Navigation – Plan du site

Inventar el sitio turistico

Rémy Knafou
Traduction de César Gevez
Cet article est une traduction de :
L’invention du lieu touristique [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
The invention of the tourist destination [en]

Résumé

Este artículo analiza la génesis de la invención del sitio turístico, ubicado en el doble contexto de investigación en centros turísticos alpinos y la evolución de las ideas relacionadas con el estudio del turismo durante los años setenta y ochenta. Las dificultades para rastrear la recepción de este concepto se mencionan a continuación. La relación entre la invención del turismo y el concepto de "momento de lugar" es el tema de un análisis final.

Haut de page

Texte intégral

1Dar cuenta de la creación de una idea innovadora en Ciencias Humanas y Sociales implica restaurar la verdad sobre las diversas influencias y asociaciones intelectuales que la han hecho posible: un entrelazamiento, de encuentros y lecturas. En otras palabras, devolver al menos parcialmente a los demás lo que uno podría reclamar como propio.

2Por otro lado, no es tan común de dar cuenta a si mismo de las condiciones de la propia producción, especialmente en un enfoque supuestamente científico, que va más allá del mero testimonio, y que podría ser recopilado por un tercero, en particular un otro científico, cuyo papel sería analizar estos elementos a bajo el ojo crítico y de la perspectiva con otra información y análisis en su poder. Este es sin duda uno de los puntos débiles del enfoque al que me presté para escribir este artículo, sin la conciencia de haber aliviado la dificultad o de haber hecho que mi contribución fuera más creíble. Por lo tanto, a partir de los elementos proporcionados por este artículo, el trabajo de confrontación crítica queda por hacer [quiero decir por confrontación crítica un enfoque informado y ansioso por proporcionar elementos de explicación y perspectiva en perspectiva y no, como puede a veces, un ajuste de cuentas que contribuye a desacreditar a su autor y, lo que es más grave, a las humanidades y las ciencias sociales].

I. Génesis del concepto

  • 1 La « invención » implica un uso diverso y diferente de un lugar existente – del hecho de una lectur (...)
  • 2 Knafou R., Las estaciones integradas de deportes de invierno de los alpes franceses. La planificaci (...)

3La invención del lugar turístico1 como termino debe ser remplazado dentro del contexto temporal de los Alpes en los años 1970 y 1980. Mi tesis doctoral de estado, defendida en marzo de 19782, y preparada entre 1971 y 1977, me llevó a pensar sobre la producción de un nuevo tipo de lugar turístico mediante el caso particular de las estaciones denominadas “integradas, es decir, concebidas, creadas y gestionadas por un actor único. Estas estaciones presentaban la originalidad común de estar implantadas en alta altitud, en los alpages, sin continuidad con el hábitat rural permanente. La cuestión de la inserción de estos cuerpos extraños – concebidos por oficinas de proyectos a menudo parisinos, siguiendo las necesidades de los promotores turísticos, generalmente también parisinos- en las sociedades de la recepción estaba obligatoriamente en el centro de mi problemática. Al elegir mi tema de tesis, en el verano de 1971, estas estaciones todavía estaban en la primera fase del proceso de creación: La Plagne tenía solo un satélite (Aime-La Plagne), Les Arcs funcionaba solamente con la primera estación de Arc 1600, Avoriaz aún no había construido los edificios masivos actuales, Isola 2000 estaba a punto de ser inaugurado, ni Les Karellis ni Valmorel existían.

4Y los investigadores aún no habían tomado la medida de lo que se estaba jugando en estas nuevas creaciones, ex nihilo; especialmente los geógrafos de Grenoble que, bajo el liderazgo los esposos Veyret, parecían reacios a considerar un proceso de creación conjunta de turistas en varios lugares, porque el énfasis se puso entonces en la investigación regional, que presentaba en particular la ventaja de permitir una grilla de los Alpes y una distribución de baronías a los jóvenes investigadores del Instituto de Geografía Alpina (Valais, Val d’Aoste, Tirol, etc.).

  • 3 Un libro que dio cuenta de esta experiencia : El instituto de Saint-Gervais. Investiga-acción en la (...)

5Entre la finalización de mi tesis y mi entrada al C.N.R.S en 1988, pasaron diez años que fueron consagrados a la formación fuera de las aulas universitarias (en clases preparatorias en grandes escuelas) y sin ningún vínculo con la investigación. En 1988, el C.N.R.S. reclutó un director de investigación que presentaba la particularidad de no haber hecho investigación desde hace diez años y que la dirección del C.N.R.S. solicitaba dirigir la investigación de otras personas. Para poder retomar el contacto con los territorios alpinos dirigiendo al mismo tiempo el laboratorio parisino del C.N.R.S. y en paralelo, imaginando en Saint-Dié en los Vosgos el «Festival Internacional de Geografía», tomé entonces, al mismo tiempo, la iniciativa de crear el “Instituto de Saint-Gervais », como un útil de investiga-acción en una montaña turística que fue afectada por un largo periodo sin nieve. (1988, 1989 et 1990), este festival cuestiono modelos y certezas3. La elección de Saint-Gervais-les-Bains (que se auto denominaba « Saint-Gervais Mont-Blanc » en sus diversas comunicaciones turísticas) como laboratorio era deliberado, pues en las antípodas de los tipos de lugares que trato mi tesis: una estación baja, una de las más antiguas, con un turismo de alto contacto con la sociedad local. Durante la larga interrupción de mis actividades de investigación, el paisaje científico dentro del Instituto de Geografía Alpina había fuertemente cambiado: El deceso prematuro de Germaine Veyret-Verner en 1973, el retiro, durante ese mismo año de la dirección del I.G.A. de Paul Veyret, permitió la llegada de una nueva generación de profesores-investigadores abiertos a nuevas ópticas (El tema de la nieve con H. Gumuchian, el tema de la planificación de Jean-Paul Guérin, estos dos autores tenían en común un interés en desarrollo de las representaciones) y comenzando, ellos mismos a crear una escuela. Entre dos generaciones de geógrafos alpinos, Jacky Herbin y Robert Vivian hicieron parte de los geógrafos del I.G.A. con quien fue posible realizar trabajos conjuntos de alta calidad en los programas de investigación sobre las estaciones turísticas de las estaciones de la cadena alpina.

6Esto me permitió sumergirme en la evolución de la relación de los geógrafos con la montaña y profundizar en el conocimiento de las condiciones históricas del desarrollo del turismo.

  • 4 Ello dio origen a una publicacion parcial bajo el titulo : Chamonix-Mont-Blanc : tras bambalinas de (...)

7En 1988, dos títulos también alimentaron mi pensamiento: El territorio del vacio, El Occidente y el deseo de orillas 1750-1840, del historiador Alain Corbin, publicada en Aubier, como la Tésis de Bernard Debarbieux, Territorios de alta montaña: estudios sobre el proceso de territorializacion y de apreopriacion social del espacio de alta montaña en los alpes del norte4. Es de notar que la emergencia del interes de los geografos franceses por este territorio data de los años 80, el término fue precedentemente usado unicamente en ecologia y en ciencias politicas; y la reflexion sobre el proceso de apropriacion ligada al empleo de esta palabra se debe en gran parte a los geografos del sud este Jean-Paul Ferrier (Aix-en-Provence) y Claude Raffestin (Genève) (Raffestin, 1987).

8Cuando escribi este articulo (knafou, 1991), constaté que no habia leido dos obras que, luego, jugaron un rol preponderante en la reflexion que condujo al proyecto « Instituto de Saint-Gervais »: la muy interesante tesis de Michel Chadefaud, Al origen del turismo en el pais de Adour (1987), lacual termino de convencerme de la importancia del proceso historico en la comprencion de los lugares turisticos; y La invencion dem Mont Blanc, del historiador Philippe Joutard, publicada en 1986, y que pude tener en cuenta gracias a la tésis de B. Debarbieux (1988). Para mi, el libro de P. Joutard tuvo dos méritos: por una parte, aportar la confirmación del caracter convincente de la diferencia entre descubrimiento e invencion, en el apasionante contexto del desarrollo del interez por los “montes sublimes”; por otro lado, hacer referencia, asi sea de manera discreta, a las obras del geografo Numa Broc del cual yo ignoraba su existencia.

  • 5 La primera y única produccion fué el El anuario de la investigación geografica francofona (1992, 86 (...)
  • 6 M.I.T. : este acronimo se desarrollo de manera diferencial en diversos periodos : « Mobilidades Iti (...)

9Bajo este recuento historico se podra comprender lo que significo el « Aire de los tiempos » durante los años 80, en la medida donde me encontré en el punto de inflexion entre diversos temas de investigación (la montaña alpina, la renovacion del analisis de las condiciones historicas en el estudio de los procesos de produccion de nuevos lugares, la irrupcion del territorio en los procesos ligados a la territorializacion, la de territorializacion, y re territorializacion) y de los lugares donde habia procesos de investigacion en curso (Ginebra en suisa, Grenoble y también Aix, Avignon y Besançon). Y, por cosas del azar – que puede que no sea gracias a él – hace bien las cosas, el instituto de Saint Gervais, ideado en el 89 y creado en el 90, se convirtió en centroide de este “aire del tiempo” The right place at the right time, en cierto modo …Para completar la evocacion del contexto cientifico que culminó en « la invención del lugar turistico », es necesario hablar de quienes construyeron conmigo el Instituto de Saint ; es decir, ademas de los grenobleses (M. Chevallier, B. Debarbieux, F. Gerbaux, J.-.P. Guérin, J. Herbin, E. Matteudi, A. Olivier, J. Tuppen) y los San Gervolins involucrados en el proyecto, tres parisinos importados temporalmente en los alpes: Florence Deprest, Philippe Duhamel, en ese entonces estudiantes en maestria (en Saint-Gervais), y Mireille Bruston, sociologa del C.N.R.S. quien , en razon de un nivel de exigencias sin igual jugo un rol decisivo en toda la aventura intelectual que nacio en el laboratoiro (Paris) en particular en la creacion del efimero « Observatorio de la geografia y de los geografos »5 ; la créacion del equipo MIT6 de la universidad Paris 7en 1993 fue la culminacion del proceso.

10Después de haber mencionado a quienes debo algo de una forma u otra por este artículo en Alpine Geography Journal, es importante de indicar una cronología en un período de actividad profesional que fue muy creativo, tanto organizacional como científicamente. De hecho, si este artículo fue publicado en 1991, fue escrito en 1990, año en que creé sucesivamente el Festival Internacional de Geografía de Saint-Dié-des-Vosges (primera edición en junio de 1990), El Observatorio de Geografía y Geógrafos y el Instituto de St. Gervais. Otra particularidad de este artículo es que es una de las últimas publicaciones firmadas individualmente, la mayoría de las publicaciones posteriores son obras colectivas, principalmente dentro del equipo del M.I.T. con un primer artículo fundador (Team M.I.T., 1997), luego el sucesivas versiones de los tres libros, Turismo 1. Lugares comunes (2002), Turismo 2. Momentos de lugares (2005) y Turismo 3. La revolución sostenible (2012), editado por Belin.

II. La manera mediante la cual su contribución teórica fue recibida por los investigadores en turismo o de manera más amplia en ciencias sociales.

  • 7 Aqui se trata de una conclusion bana, que logré hacer en la época donde, estando a cargo del Festiv (...)
  • 8 El artículo de Jean-Claude Vernex, llamado «La invención de los lugares turísticos» (Le Globe, Revi (...)

11En términos generales, la acogida no fue fácil de analizar, por lo menos por tres razones distintas: la primera, la primordial, se debe a la velocidad de la dilución de un aporte en el gran corpus de los conocimientos y análisis que crecen a gran velocidad, así como a la confusión entre difusión e infusión de la novedad ; esto, sabiendo que la novedad en ciencias humanas es de orden relativo y no absoluto suponiendo que un antes y un después identificables, sufren la impresión según la cual los resultados ya eran conocidos7. Es sabido que los investigadores citen ciertos autores y ciertas obras sin haberlas leído, ya que se han convertido en figuras indispensables de un campo científico dado, lo que relativiza el valor de los conteos automáticos. Una tercera razón es el placer culpable de algunos investigadores en ciencias humanas consiste -conscientemente o non es otro debate- de no dar crédito a todos los inspiradores8 o, a veces, no citar que las inspiraciones secundarias, aun si, por principio, una de las características del saber científico es generalmente de reposar sobre un saber acumulativo que implica decir sobre cual base aporta su propia contribución. Sin embargo, se reducirá el proceso evocando la fuerza del espíritu del tiempo combinada al nombre creciente de publicaciones, responsables in fine de la perdida de la continuidad que permite escalar al origen de una publicación: así, en un principio no pude acceder a la obra de P. Joutard (1986) sino gracias a la tesis de B. Debarbieux (1988), muchos investigadores encuentran el mimo problema, que consiste a reconstruir la genealogía de una idea, aun cerniéndose a la literatura en su lengua materna. Esta dificultad debería ser combatida por la lectura crítica que organizan las revistas antes de aceptar una publicación. Así, en el caso de yo presento, es evidente que volvía a los evaluadores, que tuvieron conocimiento de mi artículo y que lo aceptaron, de indicar la ausencia de referencia a la obra de P. Joutard. Se podría decir lo mismo sobre los evaluadores de la revista genovesa de geografía.

12Otra razón de la dificultad a apreciar la recepción de mi artículo es propia a las características de mi producción científica. En efecto, como lo indiqué, este artículo fue uno de los últimos que escribí en la soledad de un investigador, fuera de los artículos con contenido geográfico más marginal (sobre Vermeer o las escenas de la playa en la pintura holandesa del Siglo de Oro) o bien le obras destinadas de hacer saber el estado del conocimiento (como la obra Los Alpes, colección “Que sais-je ?”). Rápidamente, mi producción personal se fundió en una producción colectiva bastante excepcional en el campo de las ciencias humanas y sociales pues logramos, en el seno del equipo MIT a no mencionar en el titulo el nombre de los autores sino el nombre del equipo. Así, mis contribuciones a este colectivo son imposibles de identificar (a excepción del concepto de « momento de lugar » ,véase más abajo),a favor de un amalgama del resto difícil a definir por terceros, R. Knafou desaparecía para los unos en el equipo del MIT como el equipo del MIT podía ser un postizo de R. Knafou para otros ; la realidad, habiendo tomado la iniciativa de este equipo y habiéndolo dirigido durante su existencia entre 1993 y 2008, fui un miembro como cualquier otro, las cualidades de los otros miembros era suficiente para que cada uno tuviera el sentimiento de existir y aportar una contribución consistente apreciada por los otros a su justo valor. De todas maneras, es sobre todo a través de las producciones colectivas que realicé mis aportes haciéndolos menos identificables en los aportes a uno u otro análisis.

  • 9 Boyer M., L'invention du tourisme, collection découvertes, Paris, Éditions Gallimard, 1996, 160 p.

13Lo que sí es seguro es que la noción de invención del lugar se difundió tanto en el dominio del turismo como en otros campos. El artículo de J. Rieucau, « Invención y creación de lugares turísticos en la dinámica de la difusión urbana litoral, al norte de la Costa del Azahar », publicado en los Cuadernos de geografía de Quebec (Rieucau, 2002) no hizo referencia a mi artículo de la R.G.A., sino a mi contribución sobre “la invención del turismo”9, la cual retomaba ampliamente los contenidos del artículo en cuestión, introduciendo los complementos, en particular la referencia a P. Joutard. Fuera del campo del turismo, la noción de invención de lugares o de espacios se difundió por medio de un gran número de obras, pero la paternidad no se les otorga a los geógrafos, H. Le Bras y E. Todd habiendo inaugurado en francés la serie desde 1981 con el estimulante libro consagrado a la Invención de Francia, seguida por la obra de los mismos autores la Invención de Europa (1990). Luego, los geógrafos retomaron el tema, con, dentro de sus diversas contribuciones, la de C. Grataloup, Invención de los continentes (2009).

  • 10 A exepcion, quizas de P. Duhamel quien en su tesis, (Los residentes extrangeros a Mayorca (Baleares (...)

