Navigation – Plan du site

La elaboración de El turista1

Dean MacCannell
Traduction de Anton Zarate
Cet article est une traduction de :
The Making of The Tourist1 [en]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Comment j’ai écrit : The Tourist1 [fr]

Résumé

El autor reflexiona sobre el contexto histórico y las bases intelectuales e institucionales para su (1976) estudio: The Tourist: Una Nueva Teoría de sobre esta Clase de ocio, especialmente sus conexiones con la teoría clásica y de crítica social, y sus ajustes con el post estructuralismo y la deconstrucción. Se discute la influencia de Marx, Durkheim, C.S. Peirce, Barthes, Lévi-Strauss, Goffman y Derrida. El método del Turista se basa en investigar a los turistas buscando sus claves en la forma y dirección seguida por la sociedad humana hoy en día. Este enfoque es la antítesis de la fragmentación reinante en la Universidad donde cualquier conocimiento de la sociedad se divide y distribuye en campos desconectados como pueden ser estudios de la mujer, estudios étnicos, estudios culturales, estudios de comunicación, etc. Dado que los turistas son transversales a todos estos dominios, con su análisis se abren nuevos caminos para la comprensión holística de los fenómenos sociales emergentes. La parte final se dedica a los conceptos de "ocio alienado" y "puesta en escena de la autenticidad”.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Un temprano estudio sociológico del turismo, The Tourist, fue publicado originalmente por Schocken (...)
  • 2 Cincuenta años más tarde, cuando Dennison Nash me pidió que participara en su volumen sobre los pri (...)

1Los estudios turísticos están implantados actualmente en muchas universidades en todo el mundo; se han convertido en el centro de atención de muchas revistas y conferencias; han atraído tanto el interés de mentes jóvenes brillantes, que es difícil acordarse de aquel tiempo en el que estudio del turismo era inexistente como campo de investigación consolidado. Precisamente, esa es la situación que encontré en 1965 cuando me propuse estudiar el turismo internacional como tema de mi tesis de doctorado2. El Comité de Graduación de Cornell rechazó mi propuesta porque el turismo no existía como un campo de estudio; por eso tuve que derivar mi investigación y construirme un campo alrededor de ella como pude. Me aconsejaron entonces que tendría que proceder de esta manera pero que el proceso sería demasiado incómodo para una tesis de doctorado y que me supondría al menos diez años. Me insistieron que terminara mis estudios lo más rápido. "Hágalo como libro de Tesis," me dijeron.

2Mi formación académica está dividida uniformemente entre la sociología y la antropología. Como estudiante me atrajeron mucho los clásicos: sobre todo Durkheim, Weber, Simmel, Mauss, Malinowski, Redfield y Radcliffe-Brown. No descubrí a Freud y Marx, a la escuela de Francfort, C.S. Peirce, la lingüística Saussureana, Barthes, Sartre y Merleau-Ponty, hasta la escuela de posgrado y los estudios de postgrado. Me encantaba leer libros que representaban un desafío para mí. Cuanto más difíciles eran, mayor era mi satisfacción cuando llegaba a profundizar en su conocimiento.

3Hoy los libros que me encantaban se han convertido en "teoría". Pero no los he leído como "teoría", ni entonces ni ahora. Para mí, todos eran estudios de algo, ser referían a interesantes análisis territoriales y proporcionaban explicaciones de las cosas que estaban sucediendo en campos nuevos: los mecanismos por los que el capitalismo transfiere la riqueza de los pobres a los ricos; las razones por las que las tasa de suicidio eran mayores entre las poblaciones móviles de pobres que en las poblaciones de otras clases; etc.

4A menudo, mis autores favoritos tuvieron que inventar un lenguaje nuevo, conceptos y definiciones conceptuales para describir sus descubrimientos, pero ninguno de ellos era superfluo, carente de contenido inteligente de lo que hoy se llama "teoría" Nunca he admitido que el trabajo académico o que el objetivo último de un profesor fuera publicar. Mi meta siempre ha sido resolver problemas y me gustaría ser juzgado por la importancia de los problemas y la calidad de mis soluciones. La publicación ha sido siempre algo incidental para mí. Me parece absurdo que alguien pueda publicar “teoría” humanística o de ciencia o social como un fin en sí mismo. La Teoría digna de tal nombre sólo es un subproducto de la creación de nuevos conocimientos. A mi juicio en el momento actual, las únicas figuras contemporáneas que destacaron fueron Erving Goffman y Claude Lévi-Strauss. He encontrado poco en Foucault que no se pudiera ver ya en Durkheim, Weber y Marx. Inmediatamente después de terminar mi doctorado en Cornell, en enero de 1968, marché a París para seguir un curso de Lévi-Strauss sobre "El Mito" en el Collège de France. Más tarde, mientras escribía “El Turista”, volví a conectar con Goffman en la Universidad de Pennsylvania. Como estudiante, me apunté a un curso de su "Introducción a la Sociología" en Berkeley. En Penn, me incorporé a un seminario suyo de posgrado "Las relaciones en Público" y pude disfrutar entonces de conversaciones libres con él sobre el pasado y el futuro de la sociología y muchas otras cosas más.

5Esos fueron mis bases intelectuales para escribir El Turista. Esto me llevó casi exactamente diez años, tal como se me había apercibido anteriormente en mi Facultad de Cornell.

1. Por qué el turista?

6Elegí El Turista como mi tema porque la figura del turista me parece tan buena y fundamental como cualquier otra para la época socio-histórica mundial en la que nos encontramos. El turista, pensé entonces y lo sigo pensando ahora, es sociológicamente análogo al trabajador industrial de finales del siglo XIX, una figura digna de toda la atención que podamos darle para comprender lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Y lo elegí sobre todo porque, en 1965, esto apenas había sido estudiado en profundidad.

7Como consecuencia de este hecho, leí los clásicos, estaba intrigado y motivado por los fenómenos macro sociales que suceden en la escala más grande y que tienen amplia representación en todas las culturas y sociedades, especialmente en todas las cuestiones aquellas donde lo macro nos afecta más íntimamente, macro / micro. La prohibición universal del incesto y la relación del individuo con los medios de producción bajo el capitalismo son ejemplos clásicos de este tipo de fenómenos macro/micro. Socialmente estructurado, el turismo podría ser un ejemplo recientemente elaborado respecto a la interacción, como lo sería la proliferación de las mitologías modernas y su impacto en la conciencia individual y colectiva. Una aproximación más cercana al turismo y a su visión se ajustaba perfectamente a mi curiosidad y preferencias.

2. ¿Sería posible un estudio sociológico del turismo?

8No desde un punto de vista convencional. Sabía desde el principio que no podía aproximarme a los turistas como un grupo acotado. Las unidades estandarizadas de análisis social (clases, grupos, instituciones, comunidades, regiones, etcétera) han sido contempladas en su misma existencia teniendo en cuenta los limites sumamente contingentes que separan lo rural de lo urbano, los hombres de las mujeres, los negros de los blancos, los padres de los niños, los ricos de los pobres, los europeos de los americanos, el Norte del Sur (como categorías del desarrollo económico), la primera, la segunda y la tercera generación de inmigrantes, etc. y así hasta el agotamiento, y no era nada fácil tratar esa agrupaciones como si fueran unas realidades perfectamente definidas. Talcott Parsons intentó estudiar conjuntamente esas entidades ficticias en la década de 1950 dentro de una teoría general de la sociedad que denominó "funcionalismo estructural". A menudo, su trabajo se parecía al de un albañil, rejuntaba categorías sociales como si fueran bloques estructurales de la sociedad, colocándolos junto a otros bloques para levantar una construcción conceptual representativa de nuestro mundo social, un "conjunto funcional". Sin embargo, le resultó imposible esta tarea.

9Sin embargo, las universidades de Estados Unidos siguieron un marco cuasi-Parsoniano, abriendo departamentos nuevos, grandes, pequeños, centros de investigación y programas de posgrado especializados en el estudio de unidades sociales hipostáticas como "bloques de construcción" de nuestras actuales humanidades académicas y ciencias sociales. La Sociología en los Estados Unidos y tal vez con una mala conciencia por sus orígenes europeos se mostró más que dispuesta a orientar gran parte de su trabajos hacia nuevos programas académicos e independientes: por ejemplo, hacia estudios de la mujer, estudios culturales, estudios étnicos, comunicaciones, estudios visuales, ad infinitum. Sorprendentemente, nadie parece haber cuestionado seriamente las frágiles y provisionales bases de estos nuevos dominios académicos. Los estudiantes de la Facultad y posgrado aceptaron con gusto la idea de que las definiciones de límites alrededor de sus programas eran suficientemente reales y estables para proporcionar un marco incuestionable de trabajo académico. La aprobación de una sección de la Facultad en Estudios Culturales hizo de los estudios culturales un campo real de conocimiento e investigación.

10La existencia de académicos dentro de estos recientes dominios puede ser un hecho valioso pero limita la investigación. Estos sub-campos extra-disciplinarios han afirmado toda suerte de diferencias y dinamismos, han cambiado definiciones, han provocado movimientos, transgresiones, transacciones, negociaciones y han originado nuevos tipos de actuaciones humanas, pero la investigación, el descubrimiento, requiere un pacto endiablado más allá de esas diferencias. El trabajo académico actual se basa sobre un acuerdo tácito que impide preguntarnos seria y directamente por la forma y la dirección de la sociedad en su conjunto. Esta es sólo una de las muchas maneras por las que la Universidad se ha desactivado a sí misma cuando se trata de entender el mundo social y humano en el siglo XXI. Pero es la forma principal. El profesorado de las nuevas ciencias sociales y las humanidades ha cerrado sus ojos a las preguntas que los sociólogos clásicos se hacían sobre los fundamentos en los que se basaba su trabajo en última instancia. Todos ellos ignoran voluntariamente la evidencia de que si se está produciendo un cambio dentro de su campo de trabajo, también lo se debe estar produciendo en toda la sociedad. Especialmente deben protegerse de que conocer el macro-cambio a nivel social desestabiliza necesariamente la existencia del campo en el que ellos están trabajando y por lo que se les está pagando su salario.

11Una suposición subyacente de esa orientación es que la estructura de la unidad de análisis establece los límites de los resultados de la posible investigación, más que lo hacen las reglas del juego sobre el propio del juego. (Algunos hacen uso abiertamente de esa analogía con el juego). Mi trabajo sobre turismo empezó con una hipótesis contraria: es decir, considerar que el resultado del juego fuera un juego nuevo, totalmente diferente; que las apuestas en un juego podrían ser el juego en sí mismo. Si hay una lección que aprender de los clásicos sociólogos, es que el juego en sí mismo ha sido siempre la última apuesta en la vida social. Yo buscaba un método que me permitiera poder observar el nacimiento de un nuevo tipo de sociedad.

3. El trabajo real comienza

  • i

12Empecé haciendo una selección de las cosas que los turistas van a ver. Rápidamente desarrollé la idea de establecer una tipología de la naturaleza de las atracciones para los turistas y a partir de eso comencé a averiguar y analizar la variedad de sus motivaciones y de los deseos de los turistas. De haber seguido esa estrategia hasta su lógica conclusión, habría repetido los errores de la sociología académica y los habría trasladado al estudio del turismo.i

13Cualquier tipología requiere una selección más o menos completa. Comencé a tener en cuenta todo tipo imaginable de atracción. Así, El Niágara, una cascada, fue una atracción para los turistas. Así que junté observaciones de visitante al Niagara y a otras famosas cataratas. Esto me supuso analizar guías de viaje, folletos, diarios, fragmentos de ensayos de escritores de viajes, observaciones accidentales de políticos, científicos sociales, periodistas, otros. En mi archivo bajo la etiqueta "Cascadas como atractivo" reuní cantidad de informaciones hasta llegar a hacerlas redundantes. E hice lo mismo con miles de referencias de monumentos, montañas, festivales, campos de batalla, iglesias, ruinas arqueológicas, torres, artículos de ropa (Vestido de Cóctel de Marilyn "Feliz cumpleaños Señor Presidente", sombrero de Napoleón), pinturas (la Mona Lisa, Guernica), jardines, puentes, barrios de los pobres y los ricos, lugares de sucesos trágicos y milagrosos, etcétera. Algunas de estas referencias, no todas, están recogidas en las páginas de El Turista.

14Finalmente, mi archivo acabo por llenar una habitación entera de nuestro apartamento. Cada vez se fue haciendo más evidente que el sueño de integrar los motivos de interés de los turistas en una clasificación en categorías naturales era precisamente eso, un sueño. No había nada en la tierra no susceptible de convertirse en una atracción turística. Cualquier cosa tenía algo que podía convertirla en una atracción, incluso una deyección petrificada de un dinosaurio. Llegado a este punto, sabía dos cosas. En primer lugar, que la mayoría de las referencias que escogí no eran muy diferente unas de otras; que pocos observadores habían captado realmente lo que encierran de simbólico en su fondo. En segundo lugar, las atracciones, contempladas conjuntamente en función de la motivación turística, eran un campo infinito de posibilidades. Examinando toda mi recopilación de motivaciones, llegué a la conclusión de que la motivación turística era algo universal y sin límites, o casi universal y sin fronteras, como lo puede ser cualquier motivación o deseo humano. Goffman me recomendó que no perdiera nunca mi archivo. Pero varias mudanzas y un incendio lo redujeron a pedazos desperdigados.

4. La conexión francesa

15Si cualquier tipo de objeto o evento puede convertirse en una motivación, la pregunta que queda es: ¿qué es lo que distingue exactamente a la atracción turística de miles de otras cosas similares que no atraen a los turistas? Responder "la fama" o "lo extraordinario" es simplemente tautológico. Lo que hace los objetos y eventos de mis archivos sean diferentes de sus gemelos no queridos y de otros semejantes no señalados socialmente como puntos de interés, es su representación simbólica, eso era literalmente lo único diferente de todo lo que había seleccionado como centros de interés y otros elementos similares. Un árbol "Ciprés de Monterey" en la costa central de California aparecía reiteradamente en todas las guías, y hay en circulación miles de postales y vistas fotográficas del mismo. Todos los que pasaron por allí tuvieron que detenerse a tomar una fotografía del mismo, a menudo retratándose delante de él con los miembros de su familia. Árboles muy similares situados a 300 metros de distancia no tenían ningún significado socio-simbólico y no causaban la menor noticia. Hay cientos de miles "selfies" de turistas en el puente Golden Gate publicadas en la Web. Y también existen cientos de miles de fotografías semejantes del Golden Gate Bridge en la Web. En cambio, no pasan de varias decenas las fotos semejantes en el igualmente grande y frecuentado Oakland Bay Bridge, a dos kilómetros de distancia.

16Cuando se me ocurrieron estos razonamientos, mi mente estaba llena de recuerdos de pasajes sencillos de la vida religiosa de Durkheim, por ejemplo, " debemos abstenernos de mirar estos símbolos como simples artificios, como tipos de marcas vinculadas a hechos... son parte misma de las representaciones. " (pág. 263) Durkheim reforzó mi idea, no sólo dentro del estudio del turismo sino como referente integral del tipo de sociedad que vivimos ahora. ¿Es posible que el sistema mundial de atracciones o motivaciones turísticas, sus representaciones simbólicas y todos los turistas que se mueven a su alrededor puedan servir como vía de análisis para nuestra época actual socio-histórico? Mis datos no se reducían netamente a contenidos estándares que pudieran ser incluidos dentro de límites institucionales, regionales o nacionales. El fuerte simbolismo que se desprende de las atracciones turísticas de todo el mundo, me parecía el mejor reflejo posible de las operaciones de la conciencia moderna o "visión del mundo."

17Mi tesis escrita en Cornellá fue un estudio comparativo de las leyes de los 48 Estados Unidos continentales. Quería saber si las leyes discriminatorias (Guardia Nacional racialmente segregada, vivienda pública, etc.) habían ocasionado algún impacto en el desarrollo económico de los Estados. Construí unas medidas de diferenciación de la estructural social que me permitieron explorar las conexiones entre niveles de desarrollo y persistencia de leyes discriminatorias y excluyentes. Los otros estudiantes de mi postgrado me llamaron burlonamente "hombre diferenciación". Mi primera recopilación de datos de turismo me condujo a la misma dimensión. ¿Cómo hacen los modernos para vivir en situaciones donde la sociedad se ha convertido en algo tan grande y desconectado de su existencia cotidiana, tan complejo y diferenciado, que nadie puede conocer realmente cuál es su lugar dentro de la totalidad? ¿Es posible que el turismo moderno sea el reflejo de un gran esfuerzo colectivo por reconocer la diferenciación de uno mismo? Nada en mis datos sugería que esto no fuera así.

18Sin embrago, tampoco hubo nada en el análisis de la sociología angloamericana de mediados de siglo que me ofreciera un método para entender al ser humano como algo que permitiera suponer que no forma parte de un algún grupo, comunidad, clase o tribu, del que se deriva una identidad. Mis turistas fueron desbordando con entusiasmo todo análisis y límite moral, pasando de grupo en grupo y de época en época, admirando la herencia única y la contribución de los diferentes pueblos que siempre han habitado la faz de la tierra. Si el turismo era una forma positiva de acabar con la complejidad que afecta persistentemente a la vida moderna y que incapacita a la sociología moderna obligándola a asumir un nuevo enfoque, la construcción intelectual que yo mismo me había creado en París a finales de la década de 1960, me proporcionaba el soporte conceptual y metodológico necesario para avanzar en mis estudios de turismo. Mientras seguía un curso de Lévi-Strauss sobre "Mito" en el Collège de France, Juliet Flower MacCannell participó en un seminario de filosofía de tercer año del profesor Jacques Derrida en la École Normale Supérieure. Juliet y otros estudiantes americanos del seminario de Derrida me informaron diariamente de lo que decía: "no existen significados trascendentales, sólo significantes." Y "no hay ningún significado fijo”. El significado siempre es diferido, sólo hay aplazamiento o “diferencia”. Por supuesto escuché "diferencia" y "diferenciación". Derrida también decía a sus estudiantes que para entender el siguiente paso en la filosofía occidental habría que conocer la lingüística Saussuriana, y lo que es aún más importante, los escritos del filósofo americano, Charles S. Peirce. Saussure había comenzado el proceso de salvar lo simbólico del mundo natural, pero fue la semiótica de Peirce la que allanó el camino hacia una comprensión de lo simbólico completamente libre de esencialismo. Pierce había sido brevemente mencionado en mi seminario de Historia de la Cen Cornell, pero todavía no había leído un libro de él. Julieta y yo escribimos inmediatamente a nuestro amigo, Alan Nagel, en Cornell pidiéndole que localizara en la biblioteca de posgrado todos los libros de Peirce, que los empaquetara y que nos los enviara a París. Cuando llegaron los libros, me zambullí en ellos encontrando pasajes como el siguiente:

  • 3 Buchler, 162.

