Navigation – Plan du site

AccueilNuméros14La actualización del imaginario t...

Résumé

El turismo de litoral tuvo en el tardofranquismo una gran relevancia como argumento y discurso en la ficción fílmica, coincidiendo con lo que se dio en llamar la “comedia desarrollista”. Una producción cinematográfica muy prolífica y exitosa que respondió a los intereses propagandísticos, políticos y socioeconómicos existentes en la España de los años 60 y 70. Sus códigos narrativos y expresivos siguen vigentes en películas que, adscritas al supragénero de la españolada, evocan en el fondo y en la forma algunos de aquellos tópicos ahora reciclados y actualizados. Mediante el análisis de tres largometrajes, Fin de curso (2005), Atasco en la nacional (2007) y Benidorm, mon amour (2015), se pone de manifiesto cómo la estereotipada representación del turismo de sol y playa, algo residual en pleno siglo XXI, está influida por los arraigados imaginarios surgidos entonces al servicio de la oferta mercantilizada del país.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

I. Introducción: tópicos, utopías y retrotopías del turismo en España

1El tópico, un concepto etimológicamente vinculado a la idea de “lugar común” creado por la retórica, configura la imagen de un territorio que resulta más simbólico que estrictamente geográfico. Este “topos” adquiere valores emocionales y afectivos diferentes según sea su relación con el factor temporal: futuro (utopía) y pasado (retrotopía). Mientras la utopía, conforme a los postulados de Tomás Moro, fija la felicidad en un sitio imaginario que aún está por llegar, la retrotopía ubica el mundo ideal en un pasado perdido o abandonado que se ha resistido a desaparecer (Bauman, 2017). El componente nostálgico, sin embargo, no se sustancia en el regreso a un pasado “tal cual”, sino al anhelado recuerdo arbitrario y selectivo que se supedita a la política de la memoria ejercida, sobre todo, desde los ámbitos institucionalizados (Carr, 1983). En párrafos posteriores nos referiremos a estos dos conceptos para hablar de la paradoja que supone, por una parte, la visión utópica del turismo afianzada en la dictadura franquista y, por otra, la pervivencia en la actualidad de una mirada turística con inspiración retrotópica.

2Este proceso influye también en la actividad turística desarrollada en los límites espaciales de la costa española, trascendiendo el “aquí” y “ahora” a través de una vivencia que se perpetúa más allá del destino turístico y el momento vacacional concreto. En palabras de Bauman (2017: 13), “el mundo del aquí y el ahora no es más que uno entre un número indefinible de mundos posibles (pasados, presentes y futuros)”. Por tanto, las consecuencias repercuten en la experiencia de consumo individual de cada turista, primero, en forma de expectativa y, después, de satisfacción cumplida o incumplida. Si bien la grata excepcionalidad disfrutada en vacaciones se hará más evidente y se echará más en falta cuando se vuelva a la rutina de la vida cotidiana.

A. La autenticidad consumible y consumada

3En su vertiente colectiva, el turismo es un fenómeno estratégico, socioeconómico y cultural que define una sociedad y su representación estereotipada a partir de las intenciones promocionales y persuasivas que definen una identidad basada en rasgos pretendidamente auténticos. Sin duda, la manera adecuada de hacer deseable la singularidad como reclamo y elemento distintivo o diferencial frente a la competencia. Según MacCannell (2003: 128), la autenticidad del lugar que se visita sigue siendo uno de los atractivos más satisfactorios y valorados por las personas que buscan lo pintoresco, “fuera del camino trillado”. Sin embargo, lo genuino termina siendo la mercancía que se comercializa y consume como una versión banalizada y típica, cuando no falsificada, desprovista de su esencia originaria. Es lo que Eric Cohen califica de “autenticidad representada” (2005: 17 y ss.) y que en el caso del turismo español se manifiesta en la cosificación de la España diferente impulsada en época tardofranquista. En palabras de Jameson (2000: 67), “es solo sobre la base de la identidad que la diferencia puede transformarse productivamente”.

4Parafraseando a Ortega y Gasset, el sol y la playa, junto a sus circunstancias, además de “tópicos” en su acepción de lugares comunes y paraísos en la Tierra, son en la terminología de David Harvey “espacios del capital” (spaces of capital) (en Martín, 2006: 184). Es decir, sitios físicos “estetizados”, idealizados y simplificados donde se han eliminado o corregido las incongruencias de la realidad para transformar la complejidad de la idiosincrasia en un souvenir, en un simulacro, que el capitalismo simbólico se encarga de explotar por cauces comunicativos, ya sean cinematográficos o publicitarios.

B. Ficciones, imaginarios y género fílmico

  • 1 Para otros autores, la creación de una imagen controlada por los valores más reaccionarios del fran (...)

5Las “comedias costumbristas del desarrollismo” (Hernández y Pérez en Zunzunegui, 2005b: 142), “cine popular nacional” (Perucha en Carratalá, 1997: 150) o “comedias desarrollistas” (Crumbaugh, 2007: 151) aparecen durante el boom turístico de la costa española. Estas películas recuperan elementos cómicos del sainete y de la comedia de costumbres1 para diseminar en el ámbito de la cultura de masas y la sociedad de consumo incipientes, tras la terrible autarquía, los mensajes institucionales que enfatizan la metamorfosis del litoral, la modernización turística y el desarrollo económico de la España de la década de 1960 (Hernández y Revuelta en Zunzunegui, 2005b: 143). Así pues, cumplieron la función de generar y difundir un creciente imaginario turístico nacional que, inspirándose en la tradición, se adaptaba a las modernas leyes del mercado.

  • 2 Esta teoría pretendía entender el funcionamiento de los estados democráticos en las décadas posteri (...)

6La dictadura utilizó el turismo como un “dispositivo”, dispositif en la terminología de la teoría de Foucault sobre la “gubernamentalidad” (governamentalité2), para normalizar las relaciones entre los intereses del Estado franquista y los del capitalismo de la cultura de masas. Es decir, “sirvió como un eje de prácticas simbólicas heterogéneas, un punto de convergencia mediante el cual el poder [político] se ejerció de forma inocua, descentrada”, positiva y eficaz al diluir los aspectos punitivos o restrictivos y conseguir la aceptación voluntaria del sujeto mediante la ficción de un aparente y alegre aperturismo localizado en la costa (Crumbaugh, 2006: 157).

7En este sentido se puede establecer por analogía una aproximación al concepto de las democracias “autoritarias” de Jeane Kirpatrick que, caracterizadas por la “apatía política” y la “pasiva aquiescencia” de los ciudadanos, sucedieron a los estados “totalitarios” tras su desaparición (Jameson, 2000: 53). Actualmente, el “capitalismo de ficción”, es decir, el poder económico (Verdú, 2003: 11) pasa también desapercibido en su proceso sutil y astuto de comercialización de las experiencias culturales (como el cine y el turismo) y la conversión del entretenimiento en un factor de socialización y un productor de sentido, que facilita la interpretación colectiva de la realidad a unos ciudadanos convertidos en usuarios y clientes (Rifkin, 2000: 187 y ss.).

C. Identidad, usos sociales y tradiciones inventadas

8Al margen de su dimensión política, económica y cultural, el turismo ha constituido nuevos usos sociales que se han asumido en un periodo breve de tiempo y se han asentado con rapidez. Hobsbawm los califica como “tradiciones inventadas”, y se evidencian en los filmes a los que nos referiremos a lo largo de los párrafos siguientes. Las actividades ociosas que las clases pudientes británicas iniciaron en las costas y los balnearios ingleses en el siglo XVIII se popularizaron, sobre todo, después de la Segunda Guerra Mundial como consecuencia de la industrialización, permitiendo la aparición del turismo de masas, también llamado fordista o convencional. Así, el símbolo de prestigio de una clase social entera, el Grand Tour del gentleman inglés, pasó a ser una experiencia universal para el turista (MacCannell, 2003: 8).

9Ahondando en la perspectiva del turismo como una tradición inventada, señalaremos que se compone de un grupo de prácticas aceptadas abierta y tácitamente (el hecho de veranear), de naturaleza simbólica y ritual (los preparativos de las maletas antes de salir de viaje), que buscan inculcar determinadas normas de comportamiento (tumbarse al sol, disfrutar del aperitivo en el chiringuito de la playa, ligar, etc.) por medio de su repetición (cada verano, al llegar las vacaciones) y, cuando es posible, intentan conectarse con un pasado histórico adecuado (tradiciones socioculturales, costumbres gastronómicas, etc.).

  • 3 Hobsbawm, E. (en Colón, 2005: 40).

10Además, la invención de la tradición “es más frecuente cuando una rápida transformación de la sociedad debilita o destruye los modelos sociales para los que se habían diseñado las viejas tradiciones” (Hobsbawm).3 Por ejemplo, Benidorm se transforma en pocos años en un espectacular escenario turístico en forma de skyline habitado fugazmente por turistas de todas partes, que entierra bajo sus rascacielos los vestigios y las costumbres de un pequeño pueblo de pescadores alicantino. La experiencia turística se fabrica y se vende, antes y ahora, como un artículo de consumo (MacCannell, 2003: 65) y es vivida en “no lugares”, es decir, espacios que no son en sí lugares antropológicos ni tampoco integran los lugares antiguos (Augé, 2004: 13-14).

11Como apuntábamos al inicio, el papel de la retrotopía encuentra en un pasado escogido y artificialmente añorado el necesario anclaje para entender de dónde venimos y lo que somos, a modo de antídoto contra las incertidumbres de la posmodernidad. Y es que nuestro país ha utilizado históricamente el turismo para “implementar, fortalecer y hacer económicamente viable cierto concepto de la identidad nacional”. Esto constituye un caso todavía vigente y de enorme interés “de auto-identificación nacional como destino para otro, siempre más moderno” (Afinoguénova, 2007: 38).

II. Análisis de la realidad a través de tres representaciones cinematográficas

12El turismo y sus significados emocionales han sido representados a través de unos determinados códigos narrativos, expresivos y estilísticos en la cinematografía española. De este modo se han activado y condicionado los imaginarios referenciales en los que se fundamenta nuestra visión a partir de una ficción que se confunde con la realidad o una realidad que se confunde con la ficción. Como señala Zunzunegui (2005a: 14) “las películas dicen cosas, y las dicen de una manera. Manera que tiene que ver con la época en que se hacen, y manera que nos afecta a nosotros ahora”. Así pues, un largometraje es un artefacto textual y, a la vez, el resultado formal de una lógica constructiva que nos ayuda a comprender los efectos epistemológicos relacionados con un contexto espacio-temporal: la playa a mediados del siglo pasado y en el momento presente.

13El cine es capaz de (re)crear la realidad por medio de universos simbólicos y de sentido en los que interviene un conjunto de signos definidos por los mismos criterios de interpretación que suelen dar como resultado el reconocimiento más que el conocimiento (Augé, 2004: 39). La multitudinaria difusión de las representaciones fílmicas de los años 60 y 70 ha configurado la imagen turística que en pleno siglo XXI se confirma y se consolida en otros relatos que participan de rasgos comunes entre sí y son subsidiarios de aquellas obras antecedentes.

14En los ejemplos analizados a continuación existe un efecto especular por el que la práctica turística se exhibe y es consumida en el cine, contribuyendo a crear y mantener unos imaginarios que conciben la realidad en el sentido que define Abril (2007: 62): “Los imaginarios son un abigarrado repertorio de imágenes compartido por una sociedad o por un grupo social, el espacio de las objetivaciones de la imaginación colectiva. El imaginario comprende representaciones, evidencias y presupuestos normativos implícitos que configuran un modo de imaginarse el mundo, las relaciones sociales, el propio grupo, las identidades sociales, los fines y aspiraciones colectivas, etc.”.

15Los tres filmes estudiados, en mayor o menor medida, están enraizados con la españolada, entendida como la consecuencia evolutiva (o involutiva) de una arraigada tradición expresiva-formal costumbrista y populista que entronca con un mismo acervo. Asimismo, estamos convencidos de que estos largometrajes comparten la naturaleza industrializada, ociosa, masificada, intranscendente y tópica del modelo turístico que describen. De ahí que reflejen, sustancien y potencien su paradigma estructural. Es más, nos atrevemos a afirmar que forman parte de él.

16Por tanto, el turismo español mostrado en Fin de curso (Miguel Martí, 2005), Atasco en la nacional (Josetxo San Mateo, 2007) y Benidorm, mon amour (Santiago Pumarola, 2015) responde a cómo nos lo han contado antes y nos lo siguen contando ahora.

  • La película dirigida por Santiago Pumarola se concibe como una parodia enmarcada cronológicamente en la época a la que hace referencia: el tardofranquismo.

  • La de Josetxo San Mateo se centra en la experiencia familiar en un destino costero masificado que es consecuencia del desarrollismo franquista.

  • Y la de Miguel Martí rejuvenece los tópicos del permisivo aperturismo playero, adaptándolos al subgénero de la comedia generacional para adolescentes.

A. Benidorm, mon amour (Santiago Pumarola, 2015)

17El filme surge, sobre todo, como un artilugio destinado al divertimento sin mayores pretensiones artísticas. Se trata de una actualización intencionada de la “españolada”, reconvertida aquí en “valencianada”. Según Zunzunegui (2005a: 16-17), el cine español (o producido en España) ha sido capaz de conservar una base que se ha ido adaptando a diversas formas “fecundadas por ese humus populista”. Este supragénero de la cultura popular se caracteriza por su “mala calidad, ínfima factura de producción y argumentos escapistas y pocos reflexivos” (Navarrete, 2005: 23-31). Proliferó, especialmente, en el tardofranquismo y en la etapa del destape, coincidiendo con la incipiente democracia.

  • 4 Como apunta el titular de este artículo de FórmulaTV en 2012, “L’Alqueria Blanca cumple 5 años en C (...)

18La conexión de esta película con la comedia desarrollista, tan recurrente en el cine turístico de aquella época, se lleva a cabo en dos ámbitos: temporal y espacial. Por una parte, Benidorm, mon amour está ambientada en los años 60. Y, por otra, la acción se sitúa en la capital turística de la Costa Blanca. Pero también es una presunta precuela narrativa y, al mismo tiempo, una consecuencia comercial del éxito cosechado por la L’Alqueria Blanca4, que se emitió por Radio Televisión Valenciana (Canal 9) durante diez temporadas, entre 2007 y noviembre de 2013, momento del cierre de la cadena pública. Los cuatro protagonistas del largometraje aparecían ya en la serie con los mismos nombres e interpretados por los mismos actores, aunque mostrando notables diferencias argumentales y estilísticas. Si bien mantienen la convivencia entre el uso indistinto y coloquial del castellano y el valenciano.

  • 5 Paco López Diago y Santiago Pumarola

19En la ficción televisiva se representa con cierta verosimilitud histórica y en tono dramático la vida cotidiana de un pequeño pueblo de interior a mediados del siglo XX. Las disputas por las tierras entre las familias Pedreguer y Falcó, los celos, las luchas de clase o el ansia de poder articulan unas tramas en torno al mundo rural, que muestran los rasgos identitarios, idiomáticos y culturales valencianos a lo largo de 196 capítulos. Sin embargo, la película adquiere tintes de comedia absurda, con abundantes anacronismos e irreverentes excesos escatológicos, como si la costa alterara o adulterara el estado de ánimo y fuera la excusa, o quizá la causa, para dar rienda suelta a la traviesa creatividad de los guionistas5, el hedonismo reprimido de los personajes y el mal gusto. El estreñimiento de unos de los protagonistas y sus ventosidades se convierten en un leit motiv durante el metraje que culmina con una repulsiva y explícita diarrea hacia el final de la película. Algo tan prescindible como innecesario en el humor que no busca la zafiedad para despertar la sonrisa.

20La dualidad antagonista entre el rústico ambiente pueblerino y el moderno litoral aparecía ya, por ejemplo, en El turismo es un gran invento (Pedro Lazaga, 1967). Una suerte de relato alegórico de la dicotomía entre dos Españas, no políticas o ideológicas, sino socioeconómicas y geográficas: una costera en pleno proceso de cambio, aperturismo y crecimiento gracias a las divisas extranjeras; y otra agreste, tradicional y aislada que conserva los arraigados valores hispánicos. Entre las características patrias menos apreciables está también la picaresca. En la película analizada, el “catetismo” inocente y crédulo de los protagonistas facilita que sean víctimas de un timo y un hurto perpetrados por una pareja de desaprensivas delincuentes españolas que se hacen pasar por turistas alemanas.

21Benidorm, mon amour se inicia con el plano general de un destartalado autobús cuyos colores rojo, amarillo y azul connotan quizá semióticamente la senyera valenciana. El vehículo surca un inhóspito paisaje agrícola de arrozales al ritmo de una canción roquera interpretada en francés. Una vez más, un elocuente, extraño y paradójico contraste que resulta más ecléctico cuando a la banda sonora se incorporan piezas populares de bandurria cantadas en valenciano.

22Tonet (Ferrán Gadea) es un recluta gordo, bajito y nada atractivo. Aprovecha un permiso del servicio militar para ir al pueblo. Baja del vehículo vistiendo uniforme y cargado con su petate. Está en un cruce de la carretera, a dos kilómetros de L’Alqueria Blanca, como indica una señal de tráfico. Sus tres amigos, Jaume (Miguel Barberá), Sento (Óscar Pastor) y Tomy (Manuel Maestro) van a recogerlo en un Citroën “dos caballos” vestidos con pantalones cortos y camisas de manga corta de llamativos estampados. Le anuncian contentos y exultantes: “¡nos vamos a Benidorm!”. Ya en el coche comentan: “7 suecas por metro cuadrado. ¿Tendrás bastante?”.

23La ciudad turística alicantina es suplantada por las calas, las playas y los alojamientos ubicados en Cullera (Valencia) ante la imposibilidad de mostrar el Benidorm de antaño. Las localizaciones pertenecen a lugares no identificables con claridad. Sin embargo, el imaginario benidormí está permanentemente representado a través tópicos vinculados a la diversión, el sexo, el consumo de alcohol y la desinhibición. No en vano, en la web oficial de la película se alude como referente a Resacón en Las Vegas (Todd Phillips, 2009). El turismo se establece como un componente lúdico sexual que convierte a nuestro país en un prototípico lugar turístico (Gómez Alonso, 2006: 5).

Documento nº1: Los cuatro amigos llegan a Benidorm

Documento nº1: Los cuatro amigos llegan a Benidorm

24Desde el principio, los personajes masculinos dejan claro el propósito del viaje: “descargar” y “mojar” (sic), especialmente el recluta. Una actitud que evidencia los viejos estereotipos machistas asentados hace décadas. El síndrome de las suecas es una proyección simbólica que convierte lo exótico en erótico a partir del anhelo del hombre español de relacionarse con mujeres extranjeras, confundiendo lo que uno es con lo que a uno le gustaría ser. El “macho ibérico”, gracioso y poco agraciado físicamente, pretende seducir a las turistas de una manera risible y torpe. Por ejemplo, cuando los amigos se presentan a cuatro chicas francesas en un chiringuito de la playa, se dirigen a ellas en un francés ridículo y caricaturesco, mezclado con valenciano. Menos mal que Brigitte (Nazaret Aracil) habla castellano perfectamente y puede ejercer de improvisada traductora.

25Las turistas, mujeres guapas, sofisticadas, de alto poder adquisitivo y liberadas se transforman en un deseo apetecible e inalcanzable, a veces, para los “españolitos” de a pie. En una escena en la playa, una de ellas se prueba un sujetador sin taparse mientras ellos la miran boquiabiertos con perpleja lascivia.

Documento nº2: Miradas lascivas y perplejas ante el destape de las turistas francesas

Documento nº2: Miradas lascivas y perplejas ante el destape de las turistas francesas

26Asimismo, tras una animada fiesta con partida de strip poker incluida en el lujoso adosado de Brigitte, equipado también con piscina particular y ubicado en primera línea de costa, Françoise (Anïs Duperrein) elige a Sento para acostarse con él. Una vez en la cama con los pechos al aire y antes de continuar, le dice en francés que se ponga condón. Él es reticente y sin parar de besuquearla, reniega contestando: “mejor como toda la vida, como toda la vida, a pelo”. Finalmente, él ha de acatar las condiciones innegociables, solucionando in extremis el asunto con un profiláctico.

27Por su parte, Tonet, el menos atractivo de los amigos, acompañado por Denise (Paula García), va a su habitación del hotel para coger unas pilas y poder seguir la juerga escuchando música en la radio. Ella, en evidente estado de embriaguez, agarrada sobre los hombros a cosqueretas, no para de reír. En el hotel, a pesar de los denodados intentos de Tonet, la turista se muestra juguetona, pero reacia y huidiza a consumar la relación sexual. Cosa que sí han conseguido el resto de los amigos.

28En Benidorm, mon amour, la España franquista y su patriotismo es rediculizada a través del inspector Castillo (Diego Braguinsky) y el suboficial Vasco (Andreu Castro) encargados de investigar el robo a una entidad bancaria. A lo largo de la película persiguen a los cuatro amigos que han sido confundidos con los atracadores. Se trata de la típica pareja cómica en la que Castillo es el arquetipo de policía mal encarado y facha, y Vasco es un simplón, enmadrado y pusilánime, a sus órdenes. Ellos siempre hablan en español, “la lengua del imperio”, en contraposición a los otros personajes.

  • 6 Rafael Conde Santiago, apodado el Titi, fue un cantante de variedades muy popular en la Comunidad V (...)

29Aunque la dictadura se sirvió del turismo para mejorar su imagen interna y externamente, los agentes se refieren con desprecio a los síntomas aperturistas. Si bien no tienen más remedio que mutarse con el entorno estival, a regañadientes, para pasar desapercibidos. “Me cago en los maricones que ensucian el suelo patrio”, se queja el oficial aludiendo a los jóvenes heterosexuales que cuidan su aspecto, escuchan rock y visten ropa moderna. En otro momento le espeta a Vasco: “me cago en el puto verano de los cojones (sin)”; consígueme otra camisa, sin colorines ni florecitas, que no quiero parecerme al Titi6”. Para colmo, tienen un altercado con una pareja de guardia civiles precisamente a causa de su inapropiado aspecto. Al no poder identificarse como policías de incógnito, los detienen y se los llevan al cuartelillo. La aparición de la benemérita y de adversidades derivadas de la comisión de posibles delitos enlaza esta película con las peripecias que sufre la familia Montoro en Atasco en la Nacional.

Documento nº3: Encontronazo entre los policías y los guardias civiles

Documento nº3: Encontronazo entre los policías y los guardias civiles

B. Atasco en la Nacional (Josetxo San Mateo, 2007)

  • 7 Como decía Charles Baudelaire: “los españoles están muy dotados para lo cómico. Llegan rápido a lo (...)

30Este filme moderniza y revitaliza el esperpento, del que hoy Álex de la Iglesia es su figura más importante (Zunzunegui, 2005a: 19). La masificación del turismo, que supone el “fin del individuo autónomo burgués” (Jameson, 1991: 55), sobrevive en la posmodernidad y es capaz de convertir los apacibles días de descanso estival literalmente en una pesadilla. Éste es el recurso narrativo, por otra parte muy español7, que permite observar la realidad desde una perspectiva exagerada y grotesca, transformando el costumbrismo en una deformación crítica y esperpéntica. Varias décadas más tarde, presenciamos las consecuencias menos gratificantes de los felices sesenta y el éxito desarrollista. Según Rosanna Mestre, (2013:145), “los Montoro son víctima de los efectos secundarios más devastadores de la etapa fordista de la industria turística”.

  • 8 En los créditos finales de la película aparece una dedicatoria explícita a Luis G. Berlanga.
  • 9 Contenido extraído de la página web oficial de la película: www.atascoenlanacional.com (Consultado (...)

31La película pretende ser un homenaje8 al humor negro y mordaz de las comedias berlanguianas de la trilogía formada por Escopeta Nacional (1977), Patrimonio Nacional (1981) y Nacional III (1982), si bien la mayoría de autores destacan otros dos largometrajes esperpénticos de Berlanga: Plácido y El verdugo. Según el director de Atasco en la Nacional: “Es mucho más que una película de vacaciones estivales [en Cullera]. Es la historia de la familia Montoro, con la que se pueden identificar muchísimas familias de aquí y ahora (...) El filme se asienta en nuestro cine de raíces populares y contenido social, pero dando un giro para dotarlo de la modernidad de la familia Simpson”9. Precisamente, la intertextualidad es una de las características consustanciales del esperpento, “en la medida en que (…) más que a realidades naturales se refiere(n) a creaciones artísticas conocidas o posibles” (Amado Alonso en Zunzunegui, 2005b: 175).

32El litoral valenciano acoge en verano cientos de miles de turistas extranjeros y nacionales (madrileños en su mayoría). Los problemas de tráfico y los atascos en la operación salida de la capital española hacia la costa son noticia destacada al comenzar cada año las vacaciones. Este es el preámbulo de un filme que refleja en escenas muy significativas el imaginario común asentado sobre las carencias de un saturado modelo turístico, que se contrapone al turismo de calidad y exclusivo de las clases acomodadas al que no pueden aspirar las clases medias y obreras.

33Soledad (Anabel Alonso) se queja de las diferencias entre lo publicitado y lo real al comprobar que su alojamiento sufre graves deficiencias y no tiene vistas al mar: “folleto es la palabra técnica para describir folleteo (sic). Porque esto no es un apartamento, es un folleteo (sic). Nos la han metido bien metida”.

Documento nº4: Un apartamento que no cumple las expectativas del folleto

Documento nº4: Un apartamento que no cumple las expectativas del folleto
  • 10 Cullera fue el primer municipio turístico español en aprobar en agosto de 2007 una normativa que pr (...)

34El primer día de playa los Montoro han de colocarse muy lejos de la orilla10. En jornadas posteriores, Manuel (Pablo Carbonell) estará obligado por las circunstancias y su mujer (vuelta al matriarcado) a madrugar para quitar sombrillas ajenas, si hace falta, y poner la suya en el mejor lugar. En el chiringuito de la playa el camarero les fuerza a abandonar la mesa antes de que hayan terminado de comer: “no se dan cuenta de que espera el turno de las cuatro”, les recrimina. La madre, indignada al ver la factura, exclama: “dos horas esperando a que nos sirvan esta mierda de paella y encima nos clavan”.

35En el aparta-hotel funciona el sistema de bufet libre de “sírvase usted mismo”. Manuel tiene sus más y sus menos con una señora mayor que se dedica a manosear la bollería antes de elegir una pieza, de lo que su hija Estíbaliz deja constancia a través de la grabación con la cámara de video. Un recurso metadiscursivo que aporta “un segundo punto de vista sobre las vacaciones familiares” (Mestre, 2013: 148).

Documento nº5: Altercado en el buffet

Documento nº5: Altercado en el buffet

36En la terminología de Ritzer (2000: 95), el bufet respondería al legado de una “modernidad racionalizada y desencantada” que busca la máxima rentabilidad por medio de la burocratización que provoca, sin embargo, una experiencia de consumo insatisfactoria. Además, el hiperconsumo se caracteriza por la “calculabilidad”, que implica priorizar la cantidad por encima de la calidad. Pero en la película también se alude a otro modelo turístico de alto standing en zonas residenciales exclusivas, con las máximas comodidades, campos de golf, etc. que los protagonistas no pueden disfrutar muy a su pesar. La concepción demiúrgica del relato fílmico, que sitúa a los personajes caprichosamente frente a la desgracia que es imposible controlar y que el autor maneja a su antojo, define el estilo esperpéntico.

37Por otra parte, las semejanzas formales con las comedias del desarrollismo se aprecian en algunos elementos como la música y los actores. La banda sonora es una versión de la canción Vacaciones de verano (Fórmula V, 1972), un éxito estival interpretado por el grupo La Curva. Anabel Alonso y Pablo Carbonell son también cómicos como Paco Martínez Soria, Antonio Ozores, Juanjo Menéndez y José Sazatornill, habituales en aquellas producciones. Sin embargo, en las juergas masculinas las jóvenes centroeuropeas son sustituidas por drag queens y matrimonios homosexuales. La arcaica liberalidad tardofranquista se desplaza ahora al ámbito de las libertades sociales más progresistas. Incluso, el tema de la inmigración y sus posibles conflictos se deja entrever cuando en un momento de acaloramiento Manolo (Carbonell) le espeta a un recepcionista sudamericano: “Llegas aquí con una mano delante y otra detrás, te damos una casa, te damos un trabajo y qué ocurre. Que en cuanto te dan un uniforme te crees un mariscal de campo”.

38En los 60 los españoles eran los que emigraban a Francia, Alemania o Suiza, mientras que ahora son los ecuatorianos, colombianos o marroquíes los que vienen a España en busca de un futuro mejor, trabajando muchos de ellos en la hostelería y en otros servicios turísticos. El extranjero ya no solo se percibe socialmente como algo exótico. Por lo general, el turista foráneo es visto como un factor de riqueza, mientras el inmigrante es considerado como una potencial amenaza (problemas de integración y causa de desempleo). No obstante, desde una perspectiva antropológica optimista, el turismo es uno de los principales medios de acercamiento entre las culturas y un útil instrumento para articular experiencias interculturales en un mundo globalizado.

C. Fin de curso (Miguel Martí, 2005)

  • 11 Así define la productora Morena Films la nueva línea de producciones abierta bajo el sello Happy Ho (...)

39Este filme se acerca al costumbrismo sainetesco para actualizarlo (y desnaturalizarlo) sobre un trasfondo eminentemente generacional, que se mezcla con otro subgénero foráneo típicamente estadounidense: las comedias gamberras y de instituto. El resultado final es una “comedia juvenil disparatada”11 que, de algún modo, renueva (o degenera) la españolada para adecuarse a unos tiempos de globalización cultural representada (o caricaturizada) por otros estereotipos distintos a los de los años 60 y 70, o quizá no tanto.

  • 12 Una muestra es la pasional y racial pareja que interpretan Javier Bardem y Penélope Cruz en la pelí (...)

40Los jóvenes siguen comportándose como unos promiscuos libidinosos y las chicas aparecen como cosificaciones, como “objetos” de deseo sexual, entroncando con el arraigado sustrato machista manifestado en Benidorm, mon amour. Décadas después, ya sin censuras ni códigos nacional-católicos de conducta, el veraneo en España continúa siendo sinónimo de diversión asociada al sol, la playa, el alcohol y el sexo, explícito desde la primera escena de este largometraje en forma de fantasía lésbica en un jacuzzi y también en el propio cartel promocional. En este caso, el erotismo termina cumpliendo la función de identificar a nuestro país como destino lúdico, como ya dijimos en párrafos previos. Pero la liberalidad de las costumbres que se presumía de las nórdicas es un mito que ahora se traslada a las españolas y los españoles.12

  • 13 Calificativo utilizado en la sinopsis oficial de la película.
  • 14 Calificativo utilizado en la sinopsis oficial de la película.

41La trama se centra en las vicisitudes de la elección del destino para el viaje de fin de curso de unos adolescentes que realizan sus estudios en el Liceo Español de Lisboa. En la pugna se contraponen dos modelos turísticos muy distintos: París, apoyado por los alumnos empollones13, es icono de la sobriedad francesa y del turismo urbano cultural. Benidorm es símbolo de la descontextualización, la atemporalidad y el eclecticismo que excita los sentidos. Los argumentos esgrimidos por los alumnos vividores14 a favor de la población del litoral alicantino son contundentes a la par que prejuiciosos y burdos: “Ir a un sitio donde podamos hacer lo que nos salga de la polla, cuando nos salga de la polla y solo si nos sale de la polla (sic)”; “está repleto de discotecas y de pibitas en topples que flipas (sic)”; “cuando tengas 50 años te apuntas a una excursión del IMSERSO y te enseñan todo [París]. Tío, menudo coñazo. Benidorm es estar con tus colegas todo el puto (sic) día de fiesta, cachondeo en estado puro”.

  • 15 Atención al logosímbolo I love Benidorm del cartel promocional.
  • 16 Una de las habituales turistas que pasa sus vacaciones veraniegas en esta ciudad es la inefable y e (...)

42La representación del Nueva York de la Costa Blanca15 es elusiva y alusiva, en tanto que la ciudad mediterránea no aparece visualmente hasta el desenlace, pero a lo largo del metraje su presencia se sugiere o se evoca en el estilo de vida de los estudiantes que prefieren16 este destino costero: les gusta pasarlo bien sin límites, provocar, romper las reglas y consumir drogas.

Documento nº6: Cartel anunciador de la película

Documento nº6: Cartel anunciador de la película
  • 17 “Los jubilados eligen Benidorm como destino de sus viajes con el IMSERSO” (La Voz de Galicia 26-09- (...)

43Como vemos, Benidorm y su intransferible imaginario turístico son rejuvenecidos respecto a los antecedentes desarrollistas, si bien continúa siendo uno de los destinos predilectos para aquellos jóvenes veraneantes de los 60 que hoy día integran el denominado “turismo de jubilados”17. Recordemos en este punto la comedia esperpéntica Justino, un asesino de la tercera edad (La Cuadrilla, 1994), en la que un anciano puntillero se dedica a matar a todo aquel que se atreva a impedirle pasar unos días de vacaciones en esta ciudad turística. El turismo, como medio de consumo que es, adapta sus servicios y productos para superar la estacionalidad y ampliar las edades de sus potenciales consumidores (Ritzer, 2000: 166).

  • 18 Significa fascinación por lo degradado y lo feísta en el contexto de la sociedad de consumo postind (...)
  • 19 En este fragmento el autor está describiendo el landismo, que consideramos sirve de antecedente a e (...)
  • 20 El éxito de Benidorm como marca y como destino turístico de sólido posicionamiento en el mercado, n (...)

44La exaltación más kitsch18 de la españolada se hace patente en otras dos escenas valiéndose del “chiste por el chiste, la destrucción de toda lógica narrativa, la omnipresencia de una comicidad fácil y epidérmica, la casi desaparición del argumento, el caos en un trabajo actoral que no aspira a la mínima uniformidad (…), la exageración grotesca, lo chabacano o el erotismo casposo”19 (Carratalá, 1997: 147). Con el propósito de recaudar fondos para el viaje, un alumno de grandes genitales realiza un striptease delante de admiradoras enloquecidas y chillonas al son de la versión discotequera del pasodoble Paquito el chocolatero, un auténtico himno que no puede faltar en cualquier celebración popular española. Estos espectáculos de desnudos dirigidos a turistas y despedidas de solteros/as son un signo de identidad de la oferta20 de entretenimiento benidormí. Asimismo, en los créditos finales de la película, un cantante vestido con camisa floreada, largas patillas, grandes gafas de sol y tanga de leopardo interpreta una pegadiza rumba en la que se dice: “que no se acabe la noche que vengo p’a triunfar”.

Documento nº7: Lo kitch como elemento singular de Benidorm

Documento nº7: Lo kitch como elemento singular de Benidorm

III. A modo de conclusiones

  • 21 Entendidas, incluso, bajo los postulados de Paul F. Lazarsfeld y Robert K. Merton como las molestia (...)

45El modelo turístico “typical spanish” que surgió en los años 60 ha dejado de ser un referente idílico de progreso económico, diferenciación identitaria-comercial y aperturismo internacional al servicio de los fines propagandísticos franquistas. Las graves disfunciones21 que sufre ahora se ponen de manifiesto, como hemos visto, en su representación fílmica más reciente: oferta primordialmente dirigida a la diversión de sol y playa con opciones limitadas para la diversificación, a lo que se añade la masificación y los servicios turísticos no cualificados.

46Por tanto, las tres películas escogidas, aunque rodadas ya en el siglo XXI, evidencian diacrónicamente las etapas evolutivas de un modelo turístico que transita del prefordismo (Benidorm, mon amour) al postfordismo (Fin de curso), pasando por el fordismo (Atasco en la Nacional). Una primigenia actividad turística todavía marginal, pero con cierto impacto socioeconómico, cultural y urbanístico, deviene décadas más tarde en una industria masificada a partir del crecimiento desmesurado y la democratización del consumo, que después pretende redefinirse con productos más especializados para dar respuesta a una excesiva uniformidad (Garay y Cànoves, 2009).

47Los habitantes del ámbito rural de L’Alquería Blanca pasan unos días en Benidorm, que empieza a despuntar ya como el destino costero cosmopolita donde satisfacer los deseos de cualquier tipo de ocio. Los Montoro, típica familia de clase obrera, viaja al litoral para intentar disfrutar, sin conseguirlo, de las vacaciones veraniegas. Y los estudiantes del Liceo Español de Lisboa encuentran en la capital turística de la Costa Blanca el lugar donde el segmento juvenil puede dar rienda suelta a la diversión. Paradójicamente, el mismo enclave donde los jubilados del IMSERSO también son turistas habituales.

48En las películas analizadas perviven las representaciones y los tópicos que se asientan narrativa y estéticamente en la españolada y la comedia desarrollista. Si bien, consideradas como corpus de estudio, comparten entre sí la actualización de ciertos códigos que entroncan con otros productos y subgéneros cinematográficos o televisivos estadounidenses. El humor del tardofranquismo pretendía mostrar episodios costumbristas, con un tono cándido y amable, por supuesto sin escandalizar, soslayando los rigores de la dictadura y resaltando la feliz y radiante naturaleza del turismo. Sin embargo, en las producciones actuales el humor se vale de expresiones groseras y situaciones escabrosas con una intención paródica, quizá crítica y, sobre todo, provocadora para lo que se vale de la actividad turística playera como escenario y argumento.

49Los tiempos han cambiado y con ellos el país. Los estereotipos de la modernización española, postizos a todas luces para construir una identidad que satisficiera a los primeros turistas extranjeros, han de coexistir seis décadas después con las complejidades de la posmodernidad, una época contradictoria y dialéctica en la que los cambios se desacreditan por la persistencia de lo mismo, de lo aparentemente igual. Tal vez esta sea la causa de que en las películas analizadas hayamos observado una cierta mímesis entre el pasado (referente y causa) y el presente (imitación y efecto). Es decir, una realidad inspirada en los mismos rasgos expresivos, imaginarios y tópicos, pero actualizada bajo otras formas narrativas que, sin embargo, comparten un mismo origen. Es lo que Jameson califica como pastiche.

Haut de page

Bibliographie

Abril G.,2007, Análisis crítico de los textos visuales. Mirar lo que nos mira, Madrid, Síntesis.

Afinoguénova E., 2007, “El discurso del turismo y la configuración de una identidad nacional para España”, in Del Rey-Reguillo A. (dir.), Cine, imaginario y turismo, Valencia, Tirant Lo Blanch, 33-64.

Augé, M. 2004, Los no lugares, espacios del anonimato. Una antropología de la sobremodernidad, Barcelona, Gedisa.

Bauman Z., 2017, Retrotopía, Barcelona, Paidós.

Carr E. H., 1983, ¿Qué es la Historia?, Madrid, Akal.

Carratalá Ríos J. A., 1997, Lo sainetesco en el cine español, Alicante, Publicaciones de la Universidad de Alicante.

Cohen E., 2005, “Principales tendencias en el turismo contemporáneo”, Revista Política y Sociedad, vol. 42, n.º 1, 11-24.

Colón C., 2005, “Tradición y modernidad en el cine español. La reinvención de lo popular”, in Poyato P. (dir.), Historia(s), motivos, y formas del cine español, Córdoba, Plurabelle, 33-49.

Crumbaugh J., 2007, “El turismo como arte de gobernar: los “felices sesenta” del franquismo”, en Del Rey-Reguillo, A. (dir.), Cine, imaginario y turismo, Valencia, Tirant Lo Blanch, 147-175.

Garay,L. A. ; Cànoves, G., 2009, “El desarrollo turístico en Cataluña en los dos últimos siglos: una perspectiva trasversal”, Documents d’anàlisi geográfica, n.º 53, 29-46.

Gómez Alonso R., 2006, “El turismo no es un gran invento: aperturismo y recepción del ocio y consumo a través del cine español de los 60”, Revista Área Abierta, n.º 15, noviembre, 1-10.

Jameson F., 1991, El posmodernismo o la lógica cultural del capitalismo avanzado, Barcelona, Paidós.

Jameson F., 2000, Las semillas del tiempo, Madrid, Editorial Trotta, Colección Estructuras y Procesos, Serie Filosofía.

Maccannell D., 2003, El turista. Una nueva teoría de la clase ociosa, Barcelona, Editorial Melusina.

Martín A., 2007, “Subdesarrollo de cinco estrellas: la guía identitaria del desarrollismo”, in Del Rey-Reguillo, A. (dir.), Cine, imaginario y turismo, Valencia, Tirant Lo Blanch, 177-208.

Martínez Puche A., 2008, “El cine como soporte didáctico para explicar la evolución del viaje y la actividad turística”, Cuadernos de turismo, nº 22, 145-163.

Martínez Puche S. ; Martínez Puche A., 2012, “Cara al sol: representaciones cinematográficas del modelo turístico playero. De la comedia desarrollista a la actual españolada”, in Martínez, A. et al. Territorios de cine. Desarrollo local, tipologías turísticas y promoción, Alicante, Universidad de Alicante, 95-122.

Mattelart A. ; Mattelart M., 2001, Historia de las teorías de la comunicación, Barcelona, Paidós.

Mestre R., 2013, “Representaciones del turismo español en el cine: del elitismo a la masificación”, in Del Rey-Reguillo, A. (dir.), Turistas de película. Sus representaciones en el cine hispánico, Madrid, Biblioteca Nueva, 129-153.

Navarrete L., 2005, “La españolada en el cine”, in Poyato, P. (dir.), Historia(s), motivos, y formas del cine español, Córdoba, Plurabelle, 23-31.

Rifkin J., 2000, La era del acceso. La revolución de la nueva economía, Barcelona, Paidós.

Ritzer G., 2000, El encanto de un mundo desencantado: revolución en los medios de consumo, Barcelona, Ariel.

Urry J., 1990, The Tourist Gaze: Leisure and Travel in Contemporary Societies, London, Sage. Park, CA

VV.AA., 2007, TURISMO 2020, Plan del Turismo Español, Madrid, Ediciones Turísticas, S.A.

Verdú V., 2003, El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción, Barcelona, Anagrama.

Zunzunegui S., 1996, La mirada cercana. Microanálisis fílmico, Barcelona, Paidós.

Zunzunegui S., 2005a, “Las vetas creativas del cine español”, in Poyato P. (dir.), Historia(s), motivos, y formas del cine español, Córdoba, Plurabelle, 9-21.

Zunzunegui S., 2005b, Los felices sesenta, aventuras y desventuras del cine español (1959-1971), Barcelona, Paidós.

Haut de page

Notes

1 Para otros autores, la creación de una imagen controlada por los valores más reaccionarios del franquismo ocasionaría que el costumbrismo moralizador dejara de ser, en sentido estricto, costumbrismo (Carratalá, 1997: 147).

2 Esta teoría pretendía entender el funcionamiento de los estados democráticos en las décadas posteriores a la II Guerra Mundial.

3 Hobsbawm, E. (en Colón, 2005: 40).

4 Como apunta el titular de este artículo de FórmulaTV en 2012, “L’Alqueria Blanca cumple 5 años en Canal 9 con una audiencia media superior al 19%” Consultado en http://bit.ly/2F8ui07

5 Paco López Diago y Santiago Pumarola

6 Rafael Conde Santiago, apodado el Titi, fue un cantante de variedades muy popular en la Comunidad Valenciana nacido en 1938 y fallecido en 2002. En uno de sus éxitos, titulado “Libérate”, reivindicaba las libertades homosexuales.

7 Como decía Charles Baudelaire: “los españoles están muy dotados para lo cómico. Llegan rápido a lo cruel, y sus fantasías más grotescas contienen frecuentemente algo sombrío”. Charles Baudelaire, “De l’essence du rire et généralement du comique Dans les arts plastiques”, Oeuvres Complètes, vol. II París, Colección La Pléiade, Gallimard, 1976, págs. 525-543 (en Zunzunegui, 2005b: 162-163).

8 En los créditos finales de la película aparece una dedicatoria explícita a Luis G. Berlanga.

9 Contenido extraído de la página web oficial de la película: www.atascoenlanacional.com (Consultado 02-08-2008).

10 Cullera fue el primer municipio turístico español en aprobar en agosto de 2007 una normativa que prohibía reservar sitio mediante la colocación de sombrillas en la playa antes de las 8 de la mañana.

11 Así define la productora Morena Films la nueva línea de producciones abierta bajo el sello Happy Hour a la que pertenecen Slam (2003), Gente Pez (2001) y Fin de curso (2005). [Contenido extra del DVD de la película].

12 Una muestra es la pasional y racial pareja que interpretan Javier Bardem y Penélope Cruz en la película Vicky, Cristina, Barcelona (2008), en la que mantienen una fogosa e inestable relación con dos turistas estadounidenses. The New Yorker dice del film que desprende: “vitalidad fluida y natural, con un soleado esplendor que no decae (…). Se puede sentir la excitación de Allen en la sensual atmósfera de la película… ¡España! Un viejo de 72 años al que vuelven a calentársele los huesos” (En 20 Minutos, 19-08-08).

13 Calificativo utilizado en la sinopsis oficial de la película.

14 Calificativo utilizado en la sinopsis oficial de la película.

15 Atención al logosímbolo I love Benidorm del cartel promocional.

16 Una de las habituales turistas que pasa sus vacaciones veraniegas en esta ciudad es la inefable y estrafalaria Belén Esteban, que de novia despechada de torero ha pasado a ser un personaje mediático muy popular y populista.

17 “Los jubilados eligen Benidorm como destino de sus viajes con el IMSERSO” (La Voz de Galicia 26-09-2005).

18 Significa fascinación por lo degradado y lo feísta en el contexto de la sociedad de consumo postindustrial (Jameson, 1991: 13).

19 En este fragmento el autor está describiendo el landismo, que consideramos sirve de antecedente a esta comedia juvenil en el que el machismo y el destape se hacen evidentes.

20 El éxito de Benidorm como marca y como destino turístico de sólido posicionamiento en el mercado, no ha impedido que los comienzos del parque temático Terra Mítico, que iba a diversificar la oferta de la ciudad, se hayan visto complicados con un expediente de suspensión de pagos incluido (El Mundo, 20-05-2004).

21 Entendidas, incluso, bajo los postulados de Paul F. Lazarsfeld y Robert K. Merton como las molestias o anomalías que afectan el equilibrio y la estabilidad del sistema socio-comunicacional. (Mattelart, A. y Mattelart, M.,1997: 31).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Documento nº1: Los cuatro amigos llegan a Benidorm
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 376k
Titre Documento nº2: Miradas lascivas y perplejas ante el destape de las turistas francesas
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 720k
Titre Documento nº3: Encontronazo entre los policías y los guardias civiles
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
Titre Documento nº4: Un apartamento que no cumple las expectativas del folleto
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 560k
Titre Documento nº5: Altercado en el buffet
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 632k
Titre Documento nº6: Cartel anunciador de la película
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Titre Documento nº7: Lo kitch como elemento singular de Benidorm
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/2937/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 631k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Salvador Martínez Puche et Antonio Martínez Puche, « La actualización del imaginario turístico en la nueva comedia española de sol y playa: Fin de curso, Atasco en la nacional y Benidorm, mon amour », Via [En ligne], 14 | 2018, mis en ligne le 20 décembre 2018, consulté le 30 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/2937 ; DOI : https://doi.org/10.4000/viatourism.2937

Haut de page

Auteurs

Salvador Martínez Puche

Profesor asociado del Departamento de Información y Documentación. Facultad de Comunicación y Documentación. Universidad de Murcia. Campus Universitario de Espinardo. 30100 Murcia. s.martinezpuche@um.es

Antonio Martínez Puche

Profesor titular del Departamento de Geografía Humana. Universidad de Alicante. Facultad de Filosofía y Letras. Apartado de Correos, 99. 03080 Alicante. antonio.martinez@ua.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search