14Finalmente y para concluir la segunda parte, algunas palabras sobre el contenido del articulo: Ademas de la diferenciacion entre invencion y descubrimiento relacionada con los lugares turisticos, este contenia un analisis sobre los « dos poderes del turismo »: «una desviacion del uso tradicional del territorio del cual, al mismo tiempo, transforma el significado »y “ la incorporacion al lugar en cuestion de nuevos tarritorios, anteriormente ignorados o muy poco usados y por ello, poco integrados en la vida cotidiana y los retos de la poblacion local: la playa para las comunas de las zonas costeras, o para la alta montaña ». Este análisis fue, luego, ampliamente retomado tanto en los trabajos a los cuales participé como en trabajos de terceros. Por el contrario, otro contenido de este artículo, que reposaba en la hipótesis historico-antropologica de un "contrato inicial pasado entre la sociedad de la recepción de los turistas en el surgimiento de un nuevo territorio que porta al mismo tiempo una marca y un testimonio del contrato en cuestión» no ha vuelto a inspirar a los investigadores franceses10, pareciera entonces que ahora con un retroceso de casi “décadas, la pista me parece contener aun una dimensión heurística. Quitando la responsabilidad a los otros investigadores, debo decir que ni yo mismo tuve la oportunidad de profundizar este inicio de análisis generado en la observación de diversos terrenos. Así, mi conclusión quedo sin continuidad:

« En toda invención de un lugar turístico, existe un contrato tácito contraído entre la sociedad local y la sociedad global, que expresa el desface entre la idea que se hacen los de un mismo sitio los habitantes y estos que revelan una nueva naturaleza, así que al mismo tiempo, las inusuales aptitudes de la población local para cambiar el desface en cuestión. Este contrato es una función, al mismo tiempo, de las estructuras de las sociedades en contacto de las fuerzas de cambia, actividades o potencialidades. Es la hipótesis que fue indicada acá. Esta tiene la ambición de contribuir a la explicación las dinámicas diferentes que, de un lugar a otro, un mejor conocimiento del turismo ha hecho progresivamente aparecer en su complejidad» (Knafou, 1991, p19).

III. Las modificaciones aportadas por el investigador, a medida del tiempo a su contribución teórica inicial: de la invención del lugar turístico al momento de lugar.

  • 11 El lugar el contador, la estación la ciudad, los dos últimos afinados en estación-ciudad, ciudad tu (...)

15Retomé el análisis de la invención del lugar turístico en diversas publicaciones dirigidas a una mayor difusión, de ciertos trabajos sobre el turismo (Knafou, 1992, 2003a, 2003b, 2006), adjuntándola, generalmente a una de las diversas continuidades lógicas, una topología de los lugares turísticos, elaborada en el marco del equipo MIT y mejorada gracias a mis intercambios con Mathis Stock11

16Sin embargo, es imposible hablar de esta invención de los lugares turísticos sin hacer debida referencia al concepto de “momento de lugar” que, para mí, constituye sin duda a la continuidad de una reflexión personal desarrollada en forma paralela a mi participación al equipo del MIT.

17Este concepto fue formulado en el 2005 en la publicación colectiva del equipo del MIT: Turismos 2. Momentos de lugar. En esta obra, publiqué esta definición:

« un lugar y un momento que encarna una situación de carácter general sobrepasa los aspectos del lugar en sí mismo » Así mismo « La duración más o menos precisa, durante la cual un lugar dado (así como una parada o una red de lugar) encarna una situación de carácter general que sobrepasa los aspectos del lugar en sí mismo; así, el momento o el lugar debido a la invención o de la consolidación de una práctica o, más generalmente de una innovación social con un carácter dimensional espacial afirmada, constituyen una referencia, ver, un modelo para otros lugares. »

18Este concepto permitio de poner a la luz el rol de ciertos lugares turisticos en la cristalizacion y la encarnacion de las diversas nuevas practicas correspondientes a algunas nuevas invenciones que constituyen la “revolucion turistica”. En efecto, a largo plazo, la historia del turismo puede resumirse en una sucesion de invenciones de practicas en lugares diferenciados: los baños terapeuticos en las aguas frias (Mancha, mar del Norte, desde el final del siglo XVII ), los viajes turísticos invernales en el mar Mediterráneo (desde el siglo XVIIIe), practica contemporánea del descubrimiento estival de los atractivos de la montaña, las actividades de montaña a partir del ultimo cuarto del siglo XIX y finalmente los baños en aguas cálidas (Hawaï, y luego el Mediterráneo), desde el siglo XX.

19Este concepto que explora un angulo no analizado de la reflexion geografica e historica, fue creado para intentar comprender las condiciones de aparicion y de difusion de las nuevas praticas turisticas, es decir, las practicas que pasan, con el fin de ser identificadas, en si por su localizacion. Se intenta acticular, en un momento dado, la inovacion basada en las practicas, y en si, los actores y un lugar constituidos por ciertas caracteristicas. El momento de lugar es entonces a la vez un concepto que permite sintetizar las nociones que quedan separadas y no articuladas y un util que permite contituir el desarrollo del turismo, el cual constituye yb campo favorable a su implementacion y mejoramiento.

20Diseñado para responder a los cuestionamientos planteados por el estudio del turismo, presenté la hipótesis que el momento del lugar es operativo para dar cuenta de las prácticas sociales en general cuando, por definición, se desarrollan en lugares que los autorizan y les dan significado.

Haut de page

Bibliographie

Chadefaud M., 1987, Aux origines du tourisme dans les pays de l’Adour: du mythe à l’espace, un essai de géographie historique, Thèse d’Etat en géographie, Université de Bordeaux, coll. Cahiers de l’Université - Université de Pau et des Pays de l’Adour, 1010p.

Corbin A.,1988, Le territoire du vide, l’Occident et le désir de rivage 1750-1840, Paris, Aubier, 412 p.

Debarbieux B., 1988, Territoires de haute montagne: recherches sur le processus de territorialisation et d’appropriation sociale de l’espace de haute montagne dans les Alpes du Nord, Thèse de doctorat en géographie, Université de Grenoble.

Equipe MIT, 1997, « Une approche géographique du tourisme », L’Espace géographique, n°3, 193-204.

Equipe MIT, 2002, Tourismes 1. Lieux communs, Belin, coll. Mappemonde, Paris, 320 p.

Equipe MIT, 2005, Tourismes 2. Moments de lieux, Belin, coll. Mappemonde, Paris, 348 p.

Equipe MIT, 2012, Tourismes 3. La révolution durable, Belin, Paris, 332 p.

Christian Grataloup, L’invention des continents: comment l’Europe a découpé le monde, Paris, Larousse, 2009, 224 p.

Joutard P., 1986, L’invention du Mont Blanc,Paris, Gallimard, 284 p.

Knafou R., 1978, Les stations intégrées de sports d’hiver des Alpes françaises. L’aménagement de la montagne « à la française », Thèse de doctorat en géographie, Paris, New York, Barcelone, Masson, 319 p.

Knafou R., 1991, « L’invention du lieu touristique: la passation d’un contrat et le surgissement simultané d’un nouveau territoire », Revue de géographie alpine, tome 79, n°4, 11-19.

Knafou R., 1992, Encyclopédie de géographie,Economica, « L’invention du tourisme », in Bailly A., Ferras R. et Pumain D. (dir.), Encyclopédie de géographie, Paris, Economica, avec le concours de Saint-Dié-des-Vosges, 851-864.

Knafou R., 1994, Les Alpes, coll. Que sais-je ?, PUF, 127 p.

Knafou R., Stock M., 2003a,« Epistémologie de la géographie », In J. Lévy et M. Lussault (dir.), Dictionnaire de la géographie et de l’espace des sociétés, Paris, Belin, 92-102.

Knafou R., 2003b, "Tourisme", In Mesure S., Savidan P. (dir.), Dictionnaire des sciences humaines, P.U.F.

Knafou R., 2006 et 2018, "Le tourisme", In A. Ciattoni et Y.Veyret (dir.), Les fondamentaux de la géographie, A. Colin.

Knafou R., 2007, "Tourisme et environnement", in Y. Veyret (dir.), dictionnaire de l’environnement, A. Colin.

Le Bras H., Todd E., 1981, L’invention de la France. Atlas anthropologique et politique, Paris, Hachette, 517 p.

Le Bras H., Todd E., 1990, L’invention de l’Europe, Paris, Le Seuil, coll. « Points essais ».

Raffestin C., 1987,« Repères pour une théorie de la territorialité humaine », Cahier/ Groupe Réseaux, vol. 3, n° 7, 2-22.

Rieucau J., 2002, « Invention et création de lieux touristiques dans la dynamique de la diffusion urbaine littorale, au nord de la CostadelAzahar », Cahiers de géographie du Québec, vol. 46, n°127, 25-48.

Haut de page

Notes

1 La « invención » implica un uso diverso y diferente de un lugar existente – del hecho de una lectura nueva del territorio – que conlleva a su vez a subvertirlo y a redimencionarlo. Esta invención es igualmente al origen de un contrato inicial tácito convenido entre la sociedad de recepción y los primeros turistas, contrato que determina la evolución del territorio turistico y en particular las modalidades de la apertura desigual a los actores externos.

2 Knafou R., Las estaciones integradas de deportes de invierno de los alpes franceses. La planificacion de la montaña «  a la francesa », Masson, 1978.

3 Un libro que dio cuenta de esta experiencia : El instituto de Saint-Gervais. Investiga-acción en la montaña turística, Belin, 1997. Obra colectiva dirigida por Rémy Knafou y coordinada por Mireille Bruston, Florence Deprest y Philippe Duhamel.

4 Ello dio origen a una publicacion parcial bajo el titulo : Chamonix-Mont-Blanc : tras bambalinas de la planificacion, 1990, Prensa universitaria de Grenoble.

5 La primera y única produccion fué el El anuario de la investigación geografica francofona (1992, 864 p.), de Mireille Bruston. Es necesario indicar que los geografos no deseaban ser materia de estudio y que el interez de este estudio escapaba a la geografa – especialista de trabajos cuantitativos – encargada de la politica geografica del C.N.R.S. De este periodo, quedo como fruto una obra pionera, Materiales para una sociologia de la geografia (bajo la direccion de D. Dory, D. Douzant-Rosenfeld y R. Knafou), L’Harmattan (1993), ello permitio entender porqué recibi de manera favorable el principio de un número de Via@ tourism review consagrado a los aportes teoricos de los investigadores, dentro del marco de un enfoque reflexivo.

6 M.I.T. : este acronimo se desarrollo de manera diferencial en diversos periodos : « Mobilidades Itinerairos Territorios », primero, luego « Mobilidades, Itinerarios, Turismoss ». Yo lo habia imaginado, con una cierta intención o paternidad : la primera basada en el gusto de la burla cen comparacion con una de las más conocidas universidades del mundo (el Massachusetts Institute of Technology), para un equipo joven y sin recursos donde solo trabajaban cuatro personas…, la segunda haciendo referencia al peso de las representaciones en la formacion de lugares e imágenes turisticas.

7 Aqui se trata de una conclusion bana, que logré hacer en la época donde, estando a cargo del Festival internacional de geografia, estaba a cargo de su comunicación dirigida a los medios. Esta es también una de las razones que condujeron a algunos investigadores a producir analisis mas radicales, suceptibles de retener la atención (E. Todd podría pertenecer a esta catégoria).

8 El artículo de Jean-Claude Vernex, llamado «La invención de los lugares turísticos» (Le Globe, Revista Genovesa de geografía, 1993, volumen 133, n°1, pp. 15-28), no hace ninguna referencia al artículo acá citado, a pesar de ser anterior de dos años y de haber aparecido en una revista que el autor no hubiera podido ignorar. Una búsqueda gracias al programa «Compilatio.net » en las principales revistas digitales [agradecimiento especial a Carine Fournier] permitió inventariar 15 artículos que retomaron elementos de mi artículo, sin citarlo, y 40 artículos haciendo referencia explícita a este artículo (un cuarto de estas en publicaciones brasileñas).

9 Boyer M., L'invention du tourisme, collection découvertes, Paris, Éditions Gallimard, 1996, 160 p.

10 A exepcion, quizas de P. Duhamel quien en su tesis, (Los residentes extrangeros a Mayorca (Baleares) : por un analisis de la transformacion de los lugares turisticos, Université Paris 7, 1997) estuvo cerca de la hipótesis. Observo que la idea ha sido citada, en publicaciones brasileñas y españolas, pero, que yo sepa, sin ninguna profundización real.

11 El lugar el contador, la estación la ciudad, los dos últimos afinados en estación-ciudad, ciudad turisticada.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rémy Knafou, « Inventar el sitio turistico », Via [En ligne], 13 | 2018, mis en ligne le 01 septembre 2018, consulté le 15 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/2581 ; DOI : 10.4000/viatourism.2581

Haut de page

Auteur

Rémy Knafou

Profesor emérito de la universidad Paris 1 director del equipo de investigación MIT (Movilidades, Itinerarios, Turismos 1993 – 2008)

Articles du même auteur

Haut de page

Traducteur

César Gevez

Doctorant, Université de  Grenoble

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals