L., 2014, « Le Grand tour de Shelley et la poésie de la Méditerranée », Babel, Horizons des mondes méditerranéen et atlantique : imaginaires comparés, 161-179.

Pecout Ch., Birot L., Bohuon A., 2010, « La représentation de la femme sur les affiches touristiques balnéaires Le cas de la Normandie (1880-1960) », Teoros, 29 (2), 112-118.

Perrottet T., 2011, The Sinner’s Grand Tour. A journey through the historical underbelly of Europe, Broadway Books.

Prat Forga J.M., 2010, « Turismo Naturista. Una apuestapor el tourismo marginal. El casodelbarrionaturista de Cap d’Agde en Francia », Cuadernos de Turismo, nº 26, 201-216.

Pratt M.-L., 1992, Imperial Eyes. Travel Writing and Transculturation, New York, Routledge.

Prideaux B., Agrusa J.,Donlon J.G., Curran Ch., 2004, «Exotic or erotic – contrasting images for defining destinations», Asia Pacific Journal of Tourism Research, 9(1), 5-17.

Pruitt, D., LaFont S., 1995, «For Love and Money: Romance Tourism in Jamaica», Annals of Tourism Research 22, 422-440.

Rettman, A., 2005, «Sexy Polish Plumber to Woo French», Euobserver, juin.https://euobserver.com/social/19355.

Ryan Ch., Martin A., 2001, «Tourists and strippers: Liminal theater», Annals of Tourism Resaerch, 28(1), 140-163.

Ryan Ch., Kinder R., 1996, «Sex, tourism and sex tourism: fulfilling similar needs?», Tourism Management, 17(7), 507-518.

Schein, L., 2000, Minority Rules: The Miao and the Feminine in China’s Cultural Politics,Durham, Duke University Press

Selänniemi T. 2003, «On holiday in the liminoid playground: place, time and self in tourism», in BauerTh., McKerchnerB., Sex and tourism. Journeys of Romance, Love and Lust, Oxford, Haworth Hospitality Press, 19-33.

Simoni, V., 2015, «Breadwinners, Sex Machines and Romantic Lovers: Entangling Masculinities, Moralities, and Pragmatic Concerns in Touristic Cuba», Etnografica19(2), 389-411.

Simoni, V., 2016, Tourism and Informal Encounters in Cuba, Oxford and New York,Berghahn Books.

Smith J. S., Fisher, J.; Mennel, B., 2010,«Just How Naughty was Berlin? The Geography of Prostitution and Female Sexuality in Curt Moreck’s Erotic Travel Guide»,Amsterdamer Beiträgezur Neueren Germanistik, 75, 53-77.

Smith J.S., 2014, Berlin Coquette: Prostitution and the New German Woman, 1890–1933, Ithaca New York, Cornell University Press.

Staszak J.-F., 2008, « Danse exotique, danse érotique », Annales de géographie, mai-juin, 560-561 (2), 129-158.

Staszak, J.-F., 2012, « L’imaginaire géographique du tourisme sexuel », L’Information géographique, 76(2), 16-39.

Staszak, J.-F., 2015, 2015, « Tourisme et prostitution coloniales : la visite de Bousbir à Casablanca (1924-1955) », Via@tourismreview, 2, 8.

Stendhal, 1826, Rome, Naples et Florence, Paris, Delaunay.

Taylor, J. S., 2000, « Tourism and Embodied Commodities: Sex Tourism in the Carribean», in Clift S.et Carter S. (dir.), Tourism and Sex: Culture, Commerce and Coercition, London, New York Pinter.

TheobaldW. F., 2012, Global Tourism, Routledge.

Trask H-K., 1991, «Lovely Hula Lands: Corporate tourism and the Prostitution of Hawaian Culture», Border/Lines, journals.lib.unb.ca. https://journals.lib.unb.ca/index.php/bl/article/view/24958

Trauer B., Chris Ryan Ch., 2005, «Destination image, romance and place experience—an application of intimacy theory in tourism», Tourism Management 26, 481–491.

Urbain J.D., 2017, Une histoire érotique du voyage, Paris, Payot.

Waitt G., Marwell K., 2006, Gay Tourism. Culture and Context, New York, Haworth Hospitality Press.

Wickens, E., 1994, «Consumption of the authentic: The hedonistic tourist In Greece», in Seaton A. V. et al. (Ed.), Tourism, the state of the art,Chichester, Wiley, 818–825.

Wickens, E., 1999, Tourists’ voices: A sociological analysis of tourists’ experiences in Chalkidiki, Northern Greece, unpublished Ph.D thesis, Oxford Brookes University.

Wickens, E., 2000, «Rethinking tourists’ experiences»,in RobinsonM., LongP., EvansN., SharpleyR., Swarbrooke J. (Eds.), Motivations, behaviour and tourist types,Morpeth, The centre for travel and tourism, University of Northumbria and Sunderland: Business Education Publishers Ltd, 455–472.

Zinovieff S. 1991, «Hunters and hunted.Kamaki and the ambiguities of sexual predation in a Greek Town»,in LoizosP., PapataxiarchisE. (ed.), Contessted identities: Gender and kinship in modern Greece, Princeton, Princeton University press, 203-220.

Haut de page

Notes

1 Este número de Via @ Tourism review, como el de Teoros publicado en 2018, proviene de un coloquio sobre "La fábrica de lugares de los deseos: la erotización turística", organizado por los signatarios de esta presentación en Ginebra en junio 2015.

2 Términoproveniente de Graziella Magherini, quiéntrabajaba en el hospital de Santa María Nuova en Florencia

http://www.lemonde.fr/societe/article/2009/09/01/ces-syndromes-qui-frappent-les-touristes-etrangers_1234348_3224.html

3 http://www.tourisminvenice.com/blog/tag/venise-insolite/

4 Idem

5 https://www.venise-acqua-vite.com/visites-guidees/venise-en-amoureux

6 La historia de la ciudad, centradadurantesiglos en un comercio a gran escala, en los mares y en las tierras y las características de unasociedadcomercial y emprendedorahabríancontribuido a imponeruna forma de moralidaddesinhibida, permitiendo a la ciudadescapar, durantevariossiglos, de las oposicioneso juicios al usomoralistasdelpasadoy también de nuestropresente (Gault, Idem).

7 https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0160738310000447

8 Top 10 de los destinossexy: https://www.voyage-insolite.com/2013/01/28/top-10-destinations-villes-sexy-pour-adulte-coquin/

9 Los 8 destinosmáseróticosdelplaneta: http://www.edreams.fr/blog/les-destinations-les-plus-erotiques-du-monde/

10 idem

11 idem

12 Perrottet (2011) evoca la legendaria "StufettadelBibbiena", unbañocubierto de pornografíapintadapor Rafael en 1516.

13 The Pretty women of Paris. Their Names and Addresses, Qualities and Faults, being a Complete Directory or Guide to Pleasure for Visitors to the Gay City, 1883 (anónimo, editadoporcuenta del autor)

14 Remerowski Ted, CanellMarrin, (2005) Legendary Sin Cities" 1) Berlin - Metropolis of Vice 2) Paris - The Crazy Years 3) Shanghai - Paradise for Adventurers. Documentaire, Canadian Broadcasting Corporation (CBC)

15 Sources : (1) Les 8 destinations les plus érotiques du monde: http://www.edreams.fr/blog/les-destinations-les-plus-erotiques-du-monde/ (2).Top 10 des destinations sexy: https://www.voyage-insolite.com/2013/01/28/top-10-destinations-villes-sexy-pour-adulte-coquin/ ; (3).Top 10 des destinations les plus sexy : http://selection.readersdigest.ca/voyage/destinations-de-voyage/top-10-des-destinations-les-plus-sexy/view-all/ ;

(4). 20 Strictly-For-Adults Destinations Around The World You Need To Visit Before You Diehttps://www.scoopwhoop.com/AdultOnly-Travel-Destinations/#.ca7vd0809 (5).The 25 Sexiest Vacation Destinations on Earth:http://www.complex.com/pop-culture/2013/07/the-25-sexiest-vacation-destinations-on-earth/st-tropez

(6) The 10 sexiest cities in the world

https://www.wanderlust.co.uk/content/10-sexiest-cities-in-the-world/

16 Fuente : Idem Cuadro Nº1

17 El nombre deriva de Sotades, un poetagriegodelsiglo III antes de Cristo, que representa a un grupo de escritores de poesíasatíricaobscena y, a vecespederasta.

18 Porche abierto, típico de los hoteles en Hawai.

19 SuperClubs, 1999, "Folleto de viajes de SuperClub Resorts"

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: Turismo sexual-turismo erótico.
Crédits Presentación de los actores según Prat Forga (2010)
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/1861/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Maria Gravari-Barbas, Jean-François Staszak et Nelson Graburn, « La erotización de los lugares turísticos. Espacios, actores e imaginarios », Via [En ligne], 11-12 | 2017, mis en ligne le 14 mai 2018, consulté le 20 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/1861

Haut de page

Auteurs

Maria Gravari-Barbas

Professeure, Université Paris Panthéon-Sorbonne

Articles du même auteur

Jean-François Staszak

Professeur, Université de Genève

Articles du même auteur

Nelson Graburn

Professor Emeritus, Berkeley University

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals