Navigation – Plan du site

La posibilidad de crear justicia a través del turismo

Freya Higgins-Desbiolles
Traduction de Violeta Arranz
Cet article est une traduction de :
The potential for justice through tourism [en]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Le rôle potentiel du tourisme en matière de justice [fr]

Résumé

Este artículo considera la posibilidad que existe en el turismo de contribuir a los esfuerzos por hacer justicia. Revisa la evolución del turismo, inicialmente considerado como una reputada herramienta para el desarrollo personal y la transformación social, hasta su actual forma industrializada bajo el neoliberalismo, en el que se estima su valor en términos de empleo e ingresos. Pese a este contexto, a lo largo de la década de 2000 aumentó el reconocimiento de que los aspectos del turismo relacionados con la justicia y la capacidad que el turismo tiene para favorecer la justicia son temas dignos de estudio. El turismo justo toma muchas formas y se ve favorecido por una serie de medios y partes implicadas, aunque, en esencia, persigue el propósito de garantizar que el turismo ofrezca formas de desarrollo turístico más sociológica y ecológicamente benignas, que permitan crear mejores futuros para todas las partes implicadas, en particular para las comunidades anfitrionas. Los esfuerzos por hacer que el turismo sea más responsable, ético y justo han sido criticados, tanto desde una perspectiva neoliberal, que afirma que el turismo no es un espacio en el que se deban dar lecciones de moral, como desde un posicionamiento de la teoría crítica de la raza, que alega que es posible que muchas formas de turismo justo no alcancen sus objetivos de solidaridad y emancipación.
Mirando hacia el futuro, este análisis sugiere que es imprescindible que la investigación y la acción que se desarrollen a partir de ahora aborden los problemas estructurales de mayor envergadura relacionados con la justicia y que el movimiento de los estudios críticos en turismo tiene el potencial de convertirse en un prometedor instrumento para la realización de esta tarea. Por otra parte, el difícil momento actual exige una atención renovada y más rigurosa. Los temas que deberán considerarse en el futuro abarcan los problemas estructurales de movilidad en un mundo precario, las injusticias climáticas, la justicia para otros seres no humanos en la era del Antropoceno y la diversidad de paradigmas y visiones del mundo para reflexionar sobre el turismo justo.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1La preocupación por la justicia emerge del campo de la filosofía, en el que las consideraciones sobre cuáles son los factores que dan lugar a una buena vida y a una sociedad justa han sido estudiadas durante milenios. Estos temas son de vital importancia, ya que los humanos son seres sociales que deben crear formas para poder convivir bien. El turismo, visto desde una perspectiva contemporánea, no parece constituir una temática que permita reflexionar desde el punto de vista filosófico sobre los elementos que conforman una buena vida y una sociedad justa, ya que el turismo en la actualidad ha sido clasificado como una búsqueda individualista, consumista, hedonista y comercial. No obstante, la popularidad del libro The art of travel (2003) de Alain de Botton demostró que el turismo y los viajes son en realidad temas merecedores de la contemplación filosófica y que cumplen una función en la experiencia de vivir una vida plena.

2Sin embargo, resulta difícil considerar el turismo como un campo en el que desarrollar esfuerzos morales cuando, en esta época de capitalismo hiperneoliberal, el turismo está limitado a ser considerado como un negocio, una industria y un motor de desarrollo. Debemos recordar que esta estrecha manera de entender el turismo como industria comercial ha eclipsado una visión anterior del turismo como fuerza social (Higgins-Desbiolles, 2006). Ese mandato del turismo resultaba evidente en el profundamente estudiado Grand Tour europeo del siglo XVII, durante el que principalmente hombres jóvenes de clase alta se dedicaban a viajar durante un cierto periodo de tiempo con el propósito de mejorar su educación clásica y profundizar en las raíces de la civilización occidental (Brodsky-Porges, 1981). Incluso al principio del turismo de masas moderno con Thomas Cook en Gran Bretaña, el turismo era considerado como una herramienta de democratización y de mejora de la vida de las clases trabajadoras (Turner y Ash, 1975, p. 53). En la era moderna, esta idea de que el turismo puede contribuir al nivel educativo, al compromiso transcultural, al desarrollo espiritual y al cosmopolitismo siguió estando patente en formas turísticas como el peregrinaje, el turismo cultural y los intercambios educativos. No obstante, a medida que la ideología neoliberal ha ido incrementando su hegemonía desde la década de 1980, esta conceptualización del turismo como importante fuerza social ha decaído tanto que ahora parece que el debatir formas como el turismo social, el turismo político y el turismo justo resulta extraño dentro de la propia disciplina del turismo.

3Se me atribuye el haber despertado el interés por el turismo como fuerza social en el ámbito académico del turismo (Higgins-Desbiolles, 2006). A partir de este trabajo, empecé a interesarme por la relación del turismo con la justicia (aunque de manera simultánea la profesora Regina Scheyvens y el director ejecutivo de Alternative Tourism Group de Palestina, Rami Kassis, también estaban investigando estas cuestiones). Pude incorporar este conocimiento al campo del turismo debido a mis orígenes disciplinarios en ciencias políticas y relaciones internacionales y gracias a mi experiencia laboral previa con varias organizaciones no gubernamentales, lo que me permitió desarrollar esta perspectiva diferente. Aunque la incorporación de conocimientos biográficos al trabajo académico podría dar pie a acusaciones de narcisismo, creo que una breve explicación de cómo obtuve estos conocimientos me permitirá explicar los orígenes de este itinerario de investigación. A finales de la década de 1990 trabajé y colaboré como voluntaria con la ONG One World Tours of Community Aid Abroad (ahora denominada Oxfam Australia), la red Responsible Tourism Network y la organización Global Education Centre. Estas experiencias profesionales fomentaron mi interés por la investigación en el ámbito del turismo que desarrollaría más tarde y que posteriormente descubriría que había supuesto un enfoque inusual en los estudios de turismo del momento. Mi trabajo abarcaba varias cuestiones: el interés por los derechos de las comunidades “anfitrionas” del turismo; la comprensión de que el turismo puede provocar impactos dañinos e incluso letales; el que la normativa y las intervenciones son esenciales para que puedan existir formas justas de turismo; y el que la justicia es una parte integrante del turismo. Los programas de investigación que se desarrollan a partir de este posicionamiento tan diferente contrastan enormemente con el conocimiento dominante sobre el turismo actual, que se centra en los intereses de los turistas y la industria turística y que considera que el fenómeno del turismo contribuye muy positivamente al empleo y al crecimiento económico.

4Mientras yo realizaba este trabajo a finales de la década de 1990, existía un reducido número de investigadores y un mayor número de ONG que estaban documentando las injusticias del turismo y que exigían la reforma del turismo para garantizar mejores resultados en términos de equidad y justicia. Algunos ejemplos de esto son Jost Krippendorf (1999) y Deborah McLaren (1997). Krippendorf escribió una pionera crítica del turismo en su libro The Holiday Makers y situó en la primera línea del estudio del turismo los temas de la responsabilidad y la ética. El libro de McLaren Rethinking tourism and ecotravel constituía una larga crítica de los múltiples impactos negativos del turismo y posteriormente McLaren dirigió varias ONG preocupadas por los derechos de los pueblos indígenas en el turismo (las ONG Rethinking Tourism Project e Indigenous Rights in Tourism International). Algunos analistas, como Turner y Ash (1975) o Nash (1989), ofrecieron también análisis académicos. Las ONG eran muy activas a todos los niveles, desde lo local hasta lo global, como fue el caso de Hawai’i Ecumenical Coalition on Tourism, Tourism Concern, Ecumenical Coalition on Tourism y Tourism Watch. Fue en este contexto en el que empecé mi tesis doctoral en relaciones internacionales centrando mi atención en el turismo como una fuerza que, irónicamente, sirve al mismo tiempo a la globalización capitalista y explotadora y a un cosmopolitismo más equitativo a través del aprendizaje transcultural. Algunos de los capítulos de mi tesis doctoral constituyeron el fundamento de los artículos que publiqué sobre el turismo como fuerza social y sobre la justicia a través del turismo.

5A lo largo de la década de 2000, el neoliberalismo fue incrementando su influencia sobre los investigadores del turismo, a medida que empezaron a trasladarse los estudios de turismo a las escuelas de negocio, de dirección de empresas y de mercadotecnia (Ayikoru, Tribe y Airey, 2009). Esto ha conducido a una divergencia entre los investigadores en turismo y los actores externos al mundo académico, como las ONG y las comunidades locales, en el frente de las injusticias del turismo (Higgins-Desbiolles, Whyte y Tedmanson, 2013). También es importante comprender que durante este periodo, a medida que el turismo era objeto de un proceso de “industrialización” y de “gerencialización”, las autoridades del turismo —como la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), el Consejo Mundial de Viajes y Turismo y las empresas multinacionales de turismo como British Airways— fomentaban políticas que contrarrestaban toda posible crítica de los impactos negativos del turismo y promocionaban sus agendas de turismo corporatizado a través de programas específicos de “sostenibilidad”, responsabilidad social corporativa y turismo a favor de los pobres (véase Higgins-Desbiolles, 2008). De modo que, al tiempo que emanaba una retórica conmovedora de unos sofisticados programas de lavado de imagen y de blanqueo verde del turismo, el negocio neoliberal del turismo seguía empaquetando lugares para convertirlos en destinos turísticos y seguía firmando acuerdos mundiales como el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, con el objetivo de garantizar los beneficios del sector, mientras que las estructuras políticas y económicas mundiales garantizaban un modelo corporatizado de desarrollo turístico que ha tenido graves implicaciones para las comunidades locales de todo el mundo (como resulta evidente por los problemas que han surgido en lugares como Barcelona, Venecia, Jamaica y Bali, sobre los que se ha publicado mucho).

6Como consecuencia de esto, los líderes del pensamiento sobre el “turismo sostenible” dentro del ámbito académico, Bramwell y Lane, pudieron afirmar en un editorial lo siguiente: “Aunque cada vez más investigadores están empezando a estudiar la cuestión de la igualdad de los resultados del turismo, sigue habiendo relativamente pocos estudios sobre problemas de más amplio alcance como la equidad, la ecuanimidad y la justicia social en el turismo” (2008, p. 2). Sí que ha habido investigaciones sobre la desigualdad y el turismo (Cole y Morgan, 2010) y sobre el turismo justo (Higgins-Desbiolles, 2008), que han intentado dar respuesta a las preguntas de quién se beneficia del turismo, cómo se puede hacer que el turismo sea más equitativo y más justo, cuáles son los propósitos del turismo y, como cuestión más radical, cómo se puede movilizar el turismo para que se convierta en una herramienta que garantice la justicia.

I. ¿Qué es el turismo justo o la justicia a través del turismo?

7Quizá la primera consideración del tema de la justicia en el turismo en los ámbitos académicos fuera la consideración de Hultsman sobre el “turismo justo”, que sugirió que podía significar “equitativo” o “adecuado”, o alternativamente “simplemente” turismo (1995, p. 560). En su trabajo, a fin de construir un marco ético para el turismo, Hultsman hizo hincapié tanto en la experiencia vivida por los turistas en el turismo como en la necesidad de desarrollar una práctica “de principios” y una “ética” en el turismo, así como en la importancia de que los planes de estudios de turismo se imbuyeran de ambos (Hultsman, 1995, pp. 559–562). En su análisis faltaban las consideraciones sobre la comunidad receptora y sobre la justicia o la equidad de las relaciones entre los turistas y los locales.

8El director de la ONG Alternative Tourism Group de Palestina, Rami Kassis, esbozó una visión del turismo justo o de justicia basándose en su experiencia en la utilización del turismo como medio para conseguir cambios en Palestina. Kassis observó que el “turismo justo es una respuesta social y cultural a la política de dominación cultural tal y como esta se refleja en la globalización del turismo” (Kassis, s. f.).

9Scheyvens, en su innovador libro de texto sobre el turismo para el empoderamiento de las comunidades, describió el turismo justo como “ético y equitativo al mismo tiempo” y afirmó que presenta los siguientes atributos:

  • construye solidaridad entre los visitantes y los visitados;

  • fomenta el entendimiento mutuo y unas relaciones basadas en la equidad, el intercambio y el respeto;

  • contribuye a la autosuficiencia y a la autodeterminación de las comunidades locales;

  • maximiza los beneficios económicos, culturales y sociales a nivel local (2002, p. 104).

10Y en el extenso texto que Scheyvens cita de una agencia de viajes de Australia llamada Just Travel, encontramos una lista aún más completa de los atributos clave que definen el turismo justo o de justicia. Desde el punto de vista del viajero, el “viaje justo” debe garantizar:

  • el conocimiento de que el viajero/la viajera no es un actor de la opresión, sino que intenta participar en el proceso de liberación;

  • una experiencia del viaje que ofrecerá auténticas posibilidades de entablar relaciones significativas con personas de culturas diferentes;

  • una oportunidad para experimentar de primera mano lo que otras personas hacen para crear nuevas posibilidades de vida para sí mismas y para los demás;

  • una adecuada preparación del viaje (Wenham y Wenham, citado en Scheyvens, 2002, p. 104).

11Scheyvens esbozó cinco formas de turismo justo, que son las siguientes:

  • los “anfitriones” cuentan sus historias de la opresión sufrida en el pasado,

  • los turistas aprenden sobre temas relacionados con la pobreza,

  • los turistas realizan trabajos de conservación como voluntarios,

  • los turistas realizan trabajos de desarrollo como voluntarios,

  • y el turismo revolucionario (2002, pp. 105–119).