“La lógica exige que nuestros intereses no queden inexorablemente limitados. No hay que detenerse en nuestro propio destino o fortuna sino que hay que ampliarlo a toda la comunidad. Esta comunidad, una vez más, no debe ser entendida de manera limitada, sino que debe extenderse a todas las razas y seres con los que podamos entrar en contacto intelectual de manera inmediata o mediata. Es más, debe alcanzar más allá de esta época geológica, debe ir más allá de los límites”3.

  • 4 Pocos de los comentarios sobre The Tourist han tratado los compromisos teóricos con la semiótica y (...)

19La semiótica de Peirce me proporcionó a su vez los conceptos básicos que necesitaba para construir modelos generales sobre las motivaciones del turista y las estructuras dialógicas de los encuentros turísticos, pero Lévi-Strauss y Barthes también me ayudaron”4.

  • 5 Lévi-Strauss, (1967b), pp 128-160.

20El primer día que fui a un curso de Lévi-Strauss sobre "Mito" lo hice con pocas expectativas. Sus palabras "viajes y viajeros son dos cosas que aborrezco" y aún me queman en la mente. Él ya me había comentado personalmente que era imposible un estudio estructural del conjunto de la modernidad. Podía recitar de memoria pasajes de su "Lección Inaugural" al asumir la catedra del Collège de France. "Antropología pura," dijo, “podría ser sólo el estudio de las "sociedades primitivas" cuyo "pasado es tan antiguo como el origen de las especies". "Estas sociedades parecen haber elaborado o conservado una sabiduría particular que les incita a resistir desesperadamente las modificaciones estructurales que facilitan a la historia un punto de entrada en sus vidas." (47-8.) Yo fui un gran admirador de sus trabajos de investigación, como "Existe una organización dual”, en el que defendió su propia idea de limitar el análisis a los mecanismos internos de un grupo muy acotado5. De ese modo, terminé con poca esperanza de que me proporcionara un aparato metodológico o conceptual para avanzar en la comprensión de una Comunidad Peirciana concreta y sin límites definidos.

  • 6 La investigación del Turismo en el campo de la antropología en los Estados Unidos ha avanzado mucho (...)

21¡Yo me quedé sorprendido! estando en la cátedra, ¿era este un autor digno de "antropología pura"?, una antropología centrada en la aclaración, una por una, de las estructuras internas de los primitivos aislados6. Un tema que él y yo sabíamos que pronto quedaría desplazado. ¿Pero que sin embargo se mantuvo vigente hasta en 1968? Él fue saltando disparatadamente en su análisis de una sociedad indígena americana a otra, de salto en salto desde el estrecho de Bering hasta Tierra del Fuego. Fue siguiendo el movimiento de los mitos de una sociedad a otra y analizando sus transformaciones estructurales, tales como fueron adaptadas para uso local. Mi suspiro de alivio se oyó probablemente en el gran salón de conferencias. ¡Ajá! Si quería un claro antecedente para un análisis mítico de las atracciones de los turistas como puntos de referencia en el sentido moderno, tenía razón, aquí estaba ese antecedente delante de mí, en la última obra del pensador contemporáneo que yo más admiraba. En su interpretación, el relato del indígena americano se manifestaba como una comunidad sin límites definidos.

  • 7 Mientras que deje necesariamente este trabajo para continuar con otros, empecé con las observacione (...)

22El manejo de la colección de mitos de Lévi-Strauss me proporcionó un marco metodológico para trabajar como textos mi recopilación completa de atracciones. No las pude enfocar de la misma manera que él lo hizo con sus mitos, pero de manera muy próxima encontré un método adaptable en las Mitologías de Roland Barthes, sobre todo en su ensayo todavía indispensable, "El Mito hoy." Fue mi última esperanza para “El Turista” y me proporcionó el marco conceptual inicial para estudios detallados simbólicos de atracciones dentro del sistema general; las formas concretas de las atracciones o motivos de interés turístico reflejan una moralidad cosmopolita, valores y relaciones humanas7. Gran parte de esta forma de trabajar, consistente en descifrar las dimensiones míticas de las atracciones, se está llevando a cabo ahora en China y Japón. Véanse por ejemplo los estudios de: Shinji Yamashita, Takayoshi Yamamura (en Seaton et al., eds.) y Hong-mei Zhao.

23Yo debería haber sido consciente del giro post-estructural de la obra de Lévi-Strauss antes de acudir a sus conferencias en 1968. Le Cru et le Cuit (1964) había sido publicadas cuatro años antes. Apareció en traducción inglesa (The Raw and the Cooked, 1969) y me rquirió todo el año siguiente para poder tenerlo en cuenta, mientras continuaba trabajando en El Turista y comprender que nadie se había molestado aún en dar a su obra los calificativos de "posestructuralismo", o "deconstrucción" que actualmente están moda. Todo lo que yo tenía era el acceso directo al pensamiento puro que dio origen a estos movimientos. Y francamente, nunca he sido capaz de saber cómo sus posteriores seguidores asimilaron el trabajo fundacional que yo tuve la suerte presenciar de primera mano. Mi primera asimilación de la “deconstrucción” no vino de libros y artículos, sino de conversaciones con él en los cafés y antes de ir a dormir. Realmente, debería haber tomado algunas notas a este efecto, pero todo estaba en lo más alto del ambiente, en el aire, cuando yo escribía los primeros borradores de El Turista.

24La gramatología de Derrida apareció traducida al inglés el mismo año en que se publicó El Turista (1976), y su “Writing and Difference” llegó dos años más tarde (1978). Yo apoyé el cambio teórico del estructuralismo al posestructuralismo y quería que mi estudio reflejara y representara el cambio de pensamiento que se estaba produciendo en el tiempo y el lugar de su concepción original. El turista contiene secciones y capítulos sobre la "diferencia" y "diferenciación", "falsedad estructural", "la semiótica de la atracción," "puesta en escena autenticidad," "producción cultural" y "el caso de París."

25Mi capítulo sobre “Staged Authenticity” (Autenticidad en escena) ha provocado la mayor respuesta en la literatura. Casi todo el mundo, incluyendo los profesores Ed Bruner y Erik Cohen, me ha atribuido una convicción esencialista en la autenticidad de las experiencias turísticas cuando sucede todo lo contrario en mi publicación, desde el título a la nota final. He intentado varias veces corregir los errores de lectura de “Staged Authenticity.” Véase, por ejemplo, por qué nunca fue tuvo que ver con “Staged Authenticity Today,” y “Comment on Lau and Knudsen/Rickly-Boy

26En esta ocasión me gustaría contestar a una importante crítica a El Turista que hasta ahora había dejado sin responder. Yo basaba el turismo en la alienación moderna y en el debilitamiento o disolución de los vínculos sociales íntimos que tiene lugar en la vida moderna, lazos que se podrían considerar como «auténticos». La crítica particular penetra en el corazón de la tesis de El Turista y ha sido resumida muy bien por Dennison Nash (2007, p. 249).

27MacCannell considera el turismo como un ritual de los pueblos modernos, en el que ellos exploran el mundo en busca de algún tipo de autenticidad, una cualidad que muchos piensan que está ausente de la vida social moderna; y con este objetivo, son ayudados por las huestes modernas que tratan de "alcanzar" esto para ellos.... Esta noción ha sido criticada por numerosos eruditos (Cohen 1988. 2004:2-5; McCabe 2002) por sus insuficiencias teóricas y empíricas.... Cohen considera que ya no se puede aplicar esto en una era posmoderna donde “desear el placer y la diversión son justificación cultural suficiente para viajar”.

28En El Turista yo había dejado suficientemente claro que la "alienación" moderna sobre la que había escrito no es un concepto psicológico y no tiene nada tiene que ver con las emociones o sentimientos individuales o personales. Siempre he intentado mostrar que los turistas piensan y sienten cualquier cosa que ellos pueden desear. Lo que principalmente he aprendido de mis críticos es que la sola mención de "enajenación" o "autenticidad" les hace considerar que lo se dice es personal, incluso cuando ellos lo deben conocer mejor. Mi concepto de "ocio alienado" abiertamente se deriva del concepto de Marx de "enajenado trabajo."

29No hay que ser lector experto de Marx para saber que aunque un trabajador ama su trabajo, a su jefe y a sus compañeros, y espera poder ir a trabajar cada día, no por eso su trabajo es menos alienado. En sentido estricto, mientras las ganancias de su trabajo se acumulan, no para el trabajador sino para el propietario de los medios de producción, el esfuerzo del trabajador es alienado. Probablemente esto aún sucede más así, o al menos igual, si el trabajador experimenta "alegría en el trabajo." La cuestión subyacente en el término “ocio alienado” es la misma. ¿Cuál es la plusvalía del ocio a nivel de toda la sociedad? Si la sociedad evoluciona hasta el punto de parecer a sus miembros increíblemente amplía, ingobernable, desconectada, fragmentada ¿cómo se puede imponer a esta percepción un sentido de orden y conexión significativa? Llegado a este punto mi razonamiento se hace dialéctico ya que provoca rechazo a muchos lectores. Yo dije, sospecho que la propia fragmentación de la sociedad actual, sus desconexiones y dislocaciones, se han convertido en recursos primarios para un tipo nuevo y moderno de la solidaridad fundada en la resistencia a la regla de la alienación. Sin embargo, esto que puede ser experimentado así psicológicamente en la mente del turista, actúa como motivo estructural para salir de viaje.

30En las comunidades tradicionales, la separación de la verdad de la mentira, el mantenimiento de un orden moral, de un fuerte sentido colectivo de lo correcto y lo incorrecto, de lo bueno y de lo malo, debían ser criterios y sentimientos necesariamente compartidos a escala individual. Cada individuo asumía una cuota de responsabilidad para el buen funcionamiento de la totalidad. Hoy, la moral tradicional ha quedado desconectada de la totalidad social. Esta moral puede haber quedado tan desconectada como un empresario en bancarrota que miente cada vez que habla, que tiene una probada incapacidad para entablar o mantener un vínculo estable y que incluso trataría de ocultar estas debilidades como persona que aspira a ascender para convertirse en "líder del mundo libre".

31Mi argumento fundamental en El Turista es que nunca podremos salvar esta situación tratando de volver a alguna forma de sintonía con las tradiciones. Más bien, la corrección sólo se encontrará enfrentándonos a la totalidad social por lo que es, empeñándonos en descubrir sus secretos simbólicos, abrazando sus dimensiones positivas y rechazando las negativas.

32El turismo no es una manera perfecta de afirmar unos principios sociológicos en las actuales condiciones macro-sociales. Tampoco es la única manera, algunos modernos han concluido que la verdad y los honestos lazos interpersonales, pueden ya ser insostenibles pero siguen marcando una importante diferencia en la calidad de las vidas cotidianas y en las relaciones. Aquí hay ejemplos innumerables de heroica resistencia colectiva a la moderna fragmentación y desconexión que van desde “médicos sin fronteras” a las energías renovables y otras cuestiones ecológicamente afectadas. El turismo sigue siendo la respuesta mayor y más sostenible financiada por el estado de diferenciación. Es la única actividad social que alcanza a la totalidad y que tiene la capacidad de hacer girar la totalidad de abajo a arriba.

Conclusion

33Decidí no cargar mi libro con este tipo de meta-teóricas reflexiones. Supuse que la metacrítica surgiría pronto a través del debate y los comentarios. Por supuesto estaba muy equivocado sobre esto. Después de la publicación original de El Turista en los Estados Unidos, toda discusión sobre nuestra época actual socio-histórica fue barrida enfáticamente bajo la alfombra sociológica. He sido muy afortunado con que el desarrollo de los estudios de turismo como campo aplicado junto con el crecimiento del turismo, hayan justificado la importancia de El Turista. Después de 1976, The Tourist es el único libro de lengua inglesa en las estanterías de estudios sociológicos del conjunto de la sociedad, -no más American Dilemmas; no más Organization Man; no más The Social System; no más White Collar; no más One Dimensional Man; ni incluso una Lonely Crowd

Haut de page

Bibliographie

Barthes R., 1972, Mythologies, New York, Hill and Wang.

Buchler J. (ed.), 1955, The Philosophical Writings of Peirce, New York, Dover.

Bruner E., 2005, Culture on Tour: Ethnographies of travel, Chicago, University of Chicago Press.

Cohen E., 1988, “Traditions in the Qualitative Sociology of Tourism,” Annals of Tourism Research, 15, 29-46.

Derrida J., 1976, Of Grammatology, Baltimore, Johns Hopkins University Press.

Derrida J., 1978, Writing and Difference, Chicago, University of Chicago Press.

Durkheim E., 1915, The Elementary Forms of the Religious Life, New York, The Free Press.

Graburn N. (ed.), 1976, Ethnic and Tourist Arts: Cultural Expressions from the Fourth World, Berkeley, University of California Press.

Kirshenblatt-Gimblett B., 1998, Destination Culture: Tourism, Museums, and Heritage, Berkeley, University of California Press.

Lévi-Strauss C., 1964, Le Cru et le Cruit, Paris, Plon.

Lévi-Strauss C., 1967a, The Scope of Anthropology, London, Cape.

Lévi-Strauss C., Structural Anthropology (Garden City, 1967b)

Lévi-Strauss C., 1969, The Raw and the Cooked—Introduction to a Science of Mythology, I, New York, Harper and Row.

MacCannell D., MacCannell J-F., 1982, The Time of the Sign: A Semiotic Interpretation of Modern Culture, Bloomington: Indiana University Press.

MacCannell D., MacCannell J-F., 1993, “Violence, Power, Pleasure: A Revisionist Reading of Foucault from the Victim Perspective,” in Ramazanoglu C. (ed.), Up Against Foucault, London, Routledge.

MacCannell D., 2001, “Tourist Agency”, Tourist Studies, vol. 1, n. 1, 23-37.

MacCannell D., 2007, “Anthropology for All the Wrong Reasons,” in Dennison N. (ed.), The Study of Tourism: Anthropological and Sociological Beginnings, Amsterdam, Elsevier.

MacCannell D., 2008, “Why it Never Really was About Authenticity,Society, vol. 45, n.4, 334-337. <http://www.springerlink.com/content/103513/>Society>

MacCannell D., 2011, The Ethics of Sightseeing, Berkeley, University of California Press.

MacCannell D., 2014, “Comment on Lau and Knudsen / Rickly-Boyd”, Annals of Tourism Research, 44, 283-87.

McCabe S., 2002, “The Tourist Experience and Everyday Life,” in Dann, G. (ed.) The Tourist as a Metaphor of the Social World, Oxon, CABI Publishing, 61-76.

Marcuse H., 1964, One-Dimensional Man: studies in ideology of advanced industrial society, London, Routledge.

Mills, C. Wright, 1951, White Collar: The American Middle Classes, Oxford University Press.

Myrdal G., 1944, An American Dilemma, New York, Harper and Brothers.

Oakes T., 2005, “Tourism and the Modern Subject: Placing the Encounter between Tourist and Other,” in Carter C., Lew A. (eds.), Seductions of Place: Geographical Perspectives on Globalization and Touristed Landscapes, London, Routledge.

Oakes T., 2006, “Get Real! On Being Yourself and Being a Tourist,” in Minca C., Oakes T. (eds.), Travels in Paradox: Remapping Tourism, Lanham: Rowman and Littlefield.

Parsons T., 1950, “The Prospects of Sociological Theory,” American Sociological Review, vol. 15, n.1 (February,), 3-16.

Parsons T., 1951, The Social System, Glencoe, The Free Press.

Riesman D. et al., 1950, The Lonely Crowd, New York, Anchor Doubleday.

Sugawa A., Seaton P. A., Yamamura T., Jang K. (eds.), 2017, Contents Tourism in Japan: Pilgrimages to ‘Sacred Sites’ of Popular Culture, Amherst: Cambria Press, forthcoming.

Van den Abbeele G., 1980, “The Tourist as Theorist,” Diacritics, vol. 10 (December), 2-18.

Whyte W., 1956, The Organization Man, New York, Simon and Schuster.

Yamashita S., 2003, Bali and Beyond, New York, Berghahn Books.

Zhao, H-M., Pei-hai D., 2012, “Authenticity—A Hot Spot in Tourism Study,” Tourism Tribune, vol. 27, n. 5.

Haut de page

Notes

1 Un temprano estudio sociológico del turismo, The Tourist, fue publicado originalmente por Schocken books y ha sido continuamente reimprimido por Schocken, MacMillan, Random House, Pantheon, y más recientemente por la University of California Press. Su primera traducción tuvo lugar en Corea y posteriormente se tradujo al italiano, español, polaco, mandarín, japonés, serbocroata, griego y ruso. Actualmente está en marcha una traducción al persa.

Cincuenta años más tarde, cuando Dennison Nash me pidió que participara en su volumen sobre los comienzos sociológicos del estudio del turismo, encontré publicada mi propuesta original de la tesis doctoral de Cornell. Ver MacCannell, 2007 págs. 142-46.

2 Cincuenta años más tarde, cuando Dennison Nash me pidió que participara en su volumen sobre los principios sociológicos del estudio del turismo, encontré y publique publicado mi propuesta original de la tesis doctoral de Cornell. Ver MacCannell, 2007 págs. 142-46.

3 Buchler, 162.

4 Pocos de los comentarios sobre The Tourist han tratado los compromisos teóricos con la semiótica y las implicaciones de ese compromiso con la comprensión de la intersubjetividad y el diálogo. Notables excepciones serían Van den Abbeele (1980) y Oakes (2005 y 2006)

5 Lévi-Strauss, (1967b), pp 128-160.

6 La investigación del Turismo en el campo de la antropología en los Estados Unidos ha avanzado mucho más que en Sociología. Esto, creo que es en parte porque el original tema antropológico, la cultura primitiva, estaba a punto de desaparecer de la faz de la tierra debido, en cierta medida, al impacto del turismo mundial. Para su propia ventaja, los antropólogos de Estados Unidos han tendido a tratar el turismo más como cuestión sistémica que episódica. Véanse, por ejemplo, los estudios de Ed Bruner Nelson Graburn y Barbara Kirshenblatt-Gimblett.

7 Mientras que deje necesariamente este trabajo para continuar con otros, empecé con las observaciones de las muestras de trabajo tomadas en París, la estatua de la libertad, el monumento de los veteranos de Vietnam en Washington, D.C., la costa de Cornualles, el pueblo de Locke, California, Disneyland, la ciudad de Celebración de Disney en Florida, la casa de Freud en Londres, Yosemita, el Guggenheim en Bilbao y litografías de Piranesi.

Haut de page

Note de fin

iHaut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Dean MacCannell, « La elaboración de El turista », Via [En ligne], 13 | 2018, mis en ligne le 01 septembre 2018, consulté le 16 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/2316 ; DOI : 10.4000/viatourism.2316

Haut de page

Auteur

Dean MacCannell

University of California at Davis

Articles du même auteur

Haut de page

Traducteur

Anton Zarate

Universidad Nacional de Educación a Distancia – Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals