Navigation – Plan du site

La fábrica de los conceptos turísticos

Jean-Michel Decroly et Anya Diekmann
Traduction de Francis Merino
Cet article est une traduction de :
La fabrique des concepts touristiques [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
The production of tourism concepts [en]
La fabbricazione dei concetti turistici [it]
A fabricação dos conceitos turísticos [pt]
La fàbrica de conceptes turístics [ca]
Die Entstehung von touristischen Konzepten [de]

Texte intégral

Introducción

1Desde finales de los años 60, el campo de los tourism studies (estudios de turismo) se mece bajo un largo y doloroso murmullo que pone de relieve la falta de ambición teórica y la dispersión disciplinaria del ámbito de estudio, lo que contribuye a su falta de visibilidad científica y, retomando el término de J. Tribe (1997), a su indisciplina. En el artículo de presentación del primer número de la revista Tourist Studies, A. Franklin y M.Crang (2001, p. 5) hacen un balance inapelable en ese sentido. Al tiempo que subrayan el carácter estimulante y relevante del análisis de las prácticas y de las actividades turísticas, sobre todo para ofrecer una mejor comprensión de los procesos de transnacionalización, señalan que debido a la inexistencia de teorización "los estudios de turismo están anticuados, obsoletos, repetitivos y sin vida." A ojos de ambos autores, esta triste situación tiene su origen en la combinación de varios factores. Los estudios de turismo sufren un enfoque excesivamente operativo y en consecuencia, una alta dependencia de las prioridades y los intereses a corto plazo de los patrocinadores públicos o privados. Esta tendencia se habría visto reforzada por la creciente influencia que ejercen las ciencias empresariales y de gestión en el campo de la investigación. De hecho, más del 70 % de los programas de turismo (y, por lo tanto, de investigación) se encuentran en las Escuelas de Negocios (Ateljevic, 2014). Dicha influencia habría conducido al mismo tiempo a una fetichización del turismo como producto y actividad económica, a una obsesión con las clasificaciones y las taxonomías y a un tropismo marcado por el positivismo, visto como una condición para el reconocimiento científico a expensas de concepciones alternativas del enfoque intelectual. Por último, la subteorización que caracterizan los estudios de turismo serían el resultado de una percolación excesivamente lenta de la teoría social en su seno, especialmente con respecto a las vertientes críticas de esta teoría.

2De forma recurrente aparece también, en la literatura anglosajona, el mismo reproche por parte de colegas de otras culturas científicas y lingüísticas, especialmente en libros de naturaleza epistemológica (véase, por ejemplo, Ethier, Morisset y Sarrasin, 2012). Por lo tanto, dicho balance es ampliamente compartido. Sin embargo, al examinarlo más de cerca, resulta que la investigación sobre el turismo no es un desierto teórico que ha visto surgir nuevos conceptos específicos respecto a la materia estudiada. El "tourist system" (sistema turístico) de J. Jafari (1985), la "Tourist Gaze" (literalmente "la mirada fija del turista" o la "visión turística") de J. Urry (1990) o aún "l’habiter polytopique"  (el habitar politópico) de M. Stock (2006) dan testimonio, entre otros muchos conceptos, de la vitalidad teórica de la investigación sobre el turismo. En línea con estas contribuciones y animados por la esperanza de participar al desarrollo de la teorización en los estudios de turismo, hemos elaborado este número de la Via Tourism Review. Con este fin, hemos preguntado aproximadamente a veinte colegas de diferentes campos, tanto lingüísticos como temáticos, que han forjado en el transcurso de sus trabajos un nuevo concepto o han adaptado al turismo un concepto preexistente.

Un enfoque reflexivo de la conceptualización

  • 1 Los autores desean agradecer a Tim Freytag, miembro del comité editorial de Via Tourism Review, su (...)

3Para seleccionar los conceptos que queríamos ver en este número1, hemos prestado una atención especial a dos criterios:

4En primer lugar, hemos buscado en la producción científica contemporánea sobre el turismo términos o expresiones (del vocabulario actual, neologismos o combinaciones de palabras) que cumplan con los dos atributos principales identificados por Ogden y Richards (1923) para definir un concepto: que debe tener un objetivo de comprensión de los fenómenos estudiados (en lugar de etiquetas puestas a unos hechos) y disponer de una base empírica de validez. En otras palabras, hemos seleccionado términos o expresiones que actúan como herramientas intelectuales que pueden contribuir a la interpretación de las observaciones o experiencias. Por ejemplo, y sin haber tenido la oportunidad de consultarle habida cuenta del reciente fallecimiento de J. Urry, la "mirada del turista" responde plenamente a estos criterios, ya que ha contribuido, apoyándose en numerosos ejemplos empíricos, a la comprensión no sólo del surgimiento de una nueva relación de los individuos con el mundo, basado en lo visual y también en la creciente influencia de la mirada del turista a la hora de forjar espacios materiales e inmateriales.

5En segundo lugar, hemos prestado mucha atención, en el transcurso de nuestra búsqueda, en identificar conceptos que toman en serio el turismo, es decir, que aportan una mejor comprensión de la influencia del turismo en los valores, las normas y los comportamientos sociales, las relaciones sociales, las relaciones económicas o políticas, que proporcionan claves para la interpretación de las formas de ser y de hacer, específicas al turismo o a sus actores.

6Una vez que los conceptos fueron identificados, buscamos alentar el trabajo reflexivo por parte de sus autores. Con esto en mente, les invitamos a realizar un examen detallado del proceso científico desarrollado para forjar el concepto adoptado. De esta forma, quisimos resaltar algunos aspectos del proceso de producción del conocimiento, al examinar cómo se fabrican las herramientas intelectuales que permiten una mejor comprensión de los fenómenos turísticos. Cada autor invitado recibió así unas indicaciones precisas, en las que se le pidió que explicara, de forma sintética (en un máximo de 5.000 palabras), la génesis del concepto producido, su recepción en la comunidad científica y su posterior evolución tras nuevas observaciones empíricas o comentarios de los colegas. En efecto, creemos que un concepto es tanto un resultado como un punto de partida para la actividad intelectual: si se cristaliza en un término o una expresión de las interpretaciones previas de un fenómeno, abre el camino a nuevos desarrollos, gracias a la confrontación sobre el terreno o con las concepciones de otros investigadores.

Un desafío

7Ahora que la investigación científica se rige por principios neoliberales de maximizar la productividad, la competencia interpersonal e interuniversitaria generalizada y el uso de la bibliometría como la única herramienta de evaluación, nuestro propósito era un auténtico desafío. De hecho, Via Tourism Review no aparece, ni mucho menos, entre las "principales revistas" de estudios de turismo, ni tampoco la publica una gran editorial privada y de hecho se basa en la buena voluntad de algunos colegas ansiosos por avanzar en la comprensión del turismo a través de una revista plurilingüe, interdisciplinaria y de libre acceso. Al dirigirnos a los autores, temíamos encontrarnos ante muchas negativas educadas o, más prosaicamente, ante la ausencia de respuesta. Si bien algunas invitaciones siguen siendo letra muerta, la mayoría de los autores contactados expresaron su interés por nuestro propósito. Por supuesto, hemos recibido algunas renuncias por razones de agenda, pero varios colegas aceptaron, a menudo con entusiasmo, someterse a tal ejercicio.