12Ya sugerí que las iniciativas de turismo justo contribuyen a los esfuerzos por construir formas de turismo y desarrollo más benignas, desde el punto de vista social y ecológico, para la construcción de futuros positivos (2008). En este análisis del turismo justo describí algunos ejemplos, como los viajes alrededor del mundo de la ONG de derechos humanos Global Exchange; el programa de liderazgo comunitario de Oxfam Australia, que lleva a los australianos a aprender sobre las estrategias de desarrollo comunitario de las comunidades aborígenes; y el proyecto Ladakh de la Sociedad Internacional de Ecología y Cultura, en el que se ofrece a los líderes ladakhis estancias de intercambio en países desarrollados, con el objetivo de que puedan tener acceso a percepciones críticas sobre los modos de vida occidentales y sobre los costes culturales del modelo de desarrollo occidental (Higgins-Desbiolles, 2008). Situando este análisis desde la perspectiva del activismo social para lograr formas más justas de globalización, defendí que “algunos desean utilizar el turismo alternativo en el marco de los esfuerzos por garantizar una globalización más equitativa y alternativa”, y documenté los esfuerzos de las ONG por incluir el turismo en la agenda del Foro Social Mundial de 2004 (2008, pp. 357-8).

13Existen dos áreas notables en las que las consideraciones sobre el turismo justo han ofrecido un conocimiento incisivo: la situación de Palestina y el uso del turismo para defender la justicia medioambiental. Estas dos áreas temáticas han inspirado importantes ejemplos de activismo académico dentro del ámbito académico del turismo.

14Palestina, con sus “territorios ocupados” bajo un régimen de ocupación ilegal desde 1967, ha utilizado el turismo como herramienta para defender sus argumentos ante la comunidad internacional a través de viajes políticos. Varios trabajos han estudiado el turismo justo en el contexto palestino. Yo misma ofrecí un análisis del International Solidarity Movement (ISM) como ejemplo de “turismo de voluntarios” a favor de la justicia (2009). Isaac (2009) realizó un análisis del “muro de segregación” de Belén como atracción turística y lo situó dentro de las categorías del turismo justo y del turismo de solidaridad. La organización Alternative Tourism Group (ATG) de Palestina presentó un capítulo para un volumen editado de The politics and power of tourism in Palestine, en el que se examinaba la labor de ATG en la promoción del turismo de solidaridad con el pueblo palestino (Kassis, Solomon y Higgins-Desbiolles, 2016). En este trabajo se afirmaba lo siguiente:

“ATG no lleva a sus clientes a experimentar aventuras egoístas y hedonistas como hacen otros turoperadores y agencias de viajes. En vez de eso, ATG acompaña a los visitantes a un viaje que tiene un propósito, con la intención tanto de aprender como de desaprender, a través de la adquisición de conocimientos rigurosos sobre Palestina desde dentro y sobre la lucha por la justicia a través de los ojos de los palestinos y basada en sus aspiraciones. Se trata, en efecto, de un intento de promover aspiraciones comunes por un mundo más justo y pacífico, algo de crucial importancia para todos nosotros que formamos parte de esta humanidad común.” (Kassis, Solomon y Higgins-Desbiolles, 2016, pp. 47-48).

15Otra área de continua lucha es la batalla por la justicia medioambiental. El turismo ha sido acusado de ser una herramienta al servicio del racismo medioambiental, ya que a las comunidades marginadas les es impuesto el turismo porque las grandes empresas del sector turístico y los gobiernos cómplices quieren obtener beneficios de sus hermosos entornos naturales (Trask, 1993). No obstante, recientes trabajos han demostrado que el turismo también puede ser empleado como herramienta por los defensores de la justicia medioambiental, con el propósito de fomentar la conciencia y la solidaridad. El movimiento por la justicia medioambiental pretende corregir el injusto reparto de los daños medioambientales que sufren las comunidades marginadas y las personas de color, así como asegurar su participación significativa en la toma de decisiones. Pezzullo (2007) presentó un estudio sobre el turismo utilizado en la defensa de la justicia medioambiental en Estados Unidos en su libro Toxic tourism: Rhetorics of pollution, travel and environmental justice. Pezzullo es una académica activista que utilizó la observación etnográfica de los participantes en excursiones tóxicas, en las que se visitaban lugares contaminados o en vías de contaminación, para demostrar cómo los defensores de la justicia medioambiental utilizan el turismo para informar a la gente de las comunidades que sufren injusticias medioambientales, crear coaliciones para la acción y transformar estas situaciones de grave injusticia.

16En estos dos casos, el de Palestina y el de las excursiones tóxicas a favor de la justicia medioambiental, vemos que no se subestima el papel del turismo como herramienta para la sensibilización, la creación de solidaridad y la inspiración de acciones transformativas. Estos casos tan dispares, tanto el de Palestina como el de las “excursiones tóxicas” en Estados Unidos, demuestran que los defensores de algunas causas emplean la capacidad del turismo como herramienta educativa, política y de sensibilización y que esta es aprovechada por ciertas categorías de turistas y sus anfitriones para entablar lazos de solidaridad.

II. Críticas

17Butcher (2003) contestó a los esfuerzos por hacer que se aprobaran los temas de la ética y la justicia en el turismo con el argumento de que esta “moralización” del turismo no es más que un triste esfuerzo de sus defensores por castigar a los turistas por su grosería, mantener a los países en vías de desarrollo en un estado de subdesarrollo, reducir la capacidad de las comunidades locales para aumentar la autonomía e imponer sus valores morales a los turistas. El trabajo de Butcher defiende que el turismo de masas moderno aporta beneficios en términos de desarrollo económico, ocio y recreo a los turistas y abre una vía hacia la modernización y la prosperidad para los países en desarrollo que los “moralizadores” no deberían subestimar.

18Como analista de los estudios críticos de la raza, Mahrouse (2008 y 2014) ha ofrecido una crítica más matizada de lo que denomina “activismo de solidaridad transnacional” (una forma de turismo justo de interés en nuestro caso). Mahrouse ha investigado a los activistas de la solidaridad transnacional, como los de ISM, y los caracteriza como “blancos/occidentales que actúan como mediadores del sufrimiento del Otro” (Mahrouse, 2008, p. 89). Mahrouse defiende que estos activistas actúan como mediadores, ya que intentan que las personas de sus propios países de origen sean conscientes de las injusticias que sufren otros pueblos como los palestinos. Esta autora utilizó la teoría de Arendt, que contrasta la compasión y la lástima, para valorar si estos activistas alcanzan sus objetivos como defensores de la justicia. Mahrouse demostró que el esfuerzo es problemático. Como esta autora afirmó:

“Las importantes distinciones entre estas dos perspectivas radican en la relación con el que sufre. Según Arendt, una relación de compasión es más o menos igualitaria e implica que se comparte el sufrimiento. Las relaciones de lástima, por el contrario, recrean las diferencias de poder entre el que mira y el que sufre, en lugar de romper con ellas” (2008, p. 98).

19Mahrouse concluyó en su investigación que cuando los activistas regresan a casa y hablan del sufrimiento de la gente a la que ha visitado durante sus viajes de solidaridad, debido a que generalmente tanto el narrador como la audiencia son personas blancas/occidentales de las clases privilegiadas, el narrador se convierte potencialmente en el objeto de compasión de su audiencia, mientras que sus narraciones no consiguen más que evocar lástima por las personas cuyas experiencias están siendo relatadas. Por consiguiente, los objetivos de los activistas se ven potencialmente frustrados precisamente por las mismas diferencias de poder que intentan corregir con sus acciones.

20Las conclusiones de Mahrouse han sido confirmadas por las personas que reciben a los turistas de este tipo de turismo en el terreno. En la investigación realizada por Landy sobre los turistas activistas en Palestina se informa de lo siguiente:

“Una de las personas entrevistadas que trabaja en el sector turístico en Palestina fue muy crítica con el turismo activista. Al tiempo que reconocía las buenas intenciones que lo impulsan, lo describió como una actividad que desempodera —un medio utilizado por los activistas para representarse a sí mismos como héroes y luego desentenderse de la situación, con lo que los habitantes locales se quedan con la sensación de que la acción política es una actividad estacional dirigida a los extranjeros.” (2008, p. 198).

21Esta cita ratifica el hecho de que el encuentro en el turismo, por su propia naturaleza como viaje temporal de corto plazo, es efímero y que la solidaridad que puede engendrar es limitada, a menos que se hagan esfuerzos conscientes por cambiar la ecuación de poder.

22La crítica de Mahrouse nos alerta para que estemos atentos a los fundamentos estructurales de las injusticias contemporáneas, que limitan la capacidad de los turistas privilegiados para ser efectivos en sus viajes de justicia. Mientras los turistas privilegiados sean los que viajan a las comunidades desfavorecidas y los que elijen el momento y la naturaleza de sus intervenciones para el “bien”, los problemas de los privilegios, el paternalismo y la lástima seguirán siempre presentes. El activismo estructural por la justicia y la igualdad es fundamental y las personas que están en posiciones privilegiadas deben estar dispuestas a ceder parte de su poder y de sus privilegios en este proceso.

III. Mirando hacia el futuro

23El movimiento emergente de los estudios críticos en turismo es el ámbito del que más iniciativas de promoción de las conceptualizaciones del turismo justo podemos esperar. Tribe afirmó que “la investigación crítica ocupa un lugar idóneo para contribuir a una mejor gestión y gobernanza del turismo” porque incide en el papel de la ideología y de las relaciones de poder (2008, p. 253).

24La teoría social crítica es muy disputada, pero una de sus conceptualizaciones afirmó lo siguiente:

“Una teoría social crítica se preocupa en particular por los temas del poder y la justicia y por las formas en las que la economía, las cuestiones de la raza, la clase y el género, las ideologías, los discursos, la educación, la religión y otras instituciones sociales, así como las dinámicas culturales, interactúan para construir un sistema social.” (Kincheloe y McLaren, 2011, p. 288).

25Wilson, Harris y Small han contribuido a dar forma al campo de los estudios críticos en turismo (2008: p. 16) y recomendaron: “Aquellos que empleen un enfoque crítico deberían en general preocuparse por los modos positivistas de investigación que resisten, a fin de desenmascarar las relaciones de poder, fomentar la emancipación, abordar las desigualdades o hacer un llamamiento para el cambio o la acción dentro del campo que están investigando… Los académicos críticos del turismo y la hostelería también deben aspirar a estos ideales.”

26Pritchard, Morgan y Ateljevic (2011) intentaron dirigir la agenda del turismo crítico hacia lo que ellos denominaron la investigación del “turismo esperanzado”, que describieron como: “[…] una aproximación humanista dirigida por valores y basada en la colaboración, la reciprocidad y la ética, que tiene como objetivo el aprendizaje cocreado y que reconoce el poder del conocimiento sagrado e indígena y la erudición apasionada” (2011, p. 929). Whyte y yo criticamos este trabajo y la evolución del estudio crítico del turismo, que consideramos “[…] excesivamente centrado en las necesidades de los investigadores, en lugar de en las necesidades de aquellos con los que el investigador debería ser solidario” (2013, p. 429). También argumentamos que esta agenda del turismo esperanzado no se acoplaba bien con su disciplina madre, la teoría crítica que describimos como una teoría que: “[…] consiste en la deconstrucción del poder y de los privilegios para que una práctica emancipadora pueda desarrollarse de forma conjunta con las comunidades y los pueblos que sufren la opresión” (Higgins-Desbiolles y Whyte, 2013, p. 429). Este es el papel esencial que el turismo crítico debería tener a la hora de dirigir al turismo para que produzca resultados justos.

27Estos esfuerzos son cada vez más importantes a medida que se acumula la evidencia de que estamos adentrándonos en tiempos difíciles. Los procesos neoliberales han permitido la acumulación del poder en un número decreciente de personas (Piketty, 2014) y los lazos de la solidaridad social están bajo presión, ya que la competición y la inseguridad están provocando un miedo generalizado y un giro en contra del multiculturalismo y el cosmopolitismo. El creciente populismo nacionalista y los sentimientos contra el comercio libre sugieren que el neoliberalismo y la globalización capitalista pueden estar amenazados en la actualidad, puede que incluso en retirada. Una cuestión crítica es si esto abrirá mejores vías para que el turismo pueda retomar sus potencialidades al servicio de la justicia social o si lo debilitará aún más.

28Butcher advirtió en su crítica del “nuevo turismo moral” que “nuestras vacaciones se han convertido en un recipiente en el que se nos anima a echar nuestra angustia medioambiental y nuestros miedos a la globalización” (2003, p. 139). Pero Butcher nos desvela cuál es su agenda al hablar de “nuestras vacaciones” en lugar de “sus hogares” o “sus futuros”, con lo que desvía su atención de los derechos de los “anfitriones” y la centra en los deseos de los turistas. La agenda del turismo justo requiere que se privilegien los derechos y las necesidades de las comunidades anfitrionas del turismo, ya que sus futuros están siendo moldeados por la forma de turismo que se pone en práctica en sus comunidades. Anteponer la necesidad de vacaciones de los turistas y la necesidad de la industria turística de acumular beneficios por delante de los derechos de las comunidades anfitrionas a sobrevivir y prosperar constituye por sí misma la más graves de las injusticias del turismo contemporáneo.

29Además de centrar la atención en los derechos de las comunidades anfitrionas en el turismo, la agenda del turismo justo debería examinar también estos otros temas de vanguardia:

  • Las injusticias estructurales y sus relaciones con el desarrollo del turismo. La teoría de lo local y lo global podría emplearse como una herramienta conceptual para comprender cómo debemos lograr la justicia: a nivel local, donde las comunidades reciben el impacto del turismo, y simultáneamente a nivel global, abordando los procesos de comercio libre mundiales que imponen el turismo a las comunidades locales, lo que les provoca un perjuicio.

  • Los temas de la injusticia climática y el papel del turismo en el exacerbamiento de dichos problemas. Los hogares y los medios de vida de comunidades enteras quedarán destruidos cuando el cambio climático y el cambio ambiental global empiecen a producir efectos sobre ellos. Comunidades e incluso naciones enteras van a tener que ser reubicadas, lo que incrementará aún más el nuevo fenómeno de los refugiados medioambientales.

  • La justicia de un enfoque de plena movilidad con respecto a los viajes de los seres humanos, en lugar de favorecer a los turistas privilegiados. Parece que el cambio ambiental global, los conflictos inducidos por las crecientes precariedades y el deseo de conseguir mejores medios de vida están destinados a provocar movimientos humanos a una escala sin precedentes. En este contexto, será imprescindible desmantelar la OMT y sustituirla por una agencia de la ONU dedicada al derecho a la movilidad.

  • El reconocimiento de los impactos y de la escala del cambio inducido por los seres humanos que ha dado lugar al inicio de la era del Antropoceno. Como consecuencia de ello, los derechos de las entidades no humanas ganarán en importancia. Los derechos de los animales reciben ya más apoyos. Esto ha afectado a la conducta del turismo, ya que importantes entidades se han declarado en contra de experiencias turísticas en las que se explota a los animales y se abusa de ellos. Por otra parte, existe un creciente reconocimiento de los derechos de la naturaleza en la legislación; en algunas jurisdicciones se ha reconocido la personalidad jurídica de entornos naturales completos y de ciertas partes de algunos de ellos. Por ejemplo, para respetar los valores maoríes, el derecho neozelandés reconoce ahora a algunos ríos y montañas como personas jurídicas (véase, por ejemplo, Kennedy, 2012).

  • Relacionada con este punto está la necesidad de interactuar con diversas visiones del mundo para comprender el significado y el valor de las cosas, incluido el turismo. En el caso anterior, la visión del mundo de los indígenas maoríes con respecto a las interconexiones y las relaciones con las entidades naturales está empezando a influir en las relaciones del país con el mundo natural y sus “recursos”. Las interpretaciones islámicas de los viajes y su papel en el desarrollo espiritual constituyen otro ejemplo del valor de la diversidad de perspectivas (Inayatullah, 1995).

  • La labor de las ONG a favor de la justicia en el turismo es significativo. La fuerza que trabaja de manera más activa a favor de la justicia sigue siendo la que representan las ONG y los académicos del turismo deberían involucrarse más con ellas. Una manera de favorecer este objetivo sería aumentar el número y la capacidad de los académicos activistas / intelectuales funcionarios.

  • La necesidad de un movimiento de activistas en el seno del ámbito académico para apoyar iniciativas justas. Podemos esperar que el reciente impulso en las universidades a favor de una investigación comprometida pueda ofrecer estímulos para que haya más académicos del turismo que construyan lazos de colaboración con las ONG y las comunidades a fin de obligar al turismo a construir justicia.

30La cuestión clave de nuestra era es cómo reconstruir la coexistencia humana en términos sociales y ecológicos, tras más de tres décadas durante las cuales el neoliberalismo en la economía, la política y la cultura ha impuesto de forma violenta una visión del mundo consumista, egoísta, individualista y hedonista que resultará difícil de contrarrestar. El mundo académico del turismo constituye un campo de batalla para el alma del turismo, dado que los defensores del turismo como industria, como Butcher, construyen un programa neoliberal para el turismo, que contiene una violencia oculta (instigada por poderosas empresas multinacionales, apoyada por gobiernos colaboradores y sustentada por procesos estructurales de turismo impuesto).

31Los defensores del turismo justo representan una fuerza crítica a la hora de reivindicar la capacidad que tiene el turismo para ofrecer oportunidades a los individuos para que se desarrollen y a las comunidades para que colaboren en la construcción de futuros positivos y con autodeterminación. La usurpación del turismo a favor de la justicia es la agenda más prometedora que el mundo académico del turismo tiene ante sí y el programa concreto para reivindicar el turismo que he presentado aquí constituye un poderoso instrumento para el bien social y ecológico.

Haut de page

Bibliographie

Ayikoru, M., Tribe, J., Airey, D., 2009, “ Reading tourism education : Neoliberalism unveiled », Annals of Tourism Research, 36, 2, 191-221.

Brodsky-Porges, E., 1981, “ The grand tour travel as an educational device 1600–1800 », Annals of Tourism Research, 8, 2, 171-186.

Bramwell, B., Lane, B., 2008, “ Priorities in sustainable tourism research », Journal of Sustainable Tourism, 16,1, 1-4.

Butcher, J., 2003, The moralisation of tourism : Sun, sand … and saving the world ?, London, Routledge.

Cole, S., Morgan, N. (eds.), 2010, Tourism and inequality : Problems and prospects, Wallingford, CABI.

De Botton, A., 2003, The art of travel, London, Penguin.

Higgins-Desbiolles, F., 2006, “ More than an Industry : Tourism as a social force », Tourism Management, 27, 6, 1192-1208.

Higgins-Desbiolles, F., 2008, “ Justice tourism : A pathway to alternative globalisation », Journal of Sustainable Tourism, 16, 3, 345-364.

Higgins-Desbiolles, F., 2009, “ International Solidarity Movement : A case study involunteer tourism for justice », Annals of Leisure Research, 12, 3-4, 333-339.

Higgins-Desbiolles, F., Whyte, K.P., 2013, “ No high hopes for hopeful tourism : A critical comment », Annals of Tourism Research, 40, 428-433.

Higgins-Desbiolles, F., Whyte, K.P., Tedmanson, D.J., 2013, “ Tourism and environmental justice », In Schwab K., Dustin D. (eds.), Just leisure : Things that we believe in, Illinois, Sagamore.

Hultsman, J., 1995, “ Just tourism : An ethical framework », Annals of Tourism Research, 22, 3, 553-567.

Inayatullah, S., 1995,” Rethinking tourism : unfamiliar histories and alternative futures », Tourism Management, 16, 6, 411-415.

Isaac, R., 2009, “ Alternative tourism : can the segregation wall in Bethlehem be a tourist attraction ? », Tourism and Hospitality Planning and Development, 6, 3, 247-254.

Kassis, R. (n.d.), “ The Palestinians and justice tourism » URL : http://www.patg.org/palestinians_and_justice_tourism.html

Kassis, R., 2004, “ The Palestinians and justice tourism », Contours, 14, 2/3, 18-21.

Kassis, R., Solomon, R., Higgins-Desbiolles, F., 2016, “ Solidarity Tourism in Palestine : the Alternative Tourism Group of Palestine as a catalyzing instrument of resistance », In Isaac, R., Hall C.M., Higgins-Desbiolles, F. (eds.), The politics and power of tourism in Palestine, Abingdon : Routledge, 37-52.

Kennedy, B., 2012, “ I am the river and the river is me : The implications of a river receiving personhood status », Cultural Survival Quarterly. URL : https://www.culturalsurvival.org/publications/cultural-survival-quarterly/i-am-river-and-river-me-implications-river-receiving.

Kincheloe, J.L., McLaren, P., 2011, “ Rethinking critical theory and qualitative research », In. Hayes K, Steinberg S.R., Tobin K. (eds), Key Works in Critical Pedagogy, Rotterdam : Sense, Publishers, 285–326.

Krippendorf, J., 1999, The holiday makers : Understanding the impact of leisure and travel, Taylor and Francis.

Landy, D., 2008, “ Authenticity and political agency on study trips to Palestine », In Lentin R. (ed.) Thinking Palestin, London, Zed Books, 189–205.

McLaren, D., 1997, Rethinking tourism and ecotravel, West Hartford, CT, Kumarian.

Mahrouse, G., 2008, “ Race-conscious transnational activists with cameras : mediators of compassion », International Journal of Cultural Studies 11, 1, 87–105.

Mahrouse, G., 2014, Conflicted commitments : Race, privilege and power in transnational solidarity activism, Georgetown, ON, McGill-Queen’s University Press.

Nash, D., 1989, “ Tourism as a form of imperialism », In V.L. Smith (ed.) Hosts and guests : The anthropology of tourism, Oxford, Blackwell.

Pezzullo, P. C., 2007, Toxic tourism : Rhetorics of pollution, travel and environmental justice, Birmingham, University of Alabama Press.

Piketty, T., 2014, Capital in the twenty-first century, Cambridge, Belknap Press.

Pritchard, A., Morgan, N., Ateljevic, I., 2011,” Hopeful tourism : A transformative approach », Annals of Tourism Research, 38, 3, 941–963.

Scheyvens, R., 2002, Tourism for development : Empowering communities, Prentice-Hall, Harlow, England.

Solomon, R., 2015, “ Goa’s big ideas for tourism are unsustainable – It’s time to democratize tourism », Herald Goa. URL : https://www.heraldgoa.in/Review/Voice-Of-Opinion/Goa %E2 %80 %99s-big-ideas-for-tourism-are-unsustainable- %E2 %80 %93-It %E2 %80 %99s-time-to-democratize-tourism/94484.html.

Trask, H. K., 1993, “ Environmental racism in Hawai’i and the Pacific Basin », ZMag, Speech at University of Colorado at Boulder. URL : http://www.zmag.org/ZMag/articles/bartrask.htm.

Tribe, J., 2008, “ Tourism : A critical business », Journal of Travel Research, 46, 245-245.

Turner, L., Ash, J., 1975, The golden hordes : International tourism and the pleasure periphery, London, Constable.

Wilson, E., Harris, C., Small, J., 2008, “ Furthering critical approaches in tourism and hospitality studies : Perspectives from Australia and New Zealand », Journal of Hospitality and Tourism Management, 15, 15–18.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Freya Higgins-Desbiolles, « La posibilidad de crear justicia a través del turismo », Via [En ligne], 13 | 2018, mis en ligne le 01 septembre 2018, consulté le 19 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/2495 ; DOI : 10.4000/viatourism.2495

Haut de page

Auteur

Freya Higgins-Desbiolles

Profesora titular, Facultad de Dirección de Empresas, Universidad de Australia Meridional

Articles du même auteur

Haut de page

Traducteur

Violeta Arranz

Traductor jurado

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals