Navigation – Plan du site

Turismo y prostitución coloniales: la visita a Bousbir en Casablanca (1924-1955)

Jean-François Staszak
Traduction de Manuel Antonio Zárate Martín
Cet article est une traduction de :
Tourisme et prostitution coloniales : la visite de Bousbir à Casablanca (1924-1955) [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Colonial tourism and prostitution: the visit to Bousbir in Casablanca (1924-1955) [en]

Résumé

El artículo trata de la visita turística a Bousbir, barrio prohibido de Casablanca durante la colonización francesa. Bousbir era una especie de parque temático erótico exótico frecuentado por la población local e igualmente por los viajeros. Era una etapa obligada en la visita de Casablanca y por lo tanto de Marruecos. La experiencia turística de Bousbir ser relaciona con la experiencia del viaje colonial, con la excursión a los barrios prohibidos, el slumming y la visita de las grandes obras del imperio francés. La atracción de Bousbir se basaba fundamentalmente – moralmente escandalosa y políticamente admirable – en el cuerpo de la mujer indígena y en un decorado orientalista. La historia de Bousbir invita a examinar los vínculos entre turismo y prostitución y más concretamente entre el turismo (neo) colonial y el turismo sexual.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Las principales fuentes documentales sobre Bousbir son dos informes, uno redactado por un funcionar (...)

1A principios de 1920, las autoridades coloniales decidieron dar una nueva solución inédita al problema de la prostitución en Casablanca mediante la construcción en las afueras de la ciudad de un extenso barrio dedicado al comercio del sexo. Bousbir, ese es su nombre, fue el barrio de Casablanca prohibido a esa fin entre 1924 y 1955 (Bernard 1935, Mathieu y Maury 1951)1. Rápidamente ese barrio se convirtió en “un lugar de cita del mundo [donde] el decorado, tan distinto y substancial, satisfacía a todos los que buscaban el ambiente local” (Hygiène, 1937 :78).

  • 2 La literatura científica prefiere a menudo la expresión “trabajadoras del sexo” a la de “prostituta (...)

2Este artículo trata de la atracción turística ejercida por Bousbir durante el período colonial y se interesa fundamentalmente por sus visitantes. Esta toma de posición no significa ignorar los daños experimentados por las trabajadoras sexuales2 que allí ejercían su oficio. Bousbir no se limita a los aspectos mencionados aquí sino que hace posible formularse otras preguntas (m. 2008, 2014 Staszak, tap 2003, 2006).

3¿Cuántos de los visitantes de Bousbir eran turistas ? Esta pregunta aparentemente inofensiva es el punto de partida de este texto. Si es difícil de responder, ciertamente es porque se carece de las fuentes necesarias para ello pero sobre todo por la dificultad de decidir sobre los criterios para determinar si tal o cual visitante de Bousbir era un turista. ¿Cuál era su origen, su identidad, los motivos de su visita, sus prácticas, su turismo ? ¿Y finalmente, cuál es el sentido y la relevancia de esta pregunta ?

4No se trata de intervenir en el debate sobre la definición de turismo, sino más bien de examinar el turismo de Bousbir a la luz de su inclusión en un contexto sin duda colonial y sexual. Este artículo pretende examinar la relación entre turismo, colonización y sexualidad. Es un triángulo conceptual que ha sido abordado desde cada uno de sus ángulos : Turismo-colonización, turismo-sexualidad, colonización-sexualidad (por no citar más que una referencia significativa de cada una de estas aproximaciones : Zytnicki y Kamali 2009, Brennan 2004, McClintock 1995). Apenas se ha indagado sobre su significado de conjunto, eso es precisamente lo que constituye el motivo central teórico de este texto, en el que se plantea la cuestión de la dimensión sexual del turismo colonial o la dimensión colonial del turismo sexual.

5La primera parte de este artículo se dedica a presentar brevemente Bousbir. La segunda se refiere a la visita turística del barrio y la tercera se pregunta por la naturaleza de las prácticas del turismo en Bousbir. La última parte pone de manifiesto las lecciones del turismo colonial en Bousbir para cuestionar en un plano teórico y crítico las relaciones entre turismo y prostitución.

Bousbir: cárcel y parque temático

6En Marruecos como en muchas otras partes de los imperios europeos, la prostitución colonial era juzgada como un “mal necesario” (Lauro 2005, Levine 2003, Taraud 2003). Se la consideraba como la única respuesta posible a las “necesidades” sexuales de la población masculina europea, pero también como un foco de infecciones venéreas, de contaminación moral y malestar social, por eso se pensaba que la prostitución no debía ser erradicada sino que había que controlarla para limitar sus daños.

7Casablanca era el escaparate del imperio francés y un lugar de experimentación urbana (Cohen y Eleb 1998). Era lógico, pues, que se buscara una respuesta moderna y racional a la cuestión de la prostitución (Maghraoui 2008), y previsible que esa respuesta se formulara en términos espaciales. En muchas ciudades de Europa y de las colonias, existían barrios prohibidos a la prostitución pero no había ninguno construido con esa finalidad, como Bousbir.

  • 3 El número máximo de trabajadoras del sexo europeas fue 35 (Bernard 1935). En los años 1950, el barr (...)

8El barrio formaba un cuadrado de 160 metros por 150, rodeado de un alto muro ciego con una sola puerta como entrada (fig. 1). La valla de Bousbir y su ubicación en las afueras de la aglomeración garantizaban las buenas condiciones de control y la discreción. Entre 450 y 680 mujeres moras o judías3, vivían allí y ofrecían sus servicios sexuales a 1 000 a 1 500 visitantes por día (Bernard 1935). Bousbir tenía un cine, un hammam, cabarets, restaurantes, cafés, tiendas, una comisaría de policía y gendarmería, una prisión y un dispensario médico. El barrio se organizaba como una ciudad independiente aunque tenía un claro aire de prisión. Las “trabajadoras del sexo” no podían salir nada más que una vez por semana, tras obtener una autorización de la policía y el médico ; 37 % de ellas habían sido llevadas a Bousbir después de haber sido detenidas como prostitutas clandestinas en las calles de la ciudad ; el 70 % de estas trabajadoras de Bousbir estaban fuertemente endeudadas con la “Madame” que les alojaba, hasta tal punto que no podían dejar el barrio.

Figura 1. Casablanca, vista aérea del barrio restringido de “Bousbir”

Figura 1. Casablanca, vista aérea del barrio restringido de “Bousbir”

Fotografía de Flandrin. Colección particular del autor.

9Bousbir puede ser descrito en términos “foucoldiens” como un dispositivo hipermoderno de ejercicio del biopoder (Staszak 2014), aunque su arquitectura no tiene nada de moderna. El barrio fue construido en estilo neo-morisco, recordando un decorado de las “Mil y una noches”. El arquitecto Edmond de Brion eligió un diseño de edificios y paisajes urbanos conforme al gusto orientalista de los visitantes de la zona (fig. 2).

  • 4 Todos los testimonios confirman la experiencia visual, muchos evocan el ambiente sonoro, algunos el (...)

10La visita de Bousbir no se reducía a las relaciones sexuales con las “trabajadoras sexuales”. Se podía (también) caminar por las calles mirando de cómo estas atraían a los clientes, pararse en una terraza para disfrutar de la animación de la calle y escuchar música oriental, asistir a una danza del vientre, un striptease y, para los más aventureros, a un espectáculo pornográfico, probar la cocina marroquí, admirar la pintoresca arquitectura, comprar objetos de artesanías o postales. “Se trataba de un lugar de paseo donde se podía asistir a los espectáculos más curiosos, escuchar los discos del mundo árabe, asombrarse de las vibrantes danzas de los “chleuhs” o prendarse de las hijas de Oriente” (Privat 1934 :176). Bousbir ofrecía la experiencia multisensorial4 de una inmersión en la atmósfera exótica y erótica de Oriente. Por supuesto, el lugar era ficticio, y eso no escapaba a la mayoría de los visitantes, que, sin embargo, no dejaban de celebrar los encantos del lugar.

Figura 2. Casablanca, barrio prohibido

Figura 2. Casablanca, barrio prohibido

Edición Photo Palace. Colección particular del autor.

11Si, desde el punto de vista de las mujeres que trabajaban allí, Bousbir funcionaba a la manera de un campo de trabajo más o menos forzado, los visitantes consideraban el lugar como “Una ciudad mágica o un Luna Park especializado en los juegos de la Venus popular” (Mac Orlan 1934 :44), “uno de estos pueblos artificiales que visitamos en algunas exposiciones” (Beauvoir 1960 :380). Boubsir “is something of a show and Coney Island combined” (De Leuuw 1951 : 69).

12A finales del siglo XIX en los Estados Unidos, los barrios prohibidos y los parques de diversión presentaban semejanzas funcionales, geográficas y arquitectónicas significativas (Keire 2010 :24 sq.). El barrio prohibido de Amsterdam De Wallen, tha sido también descrito como un parque temático, salvo que no fue diseñado para este fin, que estába abierto a la ciudad y que su entrada era gratuita (Aalbers y Sabat 2012, Nijman 1999). Bousbir, por el contrario, ha sido concebido para recibir a los visitantes, y su valla acentúa su parecido con un parque temático.

13Muchos visitantes han observado como los muros y la puerta de acceso determinaban la experiencia de la visita del barrio, constituido así como un mundo aparte “Franqueada la puerta de entrada, única y solemne […], se creería haber dado un enorme salto en el espacio y el tiempo” (Hygiène 1937 : 77-78). “Una puerta enorme, poderosa y pesada […] aislaba por completo Bousbir del resto de la ciudad y hacía de la ciudad del amor una ciudad prohibida” (Grancher 1956 :238). Otro elemento da prueba del carácter heterotópico del lugar : los nombres de las calles evocaban a las mujeres de Marrakech, Fez y Mequinenza (Marrakchia, Fessia, Meknassia), refiriéndose con toda intencionalidad al lugar de origen de las trabajadoras que allí prestaban sus servicios. El visitante de Bousbir recorría así en un pequeño espacio un microcosmos del Reino marroquí : viajaba por todo el Protectorado, pasando revista a todas sus maravillas.

14Para los visitantes, Bousbir era así como un parque temático exótico erótico, que les daba acceso a los encantos orientales de Marruecos (Staszak 2014).

¿Quiénes eran los turistas de Bousbir?

  • 5 Bousbier no era mencionado por las Guides bleus, ni por Le Maroc, publicada en 1928, por la Federac (...)

15“El barrio prohibido de Casablanca tentaba a menudo la curiosidad de los turistas y constituía un intermedio divertido que los guías insertaban en los programas para romper la monotonía. De ese modo, los coches llevaban allí, en la temporada de cruceros, a riadas de extranjeros armados con sus kodaks. (Afrique illustrée 29/9/1934 :11). Aparte de los numerosos testimonios, el carácter turístico del barrios queda probado por su mención en cuatro de las seis guías turísticas5 publicadas entre 1924 y 1955 que yo he podido consultar : la guía oficial del Sindicato de iniciativa regional de Casablanca y su región (1934) (cfr.), la Guía de Marruecos de ediciones Maroc-Presse (1936), la Guía Michelin dedicada a Marruecos (1939, 1950) (fig. 3), y la Guía bilingüe publicada por la agencia Havas marroquí (Le Maroc/Morocco 1952). Al mismo tiempo, cien postales diferentes, vendidas – por piezas o en formato de colección – en Casablanca y probablemente en Bousbir, incluían el barrio. Sus fotografías aparecían incluidas en las series de cartas postales de Casablanca, entre ellas una colección de “20 vistas desmontables”, cuya última imagen correspondía al barrio prohibido, lo que prueba que este barrio era una de las etapas de los circuitos turísticos aunque con un significado especial.

16Casablanca, debido a la importancia de su puerto, era la “puerta de entrada a Marruecos” (cfr. fig. 7), por donde pasaba la mayor parte de sus visitantes, embarcados en Burdeos o Marsella. La ciudad contaba con 4 000 habitaciones de hotel en 1929, cinco veces más que Marrakech (Colliez 1930 : 480). En 1933, desembarcaron 36.600 turistas en Casablanca. Se trata de cruceristas en un 95 % (De Mazières 1934). Para consternación de las autoridades y de la comunidad empresarial local, estos viajeros permanecían muy poco tiempo en Casablanca, que, por otra parte, tenía pocos atractivos que ofrecer. Antes de salir en trenes especiales hacia los destinos más populares (Rabat, Marrakech) o de volver a embarcar, los turistas visitaban, en el mejor de los casos, el puerto, la antigua medina (considerada sin mucho interés), la ciudad europea, la nueva medina y sobre todo Bousbir. Los organizadores del viaje “lamentaban que apenas se dejara a los turistas unas horas en Casablanca, que se les llevara inmediatamente a almorzar en Rabat y otras partes y que en lugar de dejarlos visitar los rincones más interesantes de nuestra ciudad, se considerara suficiente permitirles dar una pequeña vuelta por Bousbir y enviarles a otro lugar” (Annales africaines, 15/7/1933 : 263).

17Los turistas iban a Bousbir en grupo con un guía, en pareja y pocas veces solos. Según el testimonio de una trabajadora del sexo, “los turistas, muy numeroso en ciertas épocas del año, casi nunca solicitan nuestros servicios de cama, se limitan a beber té de menta y a presenciar las danzas del vientre” (Mathieu y Maury 1951 :144). Los turistas visitaban Bousbir como espectadores. Dado que no venían a Marruecos en general y a Bousbir en particular para recurrir a la oferta de prostitución, estos visitantes no pueden ser incluidos en la categoría de “turistas sexuales”, definida clásicamente como turistas que viajan para comprar servicios sexuales. Pero es probable que algunos hayan sido ocasionalmente turistas del sexo, es decir, viajeros a los que las circunstancias locales les inducen a recurrir a la oferta de la prostitución (O’Connell Davidson 1996). Al respecto de esta cuestión, Bousbir presentaba ayer la misma configuración que el barrio rojo de Ámsterdam hoy, visitado principalmente por turistas curiosos y mirones, que desean disfrutar del espectáculo sin ir necesariamente más lejos.

Figura 3. Mapa de Casablanca

Figura 3. Mapa de Casablanca

Guía Michelin, edición 1949. Colección particular del autor.

18Igue : “Allí reina un orden y una tranquilidad que han permitido la visita de un académico destacado y virtuoso” (Le Maroc/Morocco 1952 : 87). Las postales de Bousbir se dirigían a una esposa, a una madre, a un compañero de trabajo o a un vecino, sin que el motivo de la postal planteara problema alguno ni el texto del remitente hiciera referencia a su imagen. Las lógicas desplegadas se explican por una postal (La guardia de entrada al barrio prohibido) (fig. 5) que el remitente envía a “título informativo”, apenas sintiendo la necesidad de justificarse : “no querría que pensaras que paso mis días y noches a vencer mi falta de actividad. Es una auténtica ciudad de 2.000 personas que forma también parte de los circuitos turísticos y, como se dice, entrar aquí no compromete a nada”. Diferenciándose de los clientes de las trabajadoras sexuales, recurriendo a la discreción de los organizadores de la visita e incluyéndose en el conjunto de los visitantes del mismo tipo (“on”), el remitente reclama su status de simple “turista” que excusa y sobre todo legitima su presencia en Bousbir, y la elección de esta postal.

19Se pueden distinguir cuatro tipos de los visitantes en Bousbir, dependiendo de su procedencia más o menos lejana. Los occidentales, sobre todo, franceses, ingleses o americanos, recién desembarcados de su barco, eran identificados como turistas por los testigos de la época, que les recuerdan, por ejemplo, con la cámara fotográfica con la que aparecen siempre equipados. Si se tiene en cuenta la mayoría de los cruceristas desembarcados en Casablanca y algunos europeos llegados por tierra viajaban a Bousbir, se puede estimar que los turistas internacionales representaban la décima parte de sus visitantes. Por otra parte, algunos viajeros, procedentes del Protectorado y del Magreb, que viajaban a Casablanca por placer o negocios, podían visitar Bousbir como turistas, aunque era menos fácil reconocerles como tales. Ocurría que solían alquilar una habitación en Bousbir en lugar de alojarse en el hotel. Presentes en Casablanca por unos días, a veces solos, eran probablemente más propensos a recurrir a los servicios de la prostitución que los turistas internacionales. En cambio, los numerosos marineros que hacían escala en Casablanca (4 º puerto de la Unión francesa en 1948) y sobre todo los militares (de infantería colonial, zuavos, tiradores marroquíes o senegaleses, spahis, legión extranjera francesa, goumiers, etc.), con destino o de permiso, eran los principales clientes de las trabajadoras sexuales : precisamente Bousbir había sido creado para satisfacer “sus necesidades” su celibato forzado. Por último, todos los habitantes de Casablanca y su región, indígenas o no, podían visitar Bousbir y acudir regularmente a sus burdeles.

20Se podría pensar que por un lado estaban los turistas europeos, sensibles al exotismo de Bousbir y menos a la tentación de la prostitución, y por otro, los visitantes más o menos locales, sobre aquellos sobre los que el exotismo no ejercía ninguna atracción y que sólo acudían a Bousbir por la oferta de prostitución. Sería estupendo que Bousbir se pareciera a otros barrios de Casablanca o a los otros barrios prohibidos. Pero no hay nada de eso. Bousbir era un simulacro (Baudrillard 1981) : la copia de algo que no existía. Como parque temático erótico oriental, el barrio no tenía parangón. Los burdeles de la ciudad donde actuaban las trabajadoras del sexo europeas sólo se abrían a los clientes y no ofrecían ni el mismo decorado ni el mismo ambiente que Bousbir. Las calles de Casablanca en las que trabajaban ilegalmente las prostitutas aborígenes, eran sórdidas y no ofrecían el mismo pintoresquismo que el barrio prohibido. Incluso a los habitantes del Protectorado, Bousbir les proporcionaba una experiencia extraordinaria y su atmósfera les proporcionaba un encanto especialmente atractivo, suficiente para justificar una visita a la vista de todos. El Sr. Flandrin, fotógrafo y editor de la mayoría de las postales referentes a Bousbir, tuvo cuidado en rotular algunas de ellas en francés, inglés y también en árabe (fig. 4), considerando que el barrio era un espectáculo y una atracción turística, incluso para los que no hablaban la lengua colonial.

Figura 4. Casablanca, rincón del barrio prohibido

Figura 4. Casablanca, rincón del barrio prohibido

Fotografía Flandrin. Colección particular del autor.

21Para quienes llegan a Eurodisney desde París, Berlín o Nueva York, la visita al parque no cambia mucho. Si el turismo se define como un movimiento con fines de ocio frente a las instalaciones del diario, es indudable que todos los visitantes de Disney son turistas, puesto que el parque se localiza en un país absolutamente distinto e imaginario para todos ellos. Si nos atreviéramos a hacer la comparación, el caso de Bousbir sería semejante. El barrio era un lugar cotidiano sólo para los que trabajaban allí ; para los visitantes, Bousbir era otro mundo. Todos los visitantes de Bousbir eran más o menos turistas en el sentido de que, cruzando su puerta, salían de Casablanca, de Marruecos y su mundo real para entrar de lleno en el imaginario geográfico oriental, exótico y erótico, tal como lo materializaba su arquitectura y la apariencia de las trabajadoras del sexo (ropa, danza del vientre, etc.).

22Por otra parte, el pretexto turístico daba e legitimidad a algunos visitantes, que sin esta justificación (esta tapadera), se hubieran sentido menos autorizados para entrar en Bousbir y disfrutar – ¿hasta dónde ? – de los atractivos del lugar.

La visita de Bousbir

23Aunque Bousbir haya sido un lugar muy particular, la visita del barrio no era una actividad bien señalizada, porque se enmarcaba en el contexto de un turismo más amplio y se relacionaba con prácticas turísticas perfectamente identificadas (fig. 5).

Figura 5. Casablanca, equipo de recepción del barrio prohibido

Figura 5. Casablanca, equipo de recepción del barrio prohibido

Fotografía Flandrin. Colección particular del autor.

24El primero era el del turismo colonial. El turismo de Marruecos estaba en pleno auge en los años 1920-1930, el Protectorado aparecía en este sentido por delante de lo que sucedía en otras partes del Imperio (Colliez 1930, de Mazières 1934, 1935, Kahn 1921, Erick 2007, Kamali 2009, Llanes 2009, Stafford 1996). La “pacificación” del territorio y su equipamiento en infraestructuras de transporte habían permitido su apertura al turismo internacional a finales de la década de 1910, restringido hasta entonces a Tánger. Por una parte, se trataba de un turismo que atraía a occidentales ávidos de orientalismo a visitar las ciudades imperiales (Marrakech, Fez, Mequinenza, Rabat), las ruinas romanas (Volubilis) y los paisajes naturales (desiertos y oasis, costas, montañas) ; por otra, de un turismo de verano (Ifrane) y sobre todo de invierno (Marrakech) que atraía a europeos ricos, ingleses o franceses, en busca de lugares de buen clima y paisajes espectaculares. Múltiples actores participaron en el desarrollo de aquel turismo : las autoridades coloniales (muy involucrados en el desarrollo del turismo en la Residencia general y en cada una de las ciudades afectadas), los medios de negocio locales, los sindicatos de iniciativa, las compañías de navegación y de ferrocarril (a la vez, propietarios de los principales hoteles y organizadores de los circuitos turísticos), las asociaciones como el Touring Club de Francia o el Automóvil Club marroquí, los editores de guías (Hachette, Michelin) y de tarjetas postales (Flandrin en Casablanca), etc. La promoción del turismo en las colonias tenía fines económicos en términos de desarrollo local, pero también encerraba un objetivo ideológico : la visita del Imperio, como las exposiciones coloniales que eran un sustituto de aquellas, valía para una “lección de cosas” (Furlough 2002) a propósito del Imperio y la colonización, lección que se estimaba muy necesaria para los franceses que estaban mal informados acerca de las colonias y poco motivados por la aventura. “El turismo es […] el mejor argumento para el trabajo de estos cuarenta años de presencia francesa en Marruecos” (Quarante ans, 1953). En 1949, 150 000 turistas visitaron Marruecos ; en 1953, fueron 253 000 (Stafford 1996 :35). Bousbir fue siempre una de las etapas más pintorescas de estos viajes al Protectorado.

25El segundo contexto turístico era el de la visita a los barrios prohibidos. En efecto, Bousbir no fue el único barrio prohibido del norte de África para atraer a turistas. “Algunos [agencias de viajes] no han dudado a incluir en sus programas los barrios prohibidos como una de los principales atractivos específicamente marroquíes, de todo viaje a los países del Magreb.” (Lemaitre 1936 :205). Así, en la película Pepe le Moko (J. Duvivier, 1937) se ve a dos parejas de ricos franceses adentrarse en la casba de Argel para disfrutar del espectáculo del exotismo y de la prostitución indígena, que constituía de hecho un recurso turístico de primera mano (Ferhati 2007, 2009). Más allá de África del norte, los barrios prohibidos de Argel o Fez, de “la calle de los Ouled-Naïls” en Biskra y Bou-Saada (Ferhati 2003, 2007), algunos de los grandes de fama mundial fueron atracciones turísticas principales a escala internacional : así Storyville en New Orleans entre 1897 y 1917, Yoshiwara en Tokio hasta la supresión de la prostitución en 1958 o el barrio prohibido de Marsella antes de su destrucción en 1943.

  • 6 Bertrand (1931), en su proyecto de barrio prohibido de Túnez va más lejos, recomendando que “la ent (...)

26La suma de las prácticas del turismo colonial y de la visita a las áreas reservadas y la articulación de las matrices de dominación de raza y género definen los elementos que convierten en atracción turística el cuerpo de las mujeres indígenas y Bousbir. En la lógica de la interacción entre esos componentes, los visitantes no blancos de Bousbir tenían allí un estatus de segunda clase. Los tiradores marroquíes o senegaleses no podían visitar el barrio más que algunos días y no se les permitía relaciones con las trabajadoras sexuales judías ni con las muy escasas occidentales. Las mujeres occidentales que visitaban la zona no entraban solas, no podían recurrir a los servicios de las trabajadoras sexuales y no tenían derecho a asistir a las actuaciones más atrevidas. Su presencia era considerada inconveniente en Bousbir por parte todos aquellos que habrían preferido que el turismo en el lugar fuera una actividad homosocial : entre los turistas, “las mujeres eran las más entusiastas. ¿Curiosidad ? ¿Vicio ? Las dos cosas”. (Grancher 1956 :242). La presencia de los visitantes era legítima en Bousbir, puesto que allí daban satisfacción a una “necesidad” sexual ; la presencia de visitantes femeninas era sospechosa porque manifestaba un “voyeurismo” inaceptable por ser gratuito, o un interés erótico escandaloso por lesbianismo6. La guía de Casablanca y su región (1934 :10) consideraba la visita de Bousbir “no recomendable” a niños y niñas.

  • 7 Strumpet es una palabra antigua para designar a una prostituta.

27La matriz de dominio de clase estaba también presente en Bousbir, en la medida en que las mujeres que trabajaban allí constituían un subproletariado urbano respecto a sus (mucho) más ricos clientes. El problema de la pobreza conduce así a una tercera interpretación del turismo de Bousbir. Enfrente de este emplazamiento se encontraba uno de los grandes suburbios de chabolas de Casablanca : Ben M’Sik, que tenía más de 50.000 habitantes en 1954. Reproducido en muchas postales (fig. 6), era una atracción turística. “Dentro de sus muros, Casablanca guarda innumerables tesoros de los que el turista está ansioso por conocer […] También hay, cerca de Casablanca, una ciudad de cuento de hadas : Bidonville. En ningún sitio el visitante tiene oportunidad de contemplar una aglomeración semejante. Miles y miles de casuchas de chabolas construidas con viejas lata y desechos. En cuanto a Bousbir, la decencia no permite describirlo. Es un templo enorme, un barrio entero donde se concentran las sacerdotisas del dios Eros” (Afrique illustrée, 1934-2-17 : 32-33). P. Mac Orlan (1934 :44) visitando Bousbir, empieza por mencionar el panorama de Bidonville, “esta capital de la miseria” : “una negra desnuda, tocada de un madrás naranja y oro, como yo la he visto en una de las callejuelas sórdidas de esta ciudad de pesadilla, es un espectáculo de escasa calidad que no se olvida nunca”. P. Wyndham Lewis (1932 :71), pintor y escritor británico, compara los dos barrios, hasta sugerir el cambio de nombre de Bousbir a “Strumpetville7“. De hecho, Bidonville era también un lugar de prostitución, pero se prestaba menos fácilmente que Bousbir a la visita turística. Algunos visitantes llegaban incluso a confundir los dos barrios, diciendo que Bidonville es el “verdadero nombre de Bousbir” (Flash, 12/07/1959).

Figura 6. Casablanca, Aglomeración indígena, Bidonville

Figura 6. Casablanca, Aglomeración indígena, Bidonville

Alsacienne des Arts Photomécaniques. Colección particular del autor.

28Bidonville y Boubsir eran considerados de la misma manera atracciones turísticas y se sugería pasar de una a otro porque los dos barrios mostraban idéntica naturaleza. El “slumming” era una práctica turística nacida a finales del siglo XIX, que consistía, para los habitantes ricos de Londres o Nueva York, en la visitar de sus barrios habitados por los más pobres, las minorías étnicas o sexuales, para escandalizarse y disfrutar del espectáculo de su alteridad y su diferencia, que, por otra parte, servía para reforzar el sentido de su identidad de los visitantes y el valor de sus propias normas (Heap 2009 turismo (Heap 2009, Koven 2004). Esta práctica constituye el tercer contexto turístico que proporcionaba la visita de Bousbir : Así, la Guía de Casablanca y de la región (1934 :10) y la guía Michelin (1950 :103), completamente al unísono, la recomendaban a los “turistas aficionados” o “curiosos” “de los estudios de las costumbres”. La visita de Bousbir jugaba con las lógicas de atracción/repulsión, construcción de identidad y alteridad, propias del “slumming”. En las metrópolis occidentales, esto reforzaba el orden moral y político (en sus componentes raciales, sociales y sexuales) ; en Casablanca, justificaba también el orden colonial.

29El espectáculo de la prostitución no era sólo exótico y erótico, sino también político y moral. Se veía en la obra de Bousbir una transgresión de las normas, si es que no lo era de derecho. Que las trabajadoras del sexo fueran esencialmente no europeas permitía no imputar su “mala conducta” a la naturaleza humana (que visitados y visitantes habrían tenido que compartir con las prostitutas) sino a defectos supuestamente específicos de las “razas inferiores”. Los europeos (hombres o mujeres) que visitaban Bousbir podían salir no sólo sin mancha sino reconfortados : tranquilizados en sus prejuicios racistas y sexistas, en su ideología colonial y en el convencimiento de su propia superioridad. La visita de Bousbir participaba así de la lección del turismo colonial y justificaba el colonialismo en su misión civilizadora – sobre todo considerando que eran las mismas autoridades coloniales las que habían levantado el barrio.

30Al mismo tiempo, múltiples testimonios dan prueba de la fascinación ejercida por la realidad urbana de Bousbir sobre sus visitantes : “esta capital de la prostitución, que se considera única en el mundo por su tamaño y su organización” (Afrique illustrée, 1934-9-29 : 11), “un barrio prohibido no como otros…. Uno de los más grandes del mundo, sobre todo” (Grancher 1956 :12), “la prisión más grande del sexo y el pecado sobre la faz de la tierra” (True adventure, nov. 1957). “Bousbir es una verdadera curiosidad dentro de Marruecos, y probablemente en todo el norte de África, un barrio claramente delimitado y rigurosamente separados del resto del mundo” (Afrique illustrée, 4/10/1930). “Bousbir”, ¡la obra maestra de barrio prohibido !” (Qui ? Détective, 06/11/1947 : 73). La realización del barrio despierta admiración : “nothing seemed to have been overlooked by these French experts in their zeal and desire to metamorphose the erstwhile mess into a modern town” (De Leeuw 1951 : 69).

31Una postal de Flandrin (cf. fig. 1) ilustra la naturaleza de esta fascinación : es una vista aérea del barrio, que permite apreciar su escala, la valla, el plano y el medio urbano. Precisamente es una tarjeta que sirvió para presentar Bousbir a utilizó un periodista de paso que estaba escribiendo un libro sobre el África galante : “Bousbir […] ahora es una ciudad verdaderamente moderna […] Te sentirás sorprendido cuando la visites conmigo. En las puertas de Bousbir, hay un garaje […]. Incluso se ha abierto una línea de autobús especial […] Toma, mira, estas tarjetas han sido editadas por el gran fotógrafo de Casablanca, Sr. Flandrin. Es un especialista de la fotografía aérea. Ha tomado Bousbir desde lo alto de un avión. Ves que es inmenso” (Salardenne 1932 : 32-33). La modernidad del barrio, ilustrada por la organización de los transportes y el tamaño del barrio, era así la primera característica que se destacaba para suscitar el interés y la visita del periodista… que, de hecho, valoraba mucho esta “lugar delicioso, tan hermoso y encantador que todas las chicas árabes de Casablanca sueñan con ir e instalarse en él” (idem : 35). Bousbir “no presenta el descuido de los barrios de prostitución mediterráneos” (guía Michelin 1950 :103) : es un Oriente puesto en orden y limpio.

32Otras postales muestran el barrio en diferentes etapas de su construcción. De hecho, en la mayoría de las postales no aparecen prostitutas identificadas como tales pero sí vistas urbanas o arquitectónicas. Estas imágenes muestran un resultado urbanístico del que se destaca el estilo, la homogeneidad, el tamaño, la audacia, el orden y la modernidad – en resumen, el éxito. Bousbir figuraba entre los más espectaculares logros de la colonización francesa, como lo eran puentes, presas, puertos, hospitales o escuelas, que, como clara evidencia de las ventajas de la presencia francesa, participaban en otro orden de cosas como una lección de la empresa colonial (fig. 7). Este tipo de visita era particularmente bien acogido en Casablanca, “uno de los mejores ejemplos de colonización francesa” (Guide bleu 1919 : 63) : “¿La capital económica de Marruecos con sus filas magníficas de edificios, sus arterias bulliciosos de actividad, su puerto construido donde lo único que había era un suelo árido y desértico y donde bramaba el mar salvaje, no materializa, pues, el genio de la civilización moderna y de la Francia colonizadora ?” (Annuaire de l’Automobile et du tourisme au Maroc 1937 : 34). La excursión a Bousbir se inscribía de este modo en un cuarto contexto turístico : el de la visita a las obras de la colonización. Por otra parte, gracias al control colonial y la planificación, la excursión a Bousbir podía realizarse en buenas condiciones de comodidad y seguridad. “Bousbir es un barrio prohibido tranquilo y distinguido”, “el barrio prohibido más extraordinario, el más limpio y alegre del mundo”, una “medina de modelo” (Mac Orlan 1934 :49, 44, 47).

Figura 7. Cubierta de la Guía “Casablanca et sa región”, 1934

Figura 7. Cubierta de la Guía “Casablanca et sa región”, 1934

Colección particular del autor.

33La experiencia turística de Bousbir era así y no exenta de contradicciones una expresión del viaje colonial, de la excursión a los barrios de prostitución, del “slumming” y de la visita a las grandes obras del imperio francés. Básicamente, la principal atracción de Bousbir era la posibilidad de disponer – a la vez moralmente escandaloso y políticamente admirable -del cuerpo de la mujer indígena. El turismo de Bousbir era esencialmente y de manera conjunta colonial y sexual. La erotización del Imperio propia del imaginario geográfico colonial y de la asimetrías de poder que transformaba a las mujeres indígenas en potenciales prostitutas, habían hecho un gigantesco burdel del Imperio a los ojos de los occidentales. Así, la visita de Bousbir no representaba una excepción o una desviación de las prácticas de turismo colonial : es uno de sus preclaros modelos. Hablar de turismo colonial a propósito de Bousbir, no es sólo hacer referencia al contexto. Es más bien destacar el hecho de que la ideología y las relaciones coloniales de poder constituyen la base de las actividades de la prostitución y del turismo a este barrio, y que su visita funcionaba, a la inversa, como como una lección de las cosas que justificaban y reproducían el orden colonial.

34Sin embargo, el turismo colonial no se reducía a las cuestiones del exotismo y el erotismo. En el imperio francés se aplicaba también el paradigma contrario de un turismo identitario basado en la propia personalidad y la reproducción de los modelos europeos de la estación termal (Jennings 2006) o de altura (Jennings 2011), de los que Dalat sobre las altas mesetas vietnamita o Ifrane en el Atlas medio (creada en 1929) (fig. 8) son ejemplos perfectos. En un eje que basa el atractivo turístico de los lugares en su identidad o en su alteridad, Ifrane y Bousbir constituyen casos extremos entre los que se sitúan lugares de perfil mixto en Marruecos.

Figura 8. Ifrane, Vista general bajo la nieve, CAP

Figura 8. Ifrane, Vista general bajo la nieve, CAP

Colección particular del autor.

Turismo, prostitución y turismo sexual : las lecciones de Bousbir

35Bidonville y Bousbir eran topónimos que designaban barrios específicos de Casablanca : desde la década de 1930 y con más éxito y duración para el primero que para el segundo, estos nombres de lugar adquirieron un significado genérico, designando zonas de hábitat precario o ilegal y espacios de prostitución en otras partes del mundo francófono. Un modelo de urbanismo habría nacido en Casablanca pero que Bousbir y Bidonville sean sus únicas realizaciones de marca son pruebas evidentes de fracaso del proyecto urbano que se puso allí en marcha.

  • 8 Carta del presidente del Consejo, ministro de asuntos exteriores Philippe Berthelot al Administrado (...)

36Bousbir suscitó muchas críticas por su ineficacia en materia de lucha contra las enfermedades venéreas, por su incapacidad para contener más del 15 % de los trabajadores del sexo de Casablanca (Adam 1968 :666) y por el escándalo moral y político que el barrio representaba para ciertos medios (religiosos, feminista, socialistas y anticolonialistas), hasta tal punto que la Residencia General decidió su cierre en abril de 1955, un año antes de la independencia de Marruecos. La presencia de turistas en Bousbir ha sido citada por tantos testigos que se puede suponer que parecía un hecho sorprendente, pero realmente nunca fue denunciado. Debido a la falta de fuentes, es difícil saber que opinaban las trabajadoras del sexo, pero es probable que los turistas, sobre todo los más ricos, constituyeran para ellas una importante fuente de ingresos adicionales, especialmente por sus espectáculos exótico-eróticos. El éxito turístico de Bousbir no parece haber avergonzado más que a la administración colonial. Cuando, en la década de 1930, se pensó en establecer en otras partes barrios del sexo según el modelo Bousbir, este punto fue causa de preocupaciones. “Es de temer […] que un programa diseñado […] con el único interés de la higiene moral y material, no termine a fin de cuentas más que en la creación de una ciudad del placer donde Marrakech encontrará ciertos elementos de atracción para los turistas, pero también una molesta fama de fuera de la ley”, se decía en altas instancias de París8. En Túnez, “el barrio prohibido no debe ser […] espectacular – porque no conviene en absoluto hacer un parque de atracciones del mismo”, advirtió el administrador que acababa de visitar Bousbir (Bernard 1935).

  • 9 Respuesta de Lucien Sain a la carta aludida en la nota 8
  • 10 Idem.

37La administración francesa había diseñado Bousbir como la solución a un problema de salud pública. Como la prostitución en sí misma, el barrio venía a ser un “mal necesario”, respeto al que se habría preferido evitar cualquier publicidad. El éxito turístico de Bousbir fue una desagradable sorpresa : los turistas daban a conocer el barrio, y su misma presencia daba a entender que no era sólo un “centro modelo de profilaxis de enfermedades venéreas”9. La administración colonial se arriesgaba nada menos que a ser acusada de proxenetismo, el barrio proporcionaba a la propaganda hostil una formidable oportunidad para menospreciar su obra civilizadora10. Paradójicamente, para las autoridades francesas, no era la presencia de prostitutas sino de los turistas lo que convertía en indecente Bousbir.

38Hay que esperar a la década de 1980 y la denuncia del turismo sexual para que la visita turística de los barrios prohibidos, especialmente en el Tercer Mundo, susciten el rechazo general. La asimilación escandalosa del turismo a le prostitución fue señalada sin embargo unos años antes, pero como una figura de la retórica tercermundista. En la década de 1970, “algunos manifestantes sostuvieron que ‘el turismo era prostitución’, en el sentido metafórico en que los países pobres se veían obligados a ‘venderse’ a los ricos para sobrevivir” (Graburn 1983 :441). N. Graburn sugirió tomar en serio esta idea e “impulsar la analogía, a la luz de los análisis sobre la relación entre el patriarcado y el imperialismo”. A la inversa, se han señalado las semejanzas entre las motivaciones de los clientes de trabajadoras del sexo (Ryan y Kinder 1996) o entre las prácticas de los clientes de los clubes de striptease. (Franck 2002) y las de los turistas.

39En el marco del turismo colonial en general y de la visita de Bousbir en particular, turismo y prostitución ofrecían más que semejanzas. El exotismo característico del turismo y el erotismo propio de la prostitución son de hecho inseparables en el imaginario, las motivaciones y prácticas de los clientes/visitantes (lo que explica que sea difícil diferenciar a los turistas), lo mismo que las habilidades de las trabajadores del sexo de Bousbir, como la danza del vientre (Staszak 2008) específica para el turismo exotismo y erotismo a la prostitución. La prostitución “etnocentrada” y “folklorizada” (Ferhati 2007 :33) hicieron de la mujer nativa un recurso turístico transformando su cuerpo en un paisaje exótico. El carácter pintoresco del cuerpo/paisaje nativo está comprobado por su representación en tantas postales (Alloula 1981) (fig. 9 y 10), que desnudan a la mujer musulmana y al tiempo que la adornan de atributos tipificados como orientales. En sentido inverso, el paisaje exótico, en particular el de los barrios prohibidos, quedaba transformado en un cuerpo erótico, deseable en tanto que tal, y del que las mujeres indígenas no son más que excrecencias o substitutos, como atestigua la siguiente descripción de Lucien Favre (1937 : 162) : “Rue-aux-filles de la Casbah d’Alger ! es más atractiva, sin duda que las mismas chicas […] Eventualmente se termina por estar hechizado tanto por el decorado como por lo que la refleja y amplifica… Tanto que las carnes de las mujeres parecen ofrecerse como complemento fatal, un accesorio de este ambiente […] Queremos zorras insípidas, porque uno no puede modelar esta muralla, penetrar este aroma, violar este matiz, satisfacerse en esta tina de mármol !”. El erotismo del cuerpo influye sobre el paisaje como el exotismo del paisaje influye sobre el cuerpo. Precisamente, el barrio prohibido de Casablanca fue diseñado como una Kasbah para jugar en estos procesos a través de los que exotismo y erotismo se alimentan uno del otro. En el mismo movimiento, el cuerpo y el paisaje por un lado, y el turismo y la prostitución por otro, terminan por confundirse.

40El cliente, venga de donde venga, que utilizaba la oferta de la prostitución en Bousbir era un turista sexual (ocasional) ; en lo que le respecta, la prostitución y la actividad turística eran indistinguibles. En cuanto a quien visitaba Bousbir como mirón, no se puede decir que no utilizara la prostitución, puesto que, configurada como espectáculo turístico, era el fin y el objeto de su visita. Para asistir a una danza del vientre, a un striptease o a un espectáculo pornográfico, había que pagar : la actividad de las que proporcionaban el espectáculo expresaba así una forma de trabajo sexual. Por lo tanto, parece pues apropiado caracterizar a todos los visitantes de Bousbir no como simples turistas sino como turistas sexuales. Bousbir responde por otra parte perfectamente a los criterios de definición de los paisajes del sexo, forjados para identificar los principales destinos del turismo sexual internacional (Brennan 2005).

41A propósito o a la luz de Bousbir, ¿cuál es la utilidad de estas comparaciones entre turismo y prostitución y cuál es el interés de usar la categoría de “turismo sexual” ?

Figura 9. Casablanca, la plaza principal y el cine de Bousbir

Figura 9. Casablanca, la plaza principal y el cine de Bousbir

Editorial La Cigogne. Colección privada del autor.

Figura 10. Escenas y personajes. El té en el barrio prohibido

Figura 10. Escenas y personajes. El té en el barrio prohibido

Editorial La Cigogne. Colección privada del autor.

42La expresión “turismo sexual”, que se difunde en los años 1980 para describir y condenar una práctica realizada en las décadas anteriores, plantea muchos problemas teóricos (1999 Oppermann, Roux 2011). Hablar de turismo sexual a propósito de Bousbir es ciertamente relevante, pero no aporta mucho para la comprensión del lugar, no porque este calificativo resulte anacrónico sino porque las debilidades conceptuales de esta categoría la hacen poco operativa. Por el contrario, insertar el turismo sexual en una historia más larga en la que Bousbir sería uno de los momentos, presenta un interés heurístico : además de que esto cuestiona la cronología establecida, esto demuestra que el turismo sexual perpetúa y reproduce un imaginario y relaciones de poder establecidas durante la colonización (Staszak 2012). Sugerir que Bousbir anticipa el turismo sexual, aporta menos que analizarlo bajo la perspectiva del barrio prohibido en el que el turismo sexual actual ofrece aspectos (neo-) coloniales.

43Asimismo, considerar el turismo como una forma de prostitución no permite necesariamente entender mejor el fenómeno turístico. Por el contrario, interpretar la prostitución como una forma de turismo proporciona un interés heurístico. Mostrar hasta que punto los visitantes de Bousbir habían recurrido a los servicios de la prostitución, ofrece menos interés que analizarlo a partir del caso de un barrio prohibido en el que la visita a una trabajadora del sexo tiene un dimensión turística. En la mayoría de países europeos, las prostitutas son mujeres inmigrantes en su mayor parte. ¿Por qué hablar de turismo sexual cuando es el cliente el que se mueve, y no cuando es la trabajadora sexual la que se desplaza (Oppermann 1999 :260) ? La atracción erótica de las prostitutas puede basarse en su exotismo tanto en París como en Bousbir, por razones similares y asociadas a la ideología y a relaciones de dominio (neo) colonial. A diferencia con el primer caso, es la prostituta la que paga el coste económico, simbólico y social del desplazamiento.

Conclusión

44¿Qué nos enseña finalmente Bousbir del turismo colonial ?

45En primer lugar, el barrio confirma que la prostitución colonial era una atracción turística. Certifica que el turismo sexual era una de las formas de turismo colonial y prueba que ciertos procesos de exotismo y erotización convirtieron a algunas colonias en recursos de interés turístico.

46En segundo lugar, el barrio invita a definir el turismo colonial menos por el origen de los visitantes, el lugar o el contexto de la visita que por las relaciones de poder que entran en juego. Estas relaciones de poder específicas de la situación colonial se basan en matrices de dominación racial pero también de clase y de género. Su asimetría constituía a la vez la condición y el objeto de la visita de Bousbir, y de vuelta contribuía a su reproducción.

47En tercer lugar, Bousbir deja ver las semejanzas entre el turismo colonial y ciertas formas actuales de prostitución y turismo sexual. Se puede ver en ello la presencia de constantes que revelan la impronta neocolonial del comercio del sexo, sobre todo en circunstancias de turismo, y el caso de Bousbir invita también a revisar la cronología del turismo sexual, que sería más antiguo de lo generalmente se dice.

48El éxito turístico de Bousbir resulta del entusiasmo de los visitantes para un barrio que encarnaba tanto su sueño orientalista, gracias al decorado neo-morisco construido por E. Brion y a las capacidades exóticas y eróticas de las trabajadoras del sexo que allí proporcionaban sus servicios. Llegados aquí, no es inútil manifestar que la realidad de Bousbir fue probablemente una auténtica pesadilla para muchas de ellas.

Haut de page

Bibliographie

Aalbers M.B. and Sabat M., 2012, « Re-making a landscape of prostitution : the Amsterdam Red Light District », City, 16, 1-2, p. 112-128.

Adam A., 1968, Casablanca, essai sur la transformation de la société marocaine au contact de l’Occident, Paris, CNRS.

Alloula M., 1981, Le Harem colonial, images d’un sous-érotisme, Genève/Paris, Slatkine.

Annuaire de l’Automobile et du tourisme au Maroc, 1937, édité par la Société des grands régionaux du Maroc, Casablanca, Imprimeries réunies.

Baudrillard J., 1981, Simulacre et simulation, Paris, Galilée.

Beauvoir S. (de), 1960, La Force de l’âge, Paris, Gallimard.

Bernard L., 1935, La Prostitution et le contrôle sanitaire des mœurs à Tunis, à Alger et à Casablanca en 1935, rapport non publié, Archives diplomatiques de Nantes.

Brennan D., 2004, What’s Love Got to Do With it ? Transnational Desires and Sex Tourism in the Dominican Republic, Durham, Duke Univ. Press.

Casablanca et sa région, 1934, publié par le Syndicat d’initiative régional, Casablanca, Editions Inter-Presse.

Cohen J.-L. et M. Eleb, 1998, Casablanca. Mythes et figures d’une aventure urbaine, Paris, Hazan.

Colliez A., 1930, Notre Protectorat marocain, Paris, Rivière.

De Leeuw H., 1951(1st ed. 1934), Sinful Cities of the Western World, New York, Almat Pub. Corp.

De Mazières M., 1934, « Mouvement des voyageurs et des touristes au Maroc en 1933 », Revue de géographie marocaine, 1, p. 35-44.

De Mazières M., 1935, « Le mouvement touristique au Maroc en 1934 », Revue de géographie marocaine, 1, p. 97-107.

Favre L., 1937, Dans la Casbah, Paris, Grasset.

Franck K., 2002, G-Strings and Sympathy : Strip Club Regulars and Male Desire, Durham, Duke Univ. Press.

Ferhati B., 2003, « La danseuse prostituée dite « Ouled Naïl », entre mythe et réalité (1830-1962). Des rapports sociaux et des pratiques concrètes », Clio, 17, p. 101-113.

Ferhati B., 2007, De la « tolérance » en Algérie (1830-1962). Enjeux en soubassement, Alger, El Dar el Ohtmania.

Ferhati B., 2009, « Une réalité urbaine sans nom : les espaces de la ‘tolérance’ dans la Casbah d’Alger, 1830-1962 », in Baduel O.R. (dir.), Chantiers et défis de la recherche sur le Maroc contemporain, Paris, Karthala, p. 245-261.

Furlough E., 2002, « Une leçon des choses : Tourism, Empire, and the Nation in Interwar France », French Historical Studies, 25, 3, p. 441-473.

Graburn N. H., 1983, « Tourism and Prostitution », Annals of Tourism Research, 10, p. 437-443.

Grancher M.E., 1956, La Belle de Bousbir, Paris, Rabelais.

Guide du Maroc, 1936 ( ?), 8ème éd., Casablanca, Editions Maroc-Presse Paul Bory.

Heap C.C., 2009, Slumming : sexual and racial encounters in American nightlife, 1885-1940, Chicago, Univ. of Chicago Press.

Hillali M., 2007, La Politique du tourisme au Maroc. Diagnostic, bilan et critique, Paris, L’Harmattan.

Jennings E.T., 2006, Curing the Colonizers, Hydrotherapy, Climatology, and French Colonial Spas, Durham, Duke Univ. Press.

Jennings E.T., 2011, Imperial Heights : Dalat and the Making and Undoing of French Indochina, Berkeley, Univ. of California Press.

Kahn R., 1921, Le Protectorat Marocain, Nancy, Berger-Levrault.

Koven S., 2004, Slumming : Sexual and Social Politics in Victorian London, Princeton, Princeton Univ. Press.

Hygiène, médicine et chirurgie au Maroc. L’oeuvre médicale française au Maroc, 1937, Casablanca, Edition de l’Afrique du Nord illustrée.

Kazdaghli H., 2009, « L’entrée du Maghreb dans les circuits du tourisme international : le rôle précurseur de la Compagnie Générale Transatlantique », in Zytnicki et Kazdaghli, op. cit., p. 205-215.

Keire M.L., 2010, For Business & Pleasure : red-light districts and the regulation of vice in the United States, 1890-1933, Baltimore, Johns Hopkins Univ. Press.

Lauro A., 2005, Coloniaux, ménagères et prostituées au Congo belge (1885-1930), Loverval, Labor.

Lépinay E., 1936, « Courtisanes marocaines. Leur vie dans un quartier réservé », Paris médical : la semaine du clinicien, 100, p. 201-205.

Levine Ph., 2003, Prostitution, Race and Politics : Policing Venereal Disease in the British Empire, London, Routledge.

Llanes C., 2009, « Le tourisme au Maroc à l’époque colonial : une pratique exogène ou endogène ? », in Zytnicki et Kazdaghli, op. cit., p. 325-333.

McClintock A., 1995, Imperial Leather. Race, Gender and Sexuality in the Colonial History, London, Routledge.

Mac Orlan P., 2009 (1ère éd. 1934), Rues secrètes, Paris, Arléa.

Maghraoui D., 2008, « Gendering urban Casablanca. The case of the Quartier reserve of Bousbir », in M. Rieker and K.A. Ali (eds.) Gendering Urban Space in the Middle East, South Asia and Africa, New York, Palgrave Macmillan, p. 17-44.

Maroc/Morocco (Le…), 1952 (2ème éd.), guide touristique Havas (bilingue), Casablanca, Agence Havas marocaine.

Mathieu J. and Maury P.H., 1951, La Prostitution marocaine surveillée de Casablanca. Le quartier réservé, Archives de la Direction de la santé publique, republié in Bousbir. La prostitution dans le Maroc colonial. Ethnographie d’un quartier réservé (2003), Paris, Paris-Méditerranée.

Nijman J., 1999, « Cultural globalization and the identity of place : the reconstruction of Amsterdam », Ecumene, 6, 2, p. 146-164.

O’Connell Davidson, 1996, « Sex tourism in Cuba », Race & Class, 38, 1, p. 39-48.

Oppermann M., 1999, « Sex tourism », Annals of Tourism Research, 26, 2, pp. 251-266.

Qaurante ans de présence française au Maroc, 1953 ( ?), Casablanca, La Chérifienne d’éditions et de publicités.

Roux S., 2011, No money, no honey. Economies intimes du tourisme sexuel en Thaïlande, Paris, La Découverte.

Ryan C. and Kinder R., 1996, « Sex, tourism and sex tourism : fulfilling similar needs ? », Tourism Management, 17, 7, p. 507-518.

Saint-Aignan and Laurent J.E., 1950, Bousbir, ville réservée, Rabat, Editions d’art.

Stafford J. (dir.), 1996, Développement et tourisme au Maroc, Montréal, L’Harmattan.

Staszak J.-F., 2008, « Danse exotique, danse érotique. Perspectives géographiques sur la mise en scène du corps de l’Autre (XVIIIe-XXIe siècles) », Annales de géographie, 660-661, mai-juin, p. 129-158.

Staszak J.-F., 2012, « L’imaginaire géographique du tourisme sexuel », L’Information géographique, 76, 2, p. 16-39.

Staszak J.-F., 2014, « Planning prostitution in colonial Morocco : Bousbir, the quartier réservé of Casablanca », in P. Maginn and C. Steinmetz (eds), (Sub)Urban Sexscapes : Geographies and Regulation of the ‘Sex Industry’, London, Routledge, 20 p.

Taraud C., 2003, La Prostitution coloniale. Algérie, Tunisie, Maroc (1830-1962), Paris, Payot.

Taraud C., 2006, « Urbanisme, hygiénisme et prostitution à Casablanca dans les années 1920 », French Colonial History, 7, p. 97-108.

Wyndham Lewis P., 1983 (1st ed. 1932), Journey into Barbary, Santa Barbara, Black Sparrow Press.

Zytnicki C. et Kazdaghli H. (dir.), 2009, Le Tourisme dans l’empire français : politiques, pratiques et imaginaires (XIXe-XXe siècles), Saint-Denis, Publications de la Société française d’histoire d’outre-mer.

Haut de page

Notes

1 Las principales fuentes documentales sobre Bousbir son dos informes, uno redactado por un funcionario francés en Túnez (Bernard 1931), el otro por dos médicos franceses en Marruecos (Mathieu y Maury 1951). Salvo indicación en contra, las informaciones mencionadas en este texto proceden fundamentalmente de este último.

2 La literatura científica prefiere a menudo la expresión “trabajadoras del sexo” a la de “prostitutas”, considerada, sobre todo las trabajadoras del sexo esencialista y estigmatizadora. Esta expresión plantea un problema sin embargo en Bousbir. Las formas de presión ejercidas sobre algunas de estas “trabajadoras del sexo” permiten creer que su autonomía y libertad de elección eran muy limitadas. Se podría por lo tanto calificarlas de forzadas sexuales.

3 El número máximo de trabajadoras del sexo europeas fue 35 (Bernard 1935). En los años 1950, el barrio no tenía más. Las judías no representaban más del 5% de las trabajadoras del sexo. También había algunos travestis.

4 Todos los testimonios confirman la experiencia visual, muchos evocan el ambiente sonoro, algunos el gusto y los olores. Paradójicamente, de lo que menos hablan es de tocar o propiamente hablando de la experiencia sexual.

5 Bousbier no era mencionado por las Guides bleus, ni por Le Maroc, publicada en 1928, por la Federación de Sindicatos de Iniciativa y de Turismo de Marruecos (Casablanca, imprenta francesa), ni por la Guide du Maroc, publicada por el Moroccan Courier en Casablanca bajo el auspicio de l`Office Marocain du Tourisme en 1956 (es verdad que después del cierre del barrio). No sé porque tal guía menciona o no Bousbir

6 Bertrand (1931), en su proyecto de barrio prohibido de Túnez va más lejos, recomendando que “la entrada al barrio sea rigurosamente prohibida a los menores de los dos sexos y a todas las mujeres que no sean las prostitutas.

7 Strumpet es una palabra antigua para designar a una prostituta.

8 Carta del presidente del Consejo, ministro de asuntos exteriores Philippe Berthelot al Administrador general Lucien Saint, fechada el 12 de noviembre de 1932, Archivos diplomáticos de Nantes.

9 Respuesta de Lucien Sain a la carta aludida en la nota 8

10 Idem.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Casablanca, vista aérea del barrio restringido de “Bousbir”
Crédits Fotografía de Flandrin. Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Titre Figura 2. Casablanca, barrio prohibido
Crédits Edición Photo Palace. Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Figura 3. Mapa de Casablanca
Crédits Guía Michelin, edición 1949. Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Titre Figura 4. Casablanca, rincón del barrio prohibido
Crédits Fotografía Flandrin. Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Titre Figura 5. Casablanca, equipo de recepción del barrio prohibido
Crédits Fotografía Flandrin. Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Figura 6. Casablanca, Aglomeración indígena, Bidonville
Crédits Alsacienne des Arts Photomécaniques. Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Titre Figura 7. Cubierta de la Guía “Casablanca et sa región”, 1934
Crédits Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-7.png
Fichier image/png, 916k
Titre Figura 8. Ifrane, Vista general bajo la nieve, CAP
Crédits Colección particular del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Figura 9. Casablanca, la plaza principal y el cine de Bousbir
Crédits Editorial La Cigogne. Colección privada del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Figura 10. Escenas y personajes. El té en el barrio prohibido
Crédits Editorial La Cigogne. Colección privada del autor.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/438/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-François Staszak, « Turismo y prostitución coloniales: la visita a Bousbir en Casablanca (1924-1955) », Via [En ligne], 8 | 2015, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 14 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/438 ; DOI : https://doi.org/10.4000/viatourism.438

Haut de page

Auteur

Jean-François Staszak

Profesor de Geografía, Universidad de Ginebra

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals