Navigation – Plan du site

AccueilAppels à contributionAppels clos20|2021 - TURISMO RELIGIOSO

20|2021 - TURISMO RELIGIOSO

Fecha límite de recepción de los artículos: 31 de marzo de 2021

COORDINADORES

Philippe BACHIMON Universidad de Avignon

philippe.bachimon@univ-avignon.fr

Théry HERVE Universidad de São Paulo

hthery@aol.com

La Peregrinación de la Virgen, en Tinos, Cícladas, Grecia.

Image 100000000000177000000FA088DD6BD913E25466.jpg

La procesión de la imagen milagrosa, el 15 de agosto, el día del Tránsito de María, atrae a un gran número de peregrinos que acuden a Tinos para asistir a este acontecimiento, pero también a turistas y veraneantes presentes en la isla

María Gravari-Barbas, 2018

FUNDAMENTO TEÓRICO

La relación entre religión y ocio, dos prácticas sociales y dos movimientos culturales convertidos en principales en el siglo XXI, no carece de ambigüedad, ya que, incluso después de que Nietzsche afirmara ("Dios ha muerto"), se podría considerar que el ocio prevalece sobre la religión o que la borra como algo propio de tiempos oscuros del pasado. Sin embargo, estamos asistiendo a un resurgimiento del sentimiento religioso en el siglo XXI, después de un siglo anterior de secularización de la sociedad (laicismo republicano, ideologías comunistas y fascistas…), recordando incluso lo sucedido en el XIX (el de las campañas de recuperación del cristianismo impulsadas por los efectos de la Revolución y el colonialismo), lo mismo que ocurrió con la Reconquista de la Península Ibérica, y luego con la Conquista en América en los siglos XV y XVI.

No obstante, la forma en que se produce la vuelta a la dimensión religiosa es diferente en el siglo XXI, en la posmodernidad, donde, por definición, todo adquiere un valor (mercantil por lo menos) y eso otorga al hecho religioso un componente que lo aproxima claramente al turismo

Turistificación de lo religioso

Además, en el hecho religioso aparecen formas que lo relacionan con el turismo, según su definición por el INSEE: "El turismo incluye actividades realizadas por las personas en sus viajes y estancias en lugares fuera de su entorno habitual durante un período consecutivo de no más de un año, por motivos de ocio, por motivos de negocios y otras razones no relacionadas con la práctica de una actividad remunerada en el lugar visitado."

Ya sean monumentos (catedrales, monasterios o capillas, sinagogas, mezquitas o templos protestantes, budistas...), o celebraciones religiosas (la peregrinación de Lourdes, La Meca, Qom), se extiende la tendencia a interpretar los fenómenos religiosos como de productos turísticos. Los mercados de Navidad, los vendedores del santuario de Lourdes, las visitas pagadas a los edificios religiosos encajan así en esta consideración, de la misma manera que La Meca se convierte en un "resort religioso", con sus restaurantes, terrazas, hoteles de lujo, sus hammams.

Por supuesto, las peregrinaciones han necesitado siempre de cierta logística para transportar a los fieles, para alojarlos, para alimentarlos, pero la reciente masificación ha provocado un cambio de dimensión: La Meca, Lourdes, Fátima reciben millones de visitantes cada año. El Kumbh Mela es un buen ejemplo: una peregrinación hindú organizada de manera rotatoria en las ciudades santas de Allahabad (Uttar Pradesh), Haridwar (Uttaranchal), Ujjain (Madhya Pradesh) y Nashik (Maharashtra). Cada doce años se celebra la Purna Kumbh Mela, o gran Kumbh Mela en Prayag. Varios millones de personas participan en esa manifestación religiosa y hacen de ella probablemente la peregrinación más grande del mundo: durante la Purna Kumbh Mela en 2001, 70 millones de personas llegaron a las orillas del Ganges en tres semanas, 40 millones en un sólo día. Por último, el Maha Kumbh Mela se celebra cada 144 años, después de doce Purna Kumbh Mela, el último tuvo lugar en 2013 y acogió a más de 100 millones de personas.

La convivencia

Otro tema que se plantea es la de la convivencia de los turistas (observadores "pasivos" y "no participativos" a priori) que vienen a interrumpir los ritos, y los fieles. Las respuestas a esta realidad van desde la prohibición (La Meca y Medina) a la integración. Y también existen cuestiones políticas, sobre todo en términos de comunicación, reconocimiento y proselitismo. Por el contrario, las políticas de desarrollo territorial favorecen que los peregrinos hagan turismo una vez fuera del estricto contexto religioso (tesis de Khaled Alzhrani sobre Arabia Saudita).

La hibridación

Se puede decir sin riesgos teóricos y conceptuales que la hibridación es una característica de la relación entre el turismo y la religión. Sin ninguna duda, el turismo es un materialismo (experimentar un "paraíso terrenal" aquí en la tierra,) pero también representa una forma de paganismo (la experiencia del paraíso terrenal sigue siendo una creencia que pone en tela de juicio - socava - monoteísmos). Por su parte, el turismo puede manifestarse como una expresión religiosa nueva, ya que ofrece experiencias en forma de cursos de yoga en Ashrams, retiros "curativos" en monasterios..., y, por el contrario, las prácticas religiosas incorporan cada vez más componentes específicos del turismo (agencias de viajes, vuelos, cadenas de hoteles, catering estandarizado... guías y normas turísticas para el viaje).

La Basílica de Nuestra Señora la Aparecida

Image 1000000000000800000006008008029203A51F57.jpg

La Basílica de Nuestra Señora la Aparecida (patrona de Brasil), en el Estado de Sao Paulo, recibe de 11 a 12 millones de peregrinos al año.

Hervé Théry 2012.

El gradiente turístico

En todo caso, el hecho religioso es uno de los temas centrales principales del turismo cultural. El contacto se produce a menudo "en frío", los turistas visitan sitios, monumentos que ya no están activos y que, a veces, se trata incluso de reinterpretar desde su significado religioso. Es el ejemplo de las pirámides mayas o aztecas, de los “marae” polinésicos, y también de Angkor Vat, de las montañas y de otras colinas sagradas. También existen contactos "tibios", como por ejemplo el de aquellos monumentos de la cristiandad que se visitan tanto más (al menos en Europa) cuanto menos frecuentados están por los fieles o que han sido abandonados por su clero (monasterios donde se realizan retiros, caminos de Santiago de Compostela).

Por último, la cuestión del turismo "caliente" se plantea allí donde la religión sigue fuertemente implantada y viva (pensemos en el Muro de las Lamentaciones). Esto lleva a prohibiciones absolutas, prohibición de entrar en las mezquitas de Marruecos a los no musulmanes o prohibición de visitar sitios arqueológicos antiguos, que cuestionan la doxa, para los peregrinos musulmanes de La Meca, por ejemplo). Un caso que merece un análisis especial es el de la catedral de Notre Dame en París, que era a la vez un lugar de culto y un sitio turístico importante, y que el incendio de 2019 puso de relieve hasta que punto era a la vez lugar de culto y un símbolo para muchos franceses.

Una tienda de recuerdos en Katmandú, lugar de peregrinación budista

Image 1000000000000FA000000BB8899DD28FF49678BC.jpg

Philippe Bachimon

La relación entre estos dos fenómenos significativos (turismo y religión) no es univoca y merece la decisión de Via@ de dedicarle un número monográfico. Invitamos, pues, a autores de diferentes disciplinas a presentar artículos sobre estos temas, y también “breves”, mapas o fotos comentadas, y reseñas de libros referentes a estas cuestiones.

MODOS Y FORMATOS DE LAS CONTRIBUCIONES

Las propuestas pueden enviarse en forma de artículos científicos que no excedan los 40.000 caracteres.

Las propuestas pueden enviarse por correo electrónico a viatourismreview@univ-paris1.fr; philippe.bachimon@univ-avignon.fr; hthery@aol.com antes del 31 de marzo de 2021. Pueden escribirse en francés, inglés, alemán, español, catalán, portugués o italiano.

  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS - Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search