8En este número, encontrará artículos sobre conceptos tan diversos como la invención del lugar turístico, el propio turista, el heritage scape (paisaje del patrimonio), el post-turismo, el potencial de justicia social para el turismo o la gentrificación turística. Este conjunto forma a primera vista un popurrí teórico. Sin embargo, los conceptos presentados forman parte de las principales preguntas sobre el turismo que surgieron a partir de los años 70, cuando antropólogos, sociólogos y psicólogos sociales irrumpieron en el campo de los estudios de turismo. En línea con los trabajos de E. Cohen (1972) y D. Nash (1978), surge entonces un concepto de turismo como un sistema tridimensional en constante interacción: los visitantes y su cultura, los lugares y las sociedades visitadas, y los múltiples actores que contribuyen a ponerlos en contacto (Decroly, 2010). El primero de estos componentes se analiza aquí a través del artículo del sociólogo Dean MacCannel, en el que explica cómo a finales de los años 60, cuestionó las causas socio psicológicas del desplazamiento y cómo, movilizando las herramientas de los estudios culturales, había tenido que hacer de la búsqueda de una experiencia auténtica, la motivación central de los turistas. Como recuerda en su contribución, esta búsqueda de la autenticidad se rige por un marcaje simbólico que nos conduce a que solo algunos de los innumerables objetos que se pueden visitar, se conviertan en objetos turísticos. Esta segunda vertiente del análisis de D. MacCannel se refiere a las preguntas recurrentes sobre la configuración y la transformación de lugares y sociedades a través del turismo. Tres de los artículos reunidos aquí son parte de esta tradición. En el primero, el antropólogo Michael Di Giovine regresa a la génesis de su análisis de los lugares designados Patrimonio Mundial y su configuración simbólica por parte de la UNESCO con el fin de difundir un relato simbólico de "unidad en la diversidad". El artículo del geógrafo Remy Knafou, a continuación, establece la genealogía de su concepto de invención del lugar turístico, según el cual del uso de un lugar existente por el turismo resulta una nueva lectura, una nueva imagen, de este lugar, y al mismo tiempo conduce a subvertirlo y ampliarlo. Finalmente, el sociólogo Kevin Fox-Gotham explica qué le llevó a expandir el concepto de gentrificación, incluyendo en él los procesos de inversión turística localizada, especialmente en los centros urbanos, que pueden producir los mismos efectos tanto de exclusión de las clases populares como mutaciones residenciales.

9El tercer componente del sistema turístico se analiza a través de la contribución de Dianne Dredge, doctora en planificación y política turística, que estudia las redes de actores turísticos y aboga por una mejor consideración de la dimensión política de éstos. A través de su artículo sobre el potencial de la justicia social por medio del turismo, Freya Higgins-Desbiolles, doctora en Relaciones Internacionales, analiza la interacción entre visitantes y visitados y las condiciones que deben cumplirse para que esta interacción sea emancipadora para ambos, incluso cuando se realiza en un "mundo malo" (de Lagasnerie, 2017). Finalmente, en la encrucijada de los diferentes componentes del sistema turístico, el geógrafo Philippe Bourdeau cuenta su recorrido intelectual, que le llevó a forjar el concepto de post-turismo.

10Además de estas contribuciones reflexivas, los autores colaboraron alimentando la sección "Fotografías", tan querida por los miembros del comité editorial de Via Tourism Review y propusieron cado uno de ellos una fotografía comentada que ilustraba su forma de trabajar. Otra forma de mostrar la investigación que se está realizando.

Claves de lectura

11Cada lector, ya sea un estudiante, un doctorando o un investigador experimentado, encontrará en los artículos reunidos aquí materia para reflexionar. Descubrir el camino recorrido por colegas para crear conceptos lleva a cuestionar las propias formas de producir conocimiento y a desacralizar la investigación teórica. Además, a través de los textos presentados en este número, se esbozan como telón de fondo las condiciones para la fabricación de conceptos turísticos. Estas condiciones forman tres familias independientes, según el grado de control que los investigadores tengan de ellas.

12La primera familia forma el telón de fondo del trabajo científico sobre el turismo. Reúne elementos del contexto en los que el investigador no tiene - o muy poco - control. Al elaborar un concepto, lo que el investigador intenta comprender y cómo lo formaliza, depende de lo que es el turismo en ese momento, pero también, en términos más generales, cuáles son las relaciones sociales globales. Del mismo modo, la conceptualización está influenciada por el estado del conocimiento sobre el turismo y, más ampliamente, sobre el mundo social. La segunda familia de condiciones del trabajo científico sobre el turismo incluye todos los aspectos sobre los que el investigador podrá imprimir su marca, especialmente la elección de sus fuentes de inspiración intelectual, el tiempo y el lugar que otorga a lo empírico y / o al terreno, o incluso a la forma de articular la investigación y la enseñanza. La tercera familia de condiciones, finalmente, reúne elementos contextuales sobre los cuales el investigador tiene un control parcial, en este caso los marcos temporales, espaciales y relacionales de su trabajo: el tiempo que puede dedicar a su objeto de estudio, la institución a la que está adscrito, los equipos y colegas con quienes está acostumbrado a realizar investigaciones.

13Curiosamente, la primera familia de condiciones de la investigación se menciona poco por parte de los que colaboran en este número. Es cierto que D. MacCannel señala que el escasísimo desarrollo de los estudios de turismo a finales de los años 60 condicionó parcialmente su decisión de adoptar al turista como un tema de estudio. En otro nivel, F. Higgins-Desbiolles enfatiza que la estrecha concepción del turismo vigente en la época del neoliberalismo ha sido un estímulo para forjar una concepción alternativa, basada en los principios de la justicia y emancipación. Sin embargo, en términos generales, los autores ponen más énfasis en las condiciones de investigación sobre las cuales tienen (parcialmente) un control.

14En un nivel heurístico, la mayoría de ellos subrayan la influencia decisiva de ciertas fuentes de inspiración intelectual. Estas fuentes provienen a veces de la disciplina originaria, como en el caso de R. Knafou que se inspiró en los trabajos de los geógrafos (por ejemplo C. Raffestin, 1987 y B. Debarbieux 1988) quienes en los años 80 se centraban en el territorio y la territorialidad. La mayor parte de las veces provienen de otras disciplinas, con un tropismo marcado para los investigadores que cubren un amplio espectro en el ámbito de las ciencias sociales, tal y como ocurre con Levi-Strauss y E. Goffman, cuyas enseñanzas forman la matriz intelectual de investigación de D. MacCannel, o también con A. Appaduraï, cuyo concepto de scape inspiró fuertemente a M. Di Giovine, e incluso B. Latour, cuya teoría del actor de la red impregnó la investigación sobre las redes de actores del turismo. La abrumadora mayoría de los autores que han retenido la atención de nuestros colaboradores provienen del mundo occidental o han seguido sus carreras en universidades occidentales. Podríamos añadir que éstos son muy a menudo autores masculinos. El acceso a las herramientas intelectuales forjadas en otros contextos culturales sigue siendo una rara excepción, salvo para M. Di Giovine, que reconoce su deuda con los trabajos del geógrafo indio Singh Rana, al que debemos el haber incorporado la idea que el patrimonio por su naturaleza está en perpetuo cambio, y para P. Bourdeau, quién enfatiza la influencia fundamental ejercida por los escritos sobre la transmodernidad del filósofo argentino Enrique Dussel.

15No es sorprendente que las investigaciones realizadas en el propio campo de los estudios de turismo sean también una importante fuente de inspiración. Se evidencian aquí los legados de los trabajos anteriores y los debates inducidos por los avances teóricos realizados por los propios autores. P. Bourdeau señala, por ejemplo, que se ha alimentado de la literatura crítica sobre el turismo, ya sea anglófona con los textos de D. Fennell (2006) y J. Tribe (2009) sobre la ética y la filosofía del turismo, germánica con los trabajos de J. Krippendorf (1982, 1986, 2010) sobre los impactos ambientales y sociales del turismo, o francófona con la tesis de G. Cazes sobre el turismo en los países en desarrollo. Comenta igualmente la influencia que ejercen las publicaciones no académicas, especialmente las de F. Michel y R. Christin, cuyo carácter polémico es propicio para la reflexión. F. Higgins-Desbiolles comenta también el impacto en su trabajo de los textos críticos sobre el turismo, en particular los de J. Krippendorf, una vez más, y D. McLaren (2003). Además, varios autores señalan que las reacciones en el campo de los estudios de turismo generadas por sus trabajos han sido en sí mismas una fuente de inspiración, lo que contribuyó a introducir cambios en la formulación, el contenido o las ilustraciones empíricas del concepto inicial.

16Sin embargo, el principal denominador común de las cristalizaciones teóricas mencionadas en este número radica en el papel esencial desempeñado por el enfrentamiento sobre el terreno, en el contexto de las indagaciones, de la investigación aplicada llevada a cabo por las autoridades públicas o los operadores privados, o como operador turístico. F. Higgins-Desbiolles y M. Di Giovine destacan así el gran efecto que ha tenido la experiencia profesional experimentada antes del comienzo de su tesis, como colaboradora o voluntaria para organizaciones no gubernamentales australianas para una de ellas o como guía para un operador turístico estadounidense para la otra. En ambos casos, estos contactos iniciales con el terreno, en un entorno no académico, ayudaron a guiar la investigación, tanto por las problemáticas que plantearon como por las ilustraciones empíricas que proporcionaron. Además, como lo señalaron D. Dredge, P. Bourdeau y R. Knafou, los intercambios con los actores y los operadores sobre el terreno constituyen una oportunidad privilegiada para probar las herramientas intelectuales desarrolladas y para generar nuevas ideas. Finalmente, de manera más clásica, D. MacCannel y K. Fox-Gotham expresan que su trabajo conceptual no hubiera sido posible sin unas indagaciones previas.

17A diferencia del trabajo sobre el terreno, los autores reunidos en este número rara vez mencionan la enseñanza en este tema. P. Bourdeau manifiesta, sin embargo, que los intercambios con los estudiantes, especialmente en el contexto de seminarios y talleres o excursiones de campo, jugaron un papel importante en la evolución de su pensamiento. Brindan efectivamente la oportunidad de ensayar en el banco de pruebas nuestras ideas, esbozar terminologías o clasificaciones, aclarar nuestras intuiciones o cuestionar lo que originalmente se pensó.

18Finalmente, los artículos reunidos en este número dan testimonio del impacto en la conducta de investigación de los entornos temporales, espaciales y relacionales de trabajo. Algunos momentos, lugares o colaboraciones demuestran ser más propicios a la conceptualización que otros. Por su duración, pero también por la libertad de pensar que ofrecen, la tesis de doctorado o la habilitación para dirigir investigaciones ha ofrecido a M. Di Giovine, F. Higgins-Desbiolles y P. Bourdeau momentos privilegiados para que surjan los conceptos que presentan aquí. Por otra parte, como lo manifiesta R. Knafou, los objetos y las formas de hacer investigación en los laboratorios o en los departamentos universitarios que han visitado inevitablemente marcan el proceso intelectual individual. Sin olvidar el intercambio con colegas cercanos, aquellos con quienes el investigador suele relacionarse frecuentemente, en su equipo o como parte de colaboraciones externas, intercambios que, como lo subraya P. Bourdeau, forman la base de la actividad intelectual y por lo tanto de la conceptualización.

19Para terminar, queremos resaltar que los conceptos mencionados en este número son el resultado de un largo proceso de maduración intelectual. Se forjaron con el tiempo, a menudo durante varios años a través de la confrontación repetida de las ideas entre si, o de las ideas sobre el terreno. La conceptualización requiere tiempo, mucho tiempo. En este sentido, esta recopilación de artículos confirma las palabras de Eugene Garfield (1990, p.14), que al tiempo que condenaba la representación popular de un progreso científico vinculado a una sucesión de destellos de genio y descubrimientos fortuitos, señala que los avances importantes a menudo provienen de investigadores "que aran tercamente un campo maduro para un descubrimiento y que están intelectualmente preparados para reconocer y sacar partido a los resultados inesperados". Como lo señala Gosselain Olivier (2011: 131), "en la investigación, la lentitud y la constancia priman sobre la velocidad y la versatilidad." El mandamiento productivista que los alabadores de la excelencia científica elogian es, por lo tanto, radicalmente opuesto a la larga temporalidad de la fábrica de conceptos. Al resistir este mandamiento, los investigadores se darían los medios no solo para limitar el sufrimiento humano que engendra, sino también para seguir con su propio ritmo, con total serenidad, el largo recorrido intelectual que hace posible forjar las herramientas capaces de mejorar la comprensión del turismo ..., o cualquier otro hecho social.

Haut de page

Bibliographie

Ateljevic I., 2014, « Mapping a history and development of tourism studies field », Turizam: međunarodni znanstveno-stručni časopis, 62(1), 75-101.

Cohen E., 1972, « Toward a Sociology of International Tourism », Social Research, 39(1), 164–189.

Debarbieux B., 1988, Territoires de haute montagne : recherches sur le processus de territorialisation et d’appropriation sociale de l’espace de haute montagne dans les Alpes du Nord, Université de Grenoble I, Institut de géographie Alpine, Thèse de doctorat en géographie,

Decroly J.-M., 2010, « Un cuadro de analisis de la valorizacion turistica », in : De Myttenaere B. et E. Rozo Bellon (eds) Desarrollo territorial y tourismo : una approximacion a partir de la valorizacion turistica, Bogota, Universidad Externado de Colombia, 41-62

de Lagasnerie G., 2017, Penser dans un monde mauvais, Paris, Presses Universitaires de France

Éthier G., Morisset L. K., Sarrasin B., 2012, Épistémologie des études touristiques, Québec, Presses de l’Université du Québec.

Fennell, D. A., 2006, Tourism ethics (Aspects of tourism), Bristol, Channel View Publications.

Garfield E., 1990, « Fast Science vs. Slow Science, Or Slow and Steady Win the Race », The Scientist, 4(18), 14.

Franklin A., Crang, M., 2001, « The trouble with tourism and travel theory? », Tourist Studies, 1(1), 5–22.

Gosselain O. P., 2011, « Slow Science – La désexcellence », Uzance, 1, 128-140.

Jafari J., 1987, « Tourism models: The sociocultural aspects », Tourism management, 8(2), 151-159.

Krippendorf J., 1982, « Towards new tourism policies: The importance of environmental and sociocultural factors », Tourism management, 3(3), 135-148.

Krippendorf J., 1986, « Tourism in the system of industrial society ». Annals of Tourism Research, 13(4), 517-532.

Krippendorf J., 2010, Holiday makers, Abingdon-on-Thames, Routledge.

McLaren, D., 2003, Rethinking tourism and ecotravel, Boulder (Ca), Kumarian Press.

Nash D., 1981, « Tourism as an Anthropological Subject », Current Anthropology, 22 (5), 461-481.

Ogden C. K., Richards I. A., 1923, The Meaning of Meaning, New York, Harchourt, Brace & World.

Raffestin C., 1987, « Repères pour une théorie de la territorialité humaine », FLUX - Cahiers scientifiques internationaux Réseaux et Territoires, 3(7), 2-22.

Stock M., 2006, « L’hypothèse de l’habiter poly-topique: pratiquer les lieux géographiques dans les sociétés à individus mobiles », EspacesTemps. Net, https://www.espacestemps.net/articles/hypothese-habiter-polytopique/

Tribe J., 1997, « The indiscipline of tourism », Annals of Tourism Research, 24 (3), 638-657.

Tribe J. (Ed.), 2009, Philosophical issues in tourism, Bristol, Channel view publications.

Urry J., 1990, The Tourist Gaze. Leisure and Travel in Contemporary Societies, London, Sage Publications.

Haut de page

Notes

1 Los autores desean agradecer a Tim Freytag, miembro del comité editorial de Via Tourism Review, su contribución en la selección incial de los conceptos presentados en este número y su participación en la revisión de los textos presentados.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-Michel Decroly et Anya Diekmann, « La fábrica de los conceptos turísticos », Via [En ligne], 13 | 2018, mis en ligne le 01 septembre 2018, consulté le 19 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/2736

Haut de page

Auteurs

Jean-Michel Decroly

IGEAT, Universidad Libre de Bruselas

Articles du même auteur

Anya Diekmann

IGEAT, Universidad Libre de Bruselas

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals