Navigation – Plan du site

AccueilNuméros19Turismo y "eco-etnicidad": los re...

Turismo y "eco-etnicidad": los retos de un soft power medioambiental para las minorías en las tierras altas de Asia (China, Laos, Nepal)

Frédéric Landy, Raghubir Chand, Steve Dery, Pierre Dérioz, Olivier Ducourtieux, Nadège Garambois, Evelyne Gauché, Marie-Anne Germaine, Lisa Hiwasaki, Mauve Letang et Isabelle Sacareau
Traduction de Alfonso Fernández Tabales et Maria C. Puche-Ruiz
Cet article est une traduction de :
Tourisme et « éco-ethnicité » : les enjeux d’un soft power environnemental pour les minorités de l’Asie d’altitude (Chine, Laos, Népal) [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Tourism and "eco-ethnicity": the challenges of environmental soft power for minorities in highland Asia (China, Laos, Nepal) [en]

Résumé

Este artículo pone a prueba la hipótesis de que la doble imagen de identidad étnica y medioambiental de un grupo -que denominamos eco-etnicidad- puede explicar gran parte de su emancipación; así, estar dotado de una eco-etnicidad significativa podría proporcionar a ese grupo un soft power sustancial procedente del turismo. El texto se basa en una investigación cualitativa sobre el terreno, en la que se comparan tres estudios de caso de las tierras altas de Nepal (Annapurnas), China (Guizhou) y Laos (Luang Namtha). El desarrollo local del turismo resalta la etnicidad y los conocimientos medioambientales locales, pero en grados muy diferentes. En conclusión, la eco-etnicidad no aparece como un factor de emancipación económica determinante.

Haut de page

Notes de la rédaction

Artículo evaluado por pares

Texte intégral

Introducción

1El término soft power fue acuñado por J. Nye en relación con Estados Unidos y su lugar en las relaciones internacionales. Por lo tanto, tiene un significado geopolítico originalmente limitado a las relaciones entre países. Sin embargo, la riqueza del concepto nos permite aplicarlo a otras escalas y otros ámbitos, en su definición más sencilla: "This soft power – getting others to want the outcomes that you want – co-opts people rather than coerces them" (Nye, 2004, p. 5). Podemos hablar así del soft power de una firma como Apple (su "imagen de marca"), o incluso del de la moda para difundir nuevos valores (Bidault-Waddington, 2016). Este artículo desea utilizar el término en relación con las minorías étnicas. Los Sherpas nepalíes han adquirido tal fama internacional que su nombre étnico se ha convertido en el nombre común de una profesión: ¿no es esta visibilidad positiva una de las principales razones por las que pudieron obtener los derechos de uso y cogestión del Parque Nacional de Sagarmatha, en torno al Everest (Sacareau, 1997)? Parece, por tanto, que los grupos con una imagen ambiental y étnica fuerte y positiva, que llamaremos "eco-etnicidad", gozan de cierto soft power. Se trata de una identidad con dos componentes.

21) Identidad ecológica. Corresponde a las relaciones materiales e ideológicas (Godelier, 1984) que asocian a un grupo y su entorno. Este "ecocomponente" puede medirse cuantitativamente (¿cuántas especies vegetales conoce la población?) y describirse con precisión, en el marco de una antropología que rompe la dicotomía cultura/naturaleza de las sociedades occidentales (Descola, 2005). Sin embargo, para nuestros propósitos, la materialidad es menos importante que la imagen que se transmite fuera del grupo en cuestión: puede ser juzgada como más o menos "ambiental" y, por tanto, evaluada más o menos positivamente. La mayoría de los investigadores coinciden en que el "salvaje ecológicamente noble" es un mito (Hames, 2007). Sin embargo, muchas organizaciones, locales e internacionales, y el propio grupo, pueden vender esas imágenes, que los turistas occidentales suelen desear ver. Por ello, algunas comunidades pueden tener una reputación de "sabiduría ecológica" que no se corresponde con la realidad. En cambio, los grupos que practican la tala y quema suelen transmitir una imagen negativa a menudo injustificada: muchas poblaciones indígenas de Asia son acusadas de promover la erosión, las inundaciones e incluso el cambio climático a través de sus sistemas de cultivo, aunque sus prácticas sean totalmente sostenibles, al menos en el caso de bajas densidades de población (Ducourtieux, 2009; Gauché et al., 2019).

32) Identidad étnica. El mismo relativismo debe aplicarse a este segundo componente de la eco-etnicidad. Hay que tener cuidado con la esencialización de las "etnias", tanto desde el punto de vista antropológico (su realidad es en gran medida performativa) como desde el punto de vista socioeconómico (los grupos se encuentran afectados por múltiples identidades de clase, de género, etc.). La etnicidad debe considerarse ante todo "como voluntad y como representación", por utilizar el título schopenhaueriano de un artículo de J-L. Amselle (1987). La etnicidad es "la conciencia de pertenecer a un grupo humano diferente de los demás y de reivindicarlo" (Otayek, 2001). Sin embargo, esta noción, nacida de la amalgama del colonialismo y los inicios de la antropología en el siglo XIX, fue reinventada y a menudo fijada por los estados asiáticos modernos en la segunda mitad del siglo XX (Pholsena, 2011 para Laos; Elliott, 2015 para China). Desde esta perspectiva, el uso del término "pueblo" aplicado a un único grupo sería inadecuado: por un lado, es visto como un peligro por algunos países (Vietnam, Laos, China, India...) que se niegan a utilizar los términos "pueblos indígenas" o "autóctonos" porque podrían allanar el camino a ciertos derechos internacionales; por otro lado, el término "pueblo" se utiliza para describir la nación en sí misma, siendo los diferentes grupos sólo étnicos, y en su mayoría, minoritarios. Las identidades múltiples y flexibles estudiadas por Leach (1954) en Birmania han decaído en casi todo el sur de Asia: ésta es una de las razones por las que Scott no se atrevió a aventurarse cronológicamente después de la Segunda Guerra Mundial en su historia anarquista del Macizo del Sur de China (Scott, 2009).

4Nuestra hipótesis es la siguiente: en función de la fuerza de su imagen eco-étnica, un grupo se encuentra en una posición más o menos ventajosa para beneficiarse de la eclosión del turismo. ¿No es el soft power en sí mismo una cuestión de imagen? La primera parte de este texto analiza el concepto de eco-etnicidad y presenta el proyecto AQAPA, que lo puso a prueba en Asia. A continuación se describen los tres estudios de caso en función de las dimensiones ambiental y étnica de su turismo, antes de analizar las eco-etnicidades implicadas en una tercera parte. Finalmente, se verá que la hipótesis apenas se verifica: la "eco-etnicidad" de estos tres grupos, aunque a veces muy valorada o incluso instrumentalizada, no puede explicar por sí misma su posición política y económica en cada sistema turístico localizado. En conclusión, se identificarán las razones que limitan el alcance de la movilización de la eco-etnicidad como instrumento eficaz de soft power.

I. Eco-etnicidad y soft power

  • 1 "La práctica social de la naturaleza se articula a la vez sobre la idea que una sociedad tiene de s (...)

5La literatura académica ya ha explorado la instrumentalización de la etnicidad con fines económicos (Byrne Swain, 2011; Michaud, 2010; Picard, Wood ed., 1997) y (geo)políticos (Chun, 2009); este artículo no lo revisará. El enfoque en términos de autoexotismo ha analizado la "confrontación ambigua con el Otro interiorizado" (Schon, 2003, p. 17), pero sigue limitándose principalmente al estudio de las literaturas poscoloniales. La investigación ha destacado en ocasiones los efectos de una imagen medioambiental positiva, incluido el dominio por parte de las poblaciones locales de un discurso ecológico que puede resultar atractivo para los gobernantes y los actores externos (Hirsch, 1996; Forsyth, 2003; Li, 2001; Luangaramsri, 2001; Menzies, 2003; Walker, 2001), a pesar de que los conocimientos de los pueblos indígenas no incorporan, en su mayoría, las preocupaciones ecológicas tal y como se entienden en las sociedades occidentales (Bruun y Kalland, 1995; Pinton, Grenand, 2007). Sin embargo, hasta donde sabemos, la bibliografía nunca ha asociado los dos componentes, el étnico y el medioambiental, a pesar de que su combinación es estratégica1. Según algunos (Fontaine, 2006), existe incluso incompatibilidad entre la identidad étnica y la "identidad ecologista", como demuestra el tira y afloja entre los movimientos indígenas amazónicos y las organizaciones ecologistas internacionales u occidentales. Este es ciertamente el caso si a este "ecologismo" se le da una perspectiva puramente occidental de conservación de la naturaleza, que raramente existe entre los pueblos indígenas, imbuidos de animismo o totemismo (Descola, 2005). Esto es mucho más cuestionable si tenemos en cuenta que la eco-etnicidad se basa en una "ontología", una representación del mundo que puede no separar lo humano de la naturaleza. Por otra parte, esta incompatibilidad entre la identidad étnica y la identidad ecologista tiende a reducirse tanto más cuanto que, como muestra Fontaine, los movimientos indios de la Amazonía han aprendido del contacto con los movimientos ecologistas del Norte un vocabulario y unas normas que ahora saben utilizar en los escenarios nacionales e internacionales para hacer valer sus derechos, en particular, su capacidad de promover el "desarrollo sostenible" y de gestionar las zonas protegidas. Como escribe Ulloa (2005, p. 4), “indigenous peoples’ political actions and the emergence of “ecological” identities coincide with an internationalization of environmental law that has constructed indigenous peoples as subjects who can have full rights over their territories and resources in order to enter into the environmental market”.

6La eco-etnicidad ayudaría entonces a explicar el grado de integración de estos grupos étnicos en el crecimiento turístico y el posible empowerment del que pueden beneficiarse. Por empowerment, entendemos el empoderamiento a través de la conciencia crítica y el desarrollo endógeno, en un proceso de transformación de las relaciones de poder (Calvès, 2009). La hipótesis de un vínculo entre la eco-etnicidad y las repercusiones positivas para la actividad turística en su dimensión patrimonial resultó concluyente al comparar parques nacionales urbanos (Landy et al., 2017; Landy ed., 2018); ahora queremos ponerla a prueba en tres territorios asiáticos caracterizados por la altitud, el aumento del turismo y la fuerte presencia de "minorías étnicas": en China, Laos y Nepal, tres de los cinco países estudiados por el proyecto “AQAPA ¿A quién pertenecen los paisajes en Asia?”.

  • 2 Proyecto coordinado por Evelyne Gauché (Université de Tours, UMR CNRS 7324 CITERES) (https://aqapa. (...)
  • 3 Se distribuyeron cuestionarios sobre el paisaje, con fotos para comentar, a residentes y turistas. (...)

7En el marco de este proyecto financiado por la ANR (2014-2019)2, cada sitio fue estudiado por estudiantes de máster de AgroParisTech para establecer un "diagnóstico agrario" (cinco meses de trabajo de campo). Además, los investigadores los visitaron durante una media de 50 semanas para realizar análisis del paisaje, investigaciones cualitativas y cuantitativas a los hogares y a los turistas, y para organizar talleres con los responsables de la toma de decisiones y los operadores turísticos3. Dos doctoras en geografía sobre India, Nepal y China también contribuyeron a esta investigación. Los intérpretes completaron el equipo la mayor parte del tiempo, dado el reto que suponen las numerosas lenguas locales que difieren de las nacionales. Mientras que los métodos de diagnóstico agrario y de análisis del paisaje de todos los sitios fueron similares, las investigaciones para otros ámbitos de estudio fueron específicas: no se buscó establecer una comparación estricta entre los cinco sitios, sino que se prefirió atenerse a sus especificidades para comprenderlos mejor y valorizarlos. Este artículo demuestra, en nuestra opinión, que las divergencias metodológicas no impiden establecer puentes entre las zonas gracias a una problemática común, basada aquí en la noción de eco-etnicidad.

8Las minorías étnicas presentes en las tres zonas estudiadas en China, Laos y Nepal participan de forma muy desigual en las distintas formas de turismo. El objetivo aquí no es tanto considerar la instrumentalización del turismo por parte de los Estados para asegurar el soft power, como cuestionar el soft power de las minorías cuya etnia puede desempeñar un papel importante en la configuración de los paisajes o el atractivo cultural de los destinos turísticos, o incluso que pueden ser ellas mismas objeto de visitas en el contexto de lo que se conoce como "turismo étnico" (Lekane Tsogbou, Schmitz, 2012).

9La eco-etnicidad puede participar en la construcción de un imaginario turístico contemporáneo, expresión de la sensibilidad hacia el medio ambiente y de las representaciones construidas por un sistema de actores turísticos o políticos, que las plantean para integrar, desarrollar o incluso controlar un espacio poblado por minorías. A cambio, esta eco-etnicidad puede proporcionar a estas minorías un mecanismo de acción útil para negociar derechos con las autoridades locales o para buscar el apoyo de las organizaciones ecologistas "globales". Una imagen medioambiental fuerte y positiva puede generar la concesión de derechos específicos, la llegada de ayudas financieras gubernamentales o privadas o de grandes ONG internacionales, reforzar el atractivo turístico y forzar la mano de los gobiernos en las negociaciones sobre la conservación del medio (Bellier éd., 2015; Hirsch, 1996). Una eco-etnicidad fuerte podría, pues, resultar un nuevo tipo de "arma de los débiles" (Scott, 1985), que podría revertir un proceso de marginación sociocultural o política (Déry et al., 2012). Mientras que una eco-etnicidad débil, por el contrario, difícilmente permitiría el desarrollo de este soft power (Landy et al., 2020), dejando a estos grupos a merced de la "normativa ambiental", como en Vietnam (McElwee, 2016). Partimos de un enfoque políticamente menos radical que el de Scott (2009), que recoge el anarquismo subyacente de Clastres (1974) sobre las minorías que se vuelven "contra el Estado". En nuestra opinión, estas "armas de los débiles" sirven menos para oponerse al Estado, o incluso para eludirlo, que para intentar instrumentalizarlo. Se trata de introducirse en las relaciones de poder (el poder del Estado en sus distintos niveles, pero también el poder de los actores de la economía privada del turismo) para intentar sacar unas migajas, y más si cabe. En la mayoría de los casos, no se trata tanto de "estrategias" como de "tácticas", "trucos" -por utilizar la terminología de De Certeau (1990)-, pero esta arriesgada apuesta puede resultar ganadora, al menos para algunos componentes del grupo étnico que se benefician de su imagen positiva.

II. El lugar de las "minorías" en el desarrollo turístico

A. ¿De la Zomia a la integración? Diversidad de situaciones étnicas en Nepal, China y Laos

10Nuestros tres territorios están situados en la Zomia, esa Asia montañosa poblada por minorías que llevan mucho tiempo intentando eludir el control del poder centralizado de la llanura (van Schendel, 2002; Scott, 2009; Michaud, 2010). Estos márgenes nacionales son estratégicos para los gobiernos, en un contexto de construcción estatal a veces de larga duración o, más recientemente, de inversiones agrícolas, energéticas o industriales transnacionales (De Koninck, 1996). En este sentido, la eco-etnicidad puede ser una herramienta para que las poblaciones locales reclamen más visibilidad y derechos al Estado, pero también puede ser utilizada por éste, especialmente a través de una política de turismo, para vincular la región al país.

  • 4 Estas tres regiones se caracterizan por la altitud, el aumento del turismo y la fuerte presencia de (...)

11Los tres territorios del proyecto AQAPA que se estudian aquí 4son:

12- en China, en el sur de la provincia meridional de Guizhou, los pueblos de Gulu, Zenlei y Shuige (800-1.000 m de altitud), poblados principalmente por la etnia shui (rama lingüística tai-kadai);

13- en el norte de Laos, el Área Nacional Protegida de Nam Ha y sus alrededores, cerca de Luang Namtha, una región poblada principalmente por lantinos (hmong-mien), akkas (tibeto-birmanos) y khmus (austral-asiáticos), en aldeas situadas entre 300 y 1.200 m.;

14- en Nepal, en la vertiente sur de los Annapurnas, las zonas de trekking recientemente abiertas de Mardi Himal y Macchapucchre Model Trek (pueblos a 1.500-2.000 m.), donde las etnias tibeto-birmanas Gurung, Magar y Tamang representan aproximadamente un tercio de la población.

15En los dos primeros países, oficialmente comunistas, la cuestión étnica se aborda según el principio de una nación fuerte que representa a un pueblo multiétnico unido. China es un Estado con 56 "nacionalidades" (minzu) oficiales, 55 de las cuales son "minorías" que representan el 8% de la población (frente al 92% de etnia han). El gobierno central lleva a cabo una política de desarrollo en sus territorios periféricos para integrarlos en el conjunto de la nación, lo que da lugar a una "hanización" cultural, demográfica y económica, y a la reducción de las culturas locales a un folklore muy apreciado por los turistas han (Harrell, 2001; Oakes, 1998; Nyiri, 2006; Schein, 1997). En Laos, la Constitución reconoce igualmente 49 etnias (Schlemmer, 2015), siendo la etnia laosiana algo más de la mitad de la población del país (Pholsena, 2011). Pero al igual que en China, la línea oficial es que este mosaico étnico acabará cristalizando en Ciudadanos Socialistas, guiados por un grupo "hermano mayor", en este caso los laosianos.

16La joven democracia de Nepal no se adhiere a este modelo: es el único de los tres Estados que ha ratificado el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales (1989). Oficialmente, Nepal cuenta con 59 "pueblos indígenas" (adibasi janajati), lo que supone un tercio de su población (Hangen, 2007), pero ignora la noción de "aborigen" (lit. "aquí desde el principio"), en particular por los grandes movimientos migratorios que han poblado el país. Las poblaciones tibetanas o bhotias dominan en el norte, en las alturas poco pobladas, los tibeto-birmanos como los Gurung ocupan las montañas medias entre 1.500 y 3.000 m aproximadamente. De cultura budista y con una fuerte herencia animista (Smadja ed., 2003), estos grupos se diferencian de las poblaciones del sur, que son mayoritariamente hindúes (Kergoat, 2007).

B. Etnicidad cultural, etnicidad política, etnicidad turística

17Traslademos las eco-etnicidades de nuestros tres casos al marco determinante de las políticas turísticas y medioambientales.

  • 5 Este término, de origen sánscrito, es utilizado en inglés por parte de las agencias de viaje de Lao (...)

18Nepal se abría al turismo internacional en el momento en que Laos se encontraba en plena guerra y China permanecía más o menos cerrada a los visitantes de los países capitalistas. El turismo nepalés se ha estructurado en torno al trekking desde la década de 1970 (Sacareau, 1997): en nuestra región, se encuentra a cargo del Annapurna Conservation Area Project, dentro de un juego de actores relativamente abierto. Mientras que los turistas internacionales son mayoritarios en los senderos de montaña, los nacionales han comenzado a interesarse en ellos desde hace poco (Dérioz et al., 2016). En Laos, por contra, el turismo solamente se desarrolló a partir de 1999, y con efectivos de turistas (sobre todo, occidentales) bastante menores. Las rutas de senderismo son la actividad principal en y en torno al espacio protegido de Namtha, para una clientela casi exclusivamente europea, norteamericana o australiana. Esto forma parte de una política para atraer divisas, pero también para desarrollar estas regiones situadas en la encrucijada de las fronteras birmana y china (Déry, Dubé, 2019). Las rutas atraviesan el bosque a través de senderos muy poco acondicionados. Se trata de itinerarios cortos, que permiten pasar una noche en un pueblo o en la jungla5. En definitiva, los tres pueblos estudiados en China son visitados por turistas casi exclusivamente chinos (han), que se adentran poco más allá del espacio habitado: dedican de una a dos horas a admirar la arquitectura y los espectáculos de cultura «tradicional» (cantos y danzas), y no pasean por el paisaje rural sino por medio de un circuito predefinido y limitado.

19Todo ello evidencia unas claras acciones de puesta en valor turístico. ¿Cuáles son sus impulsores? Las políticas llevadas a cabo por el Estado poseen un papel primordial en China, incluso a nivel provincial y de distrito. Más allá de su papel en el desarrollo económico, el turismo interior tiene como objetivo construir un sentimiento de identidad nacional (Taunay, 2011), que pasa paradójicamente por la valorización de las particularidades étnicas locales: éstas, fijadas por una etnología esencializante, emergen como riqueza de la nación a través de la puesta en valor turístico de su diversidad (Oakes, 1998). En Laos, el Estado también asume el puesto de la etnicidad en la promoción del ecoturismo de Luang Namtha. Bajo la condición de que el Partido determine las “buenas” prácticas culturales (folklore) y las prácticas consideradas como “retrógradas” (sistema agrario basado en la tala y quema, caza, opio, chamanismo, etc.), los grupos se consideran teóricamente en un plano de igualdad a la hora de construir juntos la revolución socialista (Évrard et Goudineau, 2004). En Nepal, por el contrario, aunque el Estado ha favorecido el turismo, han sido las interacciones entre los alpinistas extranjeros y la sociedad local las que han originado la puesta en valor turístico de los Annapurnas (Sacareau, 1997). Tanto en este país como en Laos, instituciones internacionales, desde la UNESCO o la IUCN hasta pequeñas y grandes ONG, pasando por la USAid, también han tenido, y todavía siguen teniendo, un papel crucial para definir, léase poner en práctica, las políticas turísticas, incluso a costa de presentar formatos neocoloniales. En todos los casos, las etnias locales no han iniciado el proceso y solo son unos actores más en el mismo.

20La atracción por el paisaje es otra motivación turística. El eco mediático y turístico, al menos en Occidente, de una cumbre como el Annapurna (8.091 m.) es mucho mayor que el de las montañas medias de los casos de estudio de China y Laos. Sin embargo, ¿existe una oposición clara entre un turismo de naturaleza y un turismo cultural en estas regiones? De ninguna manera. El turismo de nuestro caso chino es, desde luego, cultural, basado en el folklore local de la etnia shui. Pero incluso Nepal, aunque acoge un turismo mucho más orientado hacia la naturaleza, no anula tampoco la realidad étnica, que representa un cierto interés para los turistas, nacionales o extranjeros. El caso de Laos es el más equilibrado: la visita a la jungla recorre normalmente los “pueblos étnicos”, creados como tales por la publicidad.

  • 6 Sobre las diferentes concepciones de la autenticidad para las poblaciones locales, los antropólogos (...)

21Vemos así que la importancia del turismo étnico varía según las tres regiones. En el caso chino, la etnicidad shui se encuentra en primer plano en el desarrollo turístico del distrito de Sandu. Los pueblos de las minorías que han sido puestos en valor turístico por parte del Estado se convierten en atracciones oficiales del turismo nacional, lo que redunda en un reconocimiento oficial de su etnicidad… sin que, sin embargo, les confiera derechos. Los visitantes han de los tres pueblos vienen por la cultura shui, por las danzas shui, las casas shui, las celebraciones shui –todas más o menos reconstruidas para satisfacer las expectativas de los turistas, en el marco de un proceso de patrimonialización en el que poco importa la “autenticidad”, signifique lo que signifique esta palabra en las puestas en valor turístico (Bruner, 2005 ; Taunay, 2011 ; Xie, 2010)6. Asistimos de hecho a una forma de “internal orientalism” (Schein, 1997; Gladney, 2014), en el que los urbanitas han vienen a sorprenderse con el entorno rural “exótico”, más próximo a la naturaleza que el de las llanuras de los espacios “civilizados” (David, 2010).

22En Laos, a la jungla promovida por los turoperadores se añade una variable cultural importante : los visitantes pueden dormir en pueblos akka, lanten o khmu, compartir su comida y visitar sus escuelas. Los turistas occidentales, frecuentemente, recuerdan la profusión de conocimientos adquiridos sobre los recursos que proporciona el bosque y que los guías ponen en valor a lo largo de los itinerarios (alimentos, plantas medicinales…). Pese a algunas evoluciones técnicas (techos en fibrocemento, abandono de las vestimentas tradicionales), la etnicidad es parte integrante del producto turístico : Live the Akka adventure!”, proclaman las agencias que proponen “ethnic paths” o homestays hmong.

23El caso nepalí se parece bastante al de Laos, aunque la atracción por el paisaje de las altas cumbres himalayas representa la principal motivación (Dérioz et al., 2016). El descubrimiento de las etnias locales es un elemento suficiente para el turismo en los Annapurnas. En nuestra zona de estudio, los Gurung conservan una cultura viva y original. Desde luego, su etnicidad ha sido modificada por los procesos de aculturación procedentes del resto de Nepal, de los países occidentales y de las migraciones al extranjero. Sin embargo, incluso los jóvenes Gurung saben hablar su lengua propia, y los matrimonios interétnicos no son demasiado frecuentes. Esta dimensión cultural se lee en el paisaje a través de una arquitectura particular; algunos pueblos, especialmente Gandhruk, poseen pequeños museos que presentan objetos tradicionales; en los sectores en los que se han desarrollado formas de turismo comunitario con homestays (Upadhayaya, 2013), la etnicidad se hace más explícita, con espectáculos destinados, principalmente, a los turistas menos numerosos y más experimentados –sobre todo, clientes nepalíes – y no tanto a aquellos que solo transitan por los grandes itinerarios turísticos.

III. Eco-etnicidades variables y no determinantes

A. La relativa debilidad de muchas eco-etnicidades

  • 7Al principio me desconcertaba un poco” (camarera francesa, en torno a 25 años), “Montado en mi bic (...)

24En nuestra muestra, la peor imagen medioambiental corresponde a las etnias de Laos. Los turistas, todos occidentales, esperan descubrir la “jungla” publicitada; lo que en realidad encuentran también son plantaciones de caucho campesinas o industriales y, lo que en su opinión es todavía peor, parcelas boscosas calcinadas por la agricultura de tala y quema7. Solo los arrozales situados en el fondo de los valles son favorables a las expectativas de los turistas occidentales. Por lo demás, el mito del cazador-recolector que los turistas tenían más o menos en mente se desmorona al enfrentarlo a la realidad de una agricultura en plena transformación. El desbroce no es nocivo para el medio ambiente si se practica dentro de las reglas de ese mismo arte (Ducourtieux, 2015), pero los discursos de los turistas coinciden en este caso con aquellos de la “teoría de la degradación del medio ambiente en el Himalaya” (Ives, Messerli, 1989), que acusan a las prácticas rurales de acelerar la erosión y la deforestación. Sin embargo, conviene matizar este aspecto: los turistas descubren y admiran que los campesinos conozcan tan bien las especies salvajes del bosque. También pueden probarlas: estos sabores del bosque conceden una imagen más positiva a las etnias. El número de senderistas en Luang Namtha continúa estancándose desde 2006, debido principalmente a la diferencia entre lo que los operadores turísticos “venden” y la realidad de las excursiones.

  • 8Antes las gentes de aquí no conocían la palabra paryatak (turista), la lengua se les trababa cuand (...)

25En Nepal, los Gurung y los grupos tibeto-birmanos poseen una imagen medioambiental pobre a pesar de su animismo. Su etnicidad se hace muy visible en los paisajes destacados en los productos turísticos, pero incluye pocos parámetros ecológicos, al menos aquellos que suelen ser atractivos para los turistas occidentales, y se les ha acusado de extender sus terrazas a expensas del bosque y de degradarlo con sus rebaños al recorrerlo, incrementando la erosión (Smadja ed., 2003). La mayoría de los turistas de paso desconocen los debates en torno a la deforestación de Nepal, pero cada vez se encuentran más influenciados por una versión oficial en la que se mezclan la cuestión del cambio climático y las amenazas a la biodiversidad. Eso no impide que, aunque las prácticas y saberes medioambientales de los Gurung se descuiden, los turistas sean sensibles a sus pueblos colgados de espectaculares pendientes en terrazas. De este modo, es el paisaje el que permite a los Gurung incrementar su eco-etnicidad8.

26Entre los Shui de Guizhou encontramos el caso contrario: su visibilidad étnica es la que otorga interés turístico a un paisaje que, de otro modo, carecería de él. En China, desde luego, se fotografía a menudo a las minorías en traje “tradicional” ante paisajes rurales, calificados abusivamente como “naturales” por los actores del turismo. Los Shui son a veces percibidos por los turistas como “más cercanos a la naturaleza que nosotros” (entrevista a Zenlei, 2014). Pero sus posibles prácticas medioambientales no son en absoluto destacadas en su puesta en valor turístico, con excepción de sus creencias animistas, todavía vigentes, dedicadas a los árboles, a los peñascos o a los manantiales votivos. Además, sus visitantes urbanos, influidos por la creencia en el “desarrollo”, juzgan de modo severo lo que otros podrían considerar como valores medioambientales: así, las viviendas de madera no son vistas como una hábil adaptación al medio, sino como un rasgo de atraso y una curiosidad histórica. Una ciudadana china (anglófona y titulada superior) nos afirma incluso: “The Shui villages are the first stage of human beings”. Un evolucionismo social como éste prohíbe aprovechar la eco-etnicidad. En los proyectos turísticos, como el que se representa en el documento 1, importa poco que la etnia posea una imagen medioambiental fuerte o no: ¡esta imagen se borra por medio de procesos que la sobrepasan con mucho!

Documento 1. El nuevo proyecto de desarrollo turístico para el pueblo étnico de Gulu (China) : ¿para qué puede servir aquí la eco-etnicidad ?

Documento 1. El nuevo proyecto de desarrollo turístico para el pueblo étnico de Gulu (China) : ¿para qué puede servir aquí la eco-etnicidad ?

Documento de ordenación consultado en la PDG (de etnia shui) de la Guizhou Legend of Shui Country Culture Tourism Development Ltd. Fotografía de F. Landy, 12.8.2017.

B. ¿Beneficiarios o dejados de lado ?

27De acuerdo con nuestra hipótesis de partida, que una comunidad disfrute de una fuerte eco-etnicidad parece a priori una ventaja en el caso del turismo cultural chino, basado en la visita de pueblos habitados por minorías étnicas; mucho menos lo parece para el turismo nepalí, más centrado en la naturaleza. Porque, si los turistas han vienen “por los Shui”, ¿no se le concede a cambio a esta minoría un mecanismo de acción? Por el contrario, los turistas de los Annapurnas no vienen “por los Gurung”, sino más bien por la alta montaña: de ese modo, podría ser más complicado para esta etnia local hacerse entender, dado que su importancia es menor en la motivación de los turistas. ¿Cuál es la realidad que ha revelado el trabajo de campo?

28Resulta obligado constatar que esa realidad es totalmente diferente. Nuestra investigación no indica una correspondencia directa entre eco-etnicidad y empowerment, en ninguna de sus dimensiones: ni en la dimensión de concienciación, ni en las de autonomía económica y transformación política.

  • 9 Hemos trabajado con intérpretes y sin autorización escrita de las autoridades. Los relatos campesin (...)
  • 10 Es posible que en un futuro los Shui tomen mayor consciencia de su potencial de soft power eco-étni (...)

29De los tres casos, aunque los Shui son los más “visibles” turísticamente hablando, son también el grupo que se aprovecha menos de este hecho. La puesta en valor turístico de sus pueblos pasa por la puesta en conformidad de lugares con un paisaje chino han ideal, es decir, el de los shanshui –literalmente “las montañas y las aguas” (Escande, 2005), valorizado y puesto en escena. Esto se traduce en la planificación del paisaje a través del aprovechamiento de ríos y cascadas, vistas de la montaña, así como por el añadido de ornamentación arquitectónica y la puesta en relieve de singularidades culturales como las danzas y la escritura (Gauché, 2017). La población local dice apreciar estas transformaciones paisajísticas – siempre que se pueda medir la sinceridad de las palabras obtenidas de nuestra investigación, habida cuenta la frágil libertad de expresión del país9: la visión del paisaje tipo shanshui ha sido reapropiada por la cultura shui y, a cambio, esta cultura shui disfruta de la patrimonialización de algunos de sus elementos (escritura, bordados, mitos…). En cuanto al resto, los Shui no dominan ningún aspecto del turismo, no gestionan ningún turoperador. Sus únicos y exiguos beneficios financieros directos son los que dejan los derechos de aparcamiento de los autobuses, las comidas in situ de los turistas o los espectáculos de bailarines que, además, a veces no son ni siquiera shui (La asociación campesina del pueblo de Shuige solo redistribuye 40-100 yuans por persona y año - cf. Gauché et al., de próxima aparición). La población no se rebela ante la mercantilización que hacen los poderes públicos de su etnicidad (Xie, 2010); incluso le gustaría incrementarla, pero que fuera para su mayor provecho. Apoyándose en la utilización de esta identidad para intentar promover el desarrollo del turismo étnico, la población anhela, más que el reconocimiento de la identidad shui10, un desarrollo económico que pueda contener la emigración.

30El caso nepalí es el único de los tres en el que la población local, su componente gurung en este caso, controla una parte del turismo y obtiene de él sustanciales ingresos. Pero su eco-etnicidad, relativamente débil, lo explica menos que el hecho de que las familias más ricas de la región, históricamente, sean de etnia gurung. La captación y acumulación de riqueza en el largo plazo (renta, contratos con los antiguos boyeros…) han favorecido las actividades turísticas, necesitadas de inversiones sostenidas. Además, su tradición migratoria (en su momento en el ejército colonial y hoy en día en los países del Golfo) ha acostumbrado a los Gurung a interactuar con los extranjeros, proporcionando ahorros que se han reivertido en el turismo (Sacareau, 1997). Pudieron, por tanto, desempeñar la interacción con los primeros turistas, al igual que el efecto de las redes familiares y étnicas: un buen número de agencias de trekking de Pokhara son gestionadas por Gurung, que conservan vínculos en los valles de alta montaña. En la región estudiada, la mayoría de las habitaciones de huéspedes son administradas por Gurung. Estos venden legumbres a los restaurantes o se alquilan como guías o porteadores (Dérioz et al., 2016). Además, la cultura gurung está presente en los espectáculos campesinos que se ofrecen a los turistas. A pesar de que el factor eco de su etnicidad es bastante débil, algunos despliegan “buenas prácticas” con el fin de obtener subvenciones y apoyos de toda clase (plantas, simientes, etc.) por parte del Annapurna Conservation Area Project (ACAP). Al mismo tiempo, el ACAP y otras agencias forman a los Gurung y a otros grupos en la “gestión medioambiental”. En un país como Nepal, en el que el medio ambiente es tan determinante para los rurales y constituye una fuente importante de financiación nacional e internacional, no resulta sorprendente que la baza ecologista sea instrumentalizada por parte de diferentes actores, incluidos los Gurung.

31Esta baza la pueden utilizar con mayor dificultad los desbrozadores de Laos. La débil eco-etnicidad de los grupos étnicos de Luang Namtha les impide beneficiarse de un poder cualquiera en la materia. Dado que los turistas asocian los paisajes de tala y quema a la desolación, no les es pausible esperar un pago por los servicios medioambientales conforme a sus prácticas forestales –exceptuando los arrozales, apreciados por los turistas pero recientes y poco numerosos. La recolección constituye otra actividad juzgada positivamente por los turistas –pero no así la caza. Aunque tres cuartas partes de las agencias de Luang Namtha no pertenecen a ciudadanos de la etnia Lao, sino frecuentemente a Khmus, el común de los campesinos khmus, al igual que grupos todavía más marginales (Akka, Lanten), queda excluido de la exigua redistribución de los ingresos de las pocas pernoctaciones o comidas abonadas por los turistas a las agencias. Sin embargo, existe una esperanza: los funcionarios provinciales que hemos conocido reconocen que la prohibición de la agricultura de tala y quema solo podrá ser efectiva tras la generalización de opciones alternativas viables. Esta administración local cuenta con pocas personas Lao y está formada, sobre todo, por Khmus o Lus, cuyos antepasados se adscribieron precozmente al partido comunista durante la guerra civil (1950s-1975, cf. Evans, 2002).

C. Una imagen eco-étnica frágil en muchos sentidos

32Estos resultados muestran la fragilidad de la imagen eco-étnica y de su poder. Una eco-etnicidad fuerte puede ayudar a obtener un soft power, pero no lo garantiza. De todos modos, nuestra hipótesis no queda invalidada si se toma en negativo: en Laos, la débil eco-etnicidad de las minorías étnicas estudiadas sin duda constituye un factor limitante de su capacidad para obtener mayor reconocimiento y derechos. Pero, de una forma general, la eco-etnicidad no se muestra como una herramienta que las poblaciones puedan utilizar sistemáticamente para salir de la pobreza. Es decir, la eco-etnicidad funciona como regla general, pero todo depende del que la ponga en marcha. Otros factores intervienen y, en primer lugar, el Estado, que junto a otros actores es el primero que “eco-etniciza” los paisajes para atraer turistas –como se ha visto en China-, pero no siempre en beneficio de los más desfavorecidos. Si el papel del Estado es más bien débil en Nepal, donde se deja mucho espacio a las ONG internacionales de las que se benefician los Gurung, en China, donde el problema de la redistribución de beneficios para los Shui no es la preocupación principal, este papel es muy fuerte. Otro factor, ligado indirectamente al anterior, es el contexto económico, que permite a los Gurung recuperar in situ capitales y saberes que han adquirido a través de la emigración, de acuerdo con estrategias familiares en lugar de comunitarias (Dérioz et al., 2016). Al final también hay un tercer factor en juego: el papel esencial de las psique y las representaciones dominantes, tanto a nivel nacional (vision han reductora de las “nacionalidades”) como mundial (visión negativa de la agricultura de tala y quema). En todo caso, conocer de qué modo éstas se moldean, en nombre de qué ideologías y valores, y para servir a qué intereses, sobrepasa los límites de este artículo.

Conclusión

33Numerosos factores ligados a contingencias históricas y territoriales han de tenerse en cuenta para explicar el lugar que tienen las minorías montañesas en el sistema turístico. Ellos hacen que la eco-etnicidad, imagen identitaria muy inestable, no pueda siempre revelarse como un motor eficaz al menos por cuatro razones.

34En primer lugar, resulta improbable que incluso una eco-etnicidad muy fuerte consiga dotar a grupos particularmente marginalizados de un soft power que pueda equilibrar hard powers bastante más eficaces. Les hace falta normalmente la ayuda de actores externos: las ONG internacionales han trabajado mucho en favor de los Sherpas de Nepal, o para participar en las luchas medioambientales en Thailandia, de las que se han beneficiado los Karens (Hirsch, 1996). En los países más cerrados al exterior, como China o Laos, estos actores se encuentran menos presentes, o son menos poderosos, de modo que no pueden poner en valor la eco-etnicidad de algunas comunidades. En estos dos países, el mismo Estado pone de relieve en gran medida la etnicidad de las minorías para reforzar su poder de atracción turística, pero, como hemos visto en nuestro estudio, sin insistir necesariamente en el factor medioambiental.

35Además, el valor de la eco-etnicidad evoluciona tanto en el tiempo como en el espacio. En China y Vietnam, ha prevalecido principalmente el enfoque staliniano de la “nación” y de las minorías étnicas, antes de que se convirtieran en bazas del desarrollo turístico del país. En Nepal, el Parque nacional de Sagarmatha se creó debido a la imagen medioambientalmente negativa de los Sherpas, acusados de degradar el bosque, antes de que estos consiguieran poner de relieve sus modelos tradicionales de gestión para demostrar a los decisores la importancia de sus saberes medioambientales e implicarse en el Parque (Adams, 1998 ; Sacareau, 2009). Activando, además, su imagen de heroicos alpinistas, han conseguido flexibilizar la legislación, aspecto del que se han beneficiado grupos menos conocidos en otros parques del país que también han sido creados de forma conflictiva (Chitwan, Rara…).

36De forma más general, la eco-etnicidad posee un valor tanto más cambiante por cuanto que contiene dos vertientes, étnica y ecológica. Sabemos, siquiera tras los estudios de Leach (1954), que la etnicidad es una creación históricamente contingente, sensible al contexto político y socioeconómico (Hale, 2004 ; Ulloa, 2005). Lo mismo ocurre con la vertiente ecológica de la eco-etnicidad: ha habido que esperar a que fueran dominantes en el discurso general (por más que no en la realidad de las políticas y las prácticas) el paradigma medioambiental que reclama un desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático, para que la eco-etnicidad apareciera como fuente de soft power. Solamente entonces se pudieron poner de relieve los valores medioambientalistas de las poblaciones locales, para mostrar a los poderes públicos que eran buenos “sujetos medioambientales”, en el marco de esa forma de gobierno que Agrawal (2006) ha denominado “environmentality”. Por contra, en la época en la reinaba por consenso la Modernidad, hace solo unas décadas, transformar y artificializar la naturaleza era valorado positivamente: poseer una eco-etnicidad fuerte representaba, pues, más bien un inconveniente ligado a una imagen de subdesarrollo o de ignorancia. Así, nuestro caso chino prueba, por la condescendencia de los turistas han con respecto a las minorías étnicas, que los visitantes chinos no tienen los mismos valores medioambientales que la mayoría de los turistas occidentales. El asunto es especialmente complejo, por cuanto que en un mismo país pueden coexistir diferentes culturas según la clase social, la formación, la edad, etc.

37En resumen, la eco-etnicidad es una noción difícil de utilizar, dado que se corresponde con una imagen de dos caras: aquella de la que el grupo afectado es consciente (su propia imagen), y la representación del grupo para los otros. No se pueden analizar de forma separada, no solo porque la identidad se moldea a través de las relaciones con el otro (Barth, 1969), sino también porque la puesta en marcha de la eco-etnicidad por parte de un grupo depende de lo que él crea que los otros creen que él cree… Así, los Karens de Thailandia han adoptado un discurso ecologista que les permite obtener beneficios socioeconómicos (Hirsch, 1996), con el riesgo de que su imagen étnica se fije en un esencialismo del que serán finalmente prisioneros (Walker, 2001), fosilizados en lo que Elison (2010) denomina para India las “bona fide tribals”. El camino de la eco-etnicidad es, en definitiva, muy angosto.

Haut de page

Bibliographie

Adams, V. (1998), Tigers of snow and other virtual Sherpas, Princeton University Press.

Agrawal, A. (2006), Environmentality. Technologies of Government and the Making of Subjects, Oxford University Press, New Delhi, 2006.

Amselle, J-L. (1987), « L'ethnicité comme volonté et comme représentation : à propos des Peul du Wasolon », Annales ESC. 42, 2, pp. 465-489.

Barth, F., (1969), Ethnic groups and boundaries. The social organization of culture difference, Universitetsforlaget, Oslo.

Bellier, I. éd. (2015), Terres, territoires, ressources : Politiques, pratiques et droits des peuples autochtones, L’Harmattan, Paris.

Bidault-Waddington, R. (2016), « Le soft power de la mode », INEST, https://www.ihest.fr/wp-content/uploads/2020/06/2016-17-SOFT-POWER-MODE.pdf

Bruner, E. M. (2005), Culture on tour. Ethnographies of travel, Univ. of Chicago Press, Chicago.

Bruun, O., A. Kalland (1995), Images of Nature: An Introduction to the Study of Man-Environment Relations in Asia. In O. Bruun, A. Kalland ed., Asian Perceptions of Nature. A Critical Approach, Curzon Press, Richmond, pp. 1-24.

Byrne Swain, M. (2011), Commoditized Ethnicity for Tourism Development in Yunnan, in J. Michaud et T. Forsyth (ed.) Moving mountains. Ethnicity and Livelihoods in Highland China, Vietnam, and Laos, UBC Press, Vancouver, pp. 173-192.

Calvès, A. (2009), « Empowerment » : généalogie d'un concept clé du discours contemporain sur le développement, Revue Tiers Monde, 200(4), pp. 735-749.

Certeau, M. de (1990), L’invention du quotidien 1. Arts de faire, Gallimard, Paris.

Chun, A. (2009), “On the geopolitics of identity”, Anthropological theory, 9, 3, pp. 331-349.

Clastres, P. (1974), La Société contre l'État : Recherches d’anthropologie politique, Minuit, Paris.

Cravatte, C. (2009), « L’anthropologie du tourisme et l’authenticité. Catégorie analytique ou catégorie indigène ? », Cahiers d’études africaines, 193-194, pp. 603-619.

David, B. (2010), « L’ethnicisation de la différence dans la Chine impériale : le barbare comme figure fondatrice », in I. Rabut ed., Visions du « barbare » en Chine, en Corée et au Japon, Langues O’, Paris, pp. 9-82.

De Koninck, R. (1996), The Peasantry as the Territorial Spearhead of the State in Southeast Asia: The Case of Vietnam, Sojourn. Journal of Social Issues in Southeast Asia, 11(2), pp. 231-258.

Dérioz, P., Upadhayaya, P., Loireau, M., Bachimon, P., Le Noac’h, J., Létang, M. (2016), « Émigration masculine et développement touristique en versant sud du massif des Annapurna », EchoGéo, 37, 201.

Déry, S., Dubé, L. (2019), “Protected areas, marginality, and the evolution of socio-economic networks since 1990 in Louang Nam Tha province”, in W. Leimgruber, Chang-yi (ed.) Rural areas in the process of globalization, Springer, pp. 277-306.

Déry, S., Leimgruber, W., Zcilincsar, W., 2012. “Understanding marginality: new insights from a geographical perspective”, Geografski Glasnik, 74(1), pp. 5-18.

Descola, P. (2005), Par-delà nature et culture, Gallimard, Paris.

Descola, P., (2014), La composition des mondes. Entretiens avec Pierre Charbonnier, Flammarion, Paris.

Ducourtieux, O. (2009), Du riz et des arbres. L'interdiction de l'agriculture d'abattis-brûlis, une constante politique au Laos, IRD-Karthala, Paris.

Ducourtieux, O. (2015) Agriculture in the Forest: Ecology and rationale of shifting cultivation In: Peh K., et al. (eds), Handbook of Forest Ecology, Routledge, Londres, pp. 573-587.

Elison, W. (2010), ‘Bonafide Tribals’: religion and recognition among Denizens of Mumbai's forest frontier. J. Stud. Relig., Nat. Cult. 4 (2), pp. 191–212.

Elliott, M. (2015), “The Case of the Missing Indigene: Debate Over a “Second-Generation” Ethnic Policy”, The China Journal, 73, pp. 186-213.

Escande, Y. (2005), Montagnes et eaux : la culture du shanshui, Hermann, Paris.

Evans, G. (2002), A short history of Laos: The land in between, Silkworm Books, Bangkok.

Évrard, O., Goudineau Y. (2004), “Planned resettlement, unexpected migrations and cultural trauma in Laos”, Development and Change 35(5), pp. 937-962.

Fontaine, G. (2006), « Convergences et tensions entre ethnicité et écologisme en Amazonie », Autrepart, 2,38, pp.63-80

Forsyth, T. (2003), Critical political ecology: the politics of environmental science, Routledge, London.

Gauché, E. (2017), « Mise en tourisme d’un village shui dans la province montagneuse du Guizhou (sud de la Chine) », Revue de géographie alpine, pp.105-3.

Gauché, E., Déry S., Dérioz P., Ducourtieux P., Germaine M.A., Landy F., Loireau M., Verdelli L. (2019), « Culture du paysage, gouvernance territoriale et mise en tourisme dans des montagnes rurales de l’Asie méridionale (Népal, Inde, Chine, Laos, Vietnam) », Développement durable et territoires, 10, 2 : http://journals.openedition.org/developpementdurable/14449

Gauché, E., Déry, S., Landy, F., à paraître, « A qui appartiennent les paysages des villages shui ? Mise en tourisme et rapports de pouvoir au Guizhou (Chine du Sud) ».

Gladney, D. C. (2004), Dislocating China: Muslims, Minorities and Other Subaltern Subject, Hurst and Company, London.

Godelier, M. (1984), L’idéel et le materiel, Fayard.

Hale, H.E. (2004), “Explaining Ethnicity”, Comparative Political Studies 37(4), pp. 458-485.

Hames, R. (2007), “The Ecologically Noble Savage Debate”, Annual Review of Anthropology. 36, pp. 177–190.

Hangen, S. (2007), Creating a “New Nepal”: The Ethnic Dimension, East-West Centre, Washington.

Harrell, S. (2001), Ways of Being Ethnic in Southwest China, University of Washington Press, Seattle.

Hirsch, P. ed., (1996). Seeing forests for trees. Environment and Environmentalism in Thailand, Silkworm Books, Chiang Mai.

Ives, J.D., B. Messerli (1989), The Himalayan Dilemma: Reconciling Development and Conservation, Routledge, New York.

Kergoat, B. (2007), Histoire politique du Népal : aux origines de l'insurrection maoïste, Karthala, Paris.

Landy, F., Belaidi, N., Gaudry Sada, K.H. (2017), « Les espaces protégés urbains, vecteurs de justice ou d’injustice pour les populations autochtones ? Les cas de Xochimilco et des parcs nationaux de Mumbai et du Cap », Justice spatiale, n° 11, en ligne.

Landy, F. ed. (2018), From urban national parks to natured cities in the global South: The quest for naturbanity, Springer, Singapore.

Landy, F., R. Chand, S. Déry, P. Dérioz, O. Ducourtieux, et al. (2020), « Can Landscape Empower Rural “Minorities” Through Tourism? Eco-Ethnicity in the Highlands of India, Nepal, China, Laos and Vietnam”. IFP-CSH Working Paper 17. https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-02924373

Leach, E. (1954), Political systems of Highland Burma: study of Kachin social structure, Harvard University Press, Cambridge.

Lekane Tsogbou, D. et S. Schmitz (2012), Le tourisme dit « ethnique » : multiples usages d’un concept flou, Bulletin de la Société Géographique de Liège, 59, 5-16.

Létang M., Dérioz P., Le Noac’h J. (2017), « Développement touristique, approches patrimoniales et arrangements sociaux en versant sud des Annapurna (Népal) », BAGF, 2017-2, pp. 306-329.

Li, T.M. (2001), “Boundary work: community, market and state reconsidered”, in Agrawal, A., Gibson, C.C. (eds.), Communities and the Environment: Ethnicity, Gender, and the State in Community-Based Conservation, Rutgers University Press, NJ.

Luangaramsri, P. (2001), Redefining Nature: Karen Ecological Knowledge and the Challenge to the Modern Conservation Paradigm, Earthworm Books, Chennai.

McElwee, P. D. (2016), Forests are gold. Trees, People, and Environmental Rule in Vietnam, University of Washington Press, Seattle.

Menzies, N.K (2003), ‘"Nice view up there": Discordant visions and unequal relations between the mountains and the lowlands’, in Xu Jianchu, Mikesell S. ed, Landscapes of diversity: Indigenous knowledge, sustainable livelihoods and resource governance in montane Mainland Southeast Asia, Yunnan Science and Technology Press, Kunming, pp. 509-519.

Michaud, J. (2010), “Editorial. Zomia and beyond”, Journal of Global History, 5, pp.187-214.

Nye, J. (2004), Soft Power: The Means to Success in World Politics, Public Affairs, New York.

Nyiri P. (2006), Scenic spots: Chinese Tourism, the State, and Cultural Authority, China Program Books, Beijing.

Oakes, T. (1998), Tourism and modernity in China, Routledge, London.

Otayek, R., 2001. « L'Afrique au prisme de l'ethnicité : perception française et actualité du débat », Revue internationale et stratégique, 43, 3, pp. 129-142.

Pholsena, V. (2011), Laos. Un pays en mutation, Asie plurielle, La Documentation française, Paris.

Picard, M., Wood, R.E. (ed.) (1997) Tourism, ethnicity and the State in Asian and Pacific societies, University of Hawaii Press, Honolulu.

Pinton, F., Grenand P. (2007), « Savoirs traditionnels, populations locales et ressources globalisées », in C. Aubertin, F. Pinton, V. Boivert (ed.) : Les marchés de la biodiversité, IRD Editions, Paris, pp. 165-194.

Sacareau, I. (1997), Porteurs de l'Himalaya. Le trekking au Népal, Belin, Paris.

Sacareau, I. (2009), “Changes in environmental policy and mountain tourism in Nepal, Revue de Géographie Alpine, pp. 97-3.

Schein, L. (1997) “Gender and internal orientalism in China”, Modern China, 23, 1, pp. 69-98.

Schlemmer, G. (2015), « Questionner la question ethnique : lecture historique et politique des appartenances culturelles au Laos », Moussons, 25.

Schon, N. (2003), L'auto-exotisme dans les littératures des Antilles françaises, Karthala.

Scott, J.C. (1985), Weapons of the Weak: Everyday Forms of Peasant Resistance, Yale University Press, New Haven.

Scott, J.C. (2009), The art of not being governed: an anarchist history of upland Southeast Asia. Yale University Press, New Haven.

Smadja, J. (ed.) (2003), Histoire et devenir des paysages en Himalaya : Représentations des milieux et gestion des ressources au Népal et au Ladakh, CNRS Editions, Paris.

Taunay, B. (2011), Le tourisme intérieur chinois, Presses Universitaires de Rennes, Rennes. 

Ulloa, A. (2005), The Ecological Native: Indigenous Peoples’ Movements and Eco-Governmentality in Colombia, Routledge, New York.

Upadhayaya, P.K. (2013), ‘Peace Sensitivity in Tourism codes of Conduct at Destination in Conflict: A Case Study of Partnership Actions in Pokhara” In Wohlmuther C., Wintersteiner W. eds., International Handbook on Tourism and Peace. Klagenfurt, Drava, pp. 230-246.

Vandenabeele, V. (2015), « Le respect de l’environnement naturel des Tibétains du Parc national de Pudacuo (Yunnan) : attribut identitaire ou atout touristique ? » Cahiers d’Extrême-Asie, 23, pp. 271-279.

Van Schendel, W. (2002), “Geographies of knowing, geographies of ignorance: jumping scale in Southeast Asia”, Environment and Planning D: Society and Space, 20, pp. 647-668.

Vieillard-Baron, E., 2011, La jungle entre nature et culture : un imaginaire socio-spatial de l'antimonde, thèse de géographie, Univ. de Paris 7.

Walker, A., (2001), “The ‘Karen consensus’, ethnic politics and resource use legitimacy in Northern Thailand”, Asian Ethnicity, 2, 2, pp.145-162.

Xie, P.F. (2010), Authenticating ethnic tourism, Channel View, Bristol.

Haut de page

Notes

1 "La práctica social de la naturaleza se articula a la vez sobre la idea que una sociedad tiene de sí misma, sobre la idea que tiene de su entorno y sobre la idea que tiene de su intervención sobre ese entorno" (Descola, 2014, p. 81).

2 Proyecto coordinado por Evelyne Gauché (Université de Tours, UMR CNRS 7324 CITERES) (https://aqapa.hypotheses.org).

3 Se distribuyeron cuestionarios sobre el paisaje, con fotos para comentar, a residentes y turistas. Las entrevistas cualitativas se realizaron de forma puntual, sin buscar la representatividad de la muestra. Se utilizó poca literatura gris para los tres campos, ya sea porque no estaba disponible (China) o porque nos basamos en datos de primera mano (diagnósticos agrarios).

4 Estas tres regiones se caracterizan por la altitud, el aumento del turismo y la fuerte presencia de "minorías étnicas" en la Zomia. Fueron seleccionadas por AQAPA porque algunos de sus miembros ya habían llevado a cabo investigaciones allí (Nepal, Laos), o porque existían contactos allí para facilitar la obtención de autorizaciones (China, Laos).

5 Este término, de origen sánscrito, es utilizado en inglés por parte de las agencias de viaje de Laos como sinónimo de bosque denso. Su empleo equivale a « la representación occidental de un paisaje de Otro Mundo o, de forma más amplia, un antimundo salvaje y disecado » (Vieillard-Baron, 2011).

6 Sobre las diferentes concepciones de la autenticidad para las poblaciones locales, los antropólogos y los turistas, cf. Cravatte, 2009.

7Al principio me desconcertaba un poco” (camarera francesa, en torno a 25 años), “Montado en mi bicicleta, he visto campos que ardían a 5 km. ¡Qué hartura de humo! Entonces di media vuelta” (ingeniero austríaco, 58 años).

8Antes las gentes de aquí no conocían la palabra paryatak (turista), la lengua se les trababa cuando querían pronunciarla. ¡Ahora el mundo entero conoce el pueblo de Lwang y el Machhapuchhre Model Trek!”, nos dice el presidente gurung del Machhapuchhre Tourism Development Committee.

9 Hemos trabajado con intérpretes y sin autorización escrita de las autoridades. Los relatos campesinos han sido retranscritos en Gauché et al. (de próxima aparición). Un campesino de 52 años, que ha dado de comer durante un tiempo a los turistas en su casa de Zenlei, se encuentra satisfecho: “La gente está contenta. Porque el Estado les ha ayudado a construir la carretera y a desarrollar la agricultura para alimentar a los animales. El Estado les ha ayudado a pedir préstamos. Si el Estado no ayudara a los campesinos, habría menos turistas. Porque los campesinos no tendrían bastante dinero para acoger a los turistas”. Los habitantes de Gulu aprueban el desarrollo turístico y el modelo de acondicionamiento, pero no sus modalidades prácticas: “El turismo, el acondicionamiento de los huevos de piedra, está bien, pero el problema es que no tenemos más arroz para comer”, dice otro aldeano de 49 años.

10 Es posible que en un futuro los Shui tomen mayor consciencia de su potencial de soft power eco-étnico, como han sabido hacer los Tibetanos en la vecina provincia de Yunnan (Vandenabeele, 2015). Allí, en el Parque nacional de Pudacuo, abiertno a un turismo de masas, los visitantes (sobre todo, también, chinos) son invitados a observar la supuesta armonia existente entre los Tibetanos y los entorno natural, y la población local ha comprendido su propio interés a la hora de suscribir esta imagen.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Documento 1. El nuevo proyecto de desarrollo turístico para el pueblo étnico de Gulu (China) : ¿para qué puede servir aquí la eco-etnicidad ?
Crédits Documento de ordenación consultado en la PDG (de etnia shui) de la Guizhou Legend of Shui Country Culture Tourism Development Ltd. Fotografía de F. Landy, 12.8.2017.
URL http://journals.openedition.org/viatourism/docannexe/image/6655/img-1.png
Fichier image/png, 2,2M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédéric Landy, Raghubir Chand, Steve Dery, Pierre Dérioz, Olivier Ducourtieux, Nadège Garambois, Evelyne Gauché, Marie-Anne Germaine, Lisa Hiwasaki, Mauve Letang et Isabelle Sacareau, « Turismo y "eco-etnicidad": los retos de un soft power medioambiental para las minorías en las tierras altas de Asia (China, Laos, Nepal) », Via [En ligne], 19 | 2021, mis en ligne le 26 juillet 2021, consulté le 20 octobre 2021. URL : http://journals.openedition.org/viatourism/6655 ; DOI : https://doi.org/10.4000/viatourism.6655

Haut de page

Auteurs

Frédéric Landy

Université Paris Nanterre, Francia/French Institute of Pondicherry, India

Raghubir Chand

Kumaon University, Nainital, India

Steve Dery

Université Laval, Canadá

Pierre Dérioz

Université d’Avignon, Francia

Articles du même auteur

Olivier Ducourtieux

AgroParisTech, Francia

Nadège Garambois

AgroParisTech, Francia

Evelyne Gauché

Université de Tours, Francia

Articles du même auteur

Marie-Anne Germaine

Université Paris Nanterre, Francia

Lisa Hiwasaki

Institut EDS, Université Laval, Canadá / University of Rhode Island, Estados Unidos

Mauve Letang

Université Paris-Sorbonne, Francia

Articles du même auteur

Isabelle Sacareau

Université Bordeaux Montaigne, Francia

Haut de page

Traducteurs

Alfonso Fernández Tabales

Universidad de Sevilla

Maria C. Puche-Ruiz

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Via Tourism Review est mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS - Